Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Karak-Azorn

5.535páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

1228458600 art-dwarf05 Enanos Muros.jpg
Karak-Azorn
era una fortaleza Enana situada en las Montañas de los Lamentos.

HistoriaEditar

Durante muchísimo tiempo, las expediciones Enanas han viajado hacia el este adentrándose en las Montañas de los Lamentos, en busca de la afamada Montaña de Oro. Aunque aún hoy no la han localizado, si que han logrado encontrar numerosos lugares ricos en gemas y metales preciosos. Las pocas minas y fortalezas que han establecido en esta hostil región tienen entradas hábilmente ocultas entre los picos y paredes de roca, pues los Enanos temen (y con razón) que los Ogros las descubran.

El segundo asentamiento Enano más grande de dichas tierras fue descubierto por un Cazador Ogro errante, que corrió a avisar a Thogub Garrotazos, el Déspota de la tribu de los Puños Enfadados. Thogub, un Ogro de tamaño inmenso, se frotó las manos lleno de júbilo al oír tan buenas noticias. Ya anteriormente había podido disfrutar de primera mano de las riquezas que suelen albergar dichas fortificaciones, y desde sus días de aventura en las Montañas del Fin del Mundo recordaba especialmente grato el sabor de la carne de Enano. Reuniendo a su enorme tribu entorno a él, los Ogros de los Puños Enfadados marcharon a la guerra con la intención de conquistar el bastión Enano y saquear sus tesoros.

No obstante, tomar una fortaleza Enana es algo más fácil de decir que de hacer. Karak-Azorn era un asentamiento pequeño, pero aún así los Ogros no fueron capaces de romper sus puertas. Lanzaron contra ellas una salva tras otra de disparos de cañón, e incluso acercaron su Escupehierros hasta el punto de disparar con él a bocajarro, pero los portones llenos de runas resistieron. Tampoco les sirvió de nada enviar a sus Colmillos de Sable a olfatear los alrededores en busca de entradas secundarias. Todo lo que los Ogros lograron fueron pequeños avances, como colarse por un túnel de drenaje y aterrorizar brevemente los niveles inferiores antes de ser aniquilados, o ganar un pasillo secundario que los Enanos acabaron por derrumbar causando multitud de muertos para ambos bandos. El asedio siguió sin más progreso durante meses, que lentamente se convirtieron en años. Y entonces, por fin, llegaron los Cuernos Pétreos.

Los Enanos eran capaces de almacenar tal cantidad de artilería para defender su entrada principal, que un único Cuernos Pétreos ni siquiera hubiera podido sobrevivir a un ataque frontal. Sin embargo los Ogros no disponían de una sola de aquellas bestias, sino de tres. Y este trío de Cuernos Pétreos demostró ser imparable: en muy poco tiempo las puertas del bastión, hasta ahora inexpugnables, fueron reducidas a escombros y por ellas manó el ejército Ogro hacia el interior del complejo. Los Enanos defendieron cada sala con todas sus fuerzas, pero la potencia del asalto era demasiada, y los obligaba a retirarse constantemente.

En un momento dado, los Enanos que aún seguían la lucha fueron conscientes de que su fin estaba cerca, y junto a su Señor del Clan se prepararon para ofrecer una última resistencia heroica en la sala del tesoro. Allí, entre pilas y pilas de enrome rubíes, perlas y lingotes de oro, los Enanos esperaron. Sin embargo, los Ogros creían haber encontrado ya en los niveles superiores el verdadero tesoro de la fortaleza: nada más y nada menos que la bodega de barriles de cerveza Enana. Los Ogros hicieron allí mismo una gran fogata y se dieron un festín de cerveza y carne de Enano rustida. Thogub decidió dejar con vida a los Enanos supervivientes hasta que acabara aquel banquete. Ya habría tiempo de liquidarlos. Al fin y al cabo, los Enanos nunca han sido critaturas demasiado rápidas, así que no irían a ninguna parte. Además, un poco de ejercicio ayudaría a sus Ogros a bajar la comida...

Fuentes Editar

  • Tamurkhan: Throne of Caos.
  • Ejércitos Warhammer: Reinos Ogros (8ª Edición).

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar