FANDOM


Héroe-0.jpg
"¡Por mi honor, no me rendiré!"
Héroe anónimo

Los héroes son guerreros que han dedicado sus vidas al combate, y que destacan más que ningún otro en el campo de batalla. No son líderes de hombres, pero como combatientes individuales no tienen igual. Viven para cada ocasión de probar al máximo sus habilidades, pues sólo entonces comprueban realmente lo buenos que son.

Muchos héroes sirven en ejércitos, cuadrillas de guerra y órdenes marciales, aunque los hay que vagan por el Imperio vendiendo sus impresionantes habilidades al mejor postor. Sus armas siempre son de las mejores que pueden encontrase en el Viejo Mundo.

La Búsqueda de la Gloria Editar

En los largos meses de invierno cuando los ejércitos deben ser acuartelados, o durante las raras épocas en que las fronteras del Imperio gozan de paz, es común que el campeón de un regimiento pida permiso para deambular por las tierras en busca de oportunidades para poner a prueba su temple. Cada día gastado soportando la monotonía del campamento o los entrenamientos sin sentido es un día en el cual su habilidad es desperdiciada. El comandante del campeón suele conceder esta solicitud, sabiendo que el campeón volverá al servicio cuando sea necesario. Un líder sabio sabe que es mejor para un campeón poner a prueba sus habilidades de lucha en otro lugar a que vuelque su frustración sobre sus compañeros.

Un campeón errante aprovechará cualquier oportunidad para aumentar su renombre, ya sea despachando a una partida de guerra de goblins saqueadores o matando a un terrorífico minotauro en su guarida del bosque. Acumular dinero es secundario para alcanzar la gloria, y un campeón suele prestar su manejo con la espada a una causa digna sin querer recompensa. Para él, basta con que sus obras sean inmortalizadas en la historia y los cantos. El sueño de un campeón no es morir viejo y rico, sino caer con su espada ensangrentada en la mano, con enemigos muertos a sus pies y sus actos coronados con honor.

Muerte antes que Deshonra Editar

La Tormenta del Caos dio a muchos campeones ambiciosos la oportunidad de probar su valor. Entre ellos estaba Dagmar Nachgeben, de los Grandes Espaderos de Middenheim, el cual sostuvo la puerta sur de Middenheim contra las hordas salvajes de Archaón después de que el resto de su regimiento se sacrificase defendiéndolo. Él tapó la brecha en las puertas con músculo y voluntad de hierro, pues el honor de su regimiento estaba en juego.

Incontables merodeadores y mutantes cayeron ante la hoja de Nachgeben, y luchó sobre un montículo de sus cadáveres. Reclamó las cabezas de tres Campeones del Caos, aunque estos se elevasen mucho más altos que él, furiosos con la ira de sus retorcidos dioses. Al final, con su vitalidad filtrándose por una veintena de heridas, su rostro convertido en una máscara de sangre, cruzó su gran espada con la ardiente cimitarra del Señor del Caos Bellarus Lengua Diablo. El arma hambrienta de sangre de Lengua Diablo atravesó la hoja de Nachgeben y entró en sus costillas, mas convocando sus últimas reservas de fuerza, Nachgeben se enfrentó a su adversario. Juntos cayeron hacia sus muertes en el lejano pie del Ulricsberg.

Nachgeben detuvo a los asediadores el tiempo suficiente para que los refuerzos asegurasen la brecha, una de las muchas pequeñas victorias que finalmente salvó Middenheim. Se ha erigido una estatua de Nachgeben en la escena de sus heroicidades. Había cumplido la ambición de todo campeón: sus hazañas le sobrevivirán, conmemoradas en piedra.

FuentesEditar

  • Warhammer Fantasy JdR: Career Compendium (2ª Ed. Rol).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar