Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Herreros Demoníacos y Brujos

5.488páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Brujoenano1.png

Herrero Demoníaco

Los Brujos-Profetas gobiernan con malicia y mano de hierro sobre el desolado imperio de Zharr-Naggrund como señores y amos de todo lo que ven y como sacerdotes de su oscuro dios Hashut. Sus conocimientos son ancestrales y terribles, e implican el estudio de la maquinaria, la maestría en forjar armas y el dominio de los dones mágicos del Caos que Hashut les proporciona. Combinando esto son capaces de crear terribles armas y arcanos dispositivos de poder y destrucción.

Fueron los Brujos, también conocidos como Herreros Demoníacos y Trabajadores Infernales, quienes guiaron a su pueblo desde el borde mismo de la destrucción durante la Era de la Aflicción, quienes construyeron la blasfema ciudad de Zharr-Naggrund en épocas pasadas, y quienes todavía hoy siguen gobernándola. Sus obras de hechicería e ingeniería son legendarias, desde los grandes zigurats y torres de obsidiana y basalto levantados de la tierra hasta las torres de hierro negro alzadas por todas las Tierras Oscuras, pasando por las siseantes máquinas a vapor que trituran la roca en minas esclavistas y las barrocas armaduras que visten los Guerreros del Caos del norte. Todos son manifestaciones de su oscuro saber.

Los Brujos son escasos en número; probablemente no hay más que unos pocos centenares entre toda la raza de los Enanos del Caos capaces de usar esa potente combinación de ciencia y brujería. No poseen una jerarquía absoluta ni un líder supremo, aunque la tradición hace que existan muchas capas de fidelidad y lealtad dentro del gran cónclave del mal que es el sacerdocio de los Herreros Demoníacos de Hashut. Cada uno es una potencia a tener en cuenta por derecho propio, controlando secciones de la misma Zharr-Naggrund o una de las ciudadelas exteriores, y todos tienen sus propios talleres, forjas, bastiones, esclavos y soldados que les deben obediencia directa. La voz más fuerte, sin embargo, corresponde a los más ancianos y poderosos de todos ellos, y a aquellos a quienes Hashut ha otorgado bendiciones. La edad y el conocimiento son tan respetados por ellos como por los Enanos del oeste, aunque los Enanos del Caos también son intolerantes y despiadados con los débiles, y su apoyo sólo puede ser mantenido mediante la fuerza, la riqueza y la brujería, lo que hace que la política interna del clero de Hashut sea letal en todo momento.

El precio que los Brujos-Sacerdotes y los Herreros Demoníacos pagan por su conocimiento y poder es verdaderamente terrible, ya que aquellos que muestran debilidad son derribados y la exigencia de sangre en los altares de fuego de Hashut es insaciable. Mucho peor que eso es la gran maldición que se cierne pesadamente sobre todos ellos: a medida que los Brujos Enanos del Caos usan la magia, ésta impregna gradualmente sus cuerpos, provocando cambios en ellos que son a la vez únicos y horribles. Ni siquiera los más cautos y expertos entre ellos son inmunes, aunque para los desesperados y estúpidos llegan aún más rápido: su cuerpo se convierte inexorablemente en piedra ennegrecida inmóvil. El ritmo del cambio es lento, pero una vez empieza, su fin es irremediable, y cada vez que pierden el control de la magia que desatan, aunque solo sea por un instante, la maldición les castiga aún más hasta que llega el día en que el hechicero queda atrapado, gritando silenciosamente en el interior de la prisión de su propio cuerpo.

Partiendo de sus pies, el Brujo Enano del Caos empieza a convertirse lentamente en piedra. Al principio, sus piernas se vuelven grises y sólidas de forma que son incapaces de moverse, y sus seguidores se ven obligados a trasladarle a todas partes, o deben construir un aparato mecánico para moverlo. A continuación, la parte inferior de su cuerpo y torso se convierten en piedra, haciéndole extraordinariamente resistente. Cuando sus brazos se han convertido en piedra, el anciano Brujo pasa a depender por completo de sus seguidores para emplear la magia, ya que todo lo que puede hacer es hablar y observar sus progresos. Después de un tiempo todo su cuerpo se convierte en piedra y pasa a ser una estatua. Las estatuas de los Brujos Enanos del Caos se alinean junto a las carreteras que hay alrededor de la Torre de Zharr-Naggrund, formando filas y filas de piedras grises que vigilan continuamente los accesos a la ciudad.

En batalla, los brujos son oponentes terribles e imprevisibles: sus oscuros poderes mágicos les permiten invocar el fuego de las entrañas de la tierra y convertir el aire en ceniza y humo asfixiantes, así como inflamar el odio en los corazones de sus seguidores. Son también maestros artesanos que pueden prestar sus habilidades a las dotaciones de las máquinas de guerra, así como usar ellos mismos oscuros artefactos de su invención, como armas de pólvora negra, armaduras negras, frascos de fuego alquímico, hojas demoníacas y armas embrujadas. Cada uno de ellos debe utilizar sus poderes de forma muy cautelosa, ya que saben que el próximo hechizo puede ser el último.

Armamento y equipoEditar

  • Armadura Astillanegra - Los Enanos del Caos son justamente conocidos como los armeros de los Poderes Ruinosos, y sus creaciones no están hechas simplemente de hierro y fuego, sino con sangre, almas y el tejido infernal del mismo Caos. De un modo parecido a la Armadura del Caos que producen para los Guerreros del Caos del norte a cambio de esclavos, oro y tesoros más extraños, la Armadura Astillanegra que forjan para sí mismos es resistente a los golpes más poderosos de la batalla, pero también es única por resistir perfectamente al fuego y al calor y estar diseñada para ser usada en el infernal ambiente de la Llanura de Zharrduk.
  • Armas de Forjaoscura - Paranoicos y malignos, los Herreros Demoníacos a menudo se reservan sus obras más potentes para usarlas personalmente. Estas armas "de Forjaoscura" pueden variar en forma y estilo dependiendo de los caprichos de su hacedor, e igual de variables son los poderes infundidos en ellas por las retorcidas runas y los hechizos de pesadilla realizados sobre ellas.
  • Bombas de Naphtha - Llenas de brebajes mágicos de sustancias sulfurosas y la esencia filtrada de los demonios del fuego destruidos como resultado de las oscuras artes de los Brujos-Profetas, las bombas de naphtha son inestables frascos explosivos que al romperse liberan masas de llamas abrasadoras.
  • Sangre de Hashut - Esta es una potente sustancia alquímica saturada con magia demoníaca que hace arder el metal cuando entra en contacto con él, convirtiéndolo en un charco incandescente. Aunque es más preciada que el simple oro, algunos favoritos del Padre de la Oscuridad poseen un vial de este líquido, que llevan a la batalla para asegurar la devastación de su enemigo mejor blindado.

MiniaturasEditar

  • Herrero Demoníaco edición especial Games Day

FuenteEditar

  • Libro de Ejército: Enanos del Caos (4ª Edición).
  • Tamurkhan: El Trono del Caos.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar