Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Karak

5.543páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Fortaleza Enana.jpg

Entre las cimas y valles de las montañas del Viejo Mundo, apenas vistos por Hombres o Elfos, los Enanos han cincelado descomunales maravillas arquitectónicas. Se trata de auténticas ciudades subterráneas, que se adentran hasta las mismas raíces de las montañas, fortalezas casi impenetrables erigidas para albergar a la raza de los Enanos en el cenit de su poder y conocimiento.

Estas fortalezas enanas se denominan Karaks (en Khazalid es el término usado para denominar a "Fortaleza de la Montaña"). Cada una constituye un reino independiente. El Karaz-Ankor se compone principalmente de estas ciudades-fortaleza en las grandes montañas ricas en minerales para cumplir una función además de ciudades-mina.

Cada una de estas mansiones subterráneas comprende impresionantes fortificaciones, minas en sus niveles inferiores, grandes forjas y talleres y bulliciosas calles talladas en la roca. A pesar de estar en el profundo subsuelo, los magníficos Karaks no son tenebrosos: una serie de respiraderos distribuidos astutamente permiten que les llegue la luz del día. Así, junto con gemas relucientes estratégicamente situadas y grandes braseros, los Enanos se aseguran de que cada rincón resplandece con los destellos del oro, el bronco y las piedras preciosas.

Historia Editar

Los Enanos construyeron fortalezas para defender las regiones mineras en las Montañas del Fin del Mundo durante el Gran Imperio Enano. Muchas de ellas todavía perduran en estas montañas, y como a los Enanos les gusta seguir un diseño determinado si se ha comprobado que funciona, en el Viejo Mundo pueden encontrarse un gran número de fortificaciones con exactamente el mismo diseño. Se mantuvieron totalmente inexpugnables por miles de años.

Pero eso cambió en la Era de la Aflicción, el terrible momento en que sus enemigos redoblaron sus ataques con una intensidad desconocida hasta entonces. Tras cruentísimas batallas, los enemigos de los Enanos, especialmente los Pieles Verdes y los Skavens, tomaron muchas de sus fortalezas. Actualmente la mayoría se encuentran en ruinas y otras razas han construido sus propias fortificaciones sobre sus cimientos, mientras que los Enanos luchan por preservar las que aún están en su poder.

Majestuosidad InimaginableEditar

Los extranjeros rara vez contemplan el interior de una fortaleza Enana, pero aquellos que han visitado estas moradas seculares cuentan que jamás hubieran imaginado su inmensidad y magnificencia. Hay en ellas pasajes abovedados, cámaras magníficas y salones en los que se pierde la vista. Son ciudades descomunales talladas del lecho rocoso del mundo. Cada pilar, cada columna y dintel se ha trabajado con una maestría que haría palidecer a los artesanos de cualquier otra raza, pues la roca no es más que arcilla para los Enanos.

Al nivel de la puerta principal y en en los niveles superiores de estos complejos subterráneos se encuentran los salones, mientras que amplias avenidas recorren los niveles inferiores. Por doquier resplandece el oro y las piedras preciosas, pues hasta la última sala de los Enanos atesora más riquezas que el más elegante palacio de cualquier otra raza.

A lo largo de las eras, cada fortaleza ha desarrollado su propio carácter, aunque las otras razas no vean más allá del hecho de que todos los Enanos son ariscos y cascarrabias. En ocasiones, las relaciones entre fortalezas se enfrían, llegando incluso al conflicto abierto, pero, ante un enemigo común, los Enanos cesarán las viejas hostilidades y harán gala de solidaridad y resolución.

Más allá de las fortalezasEditar

A excepción de Karak-Ocho-Picos, casi todas las fortalezas Enanas controlan un territorio más allá de sus muros. Los límites de la tierra enano suelen ser delimitados por torres de vigilancia, con enormes braseros en lo alto: el humo gris indica viajeros amistosos, mientras que el negro advierte de enemigos. Una baliza en la noche denota peligro; pues se supone que todos los que se acercan al amparo de la oscuridad no suelen ser amistosos.

Las fortalezas orientales a menudo tienen defensas adicionales contra las hordas de pieles verdes procedentes de las Tierras Oscuras. Los Enanos son muy hábiles a la hora de ocultar trampas y fortificaciones en terreno montañoso; desprendimientos de rocas, salientes derruidos, caminos falsos, y las hoyos camuflados son algunas de las trampas más comunes.

Los campos y pastizales de la fortaleza se encuentran entre las zonas fronterizas y en la propia estructura, a menudo en grandes y espectaculares sistemas de terrazas construidas encima de las laderas. Cuando la guerra y el tiempo lo permiten, estos terrenos aumentan el suministro de alimentos proporcionados por los salones agrícolas subterráneos. Algunas granjas enanas se encuentran dispersos entre los valles escondidos a las fueras de las fronteras de las fortalezas más grandes, pero no demasiado lejos. La mayoría de estas granjas periféricas sólo pueden ser encontrados por aquellos que conocen los caminos secretos. Es raro que un viajero se tope con estas tierras de cultivo ocultas.

Muchas fortalezas tienen unos cuantos edificios de madera más allá de sus muros para dar cobijo a aquellos visitantes a los que no se les permite, o no quieren, entrar en la propia fortaleza. Estos edificios están siempre dentro del alcance de los Cañones, para que no pueda dar cobertura a los atacantes en un asedio.

FortificacionesEditar

La planta de una fortaleza Enana suele ser rectangular, aunque en las fortalezas más grandes también es habitual que las murallas sigan el contorno natural de la montaña. A veces la fortificación no es más que una gigantesca puerta que conduce a salas subterráneas que los Enanos han excavado a lo largo de muchos años.

Las entradas a la fortaleza muchas veces están flanqueadas por estatuas gigantescas de los ancestros de sus habitantes, y en las murallas pueden verse bajorrelieves de las cabezas de estos ancestros. Los puentes levadizos y fosos no son demasiado habituales en las fortalezas Enanas, pues estos prefieren defender la entrada a sus fortalezas con pesadas puertas de hierro y bronce. Algunas de estas puertas deben accionarse mediante complicados sistemas de poleas y palancas, como si se trataran de un rastrillo.

PuertaEditar

Puerta reforzada.jpg

Las fuertes y sólidas puertas de los Enanos están hechas con su propio hierro y las instalan ellos mismos.

Las más formidables de todas estas fortalezas fueron talladas en la propia roca, construyéndose tan sólo las defensas más exteriores, utilizando para ello gigantescos bloques de piedra transportados hasta el lugar. Por ello, al contrario que los asentamientos de los humanos, las fortalezas Enanas apenas necesitan murallas defensivas pues están construidas en el interior de montañas. No obstante, las puertas son un elemento esencial para la defensa de una fortaleza. Una puerta sólida y resistente es vital para proteger la entrada de la misma.

Puerta ReforzadaEditar

Las puertas de los mayores Kazaks cuentan con planchas de acero de más de treinta centímetros y están guardadas por las vigilantes estatuas de los ancestros.

Los Enanos no pierden de vista a todo aquel que entra en sus fortalezas, aunque son muy pocos los que cierran sus puertas. Sin embargo, si se trata de un enemigo, las puertas de la fortaleza, reforzadas con acero, o hasta gromril, en el caso de Karaz-a-Karak, se cerrarán a cal y canto y ningún ejército podrá penetrarlas, al menos no desde la superficie.

Puerta RúnicaEditar

Las puertas más sólidas de las fortalezas están protegidas por algo más que piedra y acero.

Las fortalezas Enanas están equipadas con imponentes puertas, revestidas y protegidas con extraños materiales nada utilizados en otros lugares del Viejo Mundo. Los Señores de las Runas se encargan de decorar dichas puertas con las runas de Valaya, la Diosa de la Salud y el Hogar.

Guarnición Editar

Cuarto de VigilanciaEditar

Una pequeña estancia, muy probablemente en las profundidades de la fortaleza, tal vez cerca de la cámara de esta, donde residen los guerreros que están realizando labores de guardia.

La seguridad dentro de una fortaleza no es un problema, pues los Enanos no suelen ser traidores ni ladrones. De todos modos, siempre hay puestos de guardia para vigilar ciertas estancias y defender los sacrosantos santuarios que son las enormes cámaras del tesoro. Aquellos Enanos ocupados con labores de guardia suelen ser asignados a estos lugares y a las zonas más profundas, donde se accede al Camino Subterráneo.

Sala de GuardiaEditar

El Salón de la Guardia alberga a los Guerreros Enanos, cuya labor es defender la fortaleza de enemigos internos y externos.

Los Salones de la Guardia son unas dependencias enormes en las que se guarniciona una buena parte de las fuerzas defensivas de cada fortaleza. La guardia está lista para actuar en caso de invasión, subterránea o no, de una fuerza enemiga, pero son en realidad los Rompehierros los que constituyen la primera línea de defensa de una fortaleza en el caso de un ataque desde las profundidades.

Fuentes Editar

  • Libro de Ejército "Enanos" 4ª Edición.
  • Libro de Ejército "Enanos" 8ª Edición.
  • Suplemento de Warhammer: Asedio (5ª Edición).
  • Warhammer Fantasy JdR: Dwarfs - Stone and Steel (1ª Ed. Rol)

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar