FANDOM


Cacho portada la Estrella de Erengrado por Martin Hanford.jpg
Erengrado es la principal ciudad comercial de Kislev y su mayor puerto, y sólo se ve superada por Marienburgo entre los puertos norteños del Viejo Mundo. Originariamente era la capital ungol, cuando tan solo era un recinto amurallado denominada Norvard; antes de que fuera conquistada por los gospodares.

La ciudad se encuentra situada en la costa del Mar de las Garras y a ella llegan veleros cargados de mercancías, esclavos, gemas y metales preciosos procedentes del Viejo Mundo, del Nuevo Mundo e incluso de Norsca. Por sus muelles pasan innumerables mercancías de las costas de Norsca: aceite de ballena, pescado, leña y brea. Los barcos con base en la ciudad se aventuran hasta el remoto norte para comerciar con bárbaros y Enanos nórdicos, enfrentándose a los peligros de los terribles mares del norte que bullen con las deformidades de los ubicuos Dioses del Caos. En los muelles de Erengrado, los nórdicos se codean con mercaderes de lugares tan lejanos como Marienburgo y L’Anguille, y a veces con marineros de puertos tan distantes como Bilbali o Magritta.

La arquitectura es característica de la región: hay pocos edificios de altura superior a las dos plantas, aparte de las numerosas torres de los templos, con sus cúpulas doradas y sus numerosas campanas, por las que la ciudad es famosa. En los grandes acontecimientos cívicos, las campanas suenan al unísono, y es posible oírla a muchos kilómetros de distancia.

La ciudad se levanta junto a las gelidas aguas del río Lynsk, en una enorme bahía que ofrece refugio frente al frío mar y los voraces vientos del Caos que soplan desde el norte. Kislev no dispone de una armada oficial, pero, coma las aguas del Mar de las Garras resultan peligrosas a pesar de las patrullas de naves imperiales, todos los mercaderes llevan sus barcos armadas. Además, muchas naves de guerra de otras naciones se ponen al servicio de la zarina cuando esta las requiere.

HistoriaEditar

Erengrado fue fundado como Norvard por los Ungoles en, posiblemente, el mejor puerto natural en el Mar de las Garras. Con su posición y capacidad para hacer de entrada al comercio asegura su prosperidad, la Zarina Shoika se dio cuenta de que su conquista era esencial para la unidad y prosperidad de la nación emergente de Kislev. Capturó la ciudad, expulsó a los Ungoles, y la reconstruyó y repobló como el puerto Gospodar de Erengrado.

La ciudad prosperó, atrayendo comerciantes de todo el Viejo Mundo e incluso Elfos desde el otro lado del océano. También atrajo a elementos más dudosos y pronto se hizo notoria como lugar en el que alguien podría montar cualquier tipo de negocio en solo un día o dos de su llegada. Si bien es cierto que uno podría comprar eventualmente cualquier cosa en Marienburgo, toma más tiempo establecer contactos allí que en Erengrado. Los piratas encuentran mucho más fácil navegar a Erengrado que pretender ser legítimos comerciantes con el fin de colarse en otros puertos. Esta clientela hace que Erengrado sea un lugar hostil, pero también pudiente, y así como los boyardos locales se llenan los bolsillos, a los Zares en Kislev no les importa indagar demasiado mientras los impuestos continúen fluyendo.

Durante el último siglo más o menos, los gremios de Erengrado se volvieron gradualmente más poderosos e importantes, mientras los boyardos se distanciaban de los detalles del comercio, y aquellos que estaban directamente involucrados se volvían ininterrumpidamente más ricos. Los gremios han aceptado un control más directo por parte de la Zarina a cambio de mayor poder sobre la ciudad y poco a poco suplantar a los boyardos en el gobierno. A los boyardos no les gusta particularmente que se les deje de lado.

Todo esto fue interrumpido con la Incursión del Caos en la que Erengrado fue saqueada. Casi todos los edificios fueron destruidos, y miles de personas fueron masacradas por las fuerzas de Archaon. Afortunadamente, la tierra escapó a la corrupción que afecta a Praag, y los refugiados regresaron y fueron capaces de reconstruir la ciudad. La reconstrucción fue más rápida en Erengrado que en casi cualquier otro lugar, pues están usando materiales recuperados de las ruinas, además de los traídos por los comerciantes. Ninguna calle está libre de obras, pero todos los edificios más importantes ya han sido reconstruidos, y la ciudad funciona una vez más.

Tanto los gremios y como los boyardos tienen grandes planes para rediseñar la ciudad para que sea más hermosa y acogedora para los comerciantes. Desafortunadamente, tienen planes muy diferentes, y cada grupo comenzó a trabajar por su cuenta. Debido a esto, la planificación de las calles es un desastre, incluso más que antes. El antiguo centro de la Plaza de Katarin ya no existe; ha sido reemplazado por las fincas urbanas de un par de familias de gremios, y la mayoría de los antiguos vecindarios han sido desplazados o totalmente transformados.

La ciudad aun puede ser dividida entre tres amplias zonas definidas por su ubicación geográfica: El Puerto, que está junto al mar; la Baja Ciudad, en la zona llana alrededor de la playa; y la Alta Ciudad, en las laderas de las colinas. Las murallas de la ciudad recorren a lo largo de la cima de las colinas.

Disposición de la CiudadEditar

MapaEditar

El PuertoEditar

El puerto natural de Erengrado es bastante bueno, pero tiene una gran desventaja: la enorme área de aguas poco profundas entre la costa y las aguas profundas cerca del centro de la bahía. Esta situación dio lugar a largos muelles que se están construyendo en la bahía, y los almacenes –y más tarde casas y negocios –fueron también construidos ahí para estar más cerca de las naves.

Mucha gente espera de esta zona que sea pobre, pero de hecho, tiene una sólida clase media. Las fuertes mareas en la bahía tienen una diferencia de sobre doce pies entre la marea baja y la alta en un día normal, lo que significa que el agua fluye y lleva lejos cualquier basura arrojada desde las casas sobre ella. Incluso en la marea baja, hay un pie o dos de agua bajo la zona del Puerto, y durante la marea alta, llega a un par de pies de la base de la mayoría de las estructuras. Es por esto que la zona está sorprendentemente limpia; la basura es simplemente arrojada al mar y después barrida por el agua.

La otra razón para esta clase media es que no es barato construir casas elevadas quince pies o más sobre el suelo firme, y las columnas de soporte deben ser reemplazadas cada pocos años porque se pudren con el agua del mar. Es una buena zona para los mercaderes para vivir, y muchos marineros de Erengrado querrían retirarse aquí. Además, muchas de las posadas y tabernas más asequibles en la ciudad pueden encontrarse aquí

Los edificios no cubren totalmente la bahía; ellos no lo hicieron antes de la Incursión del Caos, y la reconstrucción aún está en progreso. Pasarelas de madera conectan los edificios y se convierten en embarcaderos cuando se acercan a las zonas de aguas profundas, permitiendo a las embarcaciones amarrarse con seguridad. La mayoría de los embarcaderos flotan, para moverse con la marea, y están conectadas a pasarelas con secciones de doble bisagra, lo que lo inclina hacia abajo abruptamente durante la marea baja. Por esto es, en consecuencia, más caro cargar o descargar un barco durante la marea baja, ya que los estibadores tienen que esforzarse arriba y debajo de la pendiente.

El Puerto sobrevivió a la Tormenta mejor que otras zonas. Mientras que casi todo fue destruido, algunas personas lograron aislar sus hogares y rechazar los ataques de grupos de saqueadores. Habrían sido eliminados, ya que la horda intentó eliminar sistemáticamente toda resistencia, pero se movían deprisa. Esta gente, que nunca dejó Erengrado, tiene un fuerte sentimiento de identidad de grupo y orgullo, aunque esto no se ha trasladado a ninguna actividad política.

Templo de ManannEditar

El Templo de Mannan está, por supuesto, en el Puerto. Tiene la forma de un gran navío, sostenido por pilares inmensos, y durante la marea alta, la quilla permanece bajo el agua. Nunca fue diseñado para navegar, pero durante el saqueo de Erengrado, los sacerdotes destruyeron los pilares mientras rezaban a Manann en busca de ayuda, y el templo flotó libremente por la bahía. Fue atacado varias veces, pero todos los ataques fueron repelidos. El castigado edificio está ahora de vuelta a su lugar y fue el único templo que sobrevivió intacto a la caída de Erengrado. Los sacerdotes claman que esta es una señal de particular favor de su Dios.

La Suma Sacerdotisa Nadyezhda Dochtalika Vdovyn ha sido bendecida con milagrosos poderes por su Dios, y tras su valerosa actuación durante la Acometida de Primavera, su autoridad es absolutamente incuestionable. Incluso aquellos residentes que tienen poco que ver con el mar le miran con algo parecido a admiración. Ella aún no ha hecho nada con esta autoridad más allá de exhortar a la gente de seguir adorando a Manann. Puesto que la reverencia de la gente, naturalmente, creció desde su ya alto nivel tras la guerra, Vdovyn está satisfecha por ahora. Otras facciones de la ciudad tratan ocasionalmente de emplear su apoyo, pero la mayoría, simplemente trata de evitar atraer su oposición, normalmente apoyando al templo.

Es por esto que el templo ha empezado a trabajar en un segundo edificio junto al primero, de nuevo con la forma de un navío. Dado que Vdovyn siente que sería blasfemia no hacer más que reparar el viejo templo, todo el dinero es gastado para decoraciones en el nuevo edificio.

Práctico del PuertoEditar

El Práctico del Puerto de Erengrado Radii Synvasalisa. Es inmediatamente el puesto más poderoso de la ciudad, por esto, Synvasalisa tiene la autoridad para impedir que naves anclen, inspeccionar cualquier barco en cualquier momento,  y para cobrar las aduanas impuestas por el gobierno. La mayoría de prácticos del puerto anteriores consiguieron el puesto debido a enormes sobornos. Synvasalisa lo ganó por ser el único miembro cualificado de las autoridades del Puerto que sobrevivió al saqueo. El asegura haber mantenido una campaña constante de acoso contra la horda ocupadora, y esto es, de hecho, un poco exagerado. Sobrevivió por ser sigiloso, estar alerta, ser inteligente, y falto de escrúpulos.

Ahora ha usado estos talentos para volverse rico. No le ha tomado demasiado tiempo; no le debe nada de dinero a nadie, así que puede mantener todos los sobornos que extorsiona a los mercaderes. Es lo suficientemente agudo como para mantener los trapicheos en el nivel suficientemente bajo como para que nadie lo quiera reemplazar, y actualmente ha incrementado de impuestos aduaneros que fluyen a la ciudad mediante el incremento de la eficacia de las inspecciones. Synvasalisa se aburre ahora, sin embargo, y está a la búsqueda de un nuevo reto.

Distrito TileanoEditar

El Distrito Tileano estaba construido alrededor de un espectacular Templo de Myrmidia, pero ardió durante el saqueo. El nuevo distrito tiene un espacio en el centro para un nuevo templo, pero aún no han comenzado las obras. El distrito en su conjunto es notorio por tener una población de sobre quinientos y una población fija de cinco mil. La zona entera está controlada por compañías mercantes, compañías mercenarias, y familias del crimen que mandan agentes en puestos de corto plazo y los reemplazan al menos dos veces al año. La razón oficial para esta reorganización de cargos es que Erengrado es un lugar aterrador con un clima repugnante, peor comida, y bebida que podría disolver diamantes. Muchos de los agentes valoran esta rotación y sienten que sus superiores están siendo generosos y considerados.

La razón real es que Erengrado está lejos de establecerse como base independiente de poder. Riccioli el Calvo, uno de los habitantes fijos, iba bien en su camino de hacer esto antes del saqueo. Lo perdió todo, incluyendo su pelo en ese desastre y ahora reconstruye sus contactos. Trabaja como mediador, presentando a gente a mercenarios Tileanos y mercaderes y haciendo lo mismo con Tileanos que quieren contactos en Erengrado. Tomará un largo tiempo a Riccioli alcanzar su talla anterior, y su amargura resultante contra los Poderes Ruinosos no conoce límites.

La Casa ShuulamEditar

Las shuulam tienen presencia en Erengrado porque hay algunos Ungoles en la ciudad. Pero su presencia es menor de la que les gustaría; las shuulam recuerdan que Erengrado solían ser una ciudad Ungol, y la mayoría de aquellas que viven aquí favorecen el retorno a esa situación.

Osul, una de sus líderes, favorece el aprovecharse de la despoblación de la guerra inclinar la balanza a favor Ungol. Recluta Ungoles activamente para venir a vivir en la ciudad, y se esfuerza por conseguir que se establezcan. Estas maniobras implican apoyar a la gente proporcionando préstamos o algún otro tipo de ayuda y contratando agentes independientes y aventureros para tratar con los problemas afrontados por las comunidades Ungoles o individuos importantes. A ella le gustaría ver a un comerciante Ungol rico, pero está dispuesta a esperar.

Inalchin, una shuulam más joven, es más impaciente y organiza accidentes para poner a los Gospodares en aprietos que los lleven a la ruina, muerte, y, con suerte, fuera de la ciudad. Se esfuerza  por contratar agentes no Ungoles para estas tareas y es notablemente buena escondiendo sus propios orígenes. Ella se ve en la lucha de poder entre los gremios y boyardos con alegría poco contenida y está constantemente vigilante a oportunidades para avivar las llamas.

Bienes Generales de VladimirEditar

Antes del saqueo, Vladimir era una tienda de suministros generales medianamente grande con un grupo de leal de clientes y una reputación decente. El edificio principal de Vladimir, defendido por su propietario, Vaja Rybkin (Vladimir fue su bisabuelo) y sus empleados, sobrevivió al saqueo, y trabajó para ayudar a los refugiados que volvían. Incluso sin especulación de por medio, esto hizo adinerado a Rybkin, y es así que se expandió.

A él se le hicieron de prisa dos ofertas que no podía rechazar, y no lo hizo. La primera llegó de Vladimir Synyuliana, un señor del crimen al que le gustó la idea de explotar cualquier cosa llamada Vladimir. La segunda era de Tatiana Olgadoch, una comandante local del chekist que apreciaba la crucial importancia del negocio. Ambos querían que Rybkin operase de fachada para ellos. Rybkin los presentó el uno al otro y explicó su situación, pues se veía de manos atadas junto al personal que había visto a las hordas del caos.

Las cosas fueron mejor de lo que podía esperar. Olgadoch vio inmediatamente el potencial de Synyuliana como informador, mientras Synyuliana pudo ver muchas ventajas en trabajar con el chekist. Él prometió por voluntad propia no debilitar la autoridad de la Zarina y pasar información a Olgadoch. Ella, a su vez, mantuvo a otros agentes de la ley, tales como ella, lejos de las operaciones de Synyuliana. La mayoría del tiempo, ellos se mantienen lejos de los negocios el uno del otro.

Rybkin también ha expandido el negocio legítimo, y Vladimir es ahora el mayor negocio en el puerto, teniendo casi media docena de enormes almacenes (otro en construcción), una oficina de venta al por mayor, y dos tiendas –una para productos perecederos y otra para bienes no perecederos. Una posada adjunta provee un lugar para quedarse a los oficiales del chekist visitantes, y además se ha vuelto popular ente los mercaderes de fuera porque el servicio va más allá de su precio. La verdad es que el servicio completo está compuesto por chekist de bajo rango, y es así como Rybkin no tiene costes de personal.

Baja CiudadEditar

La Baja Ciudad es la zona pobre de Erengrado. Fue casi completamente destrozada durante la Tormenta del Caos, pero como sus habitantes eran el tipo de gente con ningún sitio al que ir, volvieron pronto, junto aquellos de asentamientos en estados incluso peores. La gente la está reconstruyendo, pero las obras son baratas y de baja calidad, como era de esperar. Aún hay mucha gente viviendo en tiendas; algunos de ellos son Ungoles –atraídos allí por Osul- quienes realmente prefieren estas condiciones.

Hay una ventaja remarcable en poder coger tu casa y moverla; Baja Ciudad es proclive a inundaciones periódicas desde dos direcciones. La primera son mareas anormalmente altas, las cuales ocurren un par de veces al año. La segunda es el Lynsk, el cual se desborda a menudo en primavera cuando la nieve empieza a descongelarse. Las inundaciones por las mareas duran sólo un par de horas, hasta que la marea se retira de nuevo, pero cuando el Lynsk se desborda, el agua puede permanecer durante días.

Las zonas de Baja Ciudad lindantes con el río y el mar son también las menos atractivas, lo que significa que están habitadas por la gente más pobre y desesperada. Las zonas tierra adentro son más deseables, pero también más peligrosas, pues suelen ser reclamadas por grupos de criminales con algunos recursos, pero no los suficientes para como para levantar una fachada de respetabilidad. Estas zonas son ignoradas por las autoridades la mayoría de veces.

Distrito BretonianoEditar

El Distrito Bretoniano es una de las zonas más propensas a inundaciones e indeseables de la ciudad. Muchos de los mercaderes de aquí son de L’Anguille y bromean con que recuerdan a su hogar por dos razones. Una es que las autoridades Bretonianas no dan ningún apoyo a los mercaderes extranjeros, haciéndoles difícil negociar por tierra en una zona mejor. La segunda es que la mayoría de mercaderes Bretonianos en Erengrado no están haciendo mucho dinero; por alguna razón, nunca consiguen un gran negocio.

Como junto al resto de Baja Ciudad, el Distrito Bretoniano fue destruido durante la incursión. Muchos de los residentes están aun en tiendas y chozas, pero una magnífica Capilla del Grial hecha en madera alzada diez pies sobre el suelo sosteniéndose sobre nueve enormes pilares de madera acaba de ser completado. Ferragus de L’Anguille, el único mercader moderadamente acaudalado en el distrito, insistió en construir primero la capilla con la esperanza de que la Dama los bendiga. Otros residentes destacaron que habría algún otro sitio al que ir durante las inundaciones.

Fábrica de CañonesEditar

La ciudad de Erengrado es uno de los pocos lugares fuera de Nuln en el Viejo Mundo en el que se manufacturan cañones. El Mar de las Garras es posiblemente el tramo de agua más peligroso, y los barcos necesitan buenas defensas contras los saqueadores, tanto humanos como de otro tipo. Es por esto que siempre a existido una gran demanda de navíos armados con cañones, y el primer cañón de Erengrado fue forjado hace aproximadamente dos siglos atrás.

El Gremio de Artilleros ha prosperado desde entonces y está estrechamente afiliada al Gremio de Carpinteros Navales. Los cañones de Erengrado no siguen el estándar de aquellos creados en Nuln, pero son sustancialmente más baratos y ligeros, lo que los hace más adecuados para barcos. Y la mayoría de capitanes prefieren tener dos cañones de Erengrado que un cañón de Nuln. La constante demanda significa que estas instalaciones son posiblemente el único lugar en el Viejo Mundo en el que alguien con el suficiente dinero (normalmente 100CO) puede entrar, soltar su dinero y salir con un cañón. Un capitán de barco reconocido puede realmente hacer esto; cualquier otro se encontrará con retrasos, mientras que  el gremio trata de averiguar para qué va a usarse el cañón. Unas pocas compañías mercenarias, además, usan cañones de Erengrado en tierra.

La Fábrica de Cañones fue completamente destruidas durante el saqueo de la ciudad. Aunque esta se llevó una buena parte del ejército invasor con ella, pues el último maestre de gremio, Dazhda Kudrov, detonó todo el almacén de pólvora y disparó al enemigo mientras se aproximaba. El gremio aún necesita designar un reemplazo, clamando que aún necesitan pruebas de que Kudrov está muerto, su cuerpo. Nadie cree realmente que haya dejado cuerpo, pero el gremio se siente incómodo debido a la adoración pública a los héroes; la mayoría cree que la actual cabeza del gremio siempre será el vice maestre en el futuro.

Las Instalaciones están en Baja Ciudad porque son ruidosas, apestosas, y peligrosas. La mayoría de los miembros del gremio viven en cualquier otra parte, aunque unos pocos viven dentro de los muros. Los cañones completados son montados como advertencia cerca de la entrada y en cualquier parte alrededor de las murallas. El gremio asegura que no están cargados, pero ninguna banda ha estado dispuesta a poner a prueba este farol.

Templo de VerenaEditar

Un área vacía de tierra marca la actual localización del Templo de Verena en Erengrado. La Diosa de la Justicia nunca ha sido popular en una ciudad en la que la mayoría de la gente hace, al menos parte de su vida, de forma ilegal, y sus sacerdotes nunca han tenido oportunidad de establecer un templo en zonas más agradables. Lo que tenían fue destruido durante la Tormenta del Caos, y hasta ahora, sólo han sido capaces de limpiar la tierra en la que van a construir su reemplazo. Es por esto que sus servicios son ofrecidos al aire libre.

La Suma Sacerdotisa Bela Ekomov es fanática en su devoción hacia la Diosa y organiza a los pocos adoradores devotos de la ciudad en escuadrones anti crimen. La mayor parte del tiempo, tienen que operar clandestinamente, e incluso cuando consiguen arrestar a criminales, sus víctimas son a menudo puestas en libertad. Tales acciones no consiguen hacer a los Vereneanos más populares entre la mayoría de habitantes de Erengrado, y son frecuentemente blanco de bandas o muchedumbres.

Ekomov mantiene una devoción pura hacia los ideales de Verena, mientras que muchos de sus feligreses simplemente se inclinan hacia la vigilancia justiciera. No creen que los criminales encaren la justicia a menos que ellos la lleven a cabo, y así es pues que organizan pruebas secretas. Mientras que son a menudo acertados en los juicios realizados, ellos están aun así violando un dogma Venereano importante, pues estos seguidores no son las autoridades apropiadas. Los Venereanos son de alguna forma conscientes de esto y mantienen sus actividades en secreto a Ekomov. Ella, en cambio, no es entusiasta hacia investigar crímenes de los vigilantes, aunque no condena tales acciones adrede.

El Gran MercadoEditar

El Gran Mercado es el corazón de Erengrado, a pesar de encontrarse en Baja Ciudad. Este es el lugar en el que la mayoría de bienes son vendidos y comprados, y puede encontrarse casi de todo si se busca lo suficiente. Para algunos bienes, se inventan historias endebles, pretendiendo que son algo más, pero en la mayoría de partes de mercado la gente no suele molestarse en ello. La única excepción, estos días, es cualquier cosa relacionada con la adoración a los Poderes Ruinosos. Tales bienes solían estar disponibles para la gente que pudiese hacer las preguntas adecuadas, pero ahora, toda la ciudad está en tal oposición a los Dioses Oscuros que no sería seguro comerciar. Aquellos especializados en esto le dan a este nuevo ambiente un par de años, como mucho.

El mercado está densamente patrullado por guardias financiados por los gremios y boyardos, ya que son los principales beneficiarios. Ni el crimen violento ni el robo son tolerados, aunque la venta de contrabando y las estafas descaradas no son de interés. Los mercaderes de Erengrado son firmes creyentes del “cuidado del comprador” y en la estricta venganza si alguien se atreviera a timarlos. Por esto, el Gran Mercado es seguro para quien sabe exactamente lo que quieren comprar, como estar seguro de que es auténtico, y exactamente que es un precio razonable. Cualquier otro es robado en mayor o menor medida.

Debido a que el Gran Mercado es objeto de inundaciones ocasionales, todos los tenderetes son estructuras temporales, y los mercaderes simplemente los mueven –y sus bienes- a almacenes en otras zonas hasta que la inundación retrocede. Normalmente hay bastante cuidado, pero una inundación repentina del Lynsk puede llevar al caos mientras todos los mercaderes huyen buscando terreno elevado a la vez. El Gran Mercado fue restaurado hasta casi su anterior gloria poco después de que las hordas se marchasen, tan pronto los mercaderes llegaron y se dispusieron a vender a los refugiados. Está otra vez floreciente, y el área de Baja Ciudad alrededor de él –dedicado a tabernas para gente que no ha sido lo suficientemente estafada en el mercado- está completamente reconstruida de nuevo.

Alta CiudadEditar

La Alta Ciudad es la zona adinerada de Erengrado. Está construida en la pendiente de las colinas cara a la bahía, lo que tiene numerosos beneficios.

Eleva las casas sobre el riesgo de inundaciones, permite a la basura fluir colina abajo, proporciona unas vistas atractivas, y significa que la zona está al abrigo de los vientos desde todas las direcciones. Es por esto que esta zona es probablemente la que tiene el clima más apacible en toda Kislev.

Alta Ciudad sufrió mucho en el saqueo, pero el elevado número de edificios de piedra significa que había multitud de material disponible para reconstruir. Por esto, se ha recuperado más rápidamente de lo que cualquiera pensó posible, y es común incluir en los muros fragmentos de roca decorada de viejas tallas o rocas dañadas por el ataque de fuerzas inhumanas. La mayoría de la gente cree que esto añade carácter a la zona.

Como se ha apuntado antes, tanto los boyardos como los gremios planearon reconstruir Erengrado, particularmente Alta Ciudad, en un elegante plan unificado. La zona está ahora completamente desorganizada a causa de que se han implementado ambos planes, junto a edificios independientes de grupos a los que nunca les ha importado lo que las así llamadas “autoridades” digan. Calles principales que mueren en un muro o repentinamente se tornan en diminutos callejones, y no es raro que hayan muros vacios de edificios cara a grandes plazas, y su fachada abierta a una pequeña calle lateral.

Por todo esto, la riqueza de Erengrado es claramente visible; los comerciantes del sur que esperan una ciudad semi bárbara son enormemente sorprendidos.

Distrito ÉlficoEditar

Erengrado tiene uno de los Distritos Élficos más grandes del Viejo Mundo. Aunque no se puede comparar con el de Marienburgo, puede ser incluso más grande que el Distrito Élfico de Altdorf, y claramente supera cualquier cosa encontrada en L’Anguille o en el sur. Aunque las grandes casas comerciales en Ulthuan decidieron retirar su personal antes de que la horda llegase, más de la mitad de los Elfos se quedaron para ayudar a defender su ciudad. Fueron todos aniquilados y el Distrito Élfico arrasado hasta los cimientos.

Los Elfos retornaron pronto tras la guerra, y ahora el distrito está siendo reconstruido. La valentía de los Elfos que se quedaron hizo ganarse a la raza una considerable cantidad de buena voluntad, y nadie ha cuestionado sus motivos por construir un muro alrededor de sus hogares y almacenes. El muro tiene treinta pies de alto y está completamente terminado, y el trabajo continúa en su interior. Sin embargo, ningún no Elfo ha tenido permitido el acceso dentro desde que el muro fue completado y la puerta colocada, así que la mayoría de la ciudad puede simplemente especular. El dinero y los bienes continúan fluyendo, sin embargo, así que la especulación es mayormente curiosa, más que hostil.

Distrito ImperialEditar

Los ciudadanos del Imperio forman el grupo más grande de no Kislevita en Erengrado, pero el Distrito Imperial es relativamente pequeño porque muchos viven en cualquier parte de la ciudad, mezclándose con los nativos. De hecho, alrededor de una quinta parte de la gente residente en el Distrito Imperial son Kislevitas, una proporción mayor que en las otras áreas étnicas.

El punto central de la zona es el Templo de Sigmar. El antiguo fue destruido cuando la ciudad fue saqueada, pero los preparativos para construir uno nuevo avanzan a buen ritmo. La piedra de la antigua estructura ha sido recogida y apartada, el terreno despejado, y las órdenes mandadas para conseguir nuevos materiales. El nuevo templo está pensado para ser una fortaleza incluso más fuerte que el anterior, lo suficientemente fuerte como para sobrevivir a cualquier futuro asalto. Esta fortificación ha necesitado cimientos más profundos, y las excavaciones abrieron un conjunto de catacumbas que parecen tener relación con el culto Sigmarita, pero hasta ahora, dos grupos de exploradores se han perdido en las catacumbas. Los sacerdotes, liderados por Calvin Tres-Martillos, el sumo sacerdote designado, está a la búsqueda de un grupo experimentado que busque qué problema hay. Nada ha salido, hasta ahora, y el agujero permanece bajo vigilancia a toda hora.

El otro edificio principal es el Consulado Imperial, y este edificio está recientemente completado. Ningún cónsul ha llegado todavía, pero el Jefe Clerk Jekil Reichert espera que uno sea elegido muy pronto. Mientras tanto, trata con problemas inmediatos y construye un enorme montón de papeles que necesitan de una aprobación formal del cónsul a su llegada. Reichert no es totalmente sincero, y un cónsul que realmente lea todo el papeleo podrá darse cuenta. Pero Reichert no cree que esto llegue a pasar.

Finalmente, El Cometa Resplandeciente es una posada y taberna dirigida a viajeros del Imperio. Esta provee comida al estilo Imperial, bebida y entretenimiento, y muchos visitantes comentan que, mientras estés dentro, uno podría pensar que está en Altdorf. Kristyn Becker, la dueña, se toma esto como el mayor cumplido.

Gremio de TransportistasEditar

El Gremio de transportistas de Erengrado es el gremio más poderoso y, por tanto, el grupo más influyente en la ciudad. Actualmente reúne a casi todos los comerciantes locales, y a "miembros asociados" que incluye a la mayoría de los comerciantes extranjeros (y piratas) que visitan Erengrado con cierta frecuencia.

La sede se asienta en el borde de un acantilado con vistas al Lynsk. La versión reconstruida es un buen edificio señorial construido alrededor de un patio pavimentado y abierto a una plaza. Esta sede no fue diseñada diseñada para la defensa; por lo que durante la invasión los comerciantes se retiraron a sus casas solariegas o huyeron, por lo que decidieron que no tenía sentidofortalecer sus oficinas centrales.

Una de las últimas incorporaciones es una serie de tribunales en el ala oeste. Hace unos años la zarina concedió al gremio el derecho a hacer cumplir las leyes, y han sabido aprovecharse de ello, mucho más que los otros dos grandes gremios. Sus cortes son más populares que las de los boyardos, y actualmente son los más activos de la ciudad. Su popularidad se debe a que es ampliamente aceptado que los boyardos siempre gobiernan favoreciendo a la nobleza, mientras que a los transportistas se les pueden comprar. Como resultado, Erengrado es posiblemente el único lugar en Kislev donde un rico plebeyo puede echar de su casa un noble empobrecido por malos modales y esperar ganar el juicio resultante.

El maestro del gremio, Mitri Ilchenko, fue nombrado por la zarina después de la desaparición y presunta muerta de su antecesor durante el saqueo. Ilchenko ha sido un miembro de la asociación durante más de veinte años y era generalmente la opción popular. Tiene el suficiente sentido común como para saber que debe mantener el apoyo del gremio y sólo ha utilizado su autoridad para arruinar a una enemiga, Natalya Dochviktoria, una mujer que había rechazado sus flirteos amorosos en su juventud. Dochviktoria actualmente vive en Ciudad Baja y trama su venganza. No tiene mucho dinero, pero tiene un montón de contactos e información a su alcance, incluyendo algunos comerciantes que simpatizan por ella.

Gremio de OrfebresEditar

El Gremio de Orfebres está formado principalmente por banqueros y cambistas, aunque todavía acepta a auténticos orfebres. Por tradición, el maestro del gremio es siempre un artesano, pero la mayor parte de la autoridad en el día a día se la delega al decano, un banquero designado por el maestro. La zarina ahora tiene el derecho de nombrar al maestro y no tiene por qué seguir la tradición, pero el maestro actual, Ursola Ovinko, sólo tiene treinta años y ningún deseo por retirarse. Ovinko es un artesano inmensamente talentoso y una agradable compañía en actos sociales, además de ser bastante atractivo, así que los banqueros decidieron, justo antes de concluir su acuerdo con la zarina, que él sería una buena figura decorativa. Ovinko no ha estado interfiriendo en el funcionamiento del Gremio, y todo el mundo, excepto, posiblemente, la zarina, está contento con la situación.

El decano, Valantyri Synmishka, es el hombre más rico de Erengrado y tal vez incluso de Kislev, y seguiría siendo inmensamente rico incluso si se traslada al Imperio. Aunque su principal actividad es la banca, también financia una gama muy amplia de actividades. Como resultado, casi todas las decisiones que beneficien al gremio y a la ciudad también enriquecen todavía más a Synmishka. Esta situación significa que es prácticamente incorruptible; pues nadie tiene nada que el pudiera desear. Sin embargo, no le gusta la competencia. Está satisfecho enriqueciendo a sus socios, siempre y cuando continúen siendo mas pobres que él, y cualquiera que se acerque a su nivel de riqueza más vale que se ande con ojo.

El edificio del gremio es un sólido edificio de piedra, ya que también sirve como banco y casa de la moneda de Erengrado. Se rumorea que está absolutamente hasta los topes de oro, pero, como era de esperar, la mayoría sus estancia son oficinas. Se suponía que sería reconstruido frente al Gremio de Transportistas, en el otro lado de la plaza, y que tendría una hermosa puerta que reflejara ciertos elementos de la fachada del otro gremio. Por desgracia, los boyardos construyeron su castillo en ese lugar, de espaldas a la plaza, por lo que el Gremio de Orfebres enfrete suyo, en el otro lado de una calle que apenas tiene tres metros de ancho. El castillo se construyó primero, por lo que las puertas del Gremio se abren hacia adentro, para que se puedan abrir completamente.

Gremio de los Carpinteros NavalesEditar

El Gremio de los Carpinteros Navales representa a todos los artesanos de Erengrado excepto a los orfebres. El gremio acepta a muchos artesanos como miembros, y tiene gremios afiliados en algunos de los grupos más destacados como los artilleros. Es el más débil de los tres gremios políticamente hablando, pero es, con mucho, el que representa a un mayor número de personas. Si se pudiera movilizar a todos ellos, sería mucho más fuerte.

El maestro actual, Maksim Synkazimira, no va a lograr eso. Fue nombrado por la zarina después de que su predecesor huyera de la ciudad (y todavía no ha regresado); y ha demostrado ser, aunque no del todo, apto para el puesto. No es tan incompetente como para que la gente se vea obligada a expulsarlo del puesto, pero tampoco es lo suficientemente bueno como para hacer algo más que mantenerse de las necesidades diarias. Como resultado, el Gremio está tratando de mantenerse a flote.

El nueva sede del gremio todavía está sin terminar, pero se encuentra en el lado izquierdo de la plaza y del Gremio de Transportistas, y está diseñado con un estilo similar. Un grupo de albañiles y carpinteros se han ofrecido para completar el trabajo porque encuentran la situación bastante embarazosa, pero Synkazimira se resiste a renunciar a una parte de su autoridad.

CastilloEditar

El castillo es la sede de los boyardos y solía ser el centro de gobierno de la ciudad. El antiguo castillo fue destruido durante el saqueo por parte de un grupo de hechiceros malignos, corrompiendo el lugar donde se asentaba, por lo que los boyardos eligieron reconstruirlo en la plaza, donde podrían interrumpir lo mejor posible los planes de los gremios para la renovación urbana.

El castillo es una gran torre del homenaje cuya murallas es una simple cortina, y orientada de manera que presente una fachada que ciegue a los Gremios destinados a ser el nuevo corazón de Erengrado. Sin embargo, su ubicación en relación al Gremio de Orfebres significa que no es posible abrir completamente las puertas principales del castillo, pues cada puerta es más ancha que la calle. Por lo tanto, se accede a través de puertas peatonales incorporadas en las puertas principales.

La boyarda Elena Yevschenko, el joven líder de la antigua familia Gospodar de la zona, ha comenzado ha echar humo por la pérdida de la autoridad de la nobleza, pero todavía no tiene un buena plan para restaurarla. Ella se casó en la nobleza, pero su marido fue asesinado en el saqueo de la ciudad. Elena, por su parte, perdió su brazo izquierdo, algo que sólo ha mejorado su reputación. A pesar de su juventud, casi todos los nobles en Erengrado creen que si alguien puede restaurar su autoridad es ella.

Templo de TorEditar

El Templo de Tor es el único edificio importante que ha sobrevivido al sauqeo casi indemne. Muchos en la ciudad han tomado esto como una señal de la protección especial de Tor, y el culto se ha vuelto más popular. Desde un punto de vista pragmático, el templo no es mas que una torre de piedra vacía en la parte superior de una colina particularmente inaccesible; no había nadie a quien atacar dentro, por lo que es probablemente qué los invasores consideraran que no valía la pena la molestia. Sin embargo, cualquiera que suelte esto en público se arriesga a ser destrozado por una turba enfurecida.

Templo de DazhEditar

El Templo de Dazh fue uno de las más espectaculares de Kislev, decorado con imágenes doradas que reflejaban la luz del sol. Todas las imágenes desaparecieron durante el saqueo, aunque persisten los rumores de que un sacerdote logró ocultar algunas de los mejores antes de suicidarse para evitar revelar el escondite cuando el enemigo le rodeó. Sea cual sea la verdad, el nuevo templo es mucho más sobrio.

El templo se encuentra en lo alto de una colina, donde las colinas orientales se intorducen en un valle, por lo que hay una visión clara tanto del este como del oeste. Las dos únicas puertas de acceso al templo se orientan hacia la salida y la puesta del sol. La llama eterna arde en el centro del templo y es atendida con cuidado. El Observador, Gaspar Synpavla, afirma haber mantenido viva la llama durante la ocupación de la ciudad, y nadie puede probar que no lo hiciera; por lo que cerca de la mitad de la población de la ciudad se lo creen de verdad.

A Synpavla le gustaría restaurar la antigua gloria del templo, y tiene un gran interés en los rumores de que la zarina ha comenzado a favorecer al culto. Le gustaría enviar agentes a Kislev, ofreciendo sutilmente su apoyo a cambio de decoraciones para el templo, pero todavía tiene que encontrar individuos adecuadamente diplomáticos. También tiene un interés en la búsqueda de cualquiera de los antiguos tesoros; pues piensa que algunos pueden haber sido vendidos en distintas partes del Viejo Mundo todavía intactos, y también investiga los rumores de un escondite secreto. Para ambas tareas, contrata ayuda externa.

El Jardín de UrsunEditar

El Jardín de Ursun forma el cuarto lado de la plaza principal, en el lado oriental. Es un lugar espectacular, descendiendo por la ladera entre las rocas para terminar en un estanque formado por una derivación de la Lynsk. Sin duda, es lo suficientemente grande como para albergar a un oso, y algunas personas afirman haber visto a uno allí.

El sumo sacerdote UiKa Boyozi es muy entusiasta acerca de los días de fiesta dedicados a Ursun, sobre todo el Día del Despertar. Esta gran celebración se llevó a cabo sin falta antes de que el saqueo de la ciudad, y Boyozi pone una gran cantidad de esfuerzo para la próxima, argumentando que es para simbolizar el despertar de la ciudad, así como el de Ursun. Como resultado, la plaza principal se ha convertido en el centro de la celebración, y se ha vuelto aún más popular. Algunos comerciantes incluso empiezan a embarcan pronto en la temporada para que puedan estar en Erengrado por la ocasión. Algunas personas han comenzado a llamar la plaza principal la Plaza de Ursun o la Plaza del Despertar, lo que molesta a los maestros gremiales que querían bautizarla como la Plaza de los Gremios.

Templo de ShallyaEditar

El Templo de Shallya en Erengrado tiene una larga tradición de recibir ricos regalos de individuos sospechosos que necesitan sanación sin hacer preguntas. Como resultado, es mucho menos austera que la mayoría de los templos de la diosa. Se ha recuperado muy rápidamente después del saqueo, porque muchas personas necesitan ayuda y curación, y el trabajo de construcción está casi terminado. A las Shallyanas de otros lugares les puede costar identificarlo a primera vista como un templo, pensando en un principio que se trata de la mansión de un noble especialmente devoto de la diosa.

Esto no le importa a la sacerdotisa Svetlana Zakarova, ya que está acostumbrada al lujo relativo en el que se crió cuando era una huérfana del templo. Sin embargo, está totalmente dedicada a Shallya; y su posición en la ciudad es segura ya que no huyó durante el saqueo, ayudando a los heridos y ayudando a la gente a salir de la ciudad para encontrar refugio. A pesar de que poseer ningún poder milagroso, la mayoría de la gente piensa que el hecho de que continué con vida es un milagro en sí mismo.

Torre de EscarchaEditar

La Torre de Escarcha es una torre congelada donde residen las hechiceras de hielo de la ciudad. Se encuentra en una cima justo dentro de las murallas de la ciudad y brilla a la luz del sol. La mayoría de los ciudadanos piensan que es una maravilla de la magia, una opinión compartida por muchos visitantes. Por su parte, los que han contemplado el Palacio deestán mucho menos impresionados.

Tradicionalmente, Las hechiceras de hielo han quedado completamente al margen de la política, y apenas tienen fuerza, ya que la mayoría de ellas murieron en la defensa de la ciudad. Su valentía les ha dado la oportunidad para entrar en la política, ya que muchas personas en la ciudad siente una gran admiración por su coraje y poder, pero aún no han tomado la decisión.

Templo de MorrEditar

El Templo y el Jardín de Morr de Erengrado son inusualmente grandes, abarcando varios acres debido a que la zona parece estar particularmente imbuida por el poder de la muerte; los vivos y los No-muertos que se aventuran por esta zona, empiezan a debilitarse con rapidez, corriendo el riesgo de morir si no se van. Este efecto hace que sea un lugar perfecto para enterrar a los muertos, ya que no pueden surgir de nuevo y hace que la zona sea no apta para cualquier otra cosa. Ha habido muchas discusiones acerca de la causa y la naturaleza de este efecto inusual, y pocos se ponen de acuerdo. Los sacerdotes de Morr sugieren que el dios echó una siesta aquí, empapando el lugar, havciendo que el lugar quedara infestado por una aura asesina, pero la verdad es mucho más extraña.

Entre los que no tienen motivos para temer a la muerte y están familiarizados con las historias más antiguas de Erengrado, saben que este lugar fue el escenario de una catástrofe mágica que saturó el aire, el agua y la tierra con esta energía destructiva. Con el paso de los siglos, esta energía ha disminuido y se ha retirando a las inmediaciones del lugar del desastre, disminuyendo gradualmente. Nadie sabe la razón exacta de este cataclismo, pero muchos dicen que está relacionado con la Magia Oscura y las Hordas del Caos.

El templo fue destruido durante el saqueo, a pesar de que acabó con la vida de muchos de los invasores en el proceso, y la reconstrucción avanza lentamente debido a que los trabajadores tienen que pasar mucho tiempo fuera del sitio. Afortunadamente, los sacerdotes de Morr no tienen prisa.

Fuente Editar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar