Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Banda de Cazadores de Brujas

5.901páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir
Mordheim-Witch-Hunter-and-Priest.jpg
"Adoradores de los Dioses Oscuros, vuestro fin ha llegado. La Orden de los Templarios de Sigmar llevará el justo castigo a la Ciudad de los Condenados mediante el fuego y el frío acero. No temáis, pues los Cazadores de Brujas llevarán la muerte a todos aquellos que se hayan apartado de la Luz de Sigmar."
Cartel en Mordheim

La orden de los Templarios de Sigmar, universalmente conocida como los Cazadores de Brujas, es una organización dedicada a la erradicación de herejes, ya sean brujos, hechiceros, brujas, adivinos, nigromantes, adoradores de los Dioses Oscuros, mutantes, blasfemos, pecadores, murmuradores de obscenidades, profanadores, servidores de demonios, o compositores de músicas corruptas. De hecho, pocos escapan por completo a las sospechas de los Cazadores de Brujas, con la posible excepción de otros Cazadores de Brujas.

Es recomendable recordar que la práctica de la magia en cualquiera de sus formas es considerada un crimen horrible en el Imperio. El castigo prescrito para esta herejía en particular es la purificación mediante el fuego. Muchas de las víctimas de los Cazadores de Brujas escapan a este destino muriendo bajo tortura antes de realizar una confesión completa. En estos tiempos confusos, los Cazadores de Brujas están muy ocupados, ya que cada vez más y más hombres se convierten a las oscuras artes. Los más peligrosos de todos estos herejes son los seguidores de los Dioses del Caos. Estos depravados individuos practican la adoración a los demonios, y (eso se dice) llegan incluso a ofrecer sacrificios humanos en el nombre de sus viles amos. De todos los enemigos de Sigmar, ¡estos son los más aborrecibles!

La destrucción de Mordheim le ha dado a la vida de los Cazadores de Brujas un nuevo e irresistible sentido. A la luz de los acontecimientos que han tenido lugar, el Gran Teogonista ha proclamado el castigo de Sigmar contra la Ciudad de los Condenados. Los Cazadores de Brujas se sienten encantados de que su cruzada contra la corrupción generalizada haya sido vindicada. Ahora ya están preparados para completar el santo propósito de Sigmar destruyendo a sus enemigos dentro de las ruinas de la propia ciudad. El Gran Teogonista ha ordenado a los Cazadores de Brujas que vayan a aquel lugar y recuperen la Piedra Bruja para mayor gloria del Templo de Sigmar. Su cruzada los enfrentará en ese sitio con un enemigo de antaño, las autodenominadas Hermanas de Sigmar, esas despreciables herejes adoradoras de demonios, y su mera existencia es una vil afrenta a la majestad de Sigmar.

Sacerdote guerrero mordheim arte.jpg

Los Cazadores de Brujas son agitadores carismáticos que pueden convencer en poco tiempo a una multitud y utilizarla para sus propios fines. Son temidos universalmente, ya que todo el mundo tiene algo o a alguien a quien ocultar, y hay incontables individuos que voluntaria y entusiásticamente cazarían y quemarían a los suyos si se lo ordenase un Cazador de Brujas. Las bandas de Cazadores de Brujas a menudo están acompañados por ciudadanos fanáticos, Flagelantes, e incluso santos Sacerdotes de Sigmar, además de por enormes y feroces mastines de guerra que los Cazadores de Brujas emplean para buscar y atrapar a los fugitivos.

Como personas que están acostumbradas a luchar y combatir, los Cazadores de Brujas son individuos bien armados y endurecidos. Prefieren las capas con capucha y prendas de cabeza que oculten su apariencia a los demasiado curiosos. Algunos llevan cadenas alrededor del cuello para recordar a los camaradas caídos y las viejas rivalidades, y también (o eso dicen) porque el hierro sirve como protección contra la brujería.

Los seguidores de los Cazadores de Brujas, la ralea que los acompaña a Mordheim, son una visión mucho más desagradable de hecho: hombres enloquecidos que se han auto mutilado y que han entregado o perdido todos sus bienes terrenales y, probablemente, también el uso de la razón.

BandaEditar

  • Capitán Cazador de Brujas: El líder de cada banda de Cazadores de Brujas recibe órdenes del mismísimo Gran Teogonista, que autoriza toda acción que el Capitán crea necesaria. Quienes poseen tal autoridad son escogidos por su fe y celo inquebrantables, así como por su agudeza táctica y habilidad con la espada. Impulsados por el fanatismo, los Capitanes Cazadores de Brujas están obsesionados por purificar Mordheim y llevar la justicia de Sigmar a todos. Llevan encima el edicto del Gran Teogonista en persona, y dicen tener el derecho divino de juzgar y ejecutar a hechiceros, brujas, adoradores del Caos…, de hecho, a todos aquellos que osen oponerse a un Capitán de Cazadores de Brujas protagonizará una ejecución sumaria... con la bendición del templo de Sigmar.
  • Cazadores de Brujas: Los Cazadores de Brujas son miembros de la austera Orden de los Templarios de Sigmar, dedicados a erradicar al Caos y a todos sus sirvientes. Los adustos Cazadores de Brujas son tan conocidos por su determinación y coraje, como vilipendiados por sus crueles métodos y su justicia implacable. Habitualmente recorren el Viejo Mundo solos, viajando por pueblos y ciudades para erradicar la brujería y el culto del Caos, pero la magnitud de la corrupción que infesta Mordheim, requiere que se agrupen en bandas, muchos de ellos han llegado atraídos por esa corrupción, y se han unido bajo la autoridad de los Capitanes de Cazadores de Brujas. 
  • Sacerdote Guerrero: Muchos de los guerreros más poderosos proceden de las filas de los fieles. Los Sacerdotes de Sigmar no son una excepción, y la organización militar del culto es temida y respetada a lo largo y ancho de todo el Imperio. Llenos de un fervor fiero y una fe inquebrantable, estos sacerdotes son una amenaza formidable ante los enemigos del Imperio. El Sacerdote Guerrero, que blande un inmenso martillo de guerra capaz de destrozar cráneos y aplastar huesos, es un rival imponente. Más aún que su fuerza física, es la devoción del Sacerdote Guerrero hacia Sigmar lo que le otorga sus habilidades más letales, ya que puede desatar los poderes de su dios para lanzar una fuerza devastadora contra sus adversarios. El Gran Teogonista en persona les ha concedido a los Sacerdotes Guerrero un edicto en el que les ordena purificar Mordheim de la escoria del Caos. Con la fe ardiendo en sus ojos, los Sacerdotes Guerreros marchan al combate cantando en voz alta el Deus Sigmar, la alabanza al dios patrón del Imperio.
  • Flagelantes: Los Flagelantes, fanáticos dementes que recorren los senderos y caminos apartados de las provincias, viven trastornados con la convicción de que el fin de los tiempos ha llegado al Imperio. A menudo son hombres que han perdido sus familias por la guerra o por desastres de la naturaleza, y que también han perdido la razón. Con una insistencia producto de la locura, recorren el Imperio a todo lo largo y ancho predicando su visión del fin del mundo y llevan a cabo rituales de automutilación en los que azotan sus propios cuerpos con látigos punzantes y cadenas pesadas. Con sus arengas agitadoras, los Cazadores de Brujas reúnen a estos peligrosos lunáticos para que luchen en las calles de Mordheim, donde ningún hombre en sus cabales se atreve a entrar, muchos Flagelantes se han unido a sus bandas en una cruzada sagrada que busca purificar a Mordheim y restaurar la gracia de Sigmar en la tierra. La ferviente devoción que les da propósito a los Flagelantes también los convierte en guerreros aterradores y extremadamente peligrosos en combate cuerpo a cuerpo, ya que cargan contra sus enemigos con una furia asesina, tienen la fuerza de los locos, y sus cuerpos se han vuelto inmunes al dolor debido a sus automutilaciones.
    Dibujo cazadores de brujas mordheim.jpg
  • Zelotes: Cuando un hombre pierde a su familia, su hogar y todo lo que le es querido, a menudo se refugia en la religión, ya que su fe en Sigmar es cuanto les resta. Estos hombres se convierten en peregrinos errantes, fanáticos amargados y peligrosos que están dispuestos a vengar su pérdida a cualquier coste. Estos hombres son llamados Zelotes. Los Zelotes han renegado de su vida anterior y sólo viven para destruir el mal y a los servidores del Caos. Aunque en su vida anterior pudieron ser campesinos o artesanos, así que carecen de experiencia bélica y por tanto no son tan peligrosos en combate como los experimentados mercenarios. En contrapartida, están poseídos por la amargura y la rabia, su determinación y fanatismo no deben ser subestimados. Los Cazadores de Brujas encuentran aliados más que dispuestos entre sus filas y los reclutan por tales cualidades y encauzan su fanatismo para que la venganza caiga sobre el mal que infesta Mordheim, y muchas bandas de Zelotes están bajo el mando de Cazadores de Brujas.
  • Mastines de Guerra: Los Cazadores de Brujas a menudo poseen jaurías de feroces mastines de guerra. Con sus enormes mandíbulas y poderosos mordiscos, son perfectos para cazar (y despedazar) a cualquier hereje, mutante, o brujo.

Nuevos miembros Editar

En el juego Mordheim: City of the Damned se añadieron dos nuevos miembros a las Bandas de no muertos que no aparecían en el juego original.

  • Caballero Templario: Los Templarios, hijos menores de señores nobles o herederos depuestos de tierras conquistadas, suelen ofrecer sus servicios a los templos de las deidades de los hombres. Quienes sirven a Sigmar suelen terminar en la banda de un Capitán de Cazadores de Brujas, donde pueden demostrar la autenticidad de su fe luchando contra las criaturas del Caos. Los Templarios están armados y acorazados con instrumentos dignos de su origen noble, pero su inexperiencia y entusiasmo excesivo pueden traicionarlos durante el combate. 
  • Verdugo: Hay pocas cosas más aterradoras que un Verdugo aproximándose a su víctima. Seleccionados por sus físicos corpulentos y su absoluta implacabilidad, estos guerreros siniestros no conocen la piedad ni la misericordia. La tarea de los Verdugos es impartir la justicia final ante los enemigos de Sigmar y se acostumbran tanto al asesinato que están preparados para matar a sangre fría o en el ardor de la batalla. Sus armas son espadas y hachas a dos manos, herramientas con las que se vuelven muy versátiles a lo largo de su sangrienta carrera. 

MiniaturasEditar

  • Banda de Cazadores de Brujas
  • Cazadores de Brujas
  • Zelotes
  • Sacerdote Guerrero
  • Flagelantes

ImágenesEditar

  • Capitán Cazador de Brujas
  • Cazador de Brujas
  • Sacerdote Guerrero
  • Verdugo
  • Flagelante
  • Zelote

FuentesEditar

  • Reglamento Mordheim.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar