Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Gran Rata Cornuda

6.216páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios0 Compartir
Gran Rata Cornuda
Representación Rata Cornuda.jpg

Detalles
Sede del culto La Torre Partida en Plagaskaven
Líder del culto Señor de la Videncia Kritislik
Principales órdenes No se conocen
Principales festividades No se conocen
Libros sagrados No se conocen
Símbolos sagrados EL triangulo equilátero, la cabeza o el cráneo cornudo de una rata

El Gran Devorador, Sembrador de Corrupción, el Dios de los Skavens.

La Gran Rata Cornuda, o simplemente la Rata Cornuda, es un dios del Caos y la deidad suprema de los Skavens, y no tolera a otro dios. Suele representarse como una rata del tamaño de un gigante y con cuernos retorcidos, sosteniendo el mundo en su mano y carcomiendolo.

Representa todo aquello que son los Skavens, y todo lo que desean ser. Inmortal y siempre trazando planes, esta astuta deidad espera con paciencia la llegada de la Gran Ascensión, en la que sus hijos saldrán en enjambres por todo el mundo, y lo devorarán desde dentro. Su mantra es la entropía; la decadencia es su moneda de cambio. Todas las cosas deben pudrirse, ya sea de forma literal o figurada, y tanto la Rata Cornuda como su progenie son la realidad terrenal de esta simple verdad.

La Rata CornudaEditar

Todos los skavens veneran a la Rata Cornuda. Ninguno se cuestiona su existencia. Este respeto es producto del miedo, ya que el hambre eterna de la Gran Rata Cornuda no discrimina entre las alimañas que son su progenie y los habitantes del mundo de la superficie. Un skaven devoto murmura plegarias cortas a la Rata Cornuda a lo largo del día, y cada plegaria es una migaja verbal de odio, envidia o malicia. Estas plegarias son respondidas lo bastante a menudo como para que la Rata Cornuda sea válida a ojos de sus adoradores, incluso en aquellos casos en los que resulte obvio que no ha habido ningún tipo de intervención divina.

Símbolo Gran Rata Cornuda.png

Los sacrificios de sangre son comunes en la adoración diaria de la Gran Rata Cornuda. Los skavens temen que si no se satisface el apetito de su deidad, acabará por devorar a sus hijos. La forma de este sacrificio, que suele ser un esclavo, skaven o de otro tipo, no es tan importante como el sacrificio en sí mismo. No hay ninguna doctrina específica que dicte qué o quién debe ser sacrificado. El sacrificio en sí mismo es suficiente como para saciar a la deidad durante un breve período de tiempo. Aun así se cree que las victimas jóvenes son los sacrificios más potentes para la Rata Cornuda, mientras que la sangre de los viejos y enfermos se considera menos deseable.

La cantidad de sacrificios que sus seguidores hacen en nombre de la Gran Rata Cornuda varia considerablemente dependiendo de la necesidad. En tiempos de guerra, el número de sacrificios de sangre diarios puede ser asombroso, y algunas veces llega a los millares en las grandes ciudades skaven de Plagaskaven o Pozo Infernal. Los skavens también incrementan la cantidad de sacrificios diarios si no consiguen la victoria en batalla, o si sufren cualquier otro tipo de revés embarazoso. Los videntes grises predican que no es posible obtener la victoria si la Gran Rata Cornuda no está satisfecha con sus esbirros, y por tanto, cualquier derrota o fracaso es una señal de que debe ser aplacada.

El Pilar de los Mandamientos es considerado su regalo más sagrado a sus hijos, los Skaven. Cada candidato para el Consejo de los Trece debe tocarlo, rindiendo su fe a los caminos de la Gran Rata Cornuda. Para acceder al Consejo de los Trece, en teoría cualquier Skaven puede hacerlo ya que basta con asesinar en un duelo ritual a cualquier miembro del consejo. Una vez haya vencido, el nuevo Señor de la Descomposición debe tocar el "Pilar de los Mandamientos" y hacer el juramento hacia el consejo y la Gran Rata Cornuda; si no es del agrado de la deidad o simplemente no quiere que ocupe ese puesto, será fulminado de inmediato por la Rata Cornuda desde el propio Pilar, cosa que ya ha pasado varias veces en la historia Skaven.

SímboloEditar

Símbolo Rata Cornuda.png

El símbolo de la Rata Cornuda es un triángulo equilátero con el ápice apuntando hacia abajo, generalmente es toscamente dibujado aunque también se hace con huesos u hojas de espada. Otros símbolos son una rata a dos patas y la cabeza o el cráneo de una rata de la que crecen cuernos. Su número sagrado es el Trece.

Zona de cultoEditar

La Rata Cornuda es el dios principal de los Skavens, por lo que es adorada a lo largo y ancho de todo el Imperio Subterraneo, pero también hay cultos entre la población humana del Viejo Mundo. Los seguidores humanos de la Rata Cornuda son generalmente aquellos que se han encontrado con los Skavens y saben o adivinan lo poderosos que son. Estos cultistas suelen intentar congraciarse con sus aliados inhumanos, y hacen lo que pueden para favorecer la causa Skaven, creyendo que ganarán así el favor de los Skavens y se salvarán del cruel destino que les aguarda al resto de la población del Viejo Mundo. No pueden estar más equivocados.

Cultos humanosEditar

Líder de culto skaven por John Blanche.jpg

Líder de culto skaven

Los Skavens no son los únicos que adoran a este poderoso Dios del Caos, algunos humanos también le ofrecen plegarias y sacrificios. Estos están convencidos que sus actos les librarán de la maldición que le caerá a sus congéneres. Pero no se dan cuenta de que para el Sembrador de Corrupción todos los humanos son iguales, que ninguno logrará escapar cuando las ciudades y los pueblos se derriben bajo la influencia de los Skavens.

La organización de los cultos varía mucho. Algunos son dirigidos por un Skaven que organiza extraños rituales en lo más profundo de las catacumbas bajo las ciudades y los pueblos. Otros son dirigidos por humanos que siguen los consejos de algún Skaven acerca de la mejor forma de servir a la Rata Cornuda. Los cultistas que desempeñan funciones importantes hacen lo posible para entorpecer las mejoras aportadas a las zonas urbanas y las operaciones relacionadas con el mantenimiento de las cloacas y demás obras relacionadas con el interés público.

Hasta ahora la Rata Cornuda no ha manifestado muy a menudo su presencia en el Imperio. Aparte de los cultistas, pocas son las personas que creen en la existencia de los Skavens, y los que sí creen en ellos, tratan de olvidarlo.

Requisitos del CultoEditar

Todos los clérigos de la Rata Cornuda son Skavens, y no hacen proselitismo entre los humanos. La mayoría de las grandes ciudades tienen por lo menos un Culto a la Rata Cornuda formado por humanos, peones desafortunados manipulados por los Skavens locales para socavar su propia sociedad. Pueden ser trabajadores de alcantarillado, funcionarios que tenían algún motivo para ir a los subterráneos, o los amigos y parientes de esas personas. En teoría, cualquiera puede unirse.

TemplosEditar

Templo Gran Rata Cornuda por Christophe Swal Vidente Gris.jpg

Los templos Skavens de la Rata Cornuda son siempre estructuras subterráneas construidas en los túneles y catacumbas de los Skavens. Tiene forma de torre y acaba en una gran campana que se tañe durante la decimotercera hora de cada día. Tanto los muros exteriores como los interiores del templo están adornados con tiras desiguales de metal, fragmentos de cristal negro, y efigies coronadas con piedra de disformidad. En su interior hay una gran estatua de la Rata Cornuda y un altar para el sacrificio, que se adorna a menudo con Piedra Bruja. La congregación está de pie o acostada sobre el suelo de piedra durante las ceremonias, que son lideradas por un Skaven de alto estatus, por lo general, un Vidente Gris.

Los videntes grises ofician constantemente servicios religiosos en honor de su siniestro dios. Se espera de todos los skavens que acudan a misa al menos una vez al día, a pesar de que no se contabilice la asistencia de manera formal. Los que no asisten a los oficios se arriesgan a todo tipo de críticas, incluyendo acusaciones de herejía, traición y ateísmo. Los señores de la guerra influyentes contratan a sus propios consejeros espirituales de entre las filas de los videntes grises, y estos sacerdotes de alquiler ofician misas privadas para sus empleadores en sus hogares.

Amigos y EnemigosEditar

El culto de la Rata Cornuda desprecia a todos los dioses de las otras razas y, aunque sin lugar a dudas la Rata Cornuda es una pariente lejana de los cuatro grandes Dioses del Caos, no está aliada con estos seres repugnantes y nebulosos, considerándolo como rivales.

Días SagradosEditar

Para los Skavens del subsuelo, cada día es igual a todos los demás. Sin embargo, al menos una vez cada pocas décadas, Morrslieb se mantiene en fase de luna llena durante un periodo de trece días seguidos. Los skavens lo consideran como una señal de su temida deidad y es cuando llevan a cabo sus rituales más importantes.

PreceptosEditar

Esto preceptos son solo aplicables a los seguidores humanos

  • Nunca reveles la pertenencia al culto, ni admita la existencia del Skaven a nadie más que a otro miembro.
  • Todos los miembros deben hacer todo lo posible para evitar que las madrigueras de los Skaven sean descubiertas o perturbadas.
  • Los miembros deben buscar la piedra de disformidad, y deben entregar cualquier que encuentren en las manos del culto.

FuentesEditar

  • Libro de Ejército Warhammer Skavens 7ª Edición
  • Warhammer Fantasy JdR: Hijos de la Rata Cornuda (2ª Ed. Rol)
  • Warhammer Fantasy JdR: El Enemigo Interior 1 - Sombras Sobre Bogenhafen
  • Warhammer Fantasy JdR: Realms of Sorcery (1ª Ed. Rol)

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar