Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Alaric el Loco

5.542páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Herrero rúnico por innerabove Cleveland.jpg

Imagen ilustrativa

Alaric el Loco fue un famoso herrero rúnico Enano en la época de Sigmar y, probablemente, el señor de las runas más importante desde la Era de la Aflicción. Alaric, que era más obsesivo y hermético de lo que suelen serlo los herreros rúnicos, fue el creador de los Colmillos Rúnicos de los caudillos de Sigmar.

HistoriaEditar

Alaric era el Herrero Rúnico más importante y habilidoso de Karaz-a-Karak y amigo del Gran Rey de los Enanos Kurgan Barbahierro. Después de que Sigmar rescatara a Kurgan de sus captores Orcos y la firma de la alianza entre los Unberógenos y los Enanos, Alaric pasó unos años viviendo en la ciudad de Sigmar, Reikdorf (actual Altdorf), donde enseñó a los humanos algunos de los secretos de la metalurgia y la herrería enana.

Alaric fue conocido como el Loco entre sus congéneres por pasar su tiempo con humanos enseñándoles el trabajo con metales en lugar de regresar a la fortaleza. Opinaban que la artesanía humana era rudimentario y de muy mala calidad y que nunca podría igualar a la Enana, por lo que consideraban enseñarles algo era una completa pérdida de tiempo. Además en aquella época de peligros, algunos pensaban que simplemente deberían sellar las puertas que llevan a las fortalezas Enanas y dejar a los humanos a su suerte contra la múltiples amenazas.

Sin embargo Alaric no era de esa opinión. Si bien es cierto que consideraba que los humanos nunca podrían alcanzar el nivel de los Enanos, veía en ellos el potencial suficiente para convertirse en aliados esenciales en la lucha contra las fuerzas del Caos, los pieles verdes, y demás horrores que plagaban el Viejo Mundo. Por ello consideraba que era importante que los Unberógenos y el resto de tribus que habitaban por aquella época las tierras del futuro Imperio aprendieran a construir mejores armas y armaduras para hacer frente a estas amenazas, y no sufrir el destino de las tribus que le precedieron. Tras enseñar a un grupo de herreros humanos, Alaric regresó al Karak-a-Karaz.

Varios años más tarde, después de que Sigmar unificara a las doce tribus, llegaron noticias de un peligro procedente del sur del Paso del Fuego Negro, un ¡Waaargh! Orco de un tamaño que no se veía desde hacía siglos se dirigía al norte con el objetivo de destruir tanto el Imperio Enano como el futuro Imperio. Al darse cuenta de la amenaza que suponía, el Rey Kurgan envió al noble herrero rúnico Alaric como mensajero, y apeló a Sigmar para formar una alianza entre Enanos y Humanos. Aquella alianza dio lugar a la famosa batalla del Paso del Fuego Negro, donde la alianza entre las fuerzas de Sigmar y Kurgan derrotaron al ejercito Pielverde, e hizo que la amenaza de los Orcos y Goblins remitiera durante varios siglos.

En agradecimiento por la ayuda prestada, el Gran Rey puso a trabajar a Alaric, encargándole que forjara doce grandes espadas rúnicas, una por cada uno de los poderosos caudillos humanos que comandaron los ejércitos de Sigmar. Alaric trabajó afanosamente durante muchos años para crear estas doce espadas mágicas (según algunos eruditos enanos, el tiempo que tardó se debió en gran medida a las dudas que tenia Alaric sobre si crear espadas o no, pues en la cultura de los Enanos, se consideran armas inferiores un tanto relacionadas con los Elfos). Durante la forja de estas armas, Alaric creó su Runa Magistral, que permite a una espada afilada atravesar la armadura mas dura sin problemas. El propio Herrero Rúnico utilizó la runa en varias otras armas y, desde entonces, estas armas se ha convertido en un tema de estudio muy popular entre los señores de las runas. Durante este tiempo también viajó varias veces al recién fundado Imperio para ayudar a Sigmar contra otras amenazas.

Alaric cumplió su cometido y terminó forjando los famosos Colmillos Rúnicos. Sin embargo, semejante artesanía requirió una gran cantidad tiempo. Alaric trabajó durante décadas y su barba creció muchísimo. Tuvieron que pasar largos años antes de que las doce espadas surgieran de la forja de Alaric, muchos años incluso para un Enano, y como se demostró, bastante más tiempo que la vida completa de un hombre. Para cuando Alaric salió finalmente de sus forjas secretas en el interior de las montañas tras terminar de forjar la última de las espadas, no quedaba con vida ninguno de los doce jefes tribales originales que habían luchado con él en la Batalla del Paso del Fuego Negro, y hacía mucho que Sigmar había abandonado al Imperio y marchado al Este, dirigiéndose a dondequiera que estuviese su destino (fuera cual fuese), desapareciendo por completo su rastro. Por ello las Espadas fueron entregadas al Emperador reinante, que las repartió entre los Condes Electores.

Corona NémesisEditar

Nota aclaratoria: se ignora si este apartado continúa siendo canon.

Corona nemesis.png

Sus compañeros Enanos consideraron los Colmillos Rúnico como el mejor logro de Alaric, pero el propio herrero rúnico se negó a aceptar que había alcanzado el cénit de su arte. Durante este trabajo, Alaric creó una nueva runa y, a tiempo, encontró una variante de la Runa Magistral de la Realeza, la Runa de las Edades, sin embargo, no encontraba un material lo suficientemente resistente en el que grabar la Runa de las Edades, puesto que se rompía cuando le daba el último golpe. Habiéndose convertido esto en una obsesión para él, se embarcó en la búsqueda de un material adecuado para soportar el terrible poder de la runa.

Durante la travesía, Alaric sufrió la emboscada de una banda de Skavens. Aunque viejo y encorvado, el enano era veterano de muchas batallas, así que logró deshacerse de los viles hombres rata con facilidad y encontró un fragmento de un material lo bastante resistente para contener la Runa de las Edades: la piedra bruja. Con este material, el anciano Herrero trabajó día y noche hasta crear una corona en la que forjó la Runa de las Edades; La Corona Némesis.

Al contemplar su obra finalizada, finalmente se dio cuenta de que el objeto que había creado era demasiado peligroso. Como la corona no podía ser destruida, decidió esconderla para toda la eternidad en un antigua mina Enana abandonada en las Colinas Aullantes, donde excavó una cámara en la propia roca, colocó la corona y selló la cámara con las más potentes runas de salvaguarda.

Obras de AlaricEditar

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Imperio (4ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Imperio (6ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Enanos (4ª Edición)

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar