Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

El Caballero Caníbal

5.536páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Caballero Caníbal de Tony Parker.jpg
El Caballero Caníbal es una visión impresionante. Alto y generosamente proporcionado, el Caballero fue una vez un hombre fuerte y hermoso. Ahora su cara es un horror cadavérico, bullendo constantemente con gusanos y moscas. Solo sus penetrantes ojos azules están intactos, y sugieren una inteligencia que ha sobrevivido a la degeneración física de convertirse en Necrófago. La armadura del Caballero es quizás el mejor artefacto que hay en la Baronía. Es de un conjunto completo de armadura de placas a medida, maravillosamente grabado con flores de lis y otros diseños heráldicos, cincelada en oro y con la propia heráldica del Caballero de un sol blanco sobre un cielo rojo estampado en laca brillante sobre el pecho. El yelmo del Caballero coronado con el diseño de un sol forjado en oro blanco yace en sus pies. Su espada está normalmente apoyada contra su trono junto a él, un enorme espadón tan delicadamente hecho como su armadura.

El Caballero Caníbal es una criatura ambiciosa. Desea un mayor control del mundo superior, no porque lo necesite para sobrevivir (aunque le ayudará a traer más carne fresca para sus Necrófagos), sino porque anhela dominar sobre las criaturas vivas. Tras su conversión a un Muerto Viviente, ha despreciado la vida, quizás por pura envidia o quizás por alguna injusticia realizada hacia él y que aún arde con frialdad en su corrupto corazón. En cualquier caso, está dispuesto a negociar con los aventureros que vienen a su corte y rendirles los niveles básicos de respeto. En particular, puede darles verdaderamente lo que han venido a buscar por todo el camino a la Baronía, a Guido LeBeau.

Historia Editar

Pocos en la baronía especulan sobre quién es en realidad el Caballero Caníbal, La mayoría asume que es un necrófagos de astucia y fuerza excepcional que llegó a la cima por selección natural. La verdad es una historia más oscura y trágica, pero quizás podría ser descubierta algún día.

La criatura que se conoce ahora como el Caballero Caníbal fue una vez el Barón Jules de Fontainebleau, un Caballero del Reino cuya interpretación del Código de caballería era que un caballero tenía el derecho de gobernar sobre hombres inferiores por su propio bien y tenía que ser obedecido en todas las cosas. Excelente guerrero, capataz y severo, fue la elección natural cuando el Rey Charlen seleccionó los caballeros que conducirían una multitud de Caballeros Noveles a las reanudadas Guerras de Caballeros Noveles. Estas guerras habían durado más de una generación y habían comenzado cuando los Caballeros de los Reinos Fronterizos mucho más al sudeste de Bretonia habían pedido la ayuda del rey para librar a sus tierras de Orcos y Goblins. En 1480 (2458 CI) , el Barón Jules y muchos Caballeros Noveles más llegaron a las tierras de los Reinos Fronterizos y demostraron ser un enemigo implacable de los Pieles verdes, famosos por su disciplina y exigentes demandas de obediencias. Los Caballeros Noveles bajo su mando enviaron a incontables Pieles verdes a una merecida muerte y el Barón Jules demostró ser un guerrero competente.

En 1488 (2466 CI), con los Pieles verdes en aparente retirada general, el Barón Jules decidió perseguir a las bandas de guerra Orcas bien entrado el desierto del sur de las fortalezas de los Reinos Fronterizos. Esperaba matar muchos Orcos en las mismas puertas de muchas tribus Orcas, pegando así el miedo al corazón de todos los Pieles verdes. Pero el error del Barón Jules fue asumir que los Orcos eran simples animales alborotados sin comprensión de la estrategia o las tácticas. Mientras perseguía a los Pieles verdes, un poderoso ejército de Orcos y Goblins apareció en las tierras agrestes rodeando por completo a Jules y su hueste de Caballeros Noveles. Varias tribus Orcas se habían unido para castigar a los Bretonianos y Jules estaba atrapado en las fauces de su emboscada.

Muy pocos regresaron a Bretonia para contar lo que sucedió después, pero Jules lo vivió todo. Sus caballeros fueron atrapados, luchando espalda con espalda contra oleada tras oleada de furiosos Orcos con espumarajos e interminables lluvias de flechas Goblins. Murieron casi todos los Caballeros Noveles, y tras tres días y tres noches de sanguinario combate, los Orcos estaban bailando sobre grandes montones de Bretonianos muertos. Pero Jules no murió. Atrapado en un montón cadáveres, le llevó semanas antes de que los cuerpos se descompusieran lo suficiente para forzar su salida. Incluso él no sabe bien como vivió tanto tiempo, pero pasó largos períodos atormentado por delirios, y quizás fue aquí donde adquirió por primera vez su gusto por la carne humana. En cualquier caso, cuando finalmente Jules escapó, era poco más que un loco delirante, recordando solamente lo suficiente para hacer su camino solo y a pie hacia Bretonia. Su lucidez volvió poco a poco, y se imaginaba a sí mismo regresando como héroe, el único superviviente de una derrota trágica pero gallarda. Lo que encontró fue muy diferente.

Cuando llegó a la Fortaleza que había llamado hogar, fue recibido con la boca abierta de horror. Su esposa se desmayó por la impresión y sus fieles criados bloquearon las puertas contra él. Jules se había convertido en un monstruo. Su cara estaba hundida y cetrina, sus dientes parecían colmillos. Sus manos eran garras sangrientas, y el hedor de la muerte le seguía a todas partes. Los músculos e intestinos se mostraban a través de las escisiones de su piel. Era una cosa horrible y fue expulsado de sus propias tierras por campesinos armados con horcas y teas, dirigidos por miembros de su propia casa. Jules estaba indignado. Era un Caballero de Bretonia, y se merecía el poder que le había sido arrancado. Buscó una tierra donde poder obtener poder de nuevo, sin preocuparse por el Código de caballería y solo por el dominio sobre los hombres. Llegó a Mousillon y vio allí un lugar donde un hombre fuerte y despiadado, monstruo o no, podría ganar el poder que se le debía. Y bajo las calles de la ciudad se encontró con una tierra entre la oscuridad y el hedor que fue su dominio. Los depredadores que se arrastraban en La Ciudad Perdida vieron en él un gobernante y alma gemela, y así nació la Baronía.

El Caballero Caníbal desea poder. Se ha vuelto malvado y corrupto, y desprecia a los vivos como sólo dignos de obedecerle. Mallobaude ha contactado recientemente con el Caballero Caníbal y le ha ofrecido darle una ciudad que gobernar a cambio de ayudar a las fuerzas del Caballero Negro a tomar Mousillon y defenderla contra el inevitable ataque del rey. El Caballero Caníbal está considerando esta oferta y probablemente acepte con la esperanza de que toda la ciudad, y luego todo Mousillon, se convierta en una tierra de monstruos donde el Caballero Caníbal sea el rey.

Trabajando para el Caballero Caníbal Editar

El Caballero Caníbal tiene tres tareas que le son particularmente preocupante y para las que necesita habitantes de la superficie para realizarlas, y encomendara una de ellas a los aventureros a cambio de la cabeza de LeBeau.

Asesinar a Gefreid el Puro Editar

Asesinar a Gefreid no debe ser fácil ni práctica ni moralmente. Gefreid puede ser viejo, pero es tan duro como el cuero de rana curado y aprendió su esgrima entre los mejores. Un combate directo contra él es peligroso. Seguirle a su chabola y matarle mientras duerme es mucho más fácil, pero quizás más duro sobre la conciencia. Llevar el cuerpo o la cabeza de Gefreid de regreso al Caballero Caníbal demuestra que se ha completado la tarea y también quizás demuestra algo sobre los aventureros que más bien no querrían saber.

Una gotita de veneno Editar

Cualquier aventurero puede averiguar fácilmente la importancia del pozo del Barrio Santuario. Es la única fuente de agua razonablemente limpia en la Baronía, quizás en todo Mousillon, ya que saca el agua desde una gran profundidad donde no llega la pestilencia del ducado. Decenas de personas sacan agua a diario del pozo, y es la principal razón por la que el Barrio Santuario es la zona más densamente poblada de la ciudad. Si llegara a contaminarse podría morir una gran cantidad de personas y las consecuencias para toda la ciudad podrían sumirla en un estado incluso más terrible de lo que soportan ahora. Pero el Caballero Caníbal quiere envenenar el pozo para debilitar la determinación de los Humanos que podrían oponérsele, y si lo decide, los aventureros serán los que hagan la acción.

Por supuesto, la primera parte de la tarea es adquirir el veneno. El Caballero Caníbal exige a los aventureros que lo obtengan de la pequeña tienda de un boticario en el borde del Barrio Santuario, la dirección donde se abastece Garralisiada, el enviado del Caballero. Si los aventureros preguntan, el propietario es Monsieur Blouf (un aliado de mucho tiempo de la Baronía), y les dará el veneno a los aventureros sin coste. Es un pequeño bote lleno de un líquido rojo sangre que debe tratarse con sumo cuidado ya que el veneno es muy letal. Como la tienda está en el Barrio Santuario, la zona más poblada de la ciudad, hay multitud de oportunidades para los aventureros de presenciar algunos de los extraños hábitos de los vecinos de la ciudad. La botica está escondida en un callejón y se distingue por un gran cartel que muestra un cráneo y varios instrumentos médicos. Parece estar abandonada, pero también lo parecen muchos de los edificios presuntamente habitados del Barrio Santuario. La puerta está clavada y abrirla requiere hacer algo de fuerza, de abrirse de golpe los habitantes serán pillados de imprevisto.

Iksit de Tony Parker.jpg

Monsieur Blouf es cosa del pasado. Es cierto que una vez vendió venenos y otras cosas para los Necrófagos de la Baronía, pero ha fallecido hace tiempo. En cambio, algunos de sus otros clientes han establecido su residencia en la tienda -los Skaven de la Decimotercera Garra. El Caballero Caníbal sabe que los Skaven han infestado la vieja botica y también sabe que han creado un frasco de Viruela Roja destilada extremadamente potente con la intención de examinar su propagación por la ciudad. Los Skaven están dirigidos por Iksit, un Monje de Plaga particularmente retorcido y repugnante que alberga un intenso odio de toda vida no roedora. Es un asesino frenético y no vacilará en masacrar a cualquiera que interrumpa su trabajo. Está acompañado por cuatro Skaven soldados muy conscientes de la locura frenética de Iksit y tienen mucho miedo de él. Si Iksit muere, hay una posibilidad de que echen a correr o incluso de que se rindan, pero mientras el Monje de Plaga siga vivo lucharán hasta la muerte porque tienen más miedo de Iksit que de lo que puedan hacerles los aventureros. Iksit es una criatura altamente infecciosa y cualquier aventurero que sufra un buen golpe de el, es posible que contraiga la Viruela Roja.

Se ha eliminado el piso, las paredes y los muebles de la tienda, y ahora es un tosco y maloliente laboratorio. El suelo está cubierto de inmundicia y los Skaven duermen en un asqueroso nido de paja y trapos en una esquina. Varios recipientes de cristal deformado cubren una desvencijada mesa contra una pared, y cualquiera arrojada a ella estará expuesto a las muchas enfermedades peligrosas que contienen los frascos y cubetas, contrayendo la Viruela Verde a menos que superen una tirada de Resistencia. Otra mesa contiene un objeto aproximadamente de tamaño humano cubierto por una sábana manchada, y no debería sorprender a nadie que se trate de un muerto reciente, una víctima parcialmente diseccionada de la Viruela Roja. Hay manchas de sangre en las paredes junto con extraños símbolos rayados en el yeso en ruinas, y los muebles que estuvieron una vez en la pequeña tienda están ahora destrozados en el suelo o han sido usados para apoyar los equipos de laboratorio.

No hay nada de valor en la botica. Cuando se haya matado o expulsado a los Skaven, los aventureros son libres de descubrir, para su horror, el cadáver de varón parcialmente diseccionado en la mesa, arriesgándose a infectarse por manosear los diversos frascos y oscuros elementos del equipamiento científico mal construido, y hozar infructuosamente por el maloliente nido. Más importante aún, en el cuerpo de Iksit en una pequeña bolsa alrededor de su cuello, hay una botella pequeña pero bien hecha, quizás una botella de perfume de dama saqueada de la Ciudad Perdida, que está lleno de un líquido de un intenso rojo sangre. Esta es la muestra de Viruela Roja destilada que Iksit estaba guardando para una ocasión especial y la que el Caballero Caníbal exige derramar en el pozo.

Una vez envenenado el pozo no hay vuelta atrás. La Viruela Roja se propaga rápidamente por el Barrio Santuario y una gran cantidad de gente, inocente y malvada por igual, mueren. Llevará tres o cuatro días que el brote se vuelva evidente y unas dos semanas más para que amaine, durante las cuales se queman viviendas enteras, se linchan cabezas de turco, resuenan por la ciudad predicciones de condenación y se tiene que abrir un nuevo túmulo en las Colinas Osario. Si los aventureros tienen algo de mollera, habrán desaparecido para entonces.

Sensación de hundimiento Editar

Barco puerto de Tony Parker.jpg

La Baronía debe alimentar a sus súbditos. Los Necrófagos, por su propia naturaleza, anhelan la carne humana, y por ello los súbditos del Caballero Caníbal necesitan un suministro constante de muertos recientes. En su mayor parte, los Necrófagos pueden arrebatar víctimas en su tiempo libre, pero la población de Necrófagos ha crecido hasta el punto de que de vez en cuando debe haber disponible un lote de carne fresca para mantener a la Baronía bien alimentada y libre de violencia sobre quién consigue el último pedazo de cartílago. El Caballero Caníbal puede necesitar a los aventureros para ayudarle a abastecer la Baronía con muertos recientes, pero al principio solo les dice que necesita hundir un barco. El barco, La Doncella Fiel, está tripulado por miembros de los Ecorcheurs (con el que los aventureros pueden haber tenido un encuentro), una banda de muelles particularmente violenta. El barco está a punto de zarpar del muelle norte a medianoche, y el Caballero Caníbal necesita hundirlo en el puerto. Es asunto de los aventureros cómo lograrlo, pero embarcar furtivamente y hacer algunos daños graves bajo la línea de flotación podría ser la mejor apuesta. El Caballero Caníbal rechaza sugerencias de quemar el barco (a los Necrófagos les gusta la carne cruda, aunque de nuevo, el Caballero Caníbal no dice realmente eso).

El regreso al Caballero Caníbal Editar

Cualquiera que sea la tarea que el Caballero Caníbal ponga a los aventureros, tienen la opción de seguir adelante con ella o no. Quizás estén corruptos o tan desesperados como para llevar a cabo la propuesta del Caballero Canibal y decidan hacer cualquier atroz acción que se les pida. Quizás no están dispuestos a realizar actos malvados para obtener la cabeza de LeBeau y decidan dejar el ducado sin ella. O quizás decidan engañar al Caballero Caníbal y fingir que han realizado su propuesta con la esperanza de que puedan obtener la cabeza de LeBeau y huir antes de que él sepa las cosas mejor. La elección que hagan ahora determinará como terminará su incursión en Mousillon así como les dirá a ellos mismos mucho acerca de quienes son.

Los aventureros pueden regresar a la Baronía por cualquier medio por la que entraran en ella al comienzo. Garralisiada espera para escoltarles a la Corte del Caballero Caníbal donde el Caballero les pregunta si han realizado la tarea que se les encargó. Sabe si no lo han intentado, pero si han hecho un buen trabajo fingiendo hacerla (por ejemplo, robando el veneno pero no vertiéndolo en el pozo, convenciendo a Gefreid de que huya de la ciudad antes de que el Caballero Caníbal le de alcance o liberando a los esclavos antes de hundir La Doncella Fiel) cree en su palabra ya que no cree que nadie se atrevería a engañarle. Una vez satisfecho, el Caballero llama a Garralisiada, quién se presenta a los aventureros con la cabeza de Guido Lebeau. La cabeza está en un estado lamentable, tras haber sido cortada del cuerpo de LeBeau, y está en descomposición, sus ojos hundidos y negros y su piel grisácea y arrugada. La cabeza está viscosa y huele a podrido, pero realmente es la cabeza de Guido LeBeau por la que los aventureros han llegado tan lejos para conseguirla. El Caballero Caníbal permite a Garralisiada escoltar a los aventureros de vuelta a la superficie, y antes de dejarles, Garralisiada sugiere que probablemente lo mejor para los aventureros es no regresar, ya que el Caballero Caníbal no es siempre tan generoso con su hospitalidad.

Fuente Editar

  • Warhammer Fantasy JdR: La Baronía de los Condenados (2ª Ed. Rol).

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar