Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Emboscada a los Enanos

5.534páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Warhammer0034.jpg

El eco del retumbar de las botas de los Enanos resonaba en las paredes del valle mientras una fila tras otra de Barbaslargas, Martilladores y Rompehierros marchaban al son del ritmo marcial de los tambores y las agudas notas de los cuernos de guerra. Oscuras siluetas pasaban raudas de sombra en sombra en las laderas de las colinas cercanas. Los Exploradores Elfos Oscuros se llamaron imitando el canto de los pájaros informando del avance del ejército del Gran Rey Enano. Ahora podían verle, montado en su trono a hombros de cuatro veteranos Enanos. Un penetrante aullido resonó por las montañas cuando la columna llegó al centro del paso.

Morgir, situada en la cima del Monte Sangre, sonrió siniestramente a su segundo al mando, Kherith.

- Les daremos unos cuantos minutos más. Quiero que la avalancha le corte la retirada al Rey. Quedarán atrapados como ratas en una trampa. ¿Están tus jinetes listos para cargar?

- ¡Sí, mi señora! Esperan en un recodo, al Este, y cargarán tan pronto el suelo empiece a temblar.

- El Rey no debe escapar, le necesito. Su sangre me será muy útil cuando el arrebate el poder a mi hermano. Me han dicho que la sangre Enana es muy potente: y la sangre de su Gran Rey será una excelente moneda de cambio para mi amo.

El Caballero Elfo Oscuro se estremeció a su pesar. No se atrevía a pensar qué podría hacer aún más poderoso a Morgir. Los aullidos de sus rituales resonaban en los alrededores de su torre en las oscuras noches; y las voces ultrarerrenas de los seres que invocaba resonaban a través de la piedra negra como si fuesen un terremoto.

Morgir empezó a cantar, gesticulando de forma frenética con sus manos. El aire se volvió caliente y seco, y Kherith sintió cómo salía la humedad de su cuerpo. Ahora la hechicera estaba rodeada de un aura oscura: y cuando sus brazos surcaban el aire, dejaban unas débiles sombras a su paso. Morgir lanzó un horrible aullido, sacó una daga de su cinturón y se la clavó al acólito que tenía de pie a su lado. Su siniestra señora lanzó el último conjuro mientras la vida del Elfo Oscuro se derramaba sobre la hierba; y la tierra empezó a temblar.

Los Caballeros de Kherith cargaron saliendo de los bosques mientras los arboles caían a su alrededor y, delante de ellos, las laderas de las colinas se derrumbaban. Una enorme pared de roca y polvo se desplomó sobre el valle como una aullante muerte sobre las cabezas de la retaguardia Enana. El eco de la madera astillándose y del metal retorcido resonó en el aire cuando el tren de artillería de los Enanos quedó aplastado.

Morgir aulló triunfalmente y lanzó un rayo oscuro contra los sorprendidos Enanos. La magia del conjuro se disipó repentinamente cuando este avanzaba hacia el fondo del valle. La hechicera frunció el ceño y entrecerró los ojos para descubrir lo que había ocurrido. ¡Allí! ¡Otro hechicero! Abrió los ojos y registró las filas de los Enanos hasta que divisó una mancha roja al lado del Gran Rey: un Hechicero Imperial del Colegio de la Magia Brillante. Mientras miraba, una enorme bola de fuego se estrelló contra sus Caballeros, destrozándoles y arrancándoles de sus monturas al mismo tiempo que convertía los bosques en un mar de llamas.

Invocando nuevas energías para lanzar otro hechizo, Morgir se rió en voz alta. Todavía disponía de muchas energías, ¡y la sangre del Gran Rey sería suya!

Fuente Editar

  • Warhammer Fantasy Battles: Reglamento (6ª Edición).

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar