Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Bordeleaux

5.535páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Símbolo Bordeleaux.jpg

Heráldica de Bordeleaux.

La ciudad de Bordeleaux se fundó hace mucho tiempo y es un puerto muy bullicioso. Como Brionne, el puerto de Bordeleaux está construido sobre unas ruinas élficas, pero en este caso son más grandes y extensas. La ciudad es el puerto más grande de Bretonia, y la que puede considerarse más parecida a una auténtica ciudad, aunque sigue siendo un montón de casas apiñadas rodeadas por una alta muralla, todo ello dominado por la torre del Duque de Bordeleaux. Este puerto alberga la mayor flota de guerra de Bretonia, ya que es el principal puerto para el comercio con los Elfos del Oeste y muchos reinos más.

El comercio de Bordeleaux es la sangre vital de esta ciudad, y está casi completamente basado en el vino del valle del Morceaux. Los vinos buenos se compran y venden, los malos se compran y beben (la mayoría por los marineros locales). Incluso los pobres disfrutan de un generoso suministro de vino barato y áspero. Efectivamente, el hombre sobrio de Bordeleaux ha pasado al folklore como un ser imposible, o increíble. La ciudad está dominada por grandes casas construidas por comerciantes rivales, quienes en un desesperado intento por superarse unos a otros, intentan erigir un monumento a su éxito financiero tan alto e impresionante como les sea posible.

El margen sur, por debajo del puente, es en su mayor parte tierra de desembarcaderos, donde los barcos cargan y descargan la mercancía en los numerosos depósitos. Improvisadas ventas son realizadas aquí, a la vez que baladronadas de incontables tabernas a orillas del río, cubiles de vicio, y otras fuentes de atracción. Entre la elegancia exagerada de los mercaderes rivales, aristócratas de barriga hinchada y gomosos mequetrefes, hay poco espacio para los pobres, que constituyen la mayoría de la población y cuyas casuchas se desparraman por las afueras allende las dos colinas, y bien fuera de la vista de la distinguida ciudad. Las colinas gemelas de Bordeleaux ofrecen desagüe y alcantarillado natural, hasta el punto que los distritos mercantiles están relativamente limpios. Sin embargo, las emanaciones que no confluyen al río discurren a los barrios de chabolas de los pobres, donde la enfermedad es muy común y el aire está asquerosamente suspendido por todas las decadentes construcciones. Aquí, las privaciones humanas han alcanzado su nadir más asqueroso, donde los niños pueden ser comprados y vendidos sin preguntas, donde el asesinato es rara vez advertido y donde el fuerte gobierna al débil en medio de un pequeño reino de suciedad.

La ciudad tiene varios barrios en los que habitan comerciantes Elfos, artesanos Enanos, estalianos y tileanos, e incluso viven en ella algunos Nórdicos. Debido a ello, hay también numerosos tugurios, y ocasionalmente se producen peleas en los muelles. Los bretonianos han amurallado la parte alta de la ciudad para separarla de los barrios portuarios. Las puertas de esta muralla están vigiladas por Hombres de Armas para que los nobles caballeros de Bretonia no tengan que preocuparse de tales rufianes. El Duque aprovecha cualquier oportunidad para poner orden en esa parte de la ciudad, y si se produce un brote epidémico, ordena sin dudarlo que el área sea totalmente arrasada por las llamas y reconstruida después de haber sido purificada.

El castillo Bordeleaux, hogar del Duque, domina toda la ciudad desde un acantilado que se eleva por encima del puerto, y las maquinarias de asedio que hay en sus murallas pueden alcanzar cualquier punto de la bahía o de la propia ciudad. Se dice que sus ingenieros son tan buenos que pueden hundir un bote de remos atracado en el puerto sin afectar a las embarcaciones que tenga a cada lado.

El Primer Santuario, ubicado en el interior del castillo Bordeleaux, es el santuario del Grial más sagrado de toda Bretonia. Los Duques pagan voluntariamente gran parte de su mantenimiento, pues les brinda un estatus considerable, y la mayoría de los Duques de Bordeleaux han sido caballeros del Grial.

Sin embargo, el templo más importante es el de Manann, que no se encuentra exactamente en la ciudad. Está situado en el interior de un barco enorme, anclado permanentemente junto a la entrada al puerto. Está expuesto a las tempestades, pero los sacerdotes afirman que Manann lo protege, y ha sobrevivido durante muchos años. Los fieles van y vienen en botes, y en la medida de lo posible deben ayudar a remar o navegar durante la travesía. Los Caballeros del Grial y las Damiselas de la Dama del Lago tienen prohibido poner un pie a bordo. El Duque Alberic es el primer Duque de Bordeleaux en muchas generaciones que ha visitado el templo.

FuentesEditar

  • Warhammer Fantasy JdR: Caballeros del Grial (2ª Ed. Rol)
  • Libro de Ejército: Bretonia (5ª Edición).

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar