Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Ciudadela del Plomo

5.488páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

La Ciudadela del Plomo, que una vez fue el templo sagrado de los Arúspices, es una impresionante fortaleza que se levanta hacia el cielo. A diferencia de la mayoría de castillos y fortalezas, la Ciudadela del Plomo está hecha de metal. Nadie sabe quién la construyó o con qué propósito, pero los nativos dicen que siempre ha estado allí. Durante muchos milenios, ha permanecido cerrada a todos, pues nadie había podido encontrar jamás una entrada a la fortaleza, y las leyendas acerca de sus misteriosos ocupantes son narradas alrededor de las hogueras en cada poblado. Algunos dicen que era el hogar de los dioses; otros dicen que fue la morada de una raza largo tiempo atrás extinta. Incluso los gigantes recelan de acercarse a la ominosa Ciudadela.

Poco tiempo antes de que la niebla empezara a escampar, un Arúspice conocido como Kheciss, uno de los más respetados entre los suyos, anunció que había descifrado un antiguo texto que explicaba cómo abrir un portal hacia la Ciudadela. Convocó un concilio de Arúspices y les anunció que se dirigiría hacia la Ciudadela para intentar entrar en la fortaleza. Durante muchos meses, nadie supo de Kheciss y una serie de Arúspices iniciaron varias búsquedas para descubrir qué le había ocurrido a su guía espiritual. Ninguno regresó jamás, pero, en una noche oscura, se podían ver luces manando desde la fortaleza. Se trataba de una luz antinatural que vibraba desde las pocas ventanas visibles; poco después de que empezaran las luces, la niebla empezó a aclararse. Los Arúspices que habían entrado en la Ciudadela aparecieron. Habían cambiado: su complexión anteriormente fornida se había vuelto achaparrada y encorvada. Se ocultaban bajo varias capas de ropa y tapaban sus rostros con caperuzas.

Convocaron un concilio y pidieron a los Arúspices que se les unieran en la adoración de un nuevo maestro. Les hablaron de los poderes que serían capaces de desatar si lograran canalizar las energías en el interior de los círculos de piedras Ogham. Entonces el concilio de Arúspice quedó horrorizado: ellos eran los guardianes de Albión y los protectores de las piedras; por tanto, debía evitarse que nadie emplease estas energías con cualquier otro objetivo que el que habían decretado los Ancestrales. El furioso concilio desterró a los Emisarios Oscuros de Albión, pero, al partir, cada uno de ellos juró que regresaría para clamar venganza.

Ahora se cree que los Emisarios Oscuros han regresado a Albión y conspiran en el interior de la Ciudadela para provocar la caída de los Arúspices y, por ende, de Albión. Nadie sabe qué secretos u horrores yacen ocultos tras los muros de metal, pero unos pocos tienen la valentía necesaria como para entrar y descubrirlo.

FuentesEditar

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar