Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Dragón Sangriento

5.487páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

W6 vc blooddragon.jpg

Ser un Dragón Sangriento consiste en la búsqueda de la perfección en el arte del combate. Todo lo demás es secundario. Los demás clanes se interesan por otras trivialidades como conquistas, poder o dominio de la magia. Los Dragones están por encima de objetivos tan pueriles. No creen en nación o líder alguno, únicamente en la pureza de su búsqueda.

Aspiran a convertirse en los guerreros definitivos, a trascender incluso la naturaleza extraordinaria de los vampiros y llegar a ser algo parecido a dioses. Y si este camino pasa por masacrar a centenares, miles o millones, que así sea. Al fin y al cabo, las espadas han de probarse.

Historia.Editar

El clan Dragón Sangriento tiene su origen en el deber. Abhorash no sólo era el mejor guerrero de la antigua Nehekhara, sino también el más fiel sirviente de la reina Neferata. Cuando descubrió que se había transformado en vampiro sintió un gran horror, pero era su vasallo y debía acatar su voluntad. Respetando sus deseos, le procuró víctimas para saciar su sed; en un intento por protegerla, sólo le suministraba criminales y enemigos de la nación, para que el pueblo no se sublevara contra sus gobernantes. Y para gozar de su favor, también él bebió el Elixir y se unió a su señora al otro lado del abismo de la muerte.

Abhorash.jpg

Pero Abhorash no era sólo fiel a su reina, sino también a una idea: el honor del trono de Lahmia, la nobleza de quienes lo ocupaban y el sagrado deber para con sus leales ciudadanos. Abhorash resistió el hambre tanto como pudo en nombre de Lahmia, pero con el tiempo tuvo que ceder a sus oscuros deseos. Cuando sucumbió, su sed era tan grande que mató a doce hombres. Al día siguiente, y cada uno de los días posteriores, encendió doce cirios en el templo para recordar las vidas que había segado.

A partir de entonces sólo se alimentó de los criminales de su ciudad, y aun así lo hizo comedidamente. También se obsesionó con el dominio de su habilidad con la espada, en la creencia de que la disciplina del guerrero le proporcionaba control sobre sus nuevos impulsos.

Abhorash redactó un gran estatuto para que los señores vampiro de Lahmia pudieran seguir su ejemplo y honrar sus nobles obligaciones, fueran cual fuesen sus necesidades. Pero los Primogénitos se burlaron de su estatuto y lo ignoraron, especialmente el pomposo Ushoran, y continuaron con sus excesos y sus decadentes prácticas. Abhorash sabía que acabaría costándoles caro, pero no pudo ser desleal a sus amos.

Sus temores se hicieron realidad: la brutalidad y decadencia de Lahmia no pasó desapercibida para el resto del reino de Khemri. El sobrino de Neferata, Alcadizaar, no pudo tolerar la amenaza que suponía aquella ciudad para su soberanía, y la sed de sangre de sus gobernantes le proporcionó toda la munición que necesitaba para destruirlos. Reunió un gigantesco ejército compuesto por guerreros de todo el reino y se lanzó sobre Lahmia. Sólo había una persona capaz de rechazar la invasión: Abhorash, nombrado líder de los ejércitos de la ciudad, apodado el Sanguinario.

Images Dragón.jpg
Durante meses, Abhorash y sus hombres mantuvieron a raya al enemigo aun a pesar de su inferioridad numérica. Miles de invasores fueron masacrados, pero no bastó. Lentamente, el ejército de Alcadizaar diezmó las filas de Abhorash, derribó las murallas de la ciudad y se adentró en ella, saqueando, incendiando y matando por doquier. Abhorash fue el único que quedó en pie defendiendo el Gran Templo de Neferata, y nadie pudo vencerle, pero a su alrededor los invasores ya habían ganado la batalla.

Su ciudad era pasto de las llamas, su pueblo había sido masacrado, y todo ello había sucedido por defender a una reina que ya no era digna de tal título, pues en lugar de proteger a sus súbditos había huido presa del pánico. Al comprender esta verdad, Abhorash renunció a toda lealtad hacia su reina, su casa y su linaje. Y al contemplar el interminable sufrimiento y la devastación que habían provocado los ejércitos de Alcadizaar, también renunció a toda su compasión por la humanidad, jurando destruirlos como también ellos habían destruido su ciudad.

Y tras esta promesa, tomó su armadura, sus armas y a sus lugartenientes de confianza y abandonó la ciudad a su suerte. A partir de entonces continuó encendiendo los doce cirios para no olvidar que la humanidad merecía ser exterminada, pues no eran más que animales, y que fue un necio al lamentarse por ellos en el pasado.

Viajó hacia el norte junto a su séquito, buscando una señal en el Viejo Mundo que diera sentido a su existencia. Al atravesar las Tierras Yermas y enfrentarse a los pieles verdes que las habitaban, dieron rienda suelta a los instintos depredadores que tanto tiempo habían luchado por controlar. La habilidad de Abhorash era tal que a día de hoy los chamanes orcos todavía narran la leyenda de la matanza llevada a cabo por aquel "ejército de degolladores".

Las antiguas tribus humanas también tienen sus propias leyendas de aquellos tiempos, al igual que los enanos, que hablan de los cinco individuos que no dejaban más que muerte a su paso. Pero ni aquellos ni otros festines lograron aplacar la cólera de Abhorash ni darle un sentido a su no-vida. Le enfurecía verse esclavo de sus impulsos animales, ya que no le hacían mejor que los nobles a quienes despreciaba o las alimañas humanas que le rodeaban. Jamás llegaría a ser un auténtico guerrero mientras le dominase el hambre.

W6 vc blood03.jpg
Muchos años después, Abhorash y sus seguidores llegaron a una montaña cuya cima estaba envuelta en llamas. Ansioso por provocar más destrucción, el vampiro subió a la cima él solo y se topó con un dragón descomunal, rojo como la sangre. Cuenta la leyenda que, mientras duró su combate, las montañas se estremecieron y los relámpagos partieron las rocas. Lucharon durante un día y una noche, hasta que finalmente el vampiro abatió a la anciana sierpe, y mientras yacía moribunda se lanzó sobre ella y bebió hasta hartarse.

Después, Abhorash profirió un grito de triunfo, pues su búsqueda había tocado a su fin. La sangre del dragón rojo había aplacado para siempre sus ansias bestiales, y con ello también desapareció su temor al sol. Se había convertido en la criatura definitiva, dotada de toda la fuerza y poder de un vampiro sin ninguna de sus debilidades. Había alcanzado la perfección, y al hacerlo encontró algo nuevo en lo que creer: en sí mismo.

Abhorash exhortó a sus discípulos a seguir su ejemplo y perfeccionar su destreza marcial hasta convertirse en los guerreros definitivos, y con ello trascender el vampirismo y todas las demás limitaciones del débil mundo mortal. Sus seguidores juraron hacerlo, y adoptaron el nombre de Dragones Sangrientos.

Sociedad y Actitudes.Editar

Walach Harkon.jpg

Poco después de que Abhorash experimentase su transformación, desapareció sin instruir a sus hombres cómo habían de seguir su ejemplo. Fue el lugarteniente predilecto de Abhorash, Walach Harkon, quien estableció la estructura que les conduciría a su objetivo. Tras la desaparición de Abhorash, Walach encontró una pequeña fortaleza en las Montañas Grises, al noroeste de Nuln. Aquella construcción, conocida como la Torre Sangrienta, era el hogar de la Ordo Draconis, una antigua y respetada orden de caballeros sigmaritas cuyo estandarte era un draco negro sobre un fondo rojo.

Para Walach la señal no pudo ser más evidente. Aquella misma noche entró en la Torre Sangrienta y retó a todos y cada uno de sus caballeros. A la mañana siguiente todos los que fueron considerados débiles habían muerto y resucitado como tumularios, mientras que los guerreros más fuertes y hábiles habían recibido el Beso de Sangre. Aquellos caballeros renacidos juraron lealtad a Walach, su nuevo gran maestre. Así fue como nacieron los caballeros del Dragón Sangriento.

Archivo:Duque Rojo Wrath of Heroes por Jhonli .png

El estilo de vida caballeresco se adecuaba perfectamente a la búsqueda de los vampiros. La devoción a una causa superior les permitía concentrarse en su entrenamiento y sus pruebas. Sin embargo, no valoraban vida alguna salvo la propia, carecían de fronteras que proteger y compartían el desdén de Abhorash hacia la humanidad. Así, no pasó mucho tiempo antes de que en sus costumbres caballerescas proliferasen los excesos y las complacencias. Se alimentaban de todos los que viajaban por las montañas sin respetar el código de Abhorash, y culminaban todas las cacerías celebrando un festín de sangre.

Al poco tiempo, la corrupción de la Ordo Draconis fue descubierta por el cazador de brujas Gunther van Hal, que reunió cuatro órdenes templarias completas e inició el asedio de la Torre Sangrienta. El cerco duró tres años, hasta que finalmente lograron atravesar sus muros, masacrar a los vampiros y derruir la fortaleza. El Imperio creyó que las tinieblas se habían disipado, pero muchos de los vampiros sobrevivieron a la destrucción de la fortaleza y lograron preservar su espíritu y sus ideales. Algunos deambularon por el mundo en solitario, y otros formaron sus propias órdenes y perpetuaron las tradiciones de Walach (o, al menos, sus propias variantes de las mismas).

Dragón Sangriento Imagen 5ª.jpg
A consecuencia de esto, el clan Dragón Sangriento es el más irregular y desorganizado de todos los linajes vampíricos. Está compuesto por individuos o grupos pequeños, cada uno con su propia versión del código de los Dragones, con poco o ningún contacto entre ellos (y cuando lo hay suele ser hostil). De no ser por su férrea disciplina, el clan habría sucumbido a conflictos internos hace mucho. Tal vez se contengan debido a la última promesa de Abhorash, que juró que los estaría vigilando.

Las características comunes del clan Dragón Sangriento son pocas pero indelebles. Todos los Dragones respetan el credo de Abhorash: la búsqueda de la perfección de cuerpo y mente a través del dominio del arte del combate mortal. Este único objetivo domina todos sus pensamientos y acciones, lo que lleva a los demás clanes a tacharlos de terriblemente aburridos y obstinados. Sin embargo, que apenas sientan deseos de conquistar o gobernar no significa que no lo hagan. En caso de necesidad pueden reunir ejércitos y utilizar la magia negra con tanta facilidad como sus hermanos.

Y esta singular búsqueda no hace que sean menos enemigos de la humanidad. Los Dragones Sangrientos son posiblemente el más desdeñoso de los clanes, pues ven un gran potencial en las capacidades humanas que se desperdicia una y otra vez a causa de la debilidad y la estupidez. Para otros Dragones la existencia humana no merece tomarse siquiera en cuenta; es normal que un Dragón Sangriento masacre a toda una aldea simplemente para probar el filo de su nueva espada, o que aniquile a un centenar de hombres para practicar una nueva técnica. Dividen a los humanos en dos categorías: rivales dignos o maniquíes de entrenamiento. La única ocasión en que un Dragón Sangriento puede mostrar piedad es cuando se enfrenta a un oponente con el potencial de convertirse algún día en un rival digno. Es preferible dejar que dicho mortal llegue a ser algo interesante antes que erradicarlo junto a las demás alimañas.

Duque rojo dibujo antiguo.png

A pesar de su naturaleza altiva y su obsesión única, incluso los Dragones Sangrientos suelen atraer seguidores. Si un Dragón Sangriento adquiere fama debido a su perspectiva concreta de la búsqueda o a un nuevo y devastador estilo de combate, podrían congregarse a su alrededor imitadores y aprendices. Así es como se fundan nuevas órdenes o se arraigan en organizaciones ya existentes.

El infame Duque Rojo de Aquitaine fue una de tales criaturas; comenzó sus andanzas como caballero solitario, pero cuando las noticias sobre su habilidad marcial se extendieron por toda Bretonia, acabó con todo un ejército a su mando, compuesto tanto de mortales como de inmortales. Los Caballeros de Irrana eran una orden de caballeros mortales hasta que su gran maestre concluyó que las técnicas de Abhorash superaban con creces a las de Myrmidia, tras lo cual hizo que toda su unidad se uniera a él en las tinieblas. Y existen muchos más de estos grupos, de todas las formas y tamaños.

El resto son cazadores solitarios, caballeros renegados y vagabundos que recorren el Viejo Mundo solos y sin ayuda. A veces pueden encontrarse protegiendo puentes o vados lejanos, retando a un duelo a muerte a todo el que pretenda atravesarlos. Otros llevan una existencia austera en elevadas fortalezas montañosas o cavernas ocultas, posiblemente entrenando a quienes los buscan tenazmente (o bien matándolos para alimentarse de ellos).

El Duque Rojo por Des Hanley.JPG

Por otro lado, hay quienes se ocultan entre los humanos, mezclándose con las clases nobles o infiltrándose en órdenes monásticas o de caballería. Cualquiera puede ser un Dragón Sangriento, siempre que su estilo de vida le permita practicar su esgrima y alimentarse cuando sea necesario. Los miembros del clan Dragón Sangriento pueden ocultarse con suma facilidad en los ensangrentados campos y calles del Viejo Mundo: después del siniestro clan Lahmia, es el linaje más difícil de descubrir. El aislamiento no es sólo una medida práctica. Muchos Dragones Sangrientos creen que es necesario seguir a rajatabla el ejemplo de Abhorash. Al vivir aislado, un caballero puede descubrir su verdadera fuerza y, tal vez, hallar momentos de paz con los que no le abrume la cólera que arde en su corazón. Pero tales momentos son escasos, pues los Dragones Sangrientos son por naturaleza criaturas agitadas, movidas por impulsos básicos pero deseosas de alzarse por encima de ellos. El hecho de que muy pocos Dragones Sangrientos sucumban a la locura es un testimonio perdurable de su increíble fuerza de voluntad.

Esta soledad es, no obstante, su única debilidad. Sin el apoyo de sus camaradas Dragones ni ejércitos de muertos vivientes, uno de estos vampiros puede ser vencido por un gran número de hombres si estos son astutos y planean una buena estrategia. Pero los Dragones no son estúpidos, y el peor (y último) error que puede cometer un mortal es subestimar lo que un Dragón Sangriento puede y está dispuesto a hacer.

Alimentación y Engendramiento.Editar

Dragón Sangriento Imagen 5ª (2).jpg
La disciplina de los Dragones les permite subsistir sin alimentarse durante periodos más largos que sus hermanos, pero a excepción de su desaparecido líder, todos siguen necesitando sangre para sobrevivir. Sin embargo, los Dragones suelen rodearse de tanta muerte que no les supone ninguna dificultad alimentarse.

Su nombre es idóneo, pues los Dragones Sangrientos no suelen andar lejos de sangre recién derramada, y cuando uno de ellos ataca, no queda nadie vivo para espantarse por el hecho de que se beben la sangre de sus víctimas. En cualquier caso los Dragones no suelen temer quedar expuestos, pues no hay muchos individuos dispuestos a desafiarles. No tienen reparos en llamar la atención de la guardia, los soldados o incluso los cazavampiros; siempre les viene bien un poco de práctica.

A diferencia de los demás clanes vampíricos, los Dragones suelen considerar que la práctica de alimentarse de víctimas voluntarias es decadente y antinatural, el tipo de cosas que conducen a la gula. No hay nada malo en deleitarse momentáneamente con la fuerza que proporciona la sangre, pero la mayoría rechaza todas las demás sensaciones, pues creen que los desvía de su búsqueda. Además, los Dragones Sangrientos jamás se rebajan al nivel de los Strigoi, que se alimentan de las alimañas y de los muertos.

No es una mera cuestión de orgullo. Los hombres son superiores a los animales, por lo que su sangre es más potente. Los Dragones están por encima de los hombres, luego su sangre es la más potente de todas. Así, los Dragones Sangrientos suelen buscar la sangre de criaturas superiores a los hombres, con la esperanza de conseguir parte de lo que Abhorash recibió de aquel dragón. Para algunos esto pasa por alimentarse de nobles, de grandes héroes o de los antiguos elfos. Otros recorren grandes distancias para beber la sangre de grandes criaturas como grifos, serpientes aladas o gigantes. Se dice que Meloch el Exterminador de Gigantes logra saciar su sed durante un siglo (y se hace más fuerte) con cada gigante al que mata.

Red duke.jpg

Los Dragones Sangrientos no ven su necesidad de alimentarse como una adicción, sino más bien como una necesidad transitoria, como puede ser afilar una espada o dar de beber a un caballo. Así como no confiarían en un caballero que descuidase sus armas, tampoco concederían el Beso de Sangre a otro que no fuera lo bastante responsable como para alimentarse apropiadamente. Sin embargo, lo que cada uno considera apropiado varía en gran medida: algunos creen que beber hasta hartarse es su derecho y su privilegio, mientras que otros consideran cada sorbo que dan un vergonzoso recordatorio de su fracaso. No obstante, cabe señalar que estos últimos no tienen ningún problema a la hora de quitar la vida a los mortales; tan sólo después, cuando beben su sangre. Lo primero es una señal de fuerza, lo segundo de debilidad.

La entrega de un futuro hijo de las tinieblas al arte de la guerra es mucho más importante que su actitud respecto a la alimentación. Los Dragones sólo captan a los guerreros más extraordinarios como candidatos al Beso. Deben tener una destreza increíble y una dedicación extrema a su oficio, tanto mejor si su insaciable obsesión hace que sus propios camaradas de armas se sientan incómodos o hastiados. No obstante, aparte de esto no hay más condiciones; el arte de la guerra no distingue de nacionalidad, credo ni sexo. Para medir el verdadero calibre de un candidato potencial, suelen retarlos a un duelo mortal. Los que sobreviven son tomados como escuderos y estudiantes, y si siguen siendo prometedores, acaban recibiendo el don de la no-vida.

Hay algunas excepciones. A veces se da el Beso a sirvientes de confianza o compañeros de aventuras, para que puedan seguir junto al vampiro con el paso de los siglos. Hay ocasiones en las que un Dragón Sangriento se enamora y otorga el Beso a su amada para no perderla jamás. Si algún otro individuo del clan descubre que un Dragón ha abandonado su búsqueda movido por el amor u otros asuntos mundanales, se expulsará de la orden al caballero caído. Sin embargo, dado su meticuloso proceso de selección y la diligencia con que se regulan a sí mismos, no suele darse el caso.

De hecho, el clan Dragón Sangriento es el que más discrimina a la hora de escoger a su progenie, y son con diferencia los más moderados. Convertirse en Dragón Sangriento es aceptar el honor más sagrado y emprender la búsqueda más agotadora. Que los demás clanes vampíricos saturen el mundo con su descendencia imperfecta y endogámica. Los Dragones Sangrientos no necesitan familias tan numerosas ni parientes inferiores que les sirvan como criados. No se necesitan más que a ellos mismos, y por eso únicamente toman a los mejores.

Designios y Estrategias.Editar

Dragón Sangriento Imagen 5ª (3).jpg
Muchos Dragones Sangrientos llevan una vida relativamente aislada y hermética, pero todos ellos deben satisfacer una necesidad: encontrar adversarios. El entrenamiento ofrece progresos limitados; al final, la única forma de alcanzar la maestría en las artes marciales pasa por enfrentarse a otro guerrero en duelo mortal.

La Torre Sangrienta era un lugar ideal para los caballeros vampiros que la habitaban, pues se hallaba en un paso montañoso lo bastante alejado como para no llamar mucho la atención, pero lo suficientemente transitado para proporcionar un flujo continuo de guardaespaldas y mercenarios. Desde su caída, otros Dragones han procurado encontrar lugares similares, pero incluso en un Imperio tan grande como el de Sigmar hay un número limitado de pasos, vados y puentes. La alternativa es unirse o usurpar el mando de una orden de caballería o una banda de soldados. Lo ideal es que la orden se halle lejos de su cadena de mando para que los vampiros puedan pasar en ella décadas sin ser descubiertos. Incluso podrían cumplir las órdenes de sus oficiales y asistir a las batallas y maniobras que se les exija. ¿Quién sabe cuántas de las grandes victorias del Imperio se han debido a la presencia de Dragones Sangrientos en sus filas?

Algunos vampiros se ocultan entre las tropas de soldados mortales. Esto resulta mas sencillo de lo que pueda parecer, ya que los soldados suelen ser cortos de miras y reconocen a un buen guerrero en cuanto lo ven. Si uno de los suyos ha luchado bien a su lado, no se quejarán si de vez en cuando captura un prisionero para su uso personal. En estos tiempos conflictivos, muchos soldados mortales hacen cosas parecidas (o peores aún) sin ser censurados.

Desde luego, si estos vampiros fueran descubiertos y se vieran amenazados, los Dragones Sangrientos agradecerían la nueva oportunidad de poner a prueba sus habilidades. Para los vampiros individualistas no se trataría más que de otro duelo de esgrima, pero para las sociedades u órdenes más establecidas podría suponer la guerra total. La defensa de sus dominios es una de las pocas circunstancias en las que los Dragones Sangrientos marchan a la guerra. Las demás suelen deberse a la obligación de vengar una afrenta o de recordar a los mortales cuál es su lugar en el mundo.

Si bien destacan en muchas formas de guerra, su obsesión por la perfección marcial y la gloria personal en el campo de batalla suele ir en detrimento del mando de su ejército. También suelen carecer de poderes nigrománticos, y ni siquiera aquellos que los poseen los utilizan para nada que no sea convocar más tropas. Desprecian las artes oscuras, así como el uso de la pólvora, pues las consideran armas de cobardes y necios. El clan Dragón Sangriento cree en lo que es sólido y puede ponerse a prueba: la dureza del acero, la fuerza del músculo y el valor del corazón. Y han demostrado en numerosas ocasiones que eso es todo lo que necesitan para alzarse con la victoria y aniquilar a sus enemigos.

El Juramento de los Dragones Sangrientos.Editar

El voto original, que según parece dictó Abhorash a sus seguidores tras su combate contra la sierpe, es breve y simple, y decía así:

"Que vuestra espada sea vuestra única verdad, que la muerte sea vuestra única respuesta, y que vuestra búsqueda no tenga otro fin que convertiros en más de lo que ya sois".

La mayoría de los Dragones Sangrientos pronuncian este juramento cuando reciben el Beso, aunque su enunciado da pie a diversas interpretaciones; incluso hay quienes lo quebrantan directamente. Por ejemplo, muchos Dragones Sangrientos ni siquiera utilizan espadas (los bretonianos suelen preferir las lanzas de caballería), y cada uno de ellos tiene sus propias ideas sobre lo que significa "ser más de lo que ya son". Tampoco ofrece instrucciones específicas sobre cómo beber sangre, ni exige el exterminio de la raza humana, por lo que el celo con que se persiguen estos objetivos también varía. Eso sí, todos los Dragones Sangrientos están de acuerdo en dejar que la muerte sea su única respuesta. Sea cual sea su objetivo definitivo, sin duda alguna conlleva un gran número de muertes.

Individuos DestacadosEditar

MiniaturasEditar

  • Dragón Sangriento 6º edición
  • Dragón Sangriento 6º edición (2)
  • Dragón Sangriento 6º edición (3)
  • Dragón Sangriento 5º edición
  • Dragón Sangriento 5º edición
  • Portaestandarte Dragón Sangriento, aparecido en la caja de Ejército de la Sexta Edición
  • Miniatura Warmaster

FuenteEditar

  • Warhammer Fantasy JdR: Amos de la Noche (2ª Ed. Rol)

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar