Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

El Cambiante

6.035páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios0 Compartir
El Cambiante 8ª John Blanche.png

El Perplejo Bromista, Horror Engañoso, Embustero de Tzeentch

El Cambiante personifica la parte de entrometido, embustero y bromista de la psique de Tzeentch. Puede adoptar la forma de otros seres, desde el más pequeño insecto al mayor de los grandes demonios. Nadie, excepto quizás el propio Tzeentch, conoce la verdadera forma de El Cambiante, pues cuando adopta su verdadera forma siempre está cubierto por una capa con capucha. Es probable que el propio Cambiante se haya olvidado de ella. El Cambiante no sólo puede imitar la forma de los demás, sino que también adopta su forma de actuar y su personalidad tan expertamente, que hasta los propios Dioses Oscuros pueden ser engañados. En toda la creación únicamente hay una forma que el Cambiante no puede adoptar: la del propio Tzeentch. El Gran Conspirador no puede permitir que ningún ser adopte su identidad, ni tan sólo por un instante.

Malicioso por naturaleza, y afligido por una muy baja tolerancia al aburrimiento, El Cambiante existe para gastar bromas pesadas a todos los que le rodean. En una ocasión adoptó la forma de una diablilla para robar las manzanas del conocimiento del palacio de Slaanesh. En los límites del territorio del Príncipe Oscuro asumió la forma de un portador de plaga y se coló en el Jardín de Nurgle, para acabar aburrido del juego y dejar que las manzanas se pudrieran y ulcerasen entre las hojas podridas. Cuando Slaanesh descubrió el robo, le dominó la rabia y envió a sus ejércitos a recuperar los tesoros perdidos. Así se inició una guerra entre Slaanesh y Nurgle, al creer el primero que el segundo era el ladrón, y estar el segundo convencido de que el primero había fabricado una excusa para la invasión. El Cambiante ya estaba muy lejos de allí, robando collares de Khorne a los mastines del dios y fundiéndolos para crear dioramas de bronce de las mayores derrotas del Dios de la Sangre.

Así es como El Cambiante se pasa la eternidad, sembrando la confusión por toda la realidad. Fue él quien cortó el cabello de Slaanesh mientras éste dormía, y tejió con él la capa que Tzeentch otorgó al campeón mortal Egrimm van Horstmann. Fue El Cambiante quien selló las puertas de la ciudadela de Khorne mientras éste estaba guerreando lejos de allí, obligando al Dios de la Sangre a derribar sus propias puertas al regresar. Los dioses hermanos de Tzeentch han tratado de destruir a El Cambiante, pues sus obras se hacen evidentes una vez realizadas, pero siempre evita ser atrapado.

Únicamente unas pocas de las hazañas de El Cambiante han sido realizadas siguiendo las órdenes de Tzeentch. El Gran Conspirador se contenta con dejar que El Cambiante vague libremente por la eternidad causando problemas allí donde pueda. Cada engaño crea nuevas posibilidades para el Gran Juego, y Tzeentch observa divertido cómo El Cambiante teje su irregular tapiz de confusión. Que muchas de sus bromas hayan causado terribles guerras no preocupa a El Cambiante. Le gustan los conflictos, pues ofrecen posibilidades de engaño y desesperación como ninguna otra situación. Su diversión empieza antes que se reúnan los ejércitos, suplantando a mensajeros y generales para desbaratar estrategias. AI iniciarse la batalla se le puede encontrar en lo más duro de la lucha, adoptando la forma y las habilidades del enemigo más poderoso, aniquilando al enemigo con malicioso entusiasmo.

MiniaturaEditar

ImágenesEditar

FuenteEditar

  • Ejercitos Warhammer: Demonios del Caos (7ª Edición).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar