Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Karak-Kadrin

5.541páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Fortaleza Karak Enano.jpg

Karak-Kadrin, que significa algo así como "Fortaleza del Paso" en el idioma de los Enanos, es una imponente fortaleza que está excavada en las cimas escarpadas e inhóspitas al sur del Paso de los Picos.

También conocida como la "La Torre de los Matadores", es la más grande de las fortalezas del norte después de Karaz-a-Karak. En su apogeo, el paso permitía a los Enanos viajar entre las vertientes este y oeste de las montañas, conectando las fortalezas del oeste a las minas y asentamientos en el este de las Montañas del Fin del Mundo. Desde la caída de las tierras del este, la importancia de la ruta menguó cuando los Enanos abandonaron la vertiente este de las montañas. En la actualidad, los Enanos apenas viajan por este desfiladero, pero lo guardan con celo y lo vigilan constantemente, ya que está habitado por monstruos y se ha convertido en una de las principales rutas por las que los invasores Orcos y Goblins se mueven hacia el Oeste desde sus guaridas en las Tierras Oscuras.

Karak-Kadrin es el hogar de feroces clanes enanos que prometieron mantener abierto el paso y que nunca han incumplido su palabra pese a haber sido asediados en numerosas ocasiones. La fortaleza enana sigue siendo un próspero centro de comercio con el mundo exterior, ya que se alza sobre la parte oriental tanto de Kislev como del Imperio.

Los Reyes MatadoresEditar

Ungrim1.jpeg

Undrim Puñohierro (por Mark Gibbons)

El rey Ungrim Puñohierro del clan Angrulok, descendiente directo del Rey Baragor, es el último de la larga línea de Reyes Matadores de Karak-Kadrin.

Baragor era un orgulloso individuo que sufrió una terrible pérdida que lo condujo a tomar los votos de Matador, un miembro del culto de los Enanos deshonrados que buscan la muerte luchando contra monstruos grandes y terribles. No obstante, al ser el rey, las responsabilidades hacia su gente le obligaban a seguir reinando, por lo que siguió siendo el Señor de Karak-Kadrin y no desaparecer en las tierras salvajes en busca de la redención a través de una muerte heroica, por lo que en vez de errar de combate en combate, se convirtió en el primer Rey Matador. Desde entonces sus descendientes se han denominado Reyes Matadores y todos ellos han recibido la triste carga del voto incumplido por su antepasado. La naturaleza de la vergüenza de Baragor ha sido olvidado por su pueblo como una señal de respeto, y el secreto es transmitido de Rey Matador al siguiente, hasta que uno de ellos logre la expiación.

Como no podía buscar la muerte personalmente, fundó un gran santuario dedicado al Dios de la Guerra Grimnir, el Templo de los Matadores, y fomentó a otros matadores a que viajasen hasta su fortaleza, donde se dedicó a recopilar la sagas de famosos matadores, pagando a los bardos con más talento para que compusieran canciones épicas para conmemorar las hazañas de estos. Los Matadores todavía acuden a su reino desde todos los rincones del Imperio Enano para ver conmemoradas sus hazañas y hacer uso de sus hachas contra los enemigos que allí abundan, es por ello que actualmente Karak Kadrin es el hogar de la mayor población de Matadores en todo Karaz Ankor.

Karak Kadrin simbolo.png

Símbolo de Karak-Kadrin

El actual Rey Matador de esta valiente y orgullosa fortaleza es el Rey Ungrim Puñohierro. El Rey Ungrim honra tanto a su juramento de Matador y a su juramento de Rey manteniendo una guerra casi continua contra los muchos enemigos de los enanos. Es considerado como uno de los mejores generales en todo Karaz Ankor. En la reciente batalla del Barranco de la Pierna Rota, cerca de Karaz-a-Karak, el rey Ungrim y sus fuerzas aniquilaron una horda de pieles verdes y capturaron al temido Señor de la Guerra Orco Gnashrak. Las campañas del rey Ungrim le mantiene lejos de Karak Kadrin durante gran parte del año, y en su ausencia la fortaleza está gobernada por la reina Alrika, que goza de todo el apoyo de los clanes.

La FortalezaEditar

Matadores Enanos por James Brady jimbradyart.jpg

El Pico Kadrin no es en absoluto el más alto de las montañas circundantes, pero se encuentra separado de todos los demás y domina un gran valle que discurre entre dos cadenas de montañas más altas y grandiosas. Un río corre por el fondo, y en otros tiempos, el valle estuvo cubierto por un bosque, pero que hace ya mucho tiempo que lo talaron para alimentar los hornos de la Torre de los Matadores.

Debajo de la ciudad, se encuentra algunas de las más profundas, oscuras y peligrosas minas de todos los reinos enanos. Allí abajo, hay vetas de carbón y hierro que habían sido explotadas desde antes de la fundación del Imperio, y que proporcionaban la materia prima para fabricar el acero de Kadrin, famoso en los reinos enanos y las tierras de los hombres por ser el mejor para las hojas de las hachas.

Karak-Kadrin es una fortaleza enorme, tallada en la roca viva del pico de la montaña, al igual que los edificios que la rodean, que tampoco han sido construidos, sino tallados en la roca. La única excepción son las murallas exteriores; que fueron levantadas con gigantescos bloques de piedra. La obra de cantería parece tan antigua como las propias montañas.

La fortaleza de Karak-Kadrin es torva, de piedra toscamente tallada. Teniendo en cuenta lo mucho que los enanos se enorgullecen de su trabajo de cantería, se sospecha que la tosquedad de la arquitectura contiene algún tipo de declaración implícita. Karak-Kadrin habla de un achaparrado poder primitivo. Se trata de un castillo construido para que pudiera ser defendido, un lugar destinado a resistir el asedio, un puesto avanzado en un lugar de peligros infinitos.

Portada Venganza de Drong por Geoff Taylor Matadores.jpg
Asediado en numerosas ocasiones, Karak-Kadrin nunca ha caído. Muchos ejércitos invasores quedaron destrozados tras sus muros. Karak Kadrin también se beneficia de su ubicación cerca de Kislev y la provincia oriental del Imperio, Ostermark. Desde la época de Sigmar, los seres humanos han controlado estas tierras, protegiendo el flanco occidental del reino enano contra la invasión de los pieles verdes.

Karak-Kadrin tiene muchas ventajas gracias a su proximidad a las tierras de los humanos, entre ellas un lucrativo comercio con el Imperio y Kislev, y siempre ha sido capaz de contar con la asistencia de las fuerzas imperiales cercanas contra sus enemigos comunes como los orcos, goblins, Skavens y Hombres Bestia. El camino desde el Imperio hace que Karak Kadrin sea una parada tanto para enanos expatriados que regresan a Karaz-Ankor como para los aventureros en busca de las fortalezas enanas y minas perdidas. Los forasteros encontrarán un recibimiento más cálido en Karak-Kadrin que en cualquier otra fortaleza enana, y una gran cantidad de comerciantes deseosos de que les suministren cualquier equipo que puedan necesitar (por un precio).

Al igual que el resto de fortalezas Enanas, la población actual de Karak-Kadrin es mucho menor de lo que llegó a ser durante la Edad Dorada. Sin embargo, su guarnición, junto con su gran población de Matadores, ha permitido que Karak-Kadrin pueda repeler muchos asaltos, incluso durante la ausencia del rey Ungrim y el ejército de la fortaleza. Los visitantes no enanos normalmente se alojan en cámaras dentro de la parte superior de la fortaleza, mientras que los enanos o los miembros de otras razas reconocidos como Amigo de los Enanos pueden tener alojamiento en el interior. Protegido por cañones procedentes de las fundiciones de Karaz-a-Karak y por Lanzaagravios y Lanzavirotes de fabricación local, las muros de Karak-Kadrin se alzan orgullosos contra cualquier amenaza.

Aunque no es tan espectacular como Karaz-a-Karak, la parte inferior de Karak Kadrin sigue siendo impresionante. La grandeza de la cantería enana alcanza su apogeo en las Salas de audiencias del Rey y el Gran Salón, donde la población de la fortaleza se reúne en asamblea dos veces al año.

Templo de GrimnirEditar

Grimnir por Tiernen Trevallion.jpg
Karak-Kadrin es el hogar del Culto de los Matadores, donde se encuentra el santuario más importante de todo el Imperio Enano dedicado a Grimnir, el más sediento de sangre de todos los Dioses Ancestros, que solo acepta la vida de los matadores y sus cabellos.

Situado cerca de una puerta lateral de Karak-Kadrin, el Templo de los Matadores se sitúa en el corazón de una bodega dentro de la fortaleza, conocida como Khaz Drengi, el Salón de los Matadores. Los matadores lo mantienen personalmente, y evitan la ayuda de otros enanos. Un segundo altar a Grimnir, abierto a todos los enanos, se puede encontrar en una galería subterránea por debajo del enclave de los Matadores.

La mayoría de los Enanos hacen su juramento ante el altar de Grimnir; donde se afeitan la cabeza, y luego queman el cabello en el gran horno. Después sus nombres se tallan en la gran columna del templo, y de ese modo todo el mundo sabe que han abandonado la vida. En el exterior está la calle de los artistas de la piel, donde les hacen los primeros tatuajes. En general, no importa el lugar en dónde un enano haga sus votos y se afeite la cabeza, es un Matador cuando lo ha hecho, solo que muchos Enanos prefieren hacer el juramento ante el altar de Grimnir por una cuestión de formas.

El santuario interior está atendido unos pocos enanos viejos, ataviados con ropones rojos y sin llevar armas. Tienen barbas largas y ceñidas por broches con el símbolo de las dos hachas cruzadas. Además de orar y de cuidar del enorme fuego que arde constantemente dentro de una fosa de la antecámara, también sirven como guían a los Enanos que toman el voto de los matadores.

Matador Enano Warhammer Online por Chris Dien.jpg
El techo del templo sería considerado bajo para un templo humano, pero aun así es tres veces más alto que una persona adulta. Después del enorme fuego brillante que arde en el vestíbulo de entrada, el interior del templo es oscuro y el aire huele a incienso y a pelo quemado. Las paredes son enormemente gruesas, ahogando todo sonido exterior, sumiendo la estancia en un solemne silencio, en el que solo se oye el murmullo de las oraciones de los sacerdotes, y las plegarias de los enanos que ha tomado el voto del matador. Las paredes están flanqueadas por enormes sarcófagos de piedra, cada uno de la altura de un hombre y con una talla que representa a un enano tendido con un arma aferrada contra el pecho. Estas son las tumbas de los Reyes Matadores, ya que durante muchas generaciones la familia real de Karak-Kadrin ha sido sepultada allí.

El centro de la estancia está dominado por un altar descomunal, tallado en roca maciza, con diversas runas grabadas en su superficie. Sobre el altar se alza la estatua de Grimnir, representado como un poderoso guerrero enano con un hacha en cada mano y un pie sobre el cuello de un dragón. Presenta el aspecto reconocible de un Matador, con la barba corta, y una enorme cresta coronando su cabeza. La estatua está tallada con un detalle tal que ningún escultor humano tendría la paciencia o la habilidad para ejecutar. Había sido trabajada por cinco generaciones de maestros artesanos, lo que en pautas humanas suponen casi un millar de años.

Camino SubterráneoEditar

Matador Enano fantasy fan art warrior warhammer slayer.jpg

Una recia y fuertemente custodiada compuerta en el extremo sureste de los niveles inferiores bloquea la entrada al Camino Subterráneo. Las rutas de Karak-Kadrin a Zhufbar y a Karaz-a-Karak están destrozadas en muchos lugares, y lleno de criaturas peligrosas. Grandes grietas y masivos derrumbes han bloqueado la parte de la carrera en dirección al norte, hacia la caída Karak-Ungor, ahora conocido como la Montaña del Ojo Rojo por los invasores Pieles Verdes. Si bien, aunque estos obstáculos proporcionan a Karak Kadrin una cierta protección contra ataques subterráneos, los trabajos de limpieza y reparación de la ruta subterránea ya están en marcha, en preparación para la liberación de Karak-Ungor. Bandas de matadores recorren la ruta en dirección norte con bastante frecuencia, y los clanes de refugiados de Karak-Ungor están contribuyendo una gran cantidad de dinero y mano de obra para el proyecto de reconstrucción.

Asaltado muchas veces desde la superficie, nunca se ha podido abrir una brecha a Karak-Kadrin desde el subsuelo. Sin embargo, las minas están vigiladas y protegidas por numerosas patrullas y bandas errantes de Matadores por lo que es muy poco probable que un ataque desde abajo pueda tener éxito. Las minas de Karak Kadrin contienen tantas vetas de metales y piedras preciosas como en Zhufbar y Karak-Varn (aunque no hay de gromril). La extensión de estos depósitos asegura que Karak Kadrin siga siendo una de las fortalezas Enanas más opulentas.

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Enanos (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Enanos (8ª Edición).

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar