Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Déspotas

5.511páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Despota octava.png
"Es el jefe. Es lo que hay. Haces lo que te dice, igual que el resto. Todos lo hacemos. Inténtalo, solo has de morderte la lengua. Te arrancará los brazos y te devorará antes de que hayas cerrado la trampa."
Ogro anónimo.

Los Ogros llaman a los líderes de sus tribus "Déspotas", y es fácil ver por qué han elegido tal nombre. Los ogros déspota son los machos dominantes de cada tribu ogra. Igual que ocurre con muchas razas menos civilizadas del mundo de Warhammer, la de los ogros déspota la componen, por lo general, los más grandes, fuertes, fieros y autoritarios de una zona determinada. Los Déspotas son los individuos más grandes y fuertes de una raza que ya de por sí es físicamente poderosa, y que se siente orgullosa de ello. Para poder reclamar el liderazgo sobre un grupo de Ogros es necesario ser un combatiente excelente, lo bastante recio como para tumbar a un Gigante o abrirse paso hasta una puerta fortificada valiéndose tan solo de los puños desnudos. Un Déspota Ogro deberá aprovechar su tremendo tamaño y musculatura para obtener el dominio sobre su tribu, ganándose el derecho de dirigirla a base de hacer prodigiosas demostraciones de aquellos rasgos que los Ogros más respetan: fuerza, violencia, gordura y apetito. De echo, si un Déspota te elige como tu próxima comida, lo único que puede salvarte de acabar en su enorme panza es un caballo rápido y mucha suerte.

El título de Déspota no es hereditario. Lo único que tiene que hacer un Ogro para acceder a dicho rango es derrotar en combate singular al Déspota actual. Por lo general, esto se resuelve mediante los tradicionales desafíos de "tripas fuera", que se celebran en pozos de lucha (conocidos como "pozos-fauces" por los Ogros), y a la vista del resto de la tribu. Estos combates son exhibiciones no contenidas de violencia basada en el rompimiento de huesos del adversario, y solo pueden tener uno de dos desenlaces posibles: si el aspirante al trono logra derrotar al Déspota, se comerá su cuerpo y desde ese momento lo sustituirá como máximo líder del reino. Y si es el Déspota quien derrota al aspirante, se lo zampará y las cosas seguirán tal como estaban (en cualquier caso, uno de los ogros se acabará dando un festín). Desde el punto de vista de los Ogros estos enfrentamientos son un entretenimiento sin parangón, y además permiten al vencedor darse una comilona de las buenas.

Los trozos de esqueleto del aspirante se añadirán a la colección de huesos y trofeos del Déspota como lección ante futuras insurrecciones; algunos de los Déspotas más grandes y viejos ocupan tronos hechos enteramente con los huesos de aquellos que han sido lo bastante insensatos como para desafiarles. Como macho dominante de la tribu, es normal que un Déspota fuerte invariablemente genere una amplia descendencia igualmente robusta, pues los retoños de los Ogros especialmente grandes suelen crecer hasta alcanzar también el máximo tamaño posible para su raza. Por tanto, con el paso del tiempo es bastante común que los retoños crezcan para ser convertirse en dignos desafiantes del puesto de su padre, por lo que no resulta raro que un Déspota acabe devorando a su prole rebelde tras un desafío en los pozos fauces en una muestra de “severo amor” paternal a lo largo de los años, eso sí tiene la suerte de vencerles en combate.

Todos los Ogros son glotones por naturaleza, llevados por un hambre extrema que les insta a realizar todo tipo de hazañas para conseguir comida. Y ninguno de ellos personifica esta ansia insaciable mejor que un Déspota. Cuanto más tiempo se mantenga un Ogro en el trono, más gordo se volverá, más robusto se verá por dicho estatus; además, sus deseos irán más allá de la mera ansia de conseguir comida, para incluir también la acumulación de riquezas y poder. Debido a todo esto, los masivos Déspotas son quienes llevan el mejor material de guerra disponible en la tribu, a menudo armas de tamaño descomunal y armaduras extremadamente pesadas, llevando al menos, una de sus armas favoritas. Los Ogros creen que sería una absoluta locura tocar alguna posesión del déspota (asumiendo que no les apetece ver devoradas sus propias manos). También suelen llevar tatuajes y cicatrices en todo el cuerpo corno señal de su prestigio y llevan en sus enormes estómagos unos protege-tripas que no sólo deben proteger completamente su prodigioso estómago, sino que además deben tener un aspecto más impresionante que los de ningún otro Ogro de la tribu, poniendo en evidencia incluso a los de su escolta de Ogros tripasduras.

Los déspotas suelen obtener sus armas en sus viajes y como producto de sus saqueos. Los Ogros generalmente alcanzan la madurez tras un par de décadas de actividad mercenaria y, en el caso de los déspotas, visten ostentosamente para los estándares de la sociedad ogra. Esto no quiere decir que sus ropas sean de finas sedas, joyas u otro tipo de ostentación afectada, sino que sus armaduras y armas son más grandes y pesadas que las del resto de Ogros. Los Déspotas no suelen saber sacar mucho partido a sus tesoros, más allá de utilizarlos para comprarse las armas y armaduras más elaboradas que encuentren, pero ello no les impide seguir acumulando riquezas hasta un nivel absurdo. Aunque un Déspota Ogro tenga su guarida llena de botín hasta los topes, siempre estará dispuesto a ir a la guerra para conseguir un poco más.

Los Sobrenombres de los Déspotas OgrosEditar

Igual que el resto de Ogros que alcanzan la madurez, los Déspotas añaden rimbombantes títulos y sobrenombres fanfarrones a la última parte de sus nombres, a fin de jactarse de las hazañas más relevantes que han cumplido durante su ascenso al trono. Como la carrera de un Ogro suele estar plagada de violencia y abundantes derramamientos de sangre, también lo está su nombre.A medida que un Déspota victorioso extiende su sangriento reino también extiende su nombre, que a menudo se acaba convirtiendo en una larga lista de superlativos violentos. Un ejemplo de ello es el legendario Olflab Mascapiedras Tripagorda Burlamuertes, que gobernó durante más de noventa años antes de atragantarse al intentar engullir entero el cráneo de su nieto mayor.

De la infinidad de sobrenombres que suelen utilizar los Déspotas Ogros, los más conocidos de todos son los siguientes:

Violencia AbsolutaEditar

Los Déspotas Ogros son matones de primer orden, y utilizan los abruptos estallidos de violencia para mantener la disciplina en su tribu. Una tradición bastante común entre los Déspotas es arrancar una extremidad o dos a cualquier Ogro que les moleste o les ofenda; por ejemplo, que sea demasiado parlanchín, o que se haya comido por error a uno de los Gnoblars favoritos del Déspota. En el Imperio existe el dicho “dar un brazo y parte del otro" (o sea, pagar demasiado por algo), que viene de esta tradición. A menudo los Déspotas decoran dichos brazos y piernas, aunque en algunos casos también pueden usarlos para apalizar con ellos a la propia Víctima.

Es digno de mención el caso del Déspota Malbob Machacamontes, que llegó ser apodado "Brazogrande" tras arrancarle el brazo a un Gigante durante una disputa amistosa. A partir de ese día, Malbob utilizó ese brazo como garrote, hasta que se empezó a pudrir... entonces se lo comió.

MiniaturasEditar

ImágenesEditar

FuentesEditar

  • Libro de Ejército: Reinos Ogros (6ª Edición).
  • Libro de Ejército: Reinos Ogros (8ª Edición).

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar