FANDOM


Guerreros gelidos

En ocasiones un desove produce Guerreros Saurios con habilidades diferentes a las de sus hermanos. Se dice que los Ancestrales eran capaces de ver el futuro, lo que les hacía predecir qué tipo de guerreros iban a ser necesarios en el conflicto que se avecinaba. Así, estos desoves, que pueden parecer aleatorios, forman parte en verdad del plan de los Ancestrales. Además, son considerados bendiciones de los mismos dioses, enviados para ayudar a los slann en su deber sagrado.

Uno de los desoves más habitual en las Ciudades-Templo durante las últimas décadas es el de los guerreros saurios que nacen con la instintiva habilidad de controlar a los gélidos. Los guerreros Saurios son luchadores formidables, pero combatiendo a lomos de un Gélido son una fuerza de choque capaz de machacar a cualquiera. Aquellos que reúnen el coraje necesario para aguantar ante una carga de caballería de Gélidos se ven inmersos en un torbellino de dentelladas, zarpazos y lanzazos. Estas criaturas son temperamentales y feroces, pero resultan ser poderosas monturas para aquellos que son capaces de montarlas. Se cree que es gracias a bendición del Ancestral Itzl que los saurios pueden montar en gélidos, una señal de que estos guerreros serán muy necesarios en las guerras venideras. Los guerreros gélidos tienen unos sentidos excepcionales que les ayuda a perseguir a su presa; un sentido superor del olfato y del gusto, con el que detectan el rastro de su presa de sangre caliente, incluso por encima del hedor de sus monturas. Atraídos por el olor de la sangre, los grupos de guerreros gélidos pueden pasarse días siguiendo al enemigo. Gracias a su fuerza de voluntad, los saurios pueden controlar un poco su natural deseo de sangre y prestan menos atención a sus gélidos durante ese tiempo.

Jinete de gelido octava

Los Gélidos son criaturas reptilianas con muy mal carácter y escasa inteligencia. Salen de sus cubiles subterráneos para cazar en manada por Lustria. Son bestias bípedas de patas musculosas, pero cuando los Gélidos corren suelen ayudarse de sus patas delanteras para mantener el equilibrio y ganar velocidad. Estas extremidades más cortas también tienen su utilidad cuando concluye su cacería. Al atacar, los Gélidos usan sus garras afiladas para intentar destripar a su presa. Si ven una extremidad o un vientre desprotegidos, los Gélidos lanzarán sus cuellos como una serpiente que ataca. Con un horrible chasquido, las poderosas mandíbulas del Gélido se cerrarán sobre su presa, y se sacudirá hasta que consiga arrancar un pedazo de carne. Las manadas de Gélidos, siempre hambrientos, son capaces de tumbar a criaturas mucho más grandes, desgarrándolas y devorándolas con un salvajismo que deja un rastro cruento por toda la jungla. Como los Gélidos son demasiado fieros para domesticarlos y aplicarlos a alguna tarea útil, los Hombres Lagarto dejaron a las manadas en paz, aunque muchos Eslizones aprendieron por las malas que no se podía domar a esas bestias. Los Gélidos eran sencillamente otros de tantos depredadores que acechaban a quien viajase por Lustria. Pero eso era antes de que los Ancestrales bendijesen a algunos desoves de Saurios. Se dice que los Ancestrales antevieron el futuro y las necesidades de los Hombres Lagarto, y les brindaron sus dones en consecuencia. Cuando emergía un desove de Saurios capaz de montar en Gélidos, los Chamanes Eslizones proclamaban que era la voluntad divina de Itzl, el gran dios de las bestias.

Los Guerreros Saurios benditos por Itzl tienen una aptitud innata para guerrear a caballo. Segregan un almizcle de olor muy parecido al de los propios Gélidos, lo que les permite formar vínculos con esas criaturas hostiles. Los Saurios poseen espolones en las piernas que les permiten aferrarse al duro pellejo de su montura y mantener las manos libres para sostener el escudo y la lanza. En todos esos desoves habrá un Líder de la manada, quien instintivamente guiará al grupo, sabrá dónde encontrar los Gélidos y cómo domarlos para la monta. Cuando los guerreros gélidos atacan, se adentran en la densa maleza, y aniquilan a los regimientos enemigos con una fuerza increíble, incluso a los adversarios más poderosos. En general, a esto siempre le sigue una auténtica carnicería, ya que los saurios y los gélidos vuelven a su naturaleza más bestial.

Desove de Itzl por Sam Flegal Jinete de Gélido Hombres Lagarto
Hace falta un carácter muy dominante para controlar la sed de sangre de un Gélido, y hasta los Saurios pueden tener dificultades para ello. En ocasiones los Gélidos pueden sentirse confusos, con sus cerebros de reptil saturados. En esos casos los depredadores recurrirán a sus instintos primarios: rugirán al cielo, arañarán el suelo con furia, o morderán a su alrededor enloquecidos en un acceso de ira mortal. Durante esos momentos de impulsos básicos los jinetes no pueden hacer nada más que sujetarse bien y mantener sus extremidades a distancia de las dentelladas. Pero cuando sus bestias obedecen, la caballería de Gélidos es un adversario brutal con un salvajismo redoblado, un guerrero letal montado en un temible cazador de sangre tria. Sus ataques no dejan muchos restos para poder identificar qué clase de criatura eran sus enemigos.

Cuando el ejército de Hombres Lagarto está completamente preparado para la batalla, los guerreros gélidos siempre toman posiciones en los flancos más exteriores. Cuando el enemigo avanza hacia el grupo principal del ejército de Hombres Lagarto, los guerreros gélidos empiezan a maniobrar y separarse del flanco. Cuando el enemigo se acerca a la línea principal de batalla, los guerreros gélidos se abalanzan hacia ellos, chocando violentamente contra los laterles expuestos del adversario. Por eso, cuando se ven enfrentados a la infantería sauria en primer lugar, y a la caballería por los laterales, la mayoría de enemigos huye, o son masacrados por los furiosos seres de sangre fría. Otras veces, los guerreros gélidos se mantienen en reserva, para lanzar un contraataque devastador en el clímax de la batalla. La estruendosa carga de los gélidos ha hecho retroceder a muchas unidades en batalla, y según se cuenta, a infinitos intrusos de sangre caliente.

MiniaturasEditar

  • Miniaturas de séptima
  • Miniaturas de sexta
  • Miniaturas de Warmaster

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Hombres Lagarto (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Hombres Lagarto (8ª Edición).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar