FANDOM


Grasientus

Grasientus Dientedoro o, como reza su título oficial, Señor de Mercaderes Grasientus Robatribus, Matadragones, Atesorador Supremo, Dientedoro y Extremadamente Obeso, fue uno de los cachorros del infame Gofg, Déspota del Valle de los Titanes. Al igual que sus hermanos de camada, Grasientus creció hasta ser muy fuerte y obeso. A diferencia de ellos, mató y se comió a su propio padre. Tras asumir el liderazgo de la tribu y ante la necesidad de probarse a sí mismo, Grasientus empezó a pedir un diezmo a las tribus de los alrededores. Cuando los Déspotas de estas tribus se negaron y pidieron la cabeza de Grasientus, no sabían con quién estaban tratando.

Grasientus trataba de maquinar alguna manera de hacerse con el título de Déspota Soberano. Sabía que, para ganarse el derecho a gobernar sobre los Reinos Ogros, sus hazañas debían ser legendarias, así que se dispuso a conquistar las tribus cercanas sin ayuda de nadie. La primera tribu conquistada por Grasientus con sus propias manos encontró su fin durante la Cuchipanda Padre de Invierno. Grasientus escaló la montaña en cuyo interior se encontraban las cavernas de dicha tribu y empezó a lanzar, una detrás de otra, enormes rocas desde lo alto del precipicio, al tiempo que gritaba lo más fuerte que podía hasta provocar una avalancha de nieve y piedras que enterró con vida a todos los miembros de la tribu enemiga. La segunda tribu, la de Tripachón Bocasucia, recibió la visita de Grasientus durante el festín primaveral de Pezuñas y Cuernos. El soberano en ciernes desafió al Déspota de la tribu a un combate singular.

Grasientus Dientedoro Karl Kopinski

Grasientus Dientedoro recibiendo tributos.

Bocasucia, mucho mayor y más grande, saltó inmediatamente al pozo-fauces de lucha, donde empezó a hacer crujir sus nudillos. En respuesta, Grasientus se lanzó con la panza por delante sobre la cabeza de su oponente y le partió el cuello. Algunos Ogros se molestaron pues Grasientus había vulnerado todas las tradiciones de los duelos de pozo ogro. Otros en cambio, no le dieron tanta importancia, pues aunque era cierto que se había saltado las tradiciones, lo había hecho con ingenio. Indiferente al debate, Grasientus empezó a devorar a Tripachón Bocasucia y, sin tiempo a limpiarse la barbilla, llamó a su siguiente contrincante. Después de derrotar y comerse a tres Matones seguidos, todos los Ogros de la tribu le juraron lealtad. Cuando se empezaron a extender los relatos de sus hazañas, los Déspotas aún vivos de las tribus vecinas decidieron que quizá era mejor pagar los diezmos y unirse a Grasientus. Y así fue como se forjó el reino del Soberano.

Hoy en día, el Soberano, mucho más viejo, grande, fuerte y rico, cobra tributos a todos los reinos y tribus que hay a lo largo de la Ruta del Marfil y, gracias a su estrategia financiera, que consiste en una avaricia desmedida y en la utilización de la fuerza bruta, sus cofres se llenan tan rápido que su séquito de Gnoblars no consigue tener al día las cuentas. Aunque Grasientus insiste en que ha ganado uno a uno los miles de millares de monedas de oro que posee, la realidad es que los diezmos se han convertido en algo escrito en piedra. Como todos aquellos que contradicen al Soberano suelen acabar condimentados en su próxima comida, son pocos los que le desafían sobre este tema, o sobre cualquier otro.

Grasientus dice que incluso es demasiado rico para rebajarse a caminar, y que prefiere recostarse en un trono transportado por Gnoblars (que mueren a montones por el esfuerzo). Aún así, el éxito desenfrenado de Grasientus no ha saciado ni mucho menos su avaricia ni de seguir conquistando todo lo que ve. Gracientus Dientedoro es tan enorme y falto de escrúpulos que mientras estaba de campaña en las ardientes Tierras de los Muertos vendía la sombra producida por su voluminoso cuerpo a su propios sirvientes Gnoblars. De esa forma recuperaba una pequeña porción del dinero que esos pequeños ladrones le quitaban en primer lugar.

Objetos mágicosEditar

  • Cetro de los Titanes: Este gran cetro, más alto que un hombre adulto, está cubierto con cadenas de oro y tachonado de diamantes. Al estar cargado con hechizos de mando, Grasientus solo tiene que apuntar a sus sirvientes con su enorme símbolo de poder para infundirles una férrea determinación. ¡Ah!, también es útil para hacer papilla a los enemigos ya que también está lleno de conjuros de poder que le confieren a Grasientus la fuerza de un Titán y lo convierte en el Ogro vivo más poderoso.
  • Corona del Soberano: Esta corona mágica con el tamaño de una pileta fue creada especialmente por los mejores artesanos del Emperador para un rey. Forjada en oro, esta corona está cubierta de gemas y claveteada directamente a la cabeza de Grasientus, que está llena de bultos. Aumenta su intelecto casi al nivel de los humanos y es lo más parecido a un símbolo de nobleza que se puede encontrar en los Reinos Ogros.

MiniaturaEditar

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Reinos Ogros (8ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Reinos Ogros (6ª Edición).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar