Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Balthasar Gelt

6.042páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios0 Compartir
Balthasar Gelt por Lukasz Jaskolski Imperio.jpg
"Si os preguntan: ¿cuál es el nombre de la piedra que arde?.
Debéis responder: sulfuro, para mezclarse con mercurio.
Si os preguntan: ¿cuál es el nombre del disolvente universal?.
Debéis responder: Al-kahest.
Si os preguntan: ¿cuál es el nombre del remedio para todas las enfermedades?.
Debéis responder: Panacea Universalis.
Si os preguntan: ¿cuál es el súmmum de la habilidad en el oficio?.
Debéis responder: destilar el Elixir de la Vida.
Si os preguntan: ¿cuál es el nombre del más noble de los metales?.
Debéis responder: el Oro"
Baltazar Gelt. La educación de un Alquimista.

Balthasar hizo su primera aparición en el bullicioso puerto de Marienburgo hace unos quince años, tras haber comprado un pasaje en un barco mercante procedente de su tierra natal en la Bahía Negra. Como pagó el viaje con oro que había trasmutado, Baltazar partió rápidamente hacia Altdorf antes de que los efectos desaparecieran. Se dice que el sorprendido capitán del barco, al que había timado, puso un elevado precio a su cabeza, pero pocos serán los que se atrevan a intentar cobrar la pieza. Su destino era la Orden Dorada.

HistoriaEditar

Balthasar Gelt Imagen por Michael Wm. Kaluta.jpg

Balthasar se ha sentido fascinado por la alquimia desde su infancia, inspirado por la ciencia de la transmutación de los metales y, sobre todo, por la búsqueda mística de la Piedra Filosofal. Convertir los metales más viles en el más noble de todos, el oro puro, siempre había sido una obsesión para Balthasar. Como venía de una familia adinerada, tuvo la oportunidad de viajar por toda Arabia, Tilea, Estalia y hasta los Reinos Fronterizos, aprendiendo todo lo que podía sobre la materia de cualquiera que le enseñase. Con el tiempo quedó claro que su fascinación por la alquimia (en concreto, la idea de la Transmutación Verdadera) había germinado en su interior una empatía natural hacia el viento amarillo. Con el tiempo supo de la Orden Dorada del Imperio, de la cual se decía que estaba formada por los mejores alquimistas del Viejo Mundo y por magister de habilidad sobresaliente. Oyendo la llamada del destino, Balthasar decidió acudir a la Orden Dorada.

El exhaustivo conocimiento alquímico de Balthasar impresionó inmediatamente a los magister dorados, pero fue su talento natural con el Chamon lo que más les sorprendió. Pocos practicantes de magia sin formación son capaces de manipular un único hilo de magia cromática sin haber recibido entrenamiento, pero el joven Balthasar podía hacerlo con una capacidad de control extraordinaria. Fue aceptado en el colegio de inmediato.

Baltazar Gelt Empire.jpg

Descubrir el secreto de la Transmutación Verdadera fue la motivación que impulsó a Balthasar durante su aprendizaje, y gracias a sus inmensos conocimientos de alquimia y por su talento natural para manipular el viento dorado de la magia, le proporcionó más conocimientos en esta rama de la magia que a cualquiera de sus alumnos o tutores y pronto Balthasar ascendió velozmente por la jerarquía de la Orden Dorada, más rápidamente que ningún otro en toda su historia. En una década, Balthasar se había convertido en el Patriarca del Colegio Dorado, y en el hechicero más joven al que concedían dicho título, después de que su predecesor inmediato, el magister patriarca Feldmann, desapareciera años antes de que los Colegios de la Magia se movilizasen para hacer frente a la denominada Tormenta del Caos.

Pasó muchos años en Altdorf estudiando y experimentando cómo combinar el arte de la alquimia con el Saber del Metal. Su inquisitiva inteligencia y sus estudios libres de prejuicios hicieron que Balthasar fuera bastante popular en el colegio, en el Gremio de los Alquimistas; e incluso entre los Ingenieros, que se beneficiaron de su investigación sobre nuevos tipos de pólvora, lo cual es sorprendente ya que la Escuela Imperial de Ingenieros es una institución que acepta la magia con grande reticencias.

Entonces llegó el día en que una explosión accidental en su laboratorio casi acaba con su pasión por el conocimiento; algunos piensan que fue cosa del capitán del barco. Por razones que jamás ha revelado, su laboratorio privado pareció llenarse de una intensa luz brillante, seguida de una explosión ensordecedora que sólo afectó a sus aposentos, sin llegar siquiera a mover papeles en las habitaciones adyacentes. Pasará lo que pasara, Balthasar sobrevivió, aunque cerró con llave las puertas de sus aposentos y se negó a dejar que nadie atendiera sus heridas. En tan sólo un día salió de sus aposentos aparentemente bien, pero cubierto de pies a cabeza por una túnica elegante, y con el rostro tapado por una máscara dorada. Hoy en día nunca se le ve sin esta indumentaria. Algunos dicen que toda su piel se convirtió en oro, otros aseguran que está horriblemente desfigurado, y quienes murmuran que ha recibido la bendición o maldición de los dioses del Caos, y que ahora oculta sus deformaciones bajo su máscara y su túnica. Nadie sabe con exactitud lo que le sucedió, y muchos de sus colegas lo tratan de forma distinta desde entonces.

BalthasarGelt.jpg

Balthasar Gelt, actual Patriarca Supremo

Fuera lo que fuese, el accidente no le hizo perder su voluntad de finalizar su investigación ni mermó sus poderes. Al contrario, ha llegado a patriarca supremo de los Colegios de la Magia, derrotando a Thyrus Gormann en el duelo ritual y sustituyendo la notoriedad de la Orden Brillante por la de su amada Orden Dorada, todo ello antes de convertirse en patriarca de su propio colegio.

Desde su ascensión a Patriarca Supremo, el viento amarillo Chamon sopla con fuerza en Altdorf; y ha demostrado ser un consejero sumamente racional para el Emperador, un sabio gobernador para los colegios, y una valiosa aportación al ejército del Imperio, lo cual le ha granjeado una mayor influenciar en la corte y el respeto de sus iguales magisteriales. El nuevo Patriarca Supremo, montado en un Pegaso y rodeado por un halo dorado, aparece sobre los campos de batalla dondequiera que las tropas del Emperador. Con un único gesto de su mano, Balthasar Gelt puede transformar a sus enemigos en estatuas de oro inanimadas o convertir sus huesos en hierro fundido. Con un poder tal bajo su mando, Balthasar ha conseguido la victoria para el Imperio en infinidad de ocasiones.

El Fin de los Tiempos Editar

Nagash Gran Nigromante retornado Fin de los Tiempos.jpg

El Fin de los Tiempos

El trasfondo que puedes leer en esta sección o artículo se basa en la serie de libros de campaña y novelas de El Fin de los Tiempos, que recientemente ha sustituido la línea argumental de La Tormenta del Caos

Archaon Señor del Fin de los Tiempos.jpg


Gelt end times archaon.png
Balthasar Gelt's Auric Bastion was hailed as the miracle that would see the hordes of the north defeated. The bastion was a towering golden fortification, formed from the hound might of Chamon, the Wind of Metal, and anchored by the faithful prayers of Sigmarite priests.

Tragically, the downfall of the Auric Bastion was twinned with Gelt's own. Unbeknownst to his allies, Gelt was not the creator of the ritual to maintain the bastion. Rather, he had received aid from a mysterious stranger. A pale, vulpine slip of a girl had presented Gelt with the lore necessary for his great work. To his credit, Gelt was not fool enough to believe that his benefactor was what she seemed. Yet he was grimly determined to defend the Empire no matter the cost, and just arrogant enough to believe that he could weather whatever consequences befell him. He was wrong.

By accepting vampiric lore as the foundation of his enchantments, Balthasar Gelt took the first step upon a treacherous path. Soon, Gelt found himself trapped in a tanglevvork of intrigues. Gelt hunted a mysterious daemon that could disguise itself as anyone it chose, the machinations of which drove the Supreme Patriarch ever deeper into fearful obsession. At the same time, Gelt's mysterious benefactor, revealed as Vlad von Carstein, continued to tempt the wizard further down the path of dark lore. By the time Gelt realised how thoroughly he had been manipulated, it was far too late.

After unleashing his necromantic powers in what appeared to be an attempt upon the Emperor's life. Gelt was forced to flee in disgrace. Nevermind that his intention had been to protect Karl Franz, his every act was now discredited. The Sigmarite priesthood renounced the Auric Bastion as a work tainted by evil, withdrawing their support for the endeavour. Without faith to anchor it, the bastion soon collapsed, clearing the way for the hordes to descend.

Following his tragic downfall, Balthasar Gelt became a necromantic thrall in the service of Vlad von Carstein. He learned much beneath the tutelage of his dark master, his will subsumed by that of the vampire he served. Yet the former Supreme Patriarch's guilt never left him, the desire to atone simmering in the depths of his soul.

Gelt's opportunity for redemption did not come until most of the Empire lay in tatters. When the Emperor, besieged within the walls of Averheim, sent a plea for aid to Nagash, only Vlad von Carstein responded. Accompanying his master, Gelt at last came to the defence of his ravaged homeland, and as he did so Vlad's enthralment fell away.

By the time Gelt and Quicksilver dove through the clouds above Averheim's blazing ruins, the former Supreme Patriarch had recalled the full might of his alchemical magics. Yet as he fought the invading hordes, his power continued to swell, the wind of Chamon billowing around him like a shining storm. Finally, opening himself fully to its power, Gelt accepted the Wind of Metal into his soul, becoming its Incarnate.

Now, with power far in excess of anything he had wielded before, Gelt became a force of vengeance and protection both. In the battles to come he would earn redemption in the eyes of his few surviving countrymen, while wielding the mightiest spells his college had ever conceived.

Batalla del Abismo Editar

Balthasar gelt batalla del abismo.png

La transformación de Gelt en el Encarnado del Metal había traído consigo una cierta claridad de propósito. Se habían ido las dudas que lo habían perseguido últimamente, y el vacío de espíritu que habían formado sus recuerdos más antiguos también desapareció. Por primera vez, el conocimiento de la magia que Gelt siempre había buscado estaba listo a su alcance, suyo para invocarlo. Más que cualquiera en el Abismo de los Ecos, Gelt tenía un sentimiento de despliegue del destino, de un futuro que aguardaba el cumplimiento. Era ese mismo sentimiento lo que lo había obligado a contener a los Skaramor, y también eso le aseguraba que no iba a encontrar su fin aquel día.

Objetos MágicosEditar

  • Al-kahest: Balthasar porta un vial con una sustancia alquímica muy ácida, el cual lanzar a sus enemigos.
  • Báculo de Volans.
  • El Manto Irisdiscente: Esta capa mística crea una serie de imágenes del mago y su montura que giran en torno a él envueltas en un torbellino de color y confunden a todo aquel que le ataque con armas de proyectiles.
  • Amuleto de Oro Marino: Se trata de un ancestral artefacto élfico encontrado por Balthasar en las ruinas de una de las colonias que abandonaron los Elfos en la costa de Estalia. El amuleto protege a su portador de la magia.

Relatos Relacionados Editar

MiniaturaEditar

  • Miniaturas de sexta edición

ImágenesEditar

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: El Imperio (6ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: El Imperio (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: El Imperio (8ª Edición).
  • Warhammer Fantasy JdR: Reinos de la Magia (2ª Ed. Rol)
  • The End Times V - Archaón

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar