FANDOM


Depojacraneos por Brittain Scott.jpg

Paladín de Khorne, Vagabundo sanguinario, Matareyes

U'zhul, el Despojacráneos es el paladín inmortal del Dios de la Sangre, el más fuerte de sus Desangradores. Cuando no está de campaña, el Despojacráneos vaga por los Reinos del Caos montado en su poderoso Juggernaut, Kuhl'tyran. Se planta ante todas las fortalezas y fortificaciones que encuentra, lanzado un desafío tras otro contra sus mejores guerreros, hasta que alguno de ellos acepta enfrentarse a él en combate singular. Cuando su adversario sale, el Despojacráneos baja de su leal montura, saluda al enemigo con la espada y carga para cobrarse otro cráneo para el Dios de la Sangre.

Estos duelos son breves y sangrientos, pues el Despojacráneos es más rápido que el último latido de un corazón partido y conoce todas las debilidades de sus enemigos. El Despojacráneos no mata directamente a sus enemigos; primero les parte las piernas, dejándoles indefensos. A continuación, sus garras agarran la cabeza de su adversario; de la punta de sus dedos surgen llamas mágicas que abrasan la piel hasta dejar el hueso al descubierto. El Despojacráneos separa entonces el cráneo pelado de la columna y lo arroja a un tosco saco lleno con los trofeos de sus víctimas anteriores. Entonces lanza un nuevo desafío a la fortaleza, acabando con cualquier campeón que lo acepte hasta que no quede nadie dispuesto o se aburra. Volviendo a montar en Kuhl'tyran, Despojacráneos marcha en busca de nuevos adversarios.

El Despojacráneos es tan temido en los reinos mortales como en las cortes de los Dioses Oscuros. U'zuhl se siente atraído por las hazañas marciales y los rumores de combatientes poderosos. La historia está repleta de relatos de sus apariciones ante las puertas de castillos bretonianos, campamentos norteños, salones del festín ogros, necrópolis khemrianas y fortalezas enanas, exigiendo la presencia de un adversario para enfrentársele.

Estos encuentros jamás acaban bien para los mortales. En realidad, de todas las leyendas relacionadas con el Despojacráneos, solo una no habla de la victoria del Paladín de Khorne. Según las leyendas imperiales, el Despojacráneos combatió sin descanso durante tres días contra Sigmar en las Montañas del Fin del Mundo, siendo derrotado por el hombre-dios. Despojacráneos aun lleva las cicatrices de ese día, y siente un gran placer resarciéndose de la deuda en los herederos de Sigmar a la menor oportunidad. Los Demonios tienen mucha memoria y poca piedad.

A lo largo de los milenios, la colección de trofeos del Despojacráneos ha sido tan grande que es imposible de contar. Aunque el Despojacráneos coge los cráneos de todas sus víctimas, únicamente aprecia las de los individuos más poderosos, pues al tomar su cráneo obtiene parte de la fuerza de su enemigo. Prende sus cráneos más preciados, recordatorios de las batallas más satisfactorias, de su capa. El resto los coloca en el parapeto de la Ciudadela de Bronce para adornar el camino hacia la base del Dios de la Sangre. Así es como un demonio que empezó su existencia como Desangrador ha logrado ganarse el respeto de los Dioses Oscuros.

MiniaturaEditar

ImágenesEditar

FuenteEditar

  • Ejércitos Warhammer: Demonios del Caos (7ª Edición).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar