Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Boris Ursus

5.901páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir
Tamislav Ratai Kislev.jpg

Imagen ilustrativa

El Zar Rojo

Boris Bokha, más conocido como Boris Ursus, a sido probablemente el mayor y mas querido Zar de Kislev. Guerrero de honor y audaz jefe, casi siempre solia ir montado a la batalla encima de su poderoso oso de guerra, Urskin.

HistoriaEditar

El zar Boris Bokha fue un feroz guerrero y un devoto adorador de Ursun, el dios oso. Fue conocido en su tiempo como Boris Ursus o Radii Bokha (Bokha Rojo, en alusión a los océanos de sangre enemiga que derramaba en batalla). Al ocupar el trono en el 2.492 (968 según el calendario Kislevita) después de que su padre (el Zar Vladimir Bokha) muriera luchando contra los Goblins al este de Kislev, Boris heredó una nación que todavía no había podido recuperarse de la devastación sufrida durante la Gran Guerra contra el Caos de 2.302. Tras tomar una decisión que no agradó nada a la vieja guardia de la corte de Kislev, el Radii Bokha acabó prácticamente con las arcas del tesoro al alquilar mercenarios para reestrenar el ejército de Kislev, reconstruir puentes, caminos, pueblos e importar pólvora e ingenieros del Imperio.

A pesar de que estuvo a punto de dejar sin blanca a su familia (y de paso a varias otras familias de la nobleza), el reinado del Zar Boris siempre será recordado por su espíritu dinámico y por su afán de recuperar las tierras que habían quedado plagadas de goblins, trolls, hombres bestia y demás criaturas malignas. También fue clave para el resurgimiento del culto del dios oso Ursun, que se había ido olvidando a favor de Ulric, Taal y otros dioses extranjeros. Para ello, llevó a cabo las pruebas de iniciación que deben superar todos los sacerdotes de Ursun y se fue a los bosques para domar a un oso. No se le vio ni oyó en 18 días y muchos temieron que hubiera perecido en lo profundo de los bosques helados. Ya se habían empezado las preparaciones para la coronación de su hija Katarin (que en aquél entonces contaba con sólo 4 años de edad) cuando las partidas de búsqueda encontraron su cuerpo inconsciente. Un oso de proporciones gigantescas se encontraba protegiéndolo y no dejaba que nadie se le acercara. El zar estaba rodeado por los cadáveres de más de dos docenas de lobos y su sangre manchaba la nieve. Los miembros de la partida de búsqueda no pudieron conseguir por ningún medio que el oso se apartara de su gobernante ni convencerlo de que no querían hacerle daño. Finalmente, al cabo de un día, Boris se despertó y el oso dejó que los miembros de la partida de búsqueda se le acercaran y le curaran las heridas.

El relato de Boris a su regreso a Kislev pasó a formar parte de las leyendas locales a partir de entonces, aunque muy pocos dudan hoy de su veracidad. Cuatro días antes de que la partida de búsqueda lo encontrara y después de mucho caminar, se topó con el oso más grande que había visto en su vida, con unos dientes y garras tan largos como hojas de espadas. Considerándolo una señal de Ursun, se enfrentó a la bestia y ésta se abalanzócontra él haciendo temblar el suelo con la furia de su carga y lanzando un rugido espeluznante que retumbó por todo el bosque. El zar repelió los ataques de la criatura con las manos desnudas, pero sin lograr sobreponerse a ella. La lucha duró todo un día hasta que una manada de lobos, atraída por el olor de su sangre mezclada, se lanzó al ataque. Los lobos fueron inmediatamente a por el oso, pero Boris acudió en su ayuda y fue aplastando los cráneos de los lobos a puñetazos y arrancándolos de su lomo. Con todo, Boris quedó muy malherido, y cayó ante los ataques de los lobos. Cuando aquellas bestias se acercaron a él para darle el golpe de gracia, fue el oso el que se dedicó a proteger a su antiguo enemigo del enemigo común. Con el zar postrado a sus pies, el oso fue destrozando a los lobos con sus dientes y los atacó salvajemente con sus fuertes garras. Boris cayó en la inconsciencia, pero cada vez que se había despertado el oso estaba ahí, protegiéndolo de los lobos. El oso volvió a Kislev con el zar y, a partir de aquel día, siempre que Boris acudía a la batalla lo hacía a lomos de Urskin (que significa “hermano oso”).

El zar Boris murió en batalla en 2.517 mientras lideraba un pulk hacia el norte del Lynsk para entrar en el Territorio Troll. En un vado sin nombre del río, el zar cargó contra las filas del ejército kurgan de Hetzar Feydaj, pero pronto se vio rodeado y aislado del resto de su ejército. El y Urskin lucharon con toda la fuerza y la furia del mismísimo Dios Oso, pero ni siquiera Boris el Rojo logró triunfar en condiciones tan abrumadoras. Urskin consiguió abrirse paso entre los kurgans hasta escapar y transportar al zar de vuelta con el resto de su ejército, pero ya era demasiado tarde: el zar había recibido demasiadas heridas y todas ellas mortales. No fue hasta que la batalla terminó en victoria cuando el zar se desprendió de lomos de Urskin y falleció. Su fiel montura rugió llorando a su amo durante toda la noche para luego perderse por entre las áridas tierras del Norte. Según cuenta la leyenda, Urskin sigue cazando hoy día las criaturas del Caos que acabaron con la vida de su señor.

MiniaturaEditar

FuenteEditar

Suplemento de Warhammer Kislev

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar