Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Castillo Errante

5.901páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir
WarhammerFantasy Roleplay - The Enemy Within - Lino Drieghe Art.jpg

Incluso aunque la mayoría de los lugares de los Desiertos del Caos parecen no estar fijos a una ubicación concreta, el Castillo Errante está verdaderamente desarraigado y en continuo movimiento. Se trata de un lugar muy peculiar, pues se halla a gran altura en el cielo sostenido sobre un peñasco flotante de piedra ennegrecida. Es una fortaleza descomunal que flota cómodamente en el cielo entre las nubes. Sus murallas exteriores son muy gruesas y aparentemente inexpugnables, pues han sido diseñadas para resistir el ataque de los ejércitos más numerosos. Torres y mansiones de tamaño y estilo asombrosos se alzan ominosas hacia el cielo, volviéndose más grandes cuanto más cerca del centro de la ciudad. La parte más elevada del Castillo Errante es una fortaleza que empequeñece a cualquiera de las ciudadelas del Viejo Mundo. Ciertamente, una ciudad de este tamaño podría albergar a decenas de miles de personas.

Y aun así, pese a su tamaño y majestuosidad, el Castillo Errante está deshabitado. No hay soldados alineados en sus murallas. No hay mercaderes pregonando sus artículos en las calles. No hay nobles gobernando desde la dorada sala del trono. El Castillo Errante parece haber sido creado por una fuerza indeterminada, y luego abandonado, para flotar eternamente por los Desiertos del Caos sin ningún propósito real. Se desconoce si el Castillo Errante tuvo alguna vez una población de la que hablar, y aunque sus calles están abarrotadas de comercios y hogares, no hay rastro alguno de actividad en ellas, Sus edificios contienen los productos y enseres de una ciudad boyante, pero todo está bien colocado y en orden, como si jamás se hubiera usado. Una fina capa de polvo cubre todas las superficies, y en las paredes y todos los objetos pueden apreciarse evidencias de un leve deterioro. Los pocos árboles que hay dentro de la ciudad sueltan constantemente hojas muertas, aunque ninguno de ellos parece perder ninguna en realidad. Unos pendones andrajosos, que anuncian la existencia de alguna casa familiar o grupo social abandonado, ondean inertes mecidos por el solitario viento que produce el único sonido a escuchar en sus calles y edificios vacíos.

Conseguir subir al Castillo Errante es toda una odisea. No hay caminos, sogas, escaleras ni escalas que conduzcan a su puerta principal, que se halla a varios centenares de metros de altura. El único modo de llegar al Castillo es volando, ya sea por medios mágicos o sobre una montura capaz de volar. Curiosamente, a pesar de sus formidables murallas y fortificaciones, las puertas del Castillo están abiertas de par en par, de modo que todo el que logre llegar a ellas podrá entrar sin problemas.

Por fuera, el Castillo Errante parece ser el paraíso de un saqueador, ya que todo se conserva intacto y no hay guardias que impidan el robo. En efecto, los comercios y casas del Castillo Errante están llenos de artículos de todo tipo: armas, armaduras, obras de arte y demás objetos de gran valor. Cualquiera puede llenar sacos enteros de botín sin mayor problema. Sin embargo, todo lo que se saca del Castillo Errante comienza a oxidarse, corroerse o desintegrarse una vez que se saca de los confines de la roca flotante. Al cabo de pocos días, todo articulo sustraído del Castillo Errante se vuelve completamente inservible, y al final acaba convertido en polvo. Y lo que es aún más extraño, si alguien regresa al Castillo Errante, comprobará que los objetos que cogió y que han resultado destruidos aún siguen allí, aparentemente intactos, en su lugar de origen. No obstante, el polvo generado no desaparece, y es muy valioso para los magister por sus capacidades destructivas. Si se emplea como ingrediente de un hechizo que inflija cualquier tipo de daño, el polvo del Castillo Errante añadirá más potencia.

Eruditos y magister creen que el Castillo Errante no es más que un símbolo de las esperanzas perdidas, los planes abandonados, la soledad absoluta y la necedad que supone construir cosas grandes para que perduren en el tiempo. Nadie sabe con certeza qué Fuerza Maligna es la responsable de la creación del Castillo Errante, ni cuál es su verdadero propósito. Sencillamente existe, como testimonio de la indiferencia de los dioses del Caos y la futilidad de la vida.

Fuente Editar

  • Warhammer Fantasy JdR: Tomo de Corrupción (2ª Ed. Rol)

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar