Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Duelo de Muerte y Peste

5.488páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Nagash Gran Nigromante retornado Fin de los Tiempos.jpg

El Fin de los Tiempos

El trasfondo que puedes leer en esta sección o artículo se basa en la serie de libros de campaña y novelas de El Fin de los Tiempos, que recientemente ha sustituido la línea argumental de La Tormenta del Caos

Archaon Señor del Fin de los Tiempos.jpg

Hermanos glottkin.jpg

Los hermanos Glott

El Palacio Imperial estaba casi cubierto de vegetación demoníaca. Gordas lianas de pelo blanco latían a través de los jardines ornamentales que brillaban con el gris rosáceo de un cerebro abierto. Apenas un metro cuadrado de piedra del palacio se mantenía libre de las algas o mohos. Considerando todo, era muy del agrado de los Glott.

"Así tal cual", el señor de la guerra voceó a su hermano Etrac, "este lugar será una letrina muy bonita".

Etrac rió, y por una vez, no había rastro de sarcasmo o amargura contaminando el sonido. Ghurk gorgoteó cerca felizmente, matando distraídamente un atrapamoscas gigante que se había enrollado alrededor de una estatua de Sigmar. En las calles más alejadas, un marchito chamán del rebaño lideró una partida de guerra de hombres bestia hacia el palacio.

De repente hubo un golpe de aire desplazado por encima, y el sonido de una voz tan alta y clara que sólo podía haber venido de un rey entre ellos.

"Suficiente", dijo el Emperador Karl Franz, con su majestuoso grifo posicionándose elevado en la cúpula del jardín ornamental sobrecrecido en locura. "Esto es suficiente".

Otro grifo gritó mientras daba vueltas como un halcón por encima de sus cabezas. Otto estiró el cuello para ver que la cosa híbrida dando vueltas por encima de él tenía dos cabezas. Un chamán barbudo los miraba montado sobre su grupa. Debajo de él, no muertos blindados llenaban las calles, con un vampiro anciano de pie con sus brazos cruzados en sus primeras filas.

"Este es nuestro dominio, no el vuestro", continuó Karl Franz. "Regresar al norte, deshacer la inmunda magia que habéis forjado, y os dejaremos vivir".

"El lugar está un poco desordenado, ¿no es así?" gritó Otto, haciendo un gesto a sus guerreros hacia adelante. "¿Estás seguro de que tu y tu amante peludo allí arriba todavía lo queréis?"

"Marcharos, o os mataré a todos", dijo Karl Franz, con frialdad.

"Eres bienvenido a intentarlo, pequeño príncipe", se rió entre dientes Otto, levantando su guadaña y escupiendo en su hoja.

"Que así sea", dijo Karl Franz. La espada rúnica de su puño brillaba, con un halo de luz de oro parpadeante alrededor de su punta. En los cielos, el cometa de dos colas era un segundo sol ardiente que amenazaba con quemar el mundo. Otto estaba seguro de la mirada de los dioses estaba sobre él.

"¡Ven a luchar, entonces!" gritó Otto, instando a la vanguardia de blindados asesinos hacia adelante. Los invasores atacaron hacia Karl Franz y su compañero hechicero. Los primeros murieron en las garras de los grifos antes de la batalla se tornara en serio.

Los trillizos se dirigían hacia la pelea cuando Otto recibió un puñetazo en la cara que lo golpeó con tanta fuerza que separó su casco abriéndolo y cayendo calle abajo. Los murciélagos se congregaron en torno al vampiro que había visto en las calles, ahora a sólo unos pocos pies de distancia en el tejado inclinado de la armería de palacio. Ghurk gruñó, con ganas de poder enfrentarse con el Emperador y su corcel alado, pero Otto ordenó a sus hermanos que esperasen con una mano firme. Éste era su desafío de combate.

"Vas a pagar por ese truco con la guadaña, gordo monstruoso", dijo Vlad, con sus nobles rasgos torcidos. "La Lahmia no era Isabella, cierto. Pero era suficientemente útil".

"¡Pero ella estaba muerta!" protestó Otto, con sorpresa y disgusto mezclados a partes iguales cuando salió al tejado de la armería. "Fría como el sepulcro, y sin ningún gusano que mostrar".

"Así soy yo también, desde hace mucho tiempo atrás", dijo el von Carstein, extrayendo una cuchilla de acero brillante de su vaina enjoyada con incrustaciones. "Vamos a ello, así que eres tú, quienquiera que seas".

El vampiro entró bajo, lanzándose como una serpiente. Otto se apartó justo a tiempo para detener la espada tomando su mano por la muñeca. Rasgó con su guadaña en círculo, pero el vampiro se movió riendo fuera de su alcance.

"¡Ja! ¿Estás luchando el duelo con una guadaña? ¿En serio?"

"En serio", dijo Otto, golpeando hacia adelante con la punta roma de su arma con la esperanza de atrapar a Vlad con la guardia baja. No funcionó. El vampiro saltó directamente hacia arriba, puso una bota blindada en el plano de la guadaña y bajó con fuerza, rompiendo la punta de la hoja y atrapando su curva contra el suelo. Otto niveló el puñetazo de un alborotador a la cara del vampiro. El von Carstein atrapó el puño del señor de la guerra en la palma de su mano y lo retorció, dando la vuelta para que el brazo de Otto fuese forzado por detrás de su espalda. Hubo un crujido sordo, y dos palmos de rubicundo acero estallaron en el pecho de Otto.

"Eso fue... bastante bueno", gorgoteó Otto, con sangre derramándose de sus labios. Se sentía como si algo tirara del corazón de Otto, que absorbía. Que lo bebía, incluso.

"No... no hay colmillos, ¿eh?" murmuraba Otto, sonriendo rojizo. "Muy... civilizado..."

"Gracias, mi gordo amigo", dijo Vlad, aunque bajo su estudiada indiferencia había una extraña nota de tensión.

Otto sentía sacudirse la espada del vampiro, para después convulsionar. La hoja roja cayó del pecho de Otto, y se volvió a ver las manos de Vlad volar hacia su garganta. Con ojos abultados, el vampiro se atragantó, angustiado, y vomitó una gran fuente de apestosa y coagulada sangre derramándola sobre el techo de la armería.

"Me rompiste la guadaña, acariciador de cadáveres", dijo Otto con tristeza. "No era la fantástica espada bebedora, es cierto. Pero muy útil y agradable a la vista. A los Norsca nos gustan algunas curvas".

El señor de la guerra levantó el arma de punta rota en alto y blandió su hoja hacia abajo con fuerza hacia el cuello del vampiro que vomitaba. Una fracción de segundo antes del impacto, el anillo de rubí en la mano del arma del vampiro destelló blanco, y la guadaña de Otto cortó a través de nada más que una nube de murciélagos que revoloteaban hacia el este en la noche.

"¡Mi nombre es Otto Glott, por cierto!" -gritó el señor de la guerra, agitando alegremente la mano hacia el enjambre en retirada. Se puso al hombro su guadaña, mirando hacia abajo a las calles con un gesto de desaprobación. Los cadáveres animados que infestaban la calle, despojados de guía se habían detenido. "Ningún poder mantiene a los muertos", murmuró Otto para sí mismo.

Silbando una melodía de cosecha, el señor de la guerra metió un trapo sucio en su herida del pecho y saltó de nuevo sobre los hombros de Ghurk, guiándolo hacia las puertas del palacio imperial y hacia el Emperador que había nacido para matar.

ORIGINAL:

The Imperial Palace was all but covered in daemon vegetation. Fat, white-haired lianas pulsed across ornamental gardens that glistened the pinkish grey of an opened brain. Barely a square metre of the palace's stonework remained untouched by algae or mould. All in all, it was very much to Glott's liking.

"If nothing else", the warlord called over to his brother Ethrac, "this place will make a very handsome outhouse".

Ethrac laughed, and for once, no trace of sarcasm or bitterness polluted the sound. Ghurk gurgled happily nearby, swatting absently at a giant flytrap that had wound itself around a statue of Sigmar. In the streets beyond, a wizened bray-shaman led a bleating warband of beastmen towards the palace.

Suddenly there was a pounding of displaced air from above, and the sound of a voice so clarion clear it could only have come from a king amongst them.

"Enough", said Emperor Karl Franz, his majestic griffon settling down to perch on the dome of the ornamental garden's overgrown folly. "That's far enough".

Another griffon cried out as it hovered like a hawk overhead. Otto craned his neck to see the hybrid thing circling above had two heads. A bearded shaman stared down at them over its haunches. Below him, armoured undead massed in the streets, an elder vampire standing with its arms crossed in the front ranks.

"This is our domain, not yours", continued Karl Franz. "Return to the north, undo the foul magic you have wrought, and we will let you live".

"The place is looking a bit untidy, isn't it?" shouted Otto, gesturing his warriors forward. "You sure you and your hairy lover up there still want it?"

"Leave, or i'll kill you all", said Karl Franz, coldly.

"You're welcome to try, little prince", chuckled Otto, raising his scythe and spitting on its blade.

"So be it", said Karl Franz. The runesword in his grip glowed, a halo of golden light flickering around its tip. In the skies above, the twin-tailed comet was a blazing second sun that threatened to burn the world. Otto felt sure the gaze of the gods was upon him.

"Get fighting, then!" shouted Otto, waving his vanguard of armoured killers forward. The invaders pounded towards Karl Franz and his wizard companion. The first few died to the talons of the griffons before battle was joined in earnest.

The triplets were making their way towards the fight when Otto took a punch to the face that struck him so hard his helmet split open and fell to the streets below. Bats flocked around the vampire he had seen in the streets, now only a few feet away on the sloping roof of the palace's armoury. Ghurk rumbled, keen to get to grips with the Emperor and his winged steed, but Otto bade his brothers wait with a steadying hand. This was his challenge to fight.

"You'll pay for that trick with the scythe, you fat freak", said Vlad, his noble features twisted. "The Lahmian was no Isabella, true. But useful enough".

"But she was dead!" protested Otto, his surprise and disgust mingling in equal measure as he stepped onto the armoury roof. "Cold as the grave, and not a maggot to show for it".

"So am i, many times over", said the von Carstein, drawing a blade of glinting steel from its jewel-inlaid scabbard. "Come to that, so are you, whoever-you-are".

The vampire came in low, lunging like a snake. Otto pulled back just in time to stop the blade taking his hand off at the wrist. He ripped his scythe round, but the vampire swayed laughing out of its reach.

"Ha! You're fighting a duel with a scythe? Really?"

"Really", said Otto, jabbing forward with the blunt tip of his weapon in the hope of catching Vald off-balance. It didn't work. The vampire leapt straight upwards, put an armoured boot on the flat of the scythe and came down hard, snapping the blade tip and trapping its curve against the ground. Otto levelled a brawler's punch at the vampire's face. The von Carstein caught the warlord's fist in his palm and twisted, ducking around so that Otto's arm was forced up behind his back. There was a dull crack, and two feet of ruddy steel burst out from Otto's chest.

"That was... quite good", Otto gurgled, blood spilling from his lips. It felt like something was pulling at Otto's heart, absorbing him. Drinking him, even.

"No... no fangs, eh?" burbled Otto, smiling redly. "Very... civilised..."

"Thank you, my fat friend", said Vlad, yet under his studied nonchalance was a strange note of strain.

Otto felt the vampire's sword shake, then convulse. The red blade slid out of Otto's chest, and he turned to see Vlad's hands flying to his throat. Eyes bulging, the vampire gagged, retched, and then vomited a great fountain of stinking, clotted gore onto the armoury roof.

"You broke my scythe, corpse-fondler", said Otto ruefully. "She was no fancy drinking-sword, true. But very useful, and easy on the eye. We Norscans like a few curves".

The warlord brought the broken-tipped weapon up high and slashed its blade down hard towards the retching vampire's neck. A split second before impact, the ruby ring on the vampire's sword-hand flashed white, and Otto's scythe cut through nothing more than a cloud of bats that flitted eastward into the night.

"Name's Otto Glott, by the way!" shouted the warlord, waving cheerily at the retreating swarm. He shouldered his scythe, looking down into the streets with a reproachful tut. The walking cadavers that infested the street, shorn of a guiding will, had stumbled to a halt. "No staying power, the dead", Otto muttered to himself.

Whistling a harvest tune, the warlord stuffed a dirty rag into his chest wound and hopped back onto Ghurk's shoulders, kicking him towards the gates of the Imperial palace and the Emperor he was born to kill.

Dioses y Monstruos
Contendientes | Duelo de Muerte y Peste | Batalla | Bestia Acorralada | Profecías para Archaón
HeldenHammerSigmar.png Este artículo está siendo corregido por un miembro de Traducción. HeldenHammerSigmar.png
Te recomendamos no realizar modificaciones hasta que esta plantilla sea retirada. Si crees necesaria una modificación, puedes contactar al usuario en su página de discusión o en la página de discusión de la plantilla para poder coordinar la redacción.
Miembro a cargo: snorri Fecha de inicio: 20-01-16 Estado: Esperando revisión


Fuentes Editar

  • The End Times II - Glottkin.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar