Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Hechicero del Caos (Relato)

5.488páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Hechicero del Caos.jpg

La oscura figura se plantó en el centro del campamento. Lucía una armadura negra estilizada con intrincados diseños que brillaban a al luz del fuego. Sobre sus anchos hombros llevaba una pesada piel y su rostro permanecía oculto bajo un yelmo en forma de cráneo que le confería un aspecto brutal. Girando la cabeza de lado a lado, lanzó una mirada feroz a los hombres de la tribu, que retrocedieron ante su terrible presencia.

Clavó su báculo en la tierra ennegrecida y sus amuletos y huesos tintinearon ominosamente. Alcanzó su yelmo con la mano recubierta por un guantelete y se lo quitó dejando caer sobre sus hombros una melena de cabello negro. Su rostro era pálido y demacrado y sus mejillas estaban cubiertas de cicatrices rituales que formaban arcanos dibujos profundamente grabados en la carne. Sus ojos eran del todo negros y lustrosos, con una mirada sobrenatural que acordaba hasta a los más fieros miembros de la tribu.

Elevó su báculo por el aire y lanzó un rugido contra el cielo nocturno. Cuando las oscuras nubes respondieron a su llamada, en sus ojos de medianoche se pudo observar el reflejo de un relámpago oscuro cuyos profundos y resonantes ecos retumbaron por toda la llanura. La oscuridad le envolvió como una capa de susurros y las sombras de la oscuridad a su alrededor se le fueron enroscando por el cuerpo hasta quedarse suspendidas detrás de él. La sinuosa negrura extendió sus brazos como tentáculos amorfos y extrajo todo el calor corporal del cuerpo de los guerreros con un simple toque helado, al tiempo que reducía la hoguera a la nada.

El hechicero habló en la oscuridad; su voz resonó como si en su garganta hubiese una docena de personas pronunciando las mismas palabras.

Todos los hombres de la tribu cayeron arrodillados al unísono ante el hechicero, que había sido, en verdad, bendecido por el más poderoso de todos los dioses.

Fuente Editar

  • Libro de ejército: Hordas del Caos (6ª edición)

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar