Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Durthu

6.048páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios0 Compartir
Durthu 8ª edición.jpg
También conocido como el Milenario, Durthu es una criatura ancestral de Athel Loren, un Hombre Árbol tan antiguo que hasta la longeva Ariel palidece comparada con él. Durthu parece un viejo roble nudoso y azotado por los elementos. Es inmensamente viejo y ha vivido en lo más profundo del bosque durante un tiempo incalculable. Si Athel Loren es invadido, recorre furioso el bosque en busca de intrusos, atacándoles con una ferocidad que desafía toda descripción.

Durthu es uno de los pocos que pueden recordar los tiempos en los que a los Elfos les daba miedo entrar en el bosque. Fue él quien primero forjó una unión entre los Elfos y los bosques, y también quien discutió con sus compañeros para que el vínculo fuera permanente. En aquellos días, incluso trabó amistad con los hijos de Isha, siempre dispuesto a ayudarles a mejorar su comprensión del bosque y del Tapiz. En realidad, los Enanos tienen parte de culpa de que Durthu suavizase su actitud hacia los Elfos. Poco después de que los Elfos empezasen a vivir en Athel Loren, una banda de exploradores Enanos entró bruscamente en el bosque y llegó hasta los claros de Durthu. A su paso habían dañado muchos árboles e incluso se habían atrevido a hachear al propio Milenario, al pensar que no se trataba más que de un enorme roble que ardería bien.

A Durthu todavía no le han cicatrizado las heridas que sufrió aquel día, aunque es evidente que es quien mejor parado salió de aquel encuentro, pues ninguno de los Enanos sobrevivió para contarlo. Lo más probable es que Durthu empezase a sentir cierta simpatía hacia los Elfos a partir de aquel día; esto podría deberse a que entendiera que ellos eran respetuosos con el bosque (en comparación con los demás mortales). También es posible que se deba a que algunos Elfos llegaron hasta el claro y se quedaron observando cómo el árbol se vengaba de quienes le habían atacado. No interfirieron y se mantuvieron en silencio, a excepción de los gritos de alegría que daban cuando Durthu acababa con alguno de los Enanos.

Por desgracia, esos días han quedado atrás. Durthu no ha vuelto a ser el mismo desde entonces y, mientras otros Milenarios pueden dormir varios años seguidos, él permanece alerta por si aparece algún enemigo. Los siglos de destrucción y masacre han hecho mella en el espíritu valiente de Durthu. Ha presenciado la voracidad de la batalla y la destrucción sin sentido acumulándose sobre su tierra natal. Ha visto acres incalculables de árboles talados para leña o por simple despecho. Durthu ha visto una y otra vez cómo los Elfos han invitado a la calamidad en el bosque debido a su incapacidad para romper su conexión con el mundo exterior. Y lo peor es que ha visto a sus compañeros ancianos caer, uno a uno, algunos asesinados por sus propios enemigos, pero la mayor parte destruidos por los enemigos de los Elfos.

En la actualidad, la benevolencia de Durthu ha desaparecido y se ha visto reemplazada por una locura permanente. Ya no es un sanador y maestro, sino que ha tomado una espada, forjada especialmente para él por Daith, y se ha convertido en un destructor. Durthu no hace distinción entre los perdidos, los inocentes y los malvados, todos los que se adentran en el claro tan querido para él sin su permiso están condenados si el Milenario se topa con ellos. Sólo los Elfos se han salvado de la ira de Durthu, porque no los culpa de lo ocurrido, sólo se culpa a sí mismo. Tampoco considera ya a los hijos de Isha como sus amigos y rehúye su compañía con la misma determinación con la que antaño la abrazara. Podrían ser aliados por la causa común de la supervivencia, pero eso es todo.

Por su parte, los Elfos lamentan la pérdida de Durthu. Como criaturas longevas que conocen bien la crueldad del mundo, sólo pueden imaginar los dolores que una eternidad de destrucción que ha infligido a una criatura más antigua que la totalidad de su raza. Por desgracia, está más allá del poder de los Elfos sanar el corazón cansado de Durthu, aunque quizá puedan salvar a su raza. Cuando muere un Antiguo del bosque, su esencia es absorbida por sus semejantes. Como uno de los dos únicos supervivientes, Durthu ahora manda sobre la mitad de la fuerza combinada de todos los Hombres Árbol que jamás hayan existido, más que suficiente para sanar su alma devastada y lograr muchas hazañas. Entristecido por la ira y la pérdida, no se da cuenta del poder que tiene. Lo poco que lo emplea, lo hace sólo a nivel instintivo para aumentar su fuerza formidable o para soltar enjambres de criaturas etéreas contra sus enemigos. Como manifestaciones del dolor íntimo de Durthu, estas apariciones espectrales enfrían el alma y el espíritu de a quien atacan. En las raras ocasiones en que dormita Durthu, cantan de forma maliciosa a través de sus sueños, recordando sin cesar al Antiguo todas las formas en las que le ha fallado a su amado bosque. Sin embargo, todavía queda la posibilidad de que este ser, el que fuera el más noble de su especie, traiga una nueva era de esplendor a Athel Loren, si logra dejar atrás su odio.

MiniaturasEditar

  • 8ª Edición.
  • 4ª Edición.
  • Espalda de la miniatura.
  • Conversión para la Campaña del Nigromante.

ImágenesEditar

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Elfos Silvanos (4ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Elfos Silvanos (8ª Edición).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar