FANDOM


Ingeniero-0
"Ahora, si simplemente ajustase el trinquete de orientación en un grado ... ¡Huy! ¡Gracias a Sigmar que sólo eran mercenarios!"
Ingeniero anónimo

Los Enanos fueron los primeros en introducir la ciencia de la ingeniería en el Viejo Mundo, y están muy solicitados, pues sólo ellos pueden crear las maravillas mecánicas de la época.

El gremio de ingenieros Enanos es una organización poderosa y sumamente respetado, pero dada al secreto: su estructura, sus reglas y los a veces desagradables rituales que emplea están basados en siglos de tradición. El Gremio desconfía en gran medida de la innovación y la invención, respetando los métodos y calores tradicionales: si algo de todo eso valiese la pena, mantienen, el Gremio lo hubiese hecho hace siglos.

A causa de esta actitud, y del estricto control que mantiene el Gremio sobre sus miembros, no es raro que los Enanos jóvenes e imaginativos lo abandonen o sean expulsados del mismo, buscando empleo y patrocinadores en el exterior. El término para estos individuos, por razones históricas, es "espaldas mojadas", aunque no es prudente decírselo a la cara. Es posible encontrar a numerosos espaldas mojadas trabajando para todo tipo de patrones acomodados en el Viejo Mundo, y el Gremio está empezando a preocuparse por el perjuicio que supone para su posición y autoridad. Lo normal es que las relaciones entre los miembros del Gremio y los espaldas mojadas sean hostiles.

La Humanidad adoptó lo que los enanos tenían para ofrecer y lo desarrollaron, especialmente en lo relacionado con la pólvora y otros artilugios adecuados para usos militares. La Escuela Imperial de Ingenieros de Altdorf es famosa por sus extravagantes invenciones, que pueden resultar de gran utilidad si se consigue que funcionen adecuadamente.

Fuera del Imperio, los tileanos también son particularmente conocidos por las osadas ideas de sus ingenieros.

La Escuela Imperial de IngenierosEditar

La Escuela Imperial de Ingenieros, fundada hace más de quinientos años, atrae a una extraña ralea. Sólo se sienten cómodos cuando juguetean con pistones silbantes y engranajes ruidosos en diagrama garabateados en las paredes de sus talleres. Los inventores y entusiastas acuden a los ilustres pasillos de la universidad, pero solo se e admite la entrada a los que exhiben el talento y la afán requeridos. Por lo general, sólo los ciudadanos imperiales son admitidos. Sin embargo, en honor del genio Leonardo di Miragliano, que ayudó a fundar el colegio, la Escuela de Ingenieros da la bienvenida a muchos de sus compatriotas (los tileanos tienen una reputación de ser librepensadores progresistas, un rasgo considerado peligroso para la mayoría de los Imperiales). La escuela también da la bienvenida a los ingenieros enanos expulsados por los suyos por entrometerse con la mano de obra tradicional enana.

Los logros de la Escuela incluyen el Cañón de Salvas y la Batería de Cohetes Helstorm. Cualquier máquina que dispare con un rugido ensordecedor y cause en una explosiva carnicería se considera un éxito, pero se necesita un hombre valiente que se ofrezca voluntario como artillero de uno de estos erráticos artilugios.

Los ingenieros trabajan sin dormir en sus talleres para desarrollar armas más mortíferas, o para mejorar las ya existentes. El rompecabezas más grande es la construcción de los tanques a vapor, monstruos de hierro que escupen las balas de cañón y aplastan a los enemigos del emperador con sus ruedas. El secreto de su fabricación murió con su creador, Leonardo, y de sus doce tanques originales, sólo quedan ocho.

Tal desorganización es endémica entre los ingenieros. Suspicaces de ser plagiados, escriben notas en códigos indecifrables. Los planos a menudo se pierden en las explosiones que con frecuencia destrozan los talleres, o son descartan cuando se obsesionan con una nueva idea. El deseo de recuperar inventos perdidos puede ser tan fuerte como la creación de nuevos.

Controversia recienteEditar

En su juventud, el profesor Rastus Mickelbach ganó la estima para las invenciones tales como el Maravilloso Masticator de Carne de Mickelbach, y el Absurdamente Letal Liquidador Lacerante. Posteriormente, Mickelbach se ha dedicado por completo a la enseñanza. Sus conferencias en la Escuela de Ingeniería atraen grandes audiencias. Sin embargo, muchos de sus compañeros creen que es demasiado senil a causa de opiniones recientes.

En su tratado “Una Máquina Para Todas Las Estaciones”, Mickelbach argumenta que la Escuela de Ingenieros no debería centrarse unicamente en las aplicaciones militares, como ha sido tradicionalmente el caso, sino en invenciones de valor cívico. Propone el desarrollo de máquinas como el carro segador autopropulsado, el espantapájaros mecánico y el telar manual a vapor que, según cree, revolucionarían la economía del Imperio. Los directivos de la escuela han suprimido el tratado, temiendo que provoque disturbios contra la universidad por parte de trabajadores enfurecidos que teman ser reemplazados por autómatas.

Hay rumores de la autoridades universitarias que planean forzar el retiro del profesor. Sin embargo, su reputación y la admiración de los estudiantes idealistas hace esto sea difícil sin causar una división pública.

ImágenesEditar

FuentesEditar

  • Warhammer Fantasy JdR: Career Compendium (2ª Ed. Rol).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar