Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Batalla por la Tumba de Anurell

5.543páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Cd AstragothHorde.jpg
Conflicto:
Fecha:
Lugar:
Jugadores

Robin Dews

Gary Morley

Ejercitos

Ejercito Alto Elfo del Señor de Dramalliel

Ejercito de Enanos del Caos del Señor de Bzaark

Comandantes

Señor de Dramlliel

Señor de Bzaark

Fuerzas
  • Dramalliel (General)
  • Imrallion (Héroe)
  • Anaryll (Mago)
  • Gladryll (Portaestandarte montado en carruaje)
  • Guardianes de Ellyrion
  • Guardias del Fénix
  • Compañía Esmeralda de Yvresse (Lanceros)
  • Patrulla de Ithrim (Arqueros)
  • Flechas Plateadas de Eldril (Arqueros)
  • Yelmos Plateados
  • Lanzavirotes de Repetición
  • Señor de Bzaark (General en Gran Tauro)
  • Zhrazak (Gran Hechicero en Lammasu)
  • Enanos del Caos con Trabuco
  • Guerreros Enanos del Caos
  • Jinetes de Jabali Hobgoblin
  • Guerreros Hobgoblin
  • Centauros Enanos del Caos
  • Cañón Estremecedor
  • Lanzacohetes de Muerte
Bajas

Numerosas

Numerosas

Prefacio

Arrebujándose en su capa, Eldril observó el horizonte. Mientras las estrellas iban desapareciendo con las primeras luces de la mañana, se preguntó si también él estaba destinado a morir en aquella tierra yerma y abandonada.

Tras él, se levantaba un escarpado acantilado oscuro y rocoso, que dominaba a su reducido grupo de guerreros. A su base, rodeado de enredaderas, como si fuera un antiguo tapiz, se erigía el monolito granítico de la tumba de Anurell. Tocó la fría piedra con sus dedos. Siglos atrás, el gran marinero y explorador Alto Elfo Anurell había sido enterrado en ese lugar cuando él y su tripulación embarrancaron en aquella costa. Ahora Eldril se hallaba en la vanguardia del ejército del Señor de Dramalliel, enviado a recuperar los restos de Anurell y recuperar la antigua joya mágica denominada Piedra del Navegante.

Recordó el arduo viaje desde la costa. Habían avanzado sin descanso durante tres días, siguiendo el traicionero camino del oscuro río mientras éste serpenteaba entre los sombríos picos de las montañas. En cuanto avanzaron tierra adentro, Imrallion, el héroe preferido del señor de Dramalliel, había sobrevolado continuamente el ejército, montado en su águila de guerra para explorar el terreno circundante y dar la alerta ante cualquier peligro.

Cuando llegaron al valle donde se encontraba la tumba de Anurell, Imrallion tuvo que regresar para guiar al cuerpo principal del ejército para que pudiera unirse a ellos, y fue entonces cuando tuvo lugar el desastre. Mientras el pequeño grupo de elfos se aproximaba a la tumba, les atacó una manada de lobos montados por unas criaturas malévolas y maliciosas, que Eldril reconoció como hobgoblins .

Consiguieron rechazar a las repugnantes criaturas, pero muchos de sus elfos cayeron bajo la lluvia de flechas negras y la ferocidad de la repentina emboscada. Eldril envió inmediatamente un mensajero al señor de Dramalliel para que avanzara más rápidamente, antes que los hobgoblins pudieran reagruparse para volver a atacar. Durante todo el día había estado escudriñando el cielo, esperaba ver cómo regresaba Imrallion, pero no había ni rastro del poderoso guerrero ni de su águila Garra de Muerte. Al atardecer, las colinas que rodeaban su posición retumbaron con el tronar de los tambores y el bramar de las trompetas. Sus exploradores le informaron que un gran ejército de Enanos del Caos estaba avanzando hacia su posición, alertado sin duda por los despreciables hobgoblins, y poco antes del anochecer pudo ver a dos gigantescas bestias aladas volando muy alto por encima de la tumba. Al principio pensó que eran Imrallion y el señor de Dramalliel que venían a ayudarles, pero cuando las criaturas descendieron pudo comprobar que ambos monstruos estaban envueltos en humo y llamas. Eldril empezó a temer lo peor.

Sabía que los enanos malignos no sabían con qué fuerzas contaba, y era bastante improbable que dieran crédito a lo que les dijeran los hobgoblins. También sabía que si podía mantener su posición, el grueso del ejército Alto Elfo con los Yelmos Plateados y los Caballeros segadores al frente, llegarían pronto en su ayuda. Tomando una decisión, dispuso los centinelas y acampó para pasar la noche, a la espera del amanecer...

Dramalliel contra zhrazak.jpg
«¿Señor?». Eldril interrumpió sus pensamientos. Ante él había un joven elfo. Sus facciones endurecidas indicaban que era de familia noble, pero en su voz podía percibirse un cierto miedo. Eldril asintió. «Los centinelas informan de movimientos de tropas al norte y al oeste. Creen que los oscuros están preparándose para la batalla». Desde su posición en el centro del claro, Eldril apenas podía distinguir las siluetas de los centinelas en el lindero del bosque. Se dirigió al mensajero. «Bien, camarada. Dispón tus armas y no sientas miedo».

Al salir el sol, la gélida neblina que había cubierto el valle durante toda la noche calando los huesos y los corazones de los guerreros de Eldril, empezó a disiparse poco a poco. Hacia el oeste, el ancho valle se extendía hasta la oscura línea del río. Un centinela llegó corriendo desde el borde del campamento. «Señor, el enemigo se prepara. Puedo verles emplazando sus diabólicas máquinas de guerra en esa colina».

Eldril permaneció en silencio. Observó al mensajero y recordó la batalla del día anterior, la sangre, el miedo y los compañeros muertos. Mientras se ceñía la espada y se preparaba para vender cara su vida, pudo oír un poderoso grito procedente del sur. El triunfante grito resonó en todo el valle. Era el grito de guerra de Dramalliel. El ejército Alto Elfo había llegado...

TrasfondoEditar

En la época de Bel-Shanaar , antes de la guerra contra los Elfos Oscuros, los Altos Elfos recorrieron el mundo en su gran era de exploración. Poderosas naves partieron de Ulthuan cargadas de navegantes, cartógrafos y guerreros para cartografiar las costas de las nuevas tierras, y establecer asentamientos y colonias. Establecieron contacto con los Enanos, y empezó una gran era de comercio y amistad.

En esa época, Anurell era un gran navegante Alto Elfo que recorrió los océanos del Viejo Mundo con su formidable nave dragón. Anurell poseía una antigua joya mágica, llamada la Piedra del Navegante, con la ayuda de la cual podía observar las estrellas, y percibir el flujo y reflujo de las aguas, y el movimiento de los vientos. Gracias a su magia, podía seguir navegando cuando otras naves quedaban rezagadas por falta de viento, o atravesar océanos profundos y localizar estrechos canales navegables entre arrecifes y acantilados.

En 1658 (el año 2739 del calendario imperial), Anurell zarpó de Ulthuan para intentar buscar una ruta oriental hasta Cathay. Un mes después rodeó el cabo sur de las Tierras del Sur, donde mil años más tarde los elfos construirían la Fortaleza del Amanecer. El tiempo y los presagios eran propicios, pero al dirigirse hacia el noroeste y penetrar en el mar del Terror, sucedió el desastre. Su flota fue atacada por un horrendo monstruo marino que surgió de las profundidades para engullir las frágiles naves élficas. Sus repugnantes tentáculos negros y sus cavernosas mandíbulas destrozaron las naves, arrastrándolas a las profundidades, de donde no había escapatoria. Con sus navíos gravemente dañados y con grandes vías de agua, tan sólo la tripulación de Anurell y otra nave pudieron escapar del horror y huir hacia el norte. Tras avistar tierra, Anurell y un grupo de supervivientes llegaron al extremo sur de las Tierras Oscuras, donde establecieron su campamento y se prepararon para resistir el hostil invierno.

Unos meses después estaban sumidos en la desesperación. Las incursiones goblins habían causado muchas bajas, y las enfermedades y el hambre habían hecho estragos. Cuando Anurell murió en combate, sus afligidos camaradas edificaron un gran monolito, bajo el cual enterraron su cuerpo con la famosa Piedra del Navegante. Sin un líder que les guiara, desmoralizados, y temiendo por sus vidas, el harapiento grupo decidió marchar hacia el norte, en vez de permanecer quietos y morir de hambre. En la primavera del año 1659 partieron hacia el norte, hacia la Llanura de los Huesos, y nunca más volvió a saberse de ellos.

Mapa batalla tumba anurell.jpg
Siglos después, una expedición procedente de la fortaleza del Amanecer localizó el antiguo monumento. Fue enviado un ejército al mando del señor de Dramalliel para comprobar que fuera realmente la tumba de Anurell, recuperar su cuerpo y la Piedra del Navegante. Cuando la vanguardia del ejército, al mando de Eldril, llegó al lugar, los Altos Elfos fueron atacados por un gran contingente de hobgoblins. Después de una dura lucha, los odiosos hobgoblins fueron rechazados, pero muchos elfos habían muerto. Eldril envió un mensajero al grueso del ejército para que avanzaran más rápidamente, antes que los hobgoblins pudieran reagruparse y atacar una vez más. Los elfos que quedaban esperaron la llegada del ejército, pero al amanecer, el retumbar de los tambores al otro lado de las colinas volvieron a traer su mensaje de muerte...

TriviaEditar

La Batalla por la Tumba de Anurell es un informe de batalla que apareció en la White Dwarf nº 15 de la edición española y que se incluyó en el libro de ejército de los Enanos el Caos . Los jugadores eran Robin Dews y Gary Morley, que dirigían ejércitos de Altos Elfos y Enanos del Caos.

FuenteEditar

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar