Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

El Robo de la Pilastra Estelar

5.543páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Elfos Oscuros vs Hombres Lagarto.jpg
Al descubrir el denominado Camino Negro, una serie de cavernas inundadas de agua que se extienden miles de kilómetros por debajo de la tierra, los Elfos Oscuros de Naggaroth iniciaron una serie de ataques contra el territorio de Lustria que culminaron en el año 315 con el robo de la sagrada Pilastra Estelar de Quetli en Itza.

HistoriaEditar

Los magos sacerdote habían meditado durante siglos sobre la naturaleza de los oscuros parientes de los Altos Elfos, tratando de discernir su lugar dentro de los planes de los Ancestrales y descubrir si sus acciones debían ser toleradas o castigadas. Sin embargo, el tema quedó zanjado cuando los Druchii utilizaron su camino secreto para lanzar un ataque justo contra el centro del imperio de los Hombres Lagarto y robar uno de los artefactos más sagrados de la cámara mejor defendida de toda Lustria.

Los slann ignoraban para qué pretendían emplear aquel objeto sagrado los Elfos Oscuros, pero aun así no iban a permitir que las hechiceras druchii se hicieran con su poder, ni que mancillaran su pureza con sus oscuros conjuros. La preocupación de sus camaradas despertó al gran mago sacerdote Cacique Tepec-Inzi del trance meditativo en el que llevaba décadas sumido a causa de la confusión de los pensamientos de sus hombres, y se propuso recuperar la Pilastra Estelar y desbaratar los malignos planes que los Elfos Oscuros tenían en mente. El Cacique Tepec-Inzi se dirigió hacia el noroeste al mando de la hueste de Itza hasta llegar a la ciudad templo de Hexoatl. Según las crónicas, el viaje se llevó a cabo en un intervalo de tiempo increíblemente corto, lo que parece sugerir la posibilidad de que el mago sacerdote obligara a su ejército a avanzar más rápido de lo que sería capaz ningún mortal o que utilizara algún tipo de hechizo para atravesar los 2.500 kilómetros que separan las dos ciudades templo.

En Hexoatl, el Cacique Mazdamundi cedió a Tepec-Inzi la mayor parte de la hueste sagrada de su ciudad. Tras doblar los efectivos del ejército, el mago sacerdote encabezó una enorme horda de Hombres Lagarto hacia el norte por la Selva de Ceniza y siguiendo la Costa de las Cenizas. En la desembocadura del Mar de las Brujas, el mago sacerdote interceptó a los Elfos Oscuros mientras estos subían a bordo de sus Arcas Negras después de abandonar el Camino Negro por la Puerta de las Brujas. Cuando los Elfos cruzaron el estrecho que conectaba el Mar de las Brujas con el Mar Hirviente, Tepec-Inzi desató una poderosa onda mágica de tal potencia que las aguas se elevaron y empujaron los barcos de los Elfos Oscuros contra los escollos, acabando así con miles de Druchii en tan solo un instante. A pesar de que la masa central del ejército druchii fue aniquilada, varios Elfos Oscuros lograron huir llevándose consigo la sagrada Pilastra Estelar. Tras muchos meses de persecución por las costas de Naggaroth, librando multitud de batallas contra los crueles habitantes de aquella fría tierra, el mago sacerdote consiguió por fin dar caza a aquellos supervivientes, acorralándoles y obligandoles a formar líneas de batalla a toda prisa en una playa.

La batalla subsiguiente fue extremadamente sangrienta, ya que los Hombres Lagarto acorralaron a los Elfos Oscuros, obligándolos a retroceder hacia las enormes olas del cruel océano y no dieron cuartel alguno a aquellos que les habían robado la más sagrada de sus reliquias. Tepec-Inzi se volvió hacia su guerrero saurio de más confianza, Gor-Rok, apodado el Gran Lagarto Blanco por su piel albina con la que le bendijeron los Ancestrales, y le dio una orden directa: “¡Recupérala!” Gor-Rok inclinó su cabeza y se abalanzó contra las líneas de batalla de los Elfos Oscuros.

Los Elfos Oscuros no tenían la intención de devolver aquel premio. Su líder, un vil Príncipe Oscuro, montó sobre su carro lleno de cuchillas y cargó contra el saurio, con la caballería de Elfos Oscuros detrás suyo. Gor-Rok resistió, mientras la máquina de guerra se dirigía hacia él con gran estruendo. No mostró ninguna señal de acobardamiento. En el último momento, el Lagarto Blanco colocó su enorme escudo de piedra en el suelo, que se hizo añicos cuando la malvada estructura colisiono con él. Antes de que el aparato se convirtiera en polvo, el Príncipe Oscuro corrió hacía el saurio y le clavó su lanza de hierro en el pecho. Sin embargo, Gor-Rok se resistía a morir. Atrajo al elfo oscuro hacia sí empujando la lanza hacia su propio cuerpo, y le abrió de cuajo la garganta con sus poderosas mandíbulas de reptil.

Cuando hubo terminado la batalla y Gor-rok hubo recuperado la Pilastra Estelar, el arma de los Elfos Oscuros fue retirada del cuerpo lleno de sangre de Gor-rok. Tras diez meses después de su robo, la Pilastra Estelar sagrada fue devuelta a su legítimo sitio en el centro del imperio de los Hombres Lagarto, la ciudad templo de Itza. Se ordenó que a partir de entonces, la Pilastra Estelar sería vigilada por la guardia del templo más devota de la ciudad, para que nunca más fuera robada.

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Hombres Lagarto (7ª Edición).

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar