Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Culto Mortuorio

5.485páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Momificacion.jpg
El Culto Mortuorio, también conocido como la Hermandad del Despertar, fue una vertiente de la religión de Nehekhara fundada por Settra hace siglos. Desde su fundación, el Culto Mortuorio recibió el encargo de: estudiar las artes de la momificación y la comunión con los dioses. A lo largo de muchos siglos, los sacerdotes fueron aprendiendo cómo preservar un cuerpo de la descomposición hasta convertir el proceso del embalsamamiento en un arte muy elaborado. Además, también diseñaron un vasto abanico de encantamientos y rituales mágicos con los que volver a introducir y atar las almas de los reyes muertos y sus ejércitos en sus cuerpos reales.

La Hermandad del DespertarEditar

Cuando el gran rey Settra empezó a notar los efectos de la edad, se fue obsesionando con la idea de que un día la muerte lo alcanzaría y le arrebataría todo lo que había logrado con gran esfuerzo. En su arrogancia, juró que la muerte no le reclamaría y se propuso vivir para toda la eternidad. Para elló, Settra fundó el Culto Mortuorio, y pidió a sus más sabios y poderosos sacerdotes que dedicasen todos sus esfuerzos a descubrir alguna manera de vencer a la muerte. Los sacerdotes de Khemri actuaron tal y como Settra les había ordenado y, durante años, crearon pociones y recitaron cánticos, decididos a descifrar los secretos de la vida.

TK Sarcófago franchina.jpg
Los sacerdotes estudiaron todos los aspectos de la muerte, aprendiendo muchísimo a lo largo de los años y viendo como sus poderes se desarrollaban cada vez más. Gracias a estos conocimientos arcanos, conseguían extender la duración tanto de sus vidas como la de Settra. Aprendieron cómo preservar un cuerpo para evitar que se pudra, desarrollando el arte de la momificación hasta extremos muy elaborados. En los años siguientes, los hierofantes del Culto Mortuorio incluso empezaron a hacer tentativas para canalizar los Vientos de la Magia; es decir, dominar el poder de los propios dioses.

A pesar de todo ello, el Culto Mortuorio no logró desentrañar los secretos de la inmortalidad. Sin embargo, aseguraron a un encolerizado Settra que desarrollaron conocimientos en cuanto a encantamientos y rituales mágicos con los que se podría contactar con el Reino de la Almas y hacer que los muertos volvieran a la vida con cuerpos imperecederos, aunque aún necesitarían muchos más siglos para perfeccionar los rituales necesarios. Resignado ante esto, Settra ordenó la construcción de una suntuosa pirámide, para el reposo de su momificado cadáver, hasta que se produjera el día en que volviera a la vida.

Culto Mortuorio Embalsamamiento Reyes Funerarios.jpg
Tras los muerte de Settra, los posteriores Reyes Sacerdotes de Nehekhara mantuvieron activo el Culto Mortuorio, pues ellos también querían resucitar después de la muerte, construyendo también majestuosas tumbas para el reposo de sus cuerpos sin vida. Incluso nobles de menor categoría contrataban sus servicios y construían mausoleos paras sus restos. Con el tiempo, Nehekhara acabó convirtiéndose en una sociedad completamente obsesionada con la muerte y la inmortalidad. Deidades tales como Djaf, dios de los muertos, y y Usirian, dios del Inframundo, llegaron a hacerse tan ampliamente adorados como Ptra, el rey de los dioses; y las calaveras y las tibias se convirtieron en símbolos comunes de la inmortalidad y la vida eterna.

Dado que los Reyes de Nehekhara dependían del conocimiento y la lealtad del Culto Mortuorio para poder vivir más allá de su propia muerte, los Sacerdotes Funerarios ostentaban un gran poder en la antigua Nehekhara. De hecho, se convirtieron en los únicos súbditos que el rey no se atrevía a ejecutar bajo ningún concepto, debido a su dependencia de ellos para poder seguir con vida. De esta manera, el Culto Mortuorio se aseguró una gran influencia, convirtiéndose en un formidable “poder tras el trono” de la mayoría de reyes de Nehekhara, actuando como consejeros o visires, y disfrutando de un estatus que sólo era superado por los miembros de las Familias reales. Esta relación se estrechó más por el hecho de que el primogénito de cada Rey Sacerdote estaba destinado a servir en el Culto Mortuorio mientras alguno de sus hermanos menores ascendían al trono tras la muerte del padre.

WAR concept mar09-07 Interior Templo Reyes Funerarios.jpg
Con el paso de los siglos, los Sacerdotes Funerarios continuaron con sus estudios sobre la muerte y la búsqueda de la inmortalidad. De este modo el Culto Mortuorio fue acumulando una mayor maestría con el paso de los años. Los primeros sacerdotes, cuyos conocimientos eran muy rudimentarios, murieron tras alargar su vida de manera antinatural. Su sabiduría fue pasando de generación en generación, hasta que los sacerdotes de la quinta generación descubrieron los secretos para atar sus almas a sus cuerpos, y de este modo engañar a la muerte. De esta manera, llegó un tiempo en que los sacerdotes no morían, aunque sus cuerpos continuaban marchitándose.

Cada necrópolis, con la pirámide de su rey funerario en el centro, tiene un templo dedicado al Culto Mortuorio. Aquí reside el sumo sacerdote funerario con su cohorte de sacerdotes. Solo los sumos sacerdotes son iniciados en los secretos del Culto. Los sacerdotes tienen muchos quehaceres en la necrópolis además de llevar a cabo el Ritual del Despertar: por ejemplo, renovar los sellos rotos de las tumbas y cámaras profanadas, reconstruir las inscripciones erosionadas por el paso del tiempo, determinar el mejor momento para despertar al Rey Funerario y comunicarse con el espíritu de este mediante los oráculos.

El Reino de las AlmasEditar

Tomb Kings symbol.jpg
El Reino de las Almas es el más allá de los antiguos Nehekharianos. Antiguamente se creía que, tras la muerte, el espíritu del difunto entraba en el Reino de las Almas (también conocido como Inframundo u Otro Mundo). Se decía que en este lugar los Reyes de Nehekhara residían en fantásticos palacios, disfrutando de todos los sirvientes. soldados y posesiones terrenales que hubieran enterrado con ellos al morir. Allí pasaban el tiempo mientras los dioses les preparaban un auténtico paraíso de oro digno de su estatus, en el cual pasarían a reinar durante un millón de años.

No obstante no todos los habitantes del Reino de las Almas gozaban de ese nivel de lujo, pues en los niveles inferiores los condenados y los malditos eran victimas de una eternidad de torturas por sus pecados. Obviamente, esto sólo afectaba a los miserables, los marginados y los traidores a la sociedad de Nehekhara, pues sería impensable la mera idea de que los nacidos de noble cuna pudieran sufrir un destino como ese.

Los Sacerdotes Funerarios del Culto Mortuorío creen que sus poderes mágicos emanan del Reino de las Almas. Con los encantamientos adecuados. los Sacerdotes Funerarios son capaces de convocar a los espíritus de los numerosos guerreros caídos que habitan en este plano místico, para atarlos a cuerpos físicos y hacer que luchen una vez más por la gloria de Nehekhara.

ImágenesEditar

FuentesEditar

  • Libro de ejercito: Reyes Funerarios 6ª Edición.
  • Libro de ejercito: Reyes Funerarios 8ª Edición.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar