Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Anlec

5.536páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Ciudadela Elfos Oscuros.jpg

Anlec, también conocida como Tor Anlec es la antigua capital del reino de Nagarythe. La ciudad fue fundada por los héroes élficos Aenarion y Caledor Domadragones para contener las oleadas de demonios que habían invadido Ulthuan alrdedor del año - 4461 c. I.

Historia Editar

Fundación y crecimiento Editar

Tras la muerte de su esposa Astarielle y sacar la Espada de Khaine del templo en la Isla Marchita, Aenarion consiguió expulsar a los demonios de Ulthuan obteniendo una frágil paz durante unos pocos años. Tiempo que fue aprovechado por el Rey Fenix para dirigirse a las tierras de Nagaythe donde estableció su reino y fundando la ciudad de Anlec como su capital.

Ciertamente, en sus orígenes, Anlec era considerada más como una fortaleza que como una ciudad propiamente dicha, a pesar de sus dimensiones descomunales y de las decenas de miles de elfos que la habitaban. La fortaleza estaba cercada por cinco enormes murallas reforzada con numerosas torres, más altas que cualquier otra ciudad élfica, repartidas por todo el perímetro, cada una de las cuales constituía un pequeño castillo por sí misma. En un centenar de mástiles ondeaban estandartes negros y plateados agitados por el viento, y al otro lado de las almenas, se podía vislumbrar el destello de las armas de cientos de centinelas que patrullaban por los adarves. Con su capacidad para albergar a decenas de miles de guerreros, Anlec se erigía desafiante como bastión contra los demonios.

El reducto contaba con tres enormes barbacanas guarnecidas por máquinas de guerra y docenas de soldados. Las portaladas de la fortaleza tenían unas inmensas puertas forjadas en hierro ennegrecido y encantadas con los conjuros más poderosos de Caledor. A ambos lados de las puertas sobresalían unas prolongaciones de la muralla a modo de contrafuertes que delimitaban un campo de exterminio al que podían arrojarse lanzas, flechas y encantamientos contra los asaltantes. Un perímetro formado por una serie de torres exteriores, cada una de ellas con una guarnición de cien soldados, protegía las inmediaciones de Anlec. Pero quizá lo más desalentador era el gigantesco foso de fuego de mágicas llamas verdes que rodeaba la fortificación y que sólo podía atravesarse por tres colosales puentes levadizos.

A la ciudad pronto llegaron los elfos más belicosos y combativos de toda Ulthuan convirtiendo a Anlec en la ciudad más grande de todas. Tras casarse con su segunda esposa Morathi, Aenarion estableció definitivamente allí su corte, donde ambos criaron a su hijo Malekith. A pesar de ser la ciudad de Aenarion, corrían siniestros rumores acerca de aquel siniestro territorio y la crueldad de sus habitantes, hasta tal punto que Caledor Domadragones decidió abandonar la ciudad y fundar su propio reino al sur de Ulthuan.

Cuando los Demonios regresaron, Caledor pudo en marcha su plan que permitiría la creación del Gran Vórtice que confinaría el Reino del Caos en los polos. con la ayuda de Aenarion, el plan pudo llevarse a cabo, pero requirió el mayor de los sacrificios. Aernarión murió tras librar una batalla descomunal contra un ingente ejército de demonio, y Caledor, junto a varios de los magos elfos más poderosos de su época, quedaron atrapados para toda la eternidad dentro del Vótyice.

Época de Depravación Editar

Tras la muerte de Aenarion y la desaparición de Caledor, Malekith heredó el gobierno de de Anlec y el reino de Nagarythe. Tras serle negado su derecho a ceñir la Corona del Fénix, paso varios años de su vida viajando y explorando alrededor del mundo, dejando a su madre como regente de Anlec y defensora de sus intereses. Morathi aprovechó la situación para formar e impulsar los Cultos del Placer por el reino de Nagarythe y más allá. Lo que empezó como una simple entretenimiento acabó degenerando algo mucho peor, y la reputación de la ciudad era cada vez más siniestra. Se fundaron numerosos templos y se levantaron estatuas dedicadas a los dioses Oscuros. Los sectarios cometían actos cada vez más depravados y los rumores eran cada vez más siniestros, incluso se llegaron a producir incidentes en otros reinos por su culpa, aún así Bel Shannar se mostraba reacio a declararle la guerra al reino fundado por Eltharion.

Todo esto cambio con el regreso de Malekith. Fue nombrado general de las fuerzas de Ulthuan y consiguió lo imposible al conquistar la ciudad considerada inexpugnable y arrestando a su madre por traición en el proceso, no si un elevado coste de vida élfica. Solo al hacerse control de Anlec se pudo comprobar hasta que punto había llegado la depravación de los cultos Utilizando los cimientos de la ciudad como base, los cultistas habían amontonado sobre ellos elementos que obedecían a su estética retorcida y su gusto por la atrocidad. De las torres y de los muros colgaban cadenas con cadáveres en estado de putrefacción y ganchos puntiagudos. Encima de las torres de entrada se exhibían cabezas incrustadas en unos largos pinchos. Eran permanentes las bandadas de buitres y cuervos que sobrevolaban en círculo la ciudad y que se abatían para picotear los desfigurados despojos de los elfos expuestos.

A pesar de conquistar la ciudad y recuperar el control, numerosos cultistas habían logrado escapar, escondiéndose en todas partes de Ulthuan. Malekith asumió el cargo para capturar y ajusticiar a todos los disidentes. En la purga que llevó a cabo nada ni nadie escapaba de su escrutinio, desde el más humilde de los campesinos hasta el más importantes de los príncipes podía ser acusado y ejecutado por ser un cultista. Malekith llegó tan lejos que incluso acusó al propio Rey Fénix de ser miembro de los cultos, proclamando que prefirió suicidarse antes que ser juzgado, y es en este momento cuando se descubrió la terrible verdad sobre Malekith.

Guerra civil Editar

Sin que nadie lo supiera, Malekith había formado un pacto secreto con su madre para hacerse con la el Trono del Fénix. Él y numerosos sectarios asesinaron a varios príncipes de Ulthuan en el Templo de Asuryan, pero cuando Malekith entró en la llama sagrada para recibir la bendición del dios, este le castigó y quemó su cuerpo corrupto. Malekith consiguió sobrevivir, pero quedó totalmente carbonizado. Sus seguidores recuperaron su cuerpo y huyeron del lugar. Este acontecimiento marcaría la escisión de la raza élfica para siempre y una era de conflictos que todavía perdura actualmente. Tras la traición de Malekith y el estallido de la guerra civil, Anlec fue el principal bastión de los que apoyaban al Rey Brujo.

El príncipe Imrik fue coronado como nuevo Rey Fenix, adoptando el nombre de Caledor en honor a su abuelo y declaró al reino de Nagarythe y a sus gobernantes. Gracias a los cuidados de Morathi, Malekith pudo regresar al combate y dirigir sus ejércitos, ahora conocido como el Rey Brujo. La guerra civil duró varios años en los cuales las depravaciones, la corrupción y los sacrificios alcanzaron niveles nunca vistos antes en la ciudad de Anlec. Entre los estandartes púrpura de Nagarythe ondeaban otros estandartes rojinegros con los símbolos de los dioses oscuros, engalanados con los cráneos y los huesos de quienes habían contrariado a los gobernantes de la ciudad. Miles de fuegos ardieron en braseros instalados en los muros formando una humareda que se extendía por toda la fortaleza. También el bullicio de la ciudad era espantoso. Mientras en los templos se celebraban los rituales sangrientos, el estruendo de gongs, campanas y tambores era continuo, y a él se sumaban los graznidos de los cuervos y los chillidos de los buitres. En medio del barullo se distinguían ovaciones estridentes y alaridos interminables. La brisa arrastraba un hedor a carne chamuscada. La ciudad era un hervidero de magia negra, y la vileza que se palpaba en el aire.

Destrucción Editar

A pesar de la feroz resistencia de los Elfos Oscuros, las fuerzas del Rey Fénix fueron ganando lentamente la guerra civil, y en los momentos finales de la misma, la ciudad, junto con gran parte del reino de Nagarythe, fue destruida y hundida bajo las aguas por el Gran Cataclismo provocado cuando Malekith trató de destruir el Vórtice que contenía la energía del Caos. A pesar de la catástrofe, el Rey Brujo, Morathi y muchos de sus seguidores sobrevivieron.

Morathi recubrió el palacio de Aenarion con su magia oscura. Sin embargo, no pudo proteger el resto de la ciudad. Cuando el inmenso muro de agua empezó a estrellarse contra la elevadísima torre y arrancaba piedras y ladrillos, la hechicera invocó a sus aliados demoníacos y escindió el inmenso palacio de la ciudad, que empezó a levitar por encima del agua mientras la ciudad de Anlec quedaba reducidas a ruinas por la inmensa ola. Numerosos hechiceros oscuros siguieron el ejemplo de Morathi he hicieron flotar sus fortalezas y bastiones, dando como origen a las Arcas Negras, con las que se exiliaron al norte y fundaron el reino de los Elfos Oscuros; Naggaroth.

Era de conflictos Editar

Desde entonces, a lo largo de los siglos, cada vez que los Druchii invadían Ulthuan reconstruían la ciudad de Anlec para convertirse en el principal bastión de las fuerzas de ocupación, pero cuando los Druchii eran expulsados, los Altos Elfos volvían a reducir la ciudad en ruinas.

La primera vez que fue reconstruida fue cuando, aprovechando la ausencia de Rey fénix por la muerte de Caledor II, Malekith invade la isla y refunda la ciudad en el año – 1599 a partir de las arcas negras "Ciudadela de la Condenación" y "Palacio de Jade de la Condenación. La ciudad aguantará durante casi mil años hasta el -696, cuando los Altos Elfos bajo el mando de Tethlis expulsan a los Elfos Oscuros, destruye la ciudad y pasando a cuchillo a todos sus habitantes.

En el año 1125 Malekith volvería invadir el norte de Ulthuan pero no sería hasta el año 1131, cuando se reconstruye de nuevo la ciudad. Esta vez la Anlec solo aguantará hasta el año 1502, cuando Mentheus de Calendor expulsan a los elfos Ocuros. Aunque Mentheus muere en el asedio, los Altos Elfos se hacen con la victoria y destruyen de nuevo la ciudad.

Fuentes Editar

  • Libro de Ejército: Altos Elfos (5ª Edición).
  • Libro de Ejército: Altos Elfos (7ª Edición).
  • Libro de ejercito: Elfos Oscuros (6ª edición).
  • Libro de ejercito: Elfos Oscuros (7ª edición).
  • Tiempo de Leyendas: La trilogía de la Secesión.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar