Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Cazarrecompensas

5.875páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir
Cazarrecompensas.jpg
"Te voy a llevar de vuelta. Vivo, muerto, no me importa. Vales más vivo, pero pareces ser de la especie que no vendrá en silencio. Muerto entonces."
Cazarrecompensas anónimo

Los cazarrecompensas se ganan la vida capturando criminales, bandidos, fugitivos y otros indeseables y llevándolos ante la justicia. Esto les convierte para la opinión general (excepto los criminales) en una parte útil de la civilización del Viejo Mundo.

Son solitarios por naturaleza, no se fían de nadie y sólo buscan compañía cuando pueden servir a sus fines. Un cazarrecompensas solitario puede llegar a lugares a los que una torpe unidad militar no puede, por lo que son de bastante utilidad como adjuntos de vigilantes y milicianos.

Las recompensas las pagan los dirigentes locales, los gremios y los municipios, en un esfuerzo por acabar con las bandas de salteadores y otras criaturas problemáticas. Puede que les repugnen los cazarrecompensas, pero no cabe duda que son una medida eficaz contra bandidos, grupos de Goblins y cosas así. De vez en cuando, una raza o clan entero es declarado proscrito, y la región atrae durante una temporada a cazarrecompensas de todas partes.

DescripciónEditar

Cazarrecompensas a color.jpg

En el corazón del Viejo Mundo, instituciones como el Culto de Verena, la guardia, los temibles jueces y las Patrullas de Caminos intentan hacer cumplir la ley y llevar a los criminales ante la justicia. A pesar de sus esfuerzos, todavía hay zonas a las que la ley apenas llega a alcanzar. Los fugitivos se esconden en los barrios pobres de las ciudades, mientras que bandas de proscritos y salteadores de caminos operan con efectiva impunidad en las vastas extensiones de los territorios salvajes. A menudo, la manera más conveniente de atrapar a un fugitivo es poner precio a su cabeza y esperar que alguien más haga el trabajo. En zonas que están bajo la amenaza de los Pieles verdes o los Hombres Bestia, también ofrecen recompensas a cualquiera que proporcione evidencias de su muerte, se aceptan como prueba de ello las orejas de los goblins, al igual que las manos de los Hombres Bestia.

Algunas personas se convierten en cazarrecompensas a tiempo completo, viviendo de rastrear a bandidos, bandoleros, piratas del río y otros delincuentes. Se ofrecen buenas recompensas por traer muertos a estos hombres buscados, pero generalmente se ofrece una mayor remuneración si se traen vivos. Esto se debe a que la mayoría de los gobernantes nobles siguen la máxima de que la justicia debe ser vista para dar ejemplo (a menos que el criminal sea de la aristocracia), y el populacho gusta de ver un buen ahorcamiento.

Los cazarrecompensas son asesinos profesionales sin mucho respeto por la santidad de la vida y no dudan en recurrir a medios que otros podrían considerar de mal gusto para cobrase su presa. Son absolutamente despiadados y usan sus habilidades para rastrear y eliminar a sus presas sin perderles la pista, y tienden a ser duros, cínicos y obsesivos. Existen cazadores de recompensas sin excrúpulos, y se sabe que han llegado a matar a víctimas inocentes que tenían la mala suerte de parecerse a un verdadero fugitivo. Más de un campesino ha sido asesinado y entregado en lugar del verdadero culpable. Como resultado, los pobres ven a los cazarrecompensas con justificado temor, mientras que las autoridades los consideran un mal necesario, pero nunca bien recibido, y los tratán con una curiosa mezcla de gratitud y asco.

Los cazarrecompensas suelen favorecer la ballesta y la red para capturar a sus presas, y para protegerse van vestidos con una robusta armadura de cuero sobre su cuerpo y cabeza. Para detener a los prisioneros, los cazarrecompensas hacen uso de esposas y cuerdas, y llevan una aljaba con una docena de candados. Los cazarrecompensas tienen una constante vida de aventuras. A veces se unen a grupos de aventureros cuando el trabajo escasea, o cuando necesitan un poco de respaldo que pudiera ayudarle a atrapar a un criminal particularmente peligroso.

AfiliacionesEditar

Mientras vigilan, el ejército imperial y similares tienden a mirar mal a los cazadores de recompensas, pero son lo suficientemente sabios para ver su utilidad y mantienen lazos con ellos. De hecho, muchos cazadores de recompensas fueron una vez miembros de los vigilantes o milicianos, que dejaron de serlo por determinadas circunstancias, o atraídos por las promesas de oro.
Cazador de recompensas antiguo .jpg

Los Cazarrecompensas exitosos utilizan estos lazos para hacer su trabajo, y un cazarrecompensas inteligente mantiene unas buenas relaciones con la vigilancia local. Sin embargo, dentro de sus propias filas los cazadores son, por lo general, mucho menos cordiales. Después de todo, otro cazador es un rival que está detrás de su presa. Sin embargo, en los últimos años y probablemente como resultado de algún desagradable encuentros entre cazadores de recompensas, ha surgido un código no escrito. Conocido como "el código del cazarrecompensas" o simplemente "el código", que prohíbe a un cazador de se haga con una presa, una vez que esta ya haya sido capturada. Por supuesto, la mayoría de los cazadores dicen que solo es un conjunto de directrices...

En las raras ocasiones que una presa es particularmente peligrosa y se ofrece una gran recompensa, los cazarrecompensas se unirán para hacer el trabajo. Estas bandas son conocidos como "sabuesos", y tienen una reputación de eficiencia brutal en la persecución de su objetivo. Sin embargo, estos grupos son, por lo general, una difícil alianza entre hombres peligrosos, y dura sólo hasta que completan su tarea. Entonces, todas las apuestas están echadas.

Figuras NotablesEditar

Cota de malla.jpg

Los cazarrecompensas siempre han tenido fama de ser una casta peligrosa entre los ciudadanos del Imperio, y por razones justificadamente merecidas. Sin embargo, incluso dentro de las filas de su nefasta profesión, sólo unos pocos pueden vivir a la altura de la leyenda del cazador conocido como Siegfried Schols. Aunque no presente un aspecto imponente, este pequeño y desaliñado anciano es un adversario implacable y tenaz que incansablemente perseguirá a su presa hasta el fin del Viejo Mundo y más allá.

Un caso famoso fue cuando Schols persiguió al infame asesino conocido como la Pesadilla de Nordland, por cuatro provincias durante más de un año, antes de que lo capturase finalmente en un garito de juego en Carroburgo. Se rumorea que se escondió durante tres días en el retrete del garito, sabiendo que su presa finalmente entraría allí, para después abalanzarse sobre el para golpearlo y esposarlo. Independientemente de que este rumor sea cierto o no, más de un criminal buscado se mantiene alerta durante sus visitas a la letrina.

Otras figurasEditar

Fuentes Editar

  • Warhammer Fantasy JdR: Career Compendium (2ª Ed. Rol).
  • Warhammer Fantasy JdR: Guía del Jugador (3ª Ed. Rol).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar