Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Ancestrales

5.866páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios3 Compartir
Glifo Sotek 5ª.jpg

Los Ancestrales son una antigua y misteriosa raza procedente de las estrellas que llegó al mundo de Warhammer hace milenios. Tenían poderes divinos que les permitían crear nuevos mundo habitados sin embargo acabaron desapareciendo con la llegada del Caos. Han transcurrido muchos milenios sangrientos desde el derrumbe de las puertas polares y la partida de los Ancestrales. Ningún mago sacerdote slann vivo puede hablar de ello y la historia ha pasado de la memoria a la leyenda. Con el tiempo, el concepto de los enigmáticos Ancestrales ha dejado de ser el de unos gobernantes benevolentes de una orden que expande el universo y las dimensiones, para convertirse en el de dioses distantes y olvidados en el tiempo.

Historia de los AncestralesEditar

Hace muchos miles de años, antes de la Era del Caos, el mundo fue visitado por la raza de los Ancestrales. Venían de más allá de las estrellas y tenían un poder tecnológico y mágico a niveles divinos que les permitían alterar el espacio-tiempo. Por razones inescrutables, decidieron configurar la geografía y el clima del planeta, alterando su órbita y separando los continentes. También poblaron este primordial mundo con nuevas formas de vida así que crearon numerosas razas entre los que estaban las diversas razas de los Hombres Lagarto, los Elfos, los Enanos, los Humanos, los Halflings, los Ogros y muchas otras más. El porqué actuaron así los Ancestrales sigue siendo un profundo misterio.

La tecnología que poseían los Ancestrales era inimaginable, ni los testarudos Enanos en su época más gloriosa podían siquiera imaginar tal nivel de tecnología, tal era su poder. Los Ancestrales dominaban por completo la magia, en realidad, magia y ciencia era para ellos lo mismo, dos aspectos de la misma tecnología galáctica arcana que está más allá de nuestra comprensión. El portal polar era un artefacto creado por medio de esta tecnología como un portal entre las dimensiones de la realidad.

Los ancestrales no estaban solos en Lustria, ya que ellos se trajeron consigo a sus sirvientes y esclavos, criaturas cuyos cuerpos y mentes habían sido considerados útiles para los Ancestrales. De todos ellos, los más inteligentes eran los Slann. Eran los organizadores, arquitectos y tecnomagos que construyeron las ciudades según el diseño de sus amos, moldearon el mundo según las ordenes de los Ancestrales, construyeron los portales polares y muchas obras más. Los Slann fueron capaces de todo ello porque tan solo eran superados en inteligencia y sabiduría por los Ancestrales; y a pesar de ello, solo los Slann más poderosos y sabios tenían la capacidad de entrevistarse con los Ancestrales, siendo intermediarios entre ellos y sus hermanos y el resto de criaturas creadas. Desgraciadamente, está época de glorias llegaría a su fin.

Nadie sabe qué desastre cayó sobre los Ancestrales y destruyó el mundo perfecto que habían creado. Puesto que su sabiduría era total y su tecnología perfecta, la respuesta debe hallarse pues en los propios Ancestrales. Los portales creados en los polos, que eran la fuente de todo su poder en este mundo y su medio de contacto con su hogar de origen, quedaron destruidos. Esto creo regiones rebosantes de energía mágica. Y lo que era peor, la destrucción del portal creó un agujero abierto a otra dimensión habitada por demonios. Así los demonios pudieron penetraron a través del agujero hasta el mundo, donde sembraron el terror. La regiones polares se convirtiendo en entradas al temido Reino del Caos que han perdurado hasta la actualidad; lugares habitados por demonios y desde el que la magia pura fluye hacia el mundo como las corrientes marinas.

Los Ancestrales que habitaban el mundo desaparecieron misteriosamente en el cataclismo. Nadie sabe que les ocurrió; quizás fueron destruidos por los demonios al intentar enfrentarse a ellos, o quizás huyeron y abandonaron este mundo condenado. Nadie conoce su destino. Los Ancestrales y sus obras quedaron enterrados en el olvido, sus creaciones apenas los recuerdan, incluso han olvidado quienes eran. Solo los Hombres Lagarto mantienen vivo el legado de los Ancestrales, a quienes acabaron venerando como dioses estelares, y continúan con su obra, mientras que esperan el regreso de sus creadores.

Los Dioses PerdidosEditar

Como no existe un conocimiento de primera mano de los Ancestrales, y sus registros están dispersos e incompletos desde la Gran Catástrofe, los Hombres Lagarto solo tienen una representación fragmentaria de sus creadores. Las placas sagradas están llenas de referencias indirectas y oscuras de los Ancestrales y sus hazañas, y los Hombres Lagarto han asociado rasgos específicos a Ancestrales individuales.

Tlanxa, por ejemplo, es un Ancestral descrito en muchos glifos, y está considerado la personificación de la naturaleza belicosa de los Hombres Lagarto, y un par de secuencias de glifos en Hexoatl e Itza hacen referencia a este Ancestral montado en un poderoso carro de guerra volador en el que se dirige a la batalla. En las tablillas sagradas, Quetli aparece en las tablillas de Hexoatl como un dios guerrero y en la Profecía de Xhalo se le designa como “El Protector del Camino Verdadero". Xhotl, el Ancestral que da nombre a su ciudad templo, aparece descrito como el que elige a los destinados a la grandeza.

A medida que los Hombres Lagarto han entrado en conflicto con más y más razas, han empezado a destacar los Ancestrales asociados con los aspectos marciales de la naturaleza de los Hombres lagarto.

VeneracionesEditar

El culto de los Ancestrales es un asunto enormemente ritual, pero su forma exacta depende de la deidad en cuestión y de la naturaleza del adorador. Los magos sacerdote, por ejemplo, presiden todo tipo de ceremonias aunque permanecen impasivos. Un mago sacerdote puede ser llevado ante el gran altar para que oficie una ceremonia y esté en su trance meditativo durante este tiempo, ya que permanece ignorante o indiferente de todos los acontecimientos que lo rodean. Son los chamanes eslizones los que desempeñan la mayoría de prácticas variadas, vilipendios y ritos asociados con cada Ancestral. Los saurios también rinden culto a los dioses perdidos, aunque estos guerreros resueltos lo hacen a su manera, de un modo mucho más sencillo; por ejemplo, suelen amontonar los cadáveres de los enemigos caídos ante un tótem del guerrero defensor Quetzl, o se tragan los corazones aún latentes de sus enemigos en honor a Tzcatli, que es el dios que otorga fuerza al brazo de un guerrero. Incluso el Króxigor obedece a los dioses de los Hombres Lagarto y al amanecer, la jungla suele resonar con sus cánticos bajos.

Quizás una vez, antes de la Gran Catástrofe, los Hombres lagarto se comunicaban directamente con sus maestros, o no tenían porqué hacerlo, ya que todas sus necesidades estaban precedidas y las conocían. Mucho tiempo después de la partida de los Ancestrales, los Hombres lagarto recorrían grandes distancias para cumplir la voluntad de sus Dioses perdidos. Una fuerza poderosa podía marchar a la guerra y atravesar todo el continente porque un alineamiento particular de las estrellas así lo exigía. Un ejército enemigo batido que se replegaba hacia el mar podía destruirse en su totalidad, porque un mago sacerdote había percibido la voluntad de los Ancestrales en las pisadas de un tiburón de arena en la playa.

Templos BastiónEditar

Los templos en los que los Hombres Lagarto honran a sus dioses adoptan muchas formas diferentes. La mayoría ha resistido desde la época de los Ancestrales, y muchos se han construido durante milenios, capa a capa hasta convertirlo en una pirámide incluso mayor. En el interior de estas pirámides templo hay un laberinto de túneles y cantatas. Cada una de estas pirámides es altamente defendible y su construcción es a prueba de máquinas de asedio o de determinados asaltos. Un atacante que consiga penetrar en una ciudad templo tendrá que asediar docenas de estos bastiones, cada cual defendido por centenares de Hombres lagarto.

La apariencia de estos templos varía enormemente. Aunque la mayoría son pirámides escalonadas, incluso estas tienen una gran variedad. En Chaqua, por ejemplo, la Gran Pirámide y muchas otras estructuras se han hecho exclusivamente de oro, aunque suelen estar cubiertas de enredaderas porque la ciudad lleva tiempo abandonada. El Templo de la Gran Serpiente de Itza, si se mira a distancia, parece estar construido de terracota, pero en realidad está cubierto con la sangre seca de miles de enemigos que han sido sacrificados en sus flancos.

Algunos Ancestrales son juzgados por los slann más activos o que están más receptivos a sus plegarias en ciertos momentos del año, como cuando ocurre un fenómeno celeste particular. Es entonces cuando los templos se convierten en un hervidero de actividad y ceremonias. Se realizan grandes rituales y el aire que rodea a los templos está impregnado de energía mágica. Oleadas de energía mágica laten desde lo alto de los templos, e incluso las nubes se desbordan y agitan en tormentas espectaculares que sacuden los cielos. Se dice que si se practica la reverencia adecuada, el Ancestral al que está dedicado el templo oirá las plegarias de los Hombres Lagarto, y si las encuentra de su gusto, les otorgará una porción de su poder inconmensurable

SacrificiosEditar

En los siglos posteriores a la llegada del Dios Serpiente Sotek, los Hombres Lagarto han realizado cada vez más sacrificios de guerreros enemigos a los que habían derrotado y capturado en batalla. Mediante el ritual en el que derrama la sangre de sus enemigos, los Hombres Lagarto esperan demostrar que son merecedores de la bendición de los dioses, gracias a su dedicación continua y a su compromiso con el Gran Plan. Algunos magos sacerdote creen que solo los seres vivos pueden dar sus vidas de esta manera por los Ancestrales, los creadores del mundo que lo sacrificaron todo en el momento del colapso de las puertas polares, y que el mundo podría haber salvado de la destrucción.

El sacrificio más importante que los Hombres Lagarto han ofrecido a sus dioses distantes fue el que presagió la llegada del Dios Serpiente Sotek.

Culto a los AncestralesEditar

Sotek se ha convertido en el dios más importante de los Hombres Lagarto, aunque todavía algunos eruditos ponen reticencias en su condición de Ancestral. Después de Sotek, los Hombres Lagarto veneran a una docena de Ancestrales del panteón de dioses. Entre los más populares destacan: Chotec, Señor del Sol; Tepok, el Dios de la magia y la sabiduría; y Potec que los protege de lo sobrenatural. Cada uno de ellos tiene pirámides templo en muchas de las ciudades, y ejércitos enteros invocan sus nombres antes de marchar a la guerra.

Algunos de estos dioses están asociados con cualidades marciales específicas, y se les hacen muchas ofrendas en tiempos de guerra. Además de Sotek, Tlanxla y Xhotl, los guerreros alaban a Tzunki, el Señor del Agua, de la Agilidad y de la Buena Vista; Tlazcotl, el Impasivo, Paciente y Resuelto; Huanchi, el Dios jaguar que es Señor de la Tierra y de la Noche y Xapati, cuyo nombre se invoca cuando hay que descargar la venganza sobre un enemigo.

Además de estos, hay otros muchos Ancestrales a los que los Hombres Lagarto veneran, quizás menos a menudo, o solo en momentos específicos por los alineamientos celestes. ltzl, por ejemplo, es el Dios de las Bestias de sangre fría, que al parecer garantiza el dominio sobre sus monturas a los jinetes de los gélidos y Carnosaurios. Xokha es el Espíritu de la Piedra, el Portador de la Fuerza, y el Árbitro del Deber. Uxmac es el mensajero de los Dioses, que un día regresara al mundo, para llevar la palabra de los Ancestrales. Caxuatn es el Depredador, el que acecha en las junglas profundas; ante él las bestias quedan silenciosas y los vientos permanecen en calma.

Igualmente, también hay algunos Ancestrales que son casi totalmente desconocidos. A Xholankha se le conoce como “El Perdido”, aunque hay otras referencias mas vagas y, a menudo, contradictorias para los que no tienen un intelecto profundo. El nombre de Rigg, también llamado “El Desterrado", se menciona en unos cuantos glifos menores. Lo que es bastante inusual es que se refieren a este ser como si fuera femenino, y en un glifo puede verse una representación suya como “Madre de Kalith", un término desconocido para los Hombres Lagarto. De algunos solo se sabe su nombre, como Conalxa, Inhamex y Yuxa, pero las tablillas sagradas en las que se hace referencia a esos dioses no ofrecen más detalles. Es probable que existan otros, y que ni siquiera los magos sacerdote sepan los nombres de todos los Ancestrales.

A pesar de ello, para los Hombres lagarto, todos estos seres son deidades sagradas. Cada uno desempeña un papel crucial en la creación y mantenimiento de un imperio que se extiende en el espacio y en el tiempo. Aunque los Ancestrales se han perdido, los Hombres lagarto permanecen siempre alerta por si regresan. Los sacrificios y las veneraciones se harán el día en que los Ancestrales encuentren el camino de vuelta a casa y lideren a sus hijos en la batalla final para liberar el mundo de la influencia corrupta del Caos. Solo entonces, podrá reconstruirse el imperio de los Ancestrales, en el espacio y en el tiempo moldeados en la dimensión del Gran Plan de los dioses creadores.

Tesoros Perdidos de los DiosesEditar

Se dice que los Ancestrales han sido los maestros de las artes místicas, ingenieros de la realidad, que manipulan el tejido del espacio y del tiempo con un solo pensamiento. Crearon grandes aparatos que regalaron a sus razas subordinadas, para que sus sirvientes pudieran llevar un trozo de los poderes de los Ancestrales y continuar con el Gran Plan.

Cuando los Ancestrales partieron del mundo, gran cantidad de estos aparatos se perdieron con ellos o fueron destruidos cuando su delicado funcionamiento acabó aplastado por los huracanes mágicos que siguieron a la caída de los portales polares. Sin embargo, otros aparatos sobrevivieron ala gran catástrofe y son los que los mejores guerreros y líderes Hombres Lagarto llevan a la batalla.

El funcionamiento de muchos de estos artilugios mágicos ha pasado de ser científico a ser supersticioso. Los Hombres Lagarto no saben cómo funciona el Báculo de Luz, por ejemplo. Solo saben que apretando el gatillo con fuerza y apuntando al enemigo, a la vez que chillan el nombre de Chotec, se libera una cegadora explosión que evapora a los enemigos y los reduce a ceniza. Otros objetos no requieren un conocimiento específico para utilizarlos, como el Escudo Mutilador, que ataca al enemigo por propia voluntad.

Se dice que existen depósitos donde los Hombres Lagarto almacenan los aparatos mágicos cuyo funcionamiento ignoran. Cada una de las ciudades templo guarda alguno y es responsabilidad de la guardia del templo vigilarlos. Además, algunos chamanes eslizón afirman que existen lugares fuera del control de los Hombres Lagarto, como el legendario Templo de Kara, donde se almacenan los artilugios más poderosos, vigilados por la guerrera de las tribus de la jungla y que los sirvientes de sus creadores mantienen en secreto.

Huestes SagradasEditar

Las huestes sagradas de los Hombres Lagarto se engendran tras augurios especialmente prometedores y siempre están destinadas a realizar alguna misión de vital importancia dentro del gran plan de los Ancestrales.

Según se dice, los Hombres Lagarto nacen bajo la influencia de uno o más de sus dioses, los llamados Ancestrales. Tales desoves ostentan determinadas características comunes y sus miembros suelen compartir un destino singular. Los Hombres Lagarto engendrados bajo la influencia de Sotek, por ejemplo, suelen ser de un tono rojizo y tener un carácter irascible, mientras que los engendrados bajo la inescrutable mirada de Tepok suelen describirse como sobrenaturales y misteriosos. Algunos de ellos pueden llegar a ser engendrados bajo el signo de varios Ancestrales y contar con una combinación de características. En la mayoría de los casos, dichas combinaciones de características se dan solo en desoves únicos y solo en las criaturas guerreras de gran tamaño conocidas por el nombre de saurios. Sin embargo, existen referencias que aseguran la existencia de ejércitos enteros engendrados bajo la influencia de una sola deidad y que no solo incluyen a saurios, sino también a los eslizones, de menor tamaño, aunque de mayor agilidad.

Estos ejércitos se conocen como las “huestes sagradas". Son poco comunes y, al parecer, están destinadas a cumplir una misión de gran importancia. Los estudiosos han tratado de examinar las huestes sagradas de aquellas deidades a las que los Hombres Lagarto más veneran, pero hasta la fecha no han conseguido descubrir más que referencias de pasada a otras deidades, como Tlanxla “el guerrero”, Xholankha “el perdido”, Xhotl, que elige a aquellos destinados a la gloria, y Itzl, el dios de los animales de sangre fría. Por último tenemos a Rigg “el desterrado”, a quien los Hombres Lagarto no rinden ningún tipo de culto, aunque, aun así, cuidan muy bien su templo isla en la desembocadura del río Amaxon.

Ancestrales Conocidos.Editar

Actualmente, los Ancestrales son adorados como dioses por los Hombres Lagarto, de los que se conocen los siguientes:

Fuentes.Editar

  • Libro de Ejército "Hombres Lagarto" 5ª Edición.
  • Libro de Ejército "Hombres Lagarto" 6ª Edición.
  • Libro de Ejército "Hombres Lagarto" 7ª Edición.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar