FANDOM


Emblema Warhammer Total War Karak Kadrin

Karak Kadrin, que significa algo así como "Fortaleza del Paso" en el idioma de los Enanos, es una imponente fortaleza que está excavada en las cimas escarpadas e inhóspitas al sur del Paso de los Picos. También es conocida como la "La Torre de los Matadores", ya que es la principal sede del Culto de los Matadores, convirtiendo en refugio para los Matadores procedentes desde todos los rincones del Imperio Enano. Por ello, es el hogar de la mayor población de Matadores en todo Karaz Ankor.

Karak Kadrin es la más grande de las fortalezas del norte después de Karaz-a-Karak. En su apogeo, el paso permitía a los Enanos viajar entre las vertientes este y oeste de las montañas, conectando las fortalezas del oeste a las minas y asentamientos en el este de las Montañas del Fin del Mundo. Desde la caída de las tierras del este, la importancia de la ruta menguó cuando los Enanos abandonaron la vertiente este de las montañas. En la actualidad, los Enanos apenas viajan por este desfiladero, pero lo guardan con celo y lo vigilan constantemente, ya que está habitado por monstruos y se ha convertido en una de las principales rutas por las que los invasores Orcos y Goblins se mueven hacia el Oeste desde sus guaridas en las Tierras Oscuras.

Karak-Kadrin es el hogar de feroces clanes enanos que prometieron mantener abierto el paso y que nunca han incumplido su palabra pese a haber sido asediados en numerosas ocasiones. La fortaleza enana sigue siendo un próspero centro de comercio con el mundo exterior, ya que se alza sobre la parte oriental tanto de Kislev como del Imperio.

Los Reyes MatadoresEditar

Ungrim Puñohierro por John Blanche

Desde hace muchos siglos, Karak Kadrin ha sido gobernada por un linaje real conocido como los Reyes Matadores. El linaje se remonta hasta Baragor, un orgulloso rey enano que sufrió una terrible pérdida que lo condujo a tomar los votos de Matador, pero su condición de regente le obligaban a seguir reinando. Debido a esto se convirtió en el primer Rey Matador. Desde entonces sus descendientes se han denominado Reyes Matadores y todos ellos han recibido la triste carga del voto incumplido por su antepasado.

El actual Rey Matador de esta valiente y orgullosa fortaleza es el Ungrim Puñohierro, descendiente directo del Rey Baragor. El Rey Ungrim honra tanto a su juramento de Matador y a su juramento de Rey manteniendo una guerra casi continua contra los muchos enemigos de los Enanos. Es considerado como uno de los mejores generales en todo Karaz Ankor. En la reciente batalla del Barranco de la Pierna Rota, cerca de Karaz-a-Karak, el rey Ungrim y sus fuerzas aniquilaron una horda de pieles verdes y capturaron al temido Señor de la Guerra Orco Gnashrak. Las campañas del rey Ungrim le mantiene lejos de Karak Kadrin durante gran parte del año, y en su ausencia la fortaleza está gobernada por la reina Alrika, que goza de todo el apoyo de los clanes.

DescripciónEditar

Fortaleza Karak Enano

Karak Kadrin es una fortaleza enorme, tallada en la roca viva del pico de la montaña, al igual que los edificios que la rodean, que tampoco han sido construidos, sino tallados en la roca. Los pasadizos y salones de la fortaleza subterránea criban la montaña. Con sus innumerables vastos salones, la fortaleza es más grande que cualquier ciudad humana, penetrando profundamente en la tierra y ascendiendo hasta el punto más alto del pico.

Asediado en numerosas ocasiones, Karak Kadrin nunca ha caído. Muchos ejércitos invasores quedaron destrozados tras sus muros. Karak Kadrin también se beneficia de su ubicación cerca de Kislev y la provincia oriental del Imperio, Ostermark. Desde la época de Sigmar, los seres humanos han controlado estas tierras, protegiendo el flanco occidental del reino enano contra la invasión de los pieles verdes.

Karak Kadrin tiene muchas ventajas gracias a su proximidad a las tierras de los humanos, entre ellas un lucrativo comercio con el Imperio y Kislev, y siempre ha sido capaz de contar con la asistencia de las fuerzas imperiales cercanas contra sus enemigos comunes como los orcos, goblins, Skavens y Hombres Bestia. El camino desde el Imperio hace que Karak Kadrin sea una parada tanto para enanos expatriados que regresan a Karaz Ankor como para los aventureros en busca de las fortalezas enanas y minas perdidas. Los forasteros encontrarán un recibimiento más cálido en Karak Kadrin que en cualquier otra fortaleza enana, y una gran cantidad de comerciantes deseosos de que les suministren cualquier equipo que puedan necesitar (por un precio).

Al igual que el resto de fortalezas Enanas, la población actual de Karak Kadrin es mucho menor de lo que llegó a ser durante la Edad Dorada. Sin embargo, su guarnición, junto con su gran población de Matadores, ha permitido que Karak Kadrin pueda repeler muchos asaltos, incluso durante las ausencias del rey Ungrim y el ejército de la fortaleza. Los visitantes no enanos normalmente se alojan en cámaras dentro de la parte superior de la fortaleza, mientras que los enanos o los miembros de otras razas reconocidos como Amigo de los Enanos pueden tener alojamiento en el interior. Protegido por cañones procedentes de las fundiciones de Karaz-a-Karak y por Lanzaagravios y Lanzavirotes de fabricación local, las muros de Karak-Kadrin se alzan orgullosos contra cualquier amenaza.

La FortalezaEditar

Puerta Fortaleza Matadorers Karak-Kadrin Enanos Warhammer Online por Michael Phillippi

Puertas de la fortaleza

Karak Kadrin es un baluarte espléndido y poderoso, el tipo de estructura que parece imposible de destruir, hasta el punto de que muchos pensarían que sería más fácil destruir las propias montañas. De hecho, la fortaleza era más montaña que edificación, o, más correctamente, era ambas cosas. La única excepción son las murallas exteriores; que fueron levantadas con gigantescos bloques de piedra. La obra de cantería parece tan antigua como las propias montañas.

Excavada en la roca viva de los escarpados picos, la fortaleza se alza en lo alto del valle Kadrin, justo al sur del propio Paso de los Picos. El Pico Kadrin no es en absoluto el más alto de las montañas circundantes, pero se encuentra separado de todos los demás y domina el gran valle que discurre entre las dos cadenas de montañas más altas y grandiosas. Un río corre por el fondo, y en otros tiempos, el valle estuvo cubierto por un bosque, pero que hace ya mucho tiempo que lo talaron para alimentar los hornos de la Torre de los Matadores.

La fortaleza de Karak Kadrin es torva, de piedra toscamente tallada. Teniendo en cuenta lo mucho que los enanos se enorgullecen de su trabajo de cantería, se sospecha que la tosquedad de la arquitectura contiene algún tipo de declaración implícita. Karak Kadrin habla de un achaparrado poder primitivo. Se trata de un castillo construido para que pudiera ser defendido, un lugar destinado a resistir el asedio, un puesto avanzado en un lugar de peligros infinitos.

La fortaleza en si es una ciudad inmensa situada bajo la superficie, y contenía todos los componentes necesarios. En ella moraban miles y más miles de enanos, divididos en sus varios clanes, y hay vastas áreas dedicadas a la fermentación de cerveza, las herrerías, los almacenes, los salones de comida y bebida, las barracas, las obras de minería, las bibliotecas de saber antiguo, y cualquier otra cosa que la fortaleza pudiera necesitar para su subsistencia. Los enanos que se crían dentro de la fortaleza apenas tienen necesidad de poner nunca los pies en el exterior, ni necesitan mirar nunca los grises cielos de lo alto ni sentir el cortante viento en la falda de la montaña.

Detalles muro Enanos Warhammer Online por Michael Phillippi

Con solo conocer una diminuta fracción de la fortaleza, cualquier visitante queda anonadado ante su escala y majestuosidad, al ver el extremo cuidado que los enanos ponían en sus obras, dondequiera que las ejecutaran. Hasta el pasadizo más pequeño y menos transitado muestra intrincadas tallas de nudos en los costados, sonrientes rostros de ancestros que sobresalen de los muros, y runas primorosamente cinceladas en torno a los arcos formeros de lo alto.

Y tampoco es un lugar oscuro, como uno pudiera esperar. La fortaleza está inundada de luz, aunque invariablemente haya muchas áreas de amenazadoras sombras. Faroles y gruesas velas grasientas arden a todas horas del día. Ingeniosas lámparas alimentadas por potente alcohol bombeado a través de intrincadas redes de tubos y válvulas que aseguraban que nunca se apagaran. En los salones más grandes hay gigantescas ruedas de acero huecas colgadas de gruesas cadenas, cuya circunferencia esta acribillada de agujeros por los cuales salen lenguas de llama que alumbran la zona.

Fortaleza Enana Interior Karak-ocho-Picos Warhammer Online Age of Reckoning

Los sonidos y olores de industria inundan todas las vastas salas de la fortaleza, y el batir de los martillos, el mecánico girar de vastos engranajes y ruedas dentadas, el siseo del escape de vapor a presión, todo esto forman un constante estruendo de ruido productivo. Las forjas de Karak Kadrin dejan pasmados a los visitantes con su escala. Martillos gigantes del tamaño de la torre de un castillo golpean enormes hojas de metal al rojo, movidos por pistones y calderas que sisean, y miles de sudorosos herreros trabajan incansablemente durante todo el día y toda la noche para proporcionar armaduras al ejército del Rey Matador.

Aunque no es tan espectacular como Karaz-a-Karak, la parte inferior de Karak Kadrin sigue siendo impresionante. La grandeza de la cantería enana alcanza su apogeo en las Salas de audiencias del Rey y el Gran Salón, donde la población de la fortaleza se reúne en asamblea dos veces al año.

Debajo de la ciudad, se encuentra algunas de las más profundas, oscuras y peligrosas minas de todos los reinos enanos. Allí abajo, hay vetas de carbón y hierro que habían sido explotadas desde antes de la fundación del Imperio, y que proporcionaban la materia prima para fabricar el acero de Kadrin, famoso en los reinos enanos y las tierras de los hombres por ser el mejor para las hojas de las hachas.

Templo de GrimnirEditar

Grimnir por Tiernen Trevallion

Karak Kadrin es el hogar del Culto de los Matadores, donde se encuentra el santuario más importante de todo el Imperio Enano dedicado a Grimnir, el más sediento de sangre de todos los Dioses Ancestros, que solo acepta la vida de los matadores y sus cabellos.

Situado cerca de una puerta lateral de Karak-Kadrin, el Templo de los Matadores se sitúa en el corazón de una bodega dentro de la fortaleza, conocida como Khaz Drengi, el Salón de los Matadores. Los matadores lo mantienen personalmente, y evitan la ayuda de otros enanos. Un segundo altar a Grimnir, abierto a todos los enanos, se puede encontrar en una galería subterránea por debajo del enclave de los Matadores.

La mayoría de los Enanos hacen su juramento ante el altar de Grimnir; donde se afeitan la cabeza, y luego queman el cabello en el gran horno. Después sus nombres se tallan en la gran columna del templo, y de ese modo todo el mundo sabe que han abandonado la vida. En el exterior está la calle de los artistas de la piel, donde les hacen los primeros tatuajes. En general, no importa el lugar en dónde un enano haga sus votos y se afeite la cabeza, es un Matador cuando lo ha hecho, solo que muchos Enanos prefieren hacer el juramento ante el altar de Grimnir por una cuestión de formas.

El santuario interior está atendido unos pocos enanos viejos, ataviados con ropones rojos y sin llevar armas. Tienen barbas largas y ceñidas por broches con el símbolo de las dos hachas cruzadas. Además de orar y de cuidar del enorme fuego que arde constantemente dentro de una fosa de la antecámara, también sirven como guían a los Enanos que toman el voto de los matadores.

Brasero colgante Karak-Kadrin Enanos Warhammer Online por Michael Phillippi

Brasero

El techo del templo sería considerado bajo para un templo humano, pero aun así es tres veces más alto que una persona adulta. Después del enorme fuego brillante que arde en el vestíbulo de entrada, el interior del templo es oscuro y el aire huele a incienso y a pelo quemado. Las paredes son enormemente gruesas, ahogando todo sonido exterior, sumiendo la estancia en un solemne silencio, en el que solo se oye el murmullo de las oraciones de los sacerdotes, y las plegarias de los enanos que ha tomado el voto del matador.

Las paredes están flanqueadas por enormes sarcófagos de piedra, cada uno de la altura de un hombre y con una talla que representa a un enano tendido con un arma aferrada contra el pecho. Estas son las tumbas de los Reyes Matadores, ya que durante muchas generaciones la familia real de Karak Kadrin ha sido sepultada allí.

El centro de la estancia está dominado por un altar descomunal, tallado en roca maciza, con diversas runas grabadas en su superficie. Sobre el altar se alza la estatua de Grimnir, representado como un poderoso guerrero enano con un hacha en cada mano y un pie sobre el cuello de un dragón. Presenta el aspecto reconocible de un Matador, con la barba corta, y una enorme cresta coronando su cabeza. La estatua está tallada con un detalle tal que ningún escultor humano tendría la paciencia o la habilidad para ejecutar. Había sido trabajada por cinco generaciones de maestros artesanos, lo que en pautas humanas suponen casi un millar de años.

Camino SubterráneoEditar

Matador Enano Warhammer Online por Chris Dien

Una recia y fuertemente custodiada compuerta en el extremo sureste de los niveles inferiores bloquea la entrada al Camino Subterráneo, el cual es una maravilla de antigua ingeniería de enanos. El camino está alumbrado por miles de antorchas y faroles de aceite, y arcos descomunales se alzan a decenas de metros por encima de los caminantes. La escala de todo aquello escapa a la comprensión; de hecho, el edificio más alto de todas las grandes ciudades del Imperio, incluida Altdorf, cabría perfectamente dentro de las arcadas, con decenas de metros de sobra por encima del parapeto más alto.

Aquellos que caminan por esta ruta son mirados ceñudamente desde lo alto por testas barbudas con cascos astados, cabezas tótem que se alzan hasta tanta altura como la torre de un castillo. Debajo de los arqueados bigotes trenzados se abren bocas lo bastante grandes como para que diez carros pasaran uno junto a otro. Columnas perfectamente cuadradas, fácilmente de treinta metros de lado cada una, se pierden en la oscuridad de lo alto. En sus costados hay tallados balcones y plataformas que delatan el hecho de que están cribadas de habitaciones y cámaras de piedra. Por todas partes hay titánicas estatuas y columnas, todas intrincadamente talladas con espirales y líneas onduladas que forman representaciones de batallas, guerreros y dioses enanos ancestrales.

Aquellos que viajan con dirección a Karak Kadrin se encontrarán en cierto punto del camino subterráneo con una gigantesca estatua que les encumbra por encima de ellos mucho más arriba que nada que hubieran visto hasta ese momento. Ocupa todo el espacio abovedado de más de cien metros de alto por más de cien metros de ancho, y es la representación de Grimnir, el feroz dios guerrero enano, cuyos ojos quedaban ocultos en sombras. De la cara le cuelgan trenzas de piedra que se enroscan sobre sí mismas y llegan al suelo, y allí se extienden ante la espléndida estatua para formar altas murallas que se alzan a muchas decenas de metros. Da la impresión de que el abovedado techo de lo alto se apoya en los hombros de este poderoso Dios Ancestro; que éste llevara sobre sí el peso de la mismísima Fortaleza Kadrin.

Entrada Minas Enanas Warhammer Online Age of Reckoning

Las piernas y el pecho del la estatua estan fuertemente acorazados con placas superpuestas de armadura con runas inscritas, aunque los musculosos brazos aparecen desnudos salvo por los avambrazos, y por los brazaletes en forma de dragón que se enroscan en torno a la parte superior. La piedra que había sido tallada para dar forma a esta armadura tenía vetas de oro, de modo que la estatua destellaba y brillaba a la luz de las antorchas. Sobre los hombros llevaba una capa de escamas de dragón y pieles.

En una mano el coloso hay un casco de piedra. Desde él se extienden gigantescas alas escamosas, también de piedra, que se funden con el techo, situado a casi trescientos metros de altura, donde forman columnas y soportes. La parte frontal del casco está tallada en forma de cara de dragón rugiente. Las fauces abiertas del dragón enmarcan la cara del guerrero, y de las encías del monstruo sobresalen docenas de afilados dientes tallados en una piedra del más puro blanco.

Con la otra angulosa mano de gruesos dedos el rey sujetaba un martillo de proporciones gigantescas que tienen grabadas runas de enano, bajas y anchas, que están iluminadas desde dentro con luz anaranjada. Unas runas similares relumbran en el casco del guerrero, como si en su interior ardiera la furia de un horno. Los canteros más diestros de Karak Kadrin las tallaron, y la piedra de esas runas de valentía, reinado y batalla son tan finas como el pergamino. Detrás de ellas hay un fuego que jamás se apagará mientras sigan existiendo los dawi, y es la luz de esas llamas la que se ve a través de la piedra.

Portada Venganza de Drong por Geoff Taylor Matadores

Es frecuente que las decenas de guerreros enanos que recorren esta ruta inclinen la cabeza y pasen las manos por los gigantescos mechones de cabello que forman las trenzas que llegan al suelo, entonando juramentos y sagradas frases de saludo o alabanza. El pasadizo continua por debajo de esta colosal estatua, y los enanos que pasan por debajo se golpean el pecho con un puño, a la altura del corazón, y recitan una profunda salmodia gutural y lúgubre mientras caminan.

Las rutas de Karak Kadrin a Zhufbar y a Karaz-a-Karak están destrozadas en muchos lugares, y lleno de criaturas peligrosas. Grandes grietas y masivos derrumbes han bloqueado la parte de la carrera en dirección al norte, hacia la caída Karak-Ungor, ahora conocido como la Montaña del Ojo Rojo por los invasores Pieles Verdes. Si bien, aunque estos obstáculos proporcionan a Karak Kadrin una cierta protección contra ataques subterráneos, los trabajos de limpieza y reparación de la ruta subterránea ya están en marcha, en preparación para la liberación de Karak-Ungor. Bandas de matadores recorren la ruta en dirección norte con bastante frecuencia, y los clanes de refugiados de Karak-Ungor están contribuyendo una gran cantidad de dinero y mano de obra para el proyecto de reconstrucción.

Asaltado muchas veces desde la superficie, nunca se ha podido abrir una brecha a Karak-Kadrin desde el subsuelo. Sin embargo, las minas están vigiladas y protegidas por numerosas patrullas y bandas errantes de Matadores por lo que es muy poco probable que un ataque desde abajo pueda tener éxito. Las minas de Karak Kadrin contienen tantas vetas de metales y piedras preciosas como en Zhufbar y Karak-Varn (aunque no hay de gromril). La extensión de estos depósitos asegura que Karak Kadrin siga siendo una de las fortalezas Enanas más opulentas.

ImágenesEditar

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Enanos (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Enanos (8ª Edición).