Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Karak-Varn

5.726páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir
Minerosoctavaimagen.jpg
Karak-Varn
("Fortaleza del Lago", “Roca Inundada”) fue antaño un próspero centro minero Enano. La fortaleza estaba excavada en los acantilados que dominaban el lago de Agua Negra. Las montañas de los alrededores de la fortaleza estaban llenas de estratos de minerales únicos y extremadamente preciosos, entre los que se encontraba el mayor yacimiento de las Montañas del Fin del Mundo del altamente apreciado hierro meteórico, que los Enanos llaman Gromril. Este metal excepcionalmente duro sirve para forjar toda clase de armas y armaduras.

Los clanes llegaron a Karak-Varn y reclamaron secciones de la montaña para excavar profundamente en busca del cada vez más preciado metal. Durante la Edad Dorada, Karak-Varn prosperó y llegó a ser la fortaleza más rica de todo Karaz-Ankor. Los túneles perforaron la montaña en todas direcciones, las minas bajo la fortaleza se hacían más profundas y extensas, hasta que los acantilados que dominan el lago estuvieron cubiertos de túneles y muchos de los clanes descubrieron grandes depósitos de Gromril a gran profundidad, por debajo del nivel del agua del lago. Al excavar más y más profundamente bajo sus aguas estaban sellando su propio destino, pero ellos no podían saberlo...

La Caída de Karak-VarnEditar

Los terremotos que sacudieron las Montañas del Fin del Mundo inmediatamente antes del inicio de las Guerras Goblin tuvieron efectos devastadores en la fortaleza de Karak-Varn. Una serie de fuertes seísmos y erupciones volcánicas hicieron que los túneles y pasadizos se derrumbasen. Para añadir más desgracias al desastre, los temblores crearon fisuras en la roca, y las aguas del lago inundaron las minas y los salones inferiores de los niveles más bajos de la fortaleza. Miles de enanos murieron ahogados, y muchos tesoros fueron arrastrados por el agua. Se dice que el nivel del agua del lago bajó doce metros en un solo día.

Por si esto no fuera suficiente, de entre las ruinas y la destrucción, pocos supervivientes tuvieron que hacer frente a nuevas amenazas. Los Orcos, que se habían visto obligados a salir de sus cuevas a causa de las grandes convulsiones que sacudían la tierra, atacaron desde la superficie; y los Skavens, que se aprovecharon de la situación por la que pasaban los Enanos, lo hicieron desde las profundidades. Atrapados entre dos implacables enemigos, los Enanos de Karak-Varn no tenían posibilidad alguna. Ampliamente superados en número y debilitados por la hambruna y las enfermedades, sólo un puñado de clanes lograron escapar, pero la mayoría murieron defendiendo la fortaleza contra su inevitable destrucción. Karak Varn fue devastado aún más por las batallas constantes entre los Pieles Verdes y los Skavens, y, finalmente, las dos razas se vieron obligados a abandonar la fortaleza en ruinas.

La expedición de MelenarrojaEditar

Para sorpresa de los Enanos, los mismos terremotos que destruyeron la sólida fortaleza pusieron al descubierto nuevos filones del precioso mineral. A lo largo de los años, los Enanos han emprendido expediciones de recuperación, llegando, en algunas ocasiones, a controlar grandes extensiones de sus ruinas. La más destacable fue la realizada 1.185 años antes de que Sigmar fundara el Imperio.

El venerable Herrero Rúnico Kadrin Melenarroja (fundador de la gran tradición de los martilladores), organizó una expedición minera hacia las ruinas plagadas de criaturas de la fortaleza de Karak-Varn. Expulsó a los viles Skavens que habían ocupado el antaño poderoso bastión enano y se retomaron las operaciones mineras,que llevaron al descubrimiento de un filón particularmente rico de gromril. Tras hacer este descubrimiento, pidió permiso al Gran Rey para emprender una operación a gran escala. Los rumores de tesoros ocultos se propagaron como la pólvora entre los reinos enanos, iniciándose así lo que más tarde sería conocida como "la Fiebre del Gromril". Un gran número de enanos, la mayoría mineros y prospectores, acudieron en masa para establecerse en la vieja fortaleza (que estaba siendo reconstruida) y, a lo largo de los años, amasaron grandes cantidades del valioso metal.

Durante casi cincuenta años siguieron explotando el filón de gromril y las caravanas de mulas que viajaban por las costas de Agua Negra en dirección a Karaz-a-Karak iban cargadas hasta los topes de dicho mineral. El verano de -1136 AI fue especialmente próspero ya que una sola veta produjo mineral por valor de cinco años de prospección minera. Tal y como mandaba la tradición, una quinta parte de todo ese mineral se envió como diezmo al Gran Rey.

Con la intención de proteger el convoy y a la vez visitar al Gran Rey, íntimo amigo suyo, Kadrin Melenarroja acompañó a la recua de mulas Dejando la artillería en la fortaleza para que los enanos que se habían quedado en los abandonados y ruinosos salones de Karak-Varn pudieran defenderse, emprendió el largo viaje a Karaz-a-Karak. Los prospectores cargaron su mineral en un gran carromato, amontonaron sus pocas posesiones y partieron hacia la gran capital enana.

El carromato enano y su escolta recorrieron la antigua carretera que cruzaba un paso que conducía a las orillas del lago de Agua Negra. Muchos de los Enanos no apartaban un ojo de las imperturbables aguas del lago, esperando que la legendaria criatura que moraba en sus aguas apareciera de un momento a otro. Pero no había ningún monstruo vigilando a los Enanos o pendiente de su lento avance por el traicionero recorrido. Una pequeña banda de Orcos que volvía a su caverna divisó el grupo y, ante la posibilidad de matar a algunos "taponez" y robar su misterioso cargamento, fueron a buscar apresuradamente al resto de su tribu. En cuanto el preciado mineral alcanzó las orillas de Agua Negra el convoy enano fue emboscado. Las saetas disparadas desde las estribaciones montañosas del paso cayeron limpiamente sobre el centro del grupo de Enanos. Letales nubes de flechas llovieron sobre la caravana. Con un grito amenazante, los Orcos descendieron de las montañas para robar el cargamento. Sin ningún cañón a la vista que los amedrentase, los Orcos atacaron con una ferocidad inusual. Pero no habían contado con los recursos de Kadrin Melenarroja y la tenacidad que pondrían los Enanos en proteger el mineral que tantos esfuerzos les había costado conseguir.

Kadrin Melenarroja era un luchador experimentado y organizó con rapidez la defensa enana. Sabía que, si quería proteger el mineral que los Enanos habían tardado casi un año en extraer, tenía que encontrar algún medio de escape para el carromato. La única posibilidad sería que los Orcos no pudieran acercarse a él mientras seguía su lento recorrido por la orilla embarrada. Si los Enanos podían contener de alguna manera el ataque orco, al menos podría alejarse lo suficiente de los asaltantes para alcanzar la carretera y librarse de los asaltantes. Kadrin reunió a los Enanos en torno al carromato y llevó a cabo una lucha de contención. Sus guerreros repelieron la primera embestida del asalto Orco, a la que siguió un violento y cruento combate. Una oleada tras otra de Orcos se estrellaba ante el escollo que representaba la sólida línea defensiva de los Enanos. Uno a uno, los Enanos fueron cayendo, vendiendo muy cara su vida. No pasó demasiado tiempo antes de que Kadrin se encontrara de pie, solo, encima de un enorme montón de cadáveres de pielesverdes y de Enanos. En cuanto vio que el carromato desaparecía en la seguridad de la distancia, se giró para enfrentarse a la horda orca. Con su larga barba pelirroja enmarañada y su túnica bañada en rojo por la sangre de aquellos a quienes había dado muerte, Kadrin tenía un aspecto aterrador. Blandiendo el martillo por encima de su cabeza, sostuvo en alto el escudo y cargó justo por el centro de la fuerza Orca. Al ver cómo penetraba profundamente en un grupo de Orcos gigantescos, el resto de la horda se desmoralizó y retrocedió aterrorizada ante la furia de tan increíble guerrero.

Al finalizar la batalla, Kadrin Melenarroja yacía herido de muerte a orillas del lago y, en un último acto de honor, arrojó su martillo a las aguas para evitar que los Orcos lo robaran en caso de que volvieran. Se dice que cuando recuperaron su cadáver, este estaba rodeado por los cuerpos sin vida de treinta y seis Orcos. Por orden del Gran Rey, el cuerpo maltrecho de Kadrin fue devuelto a Karaz-a-Karak, donde descansa en una tumba bajo el Gran Salón.

Después de esto la presencia Enana en Karak-Varn se debilita hasta desaparecer de nuevo por completo. Al quedar desanimados y carentes de la personalidad impulsiva de Melenarroja para levantarles la moral, los Enanos de Karak-Varn empezaron a marcharse. El golpe definitivo llegó cuando las repugnantes criaturas que habían logrado expulsar en su reconquista volvieron a reunirse en gran número y atacaron de nuevo procedentes del subsuelo, matando o expulsando a los últimos Enanos que quedaban en Karak-Varn.

Desde entonces, la fortaleza ha permanecido deshabitada hasta hoy, excepto por algunos trolls y bestias salvajes, aunque ha habido informes recientes de un aumento de la actividad Skaven en la zona.

Situación actualEditar

Actualmente, la fortaleza es conocida por los humanos como Cragmere, unas ruinas peligrosas con túneles y salas destruidas donde los tesoros de los Enanos permanecen donde estaban cuando fue destruida. Los rumores de riquezas incalculables y artefactos de gran poder y la codicia atraen a numerosos aventureros que penetran en sus oscuras profundidades. Algunos regresan contando historias de horror y riquezas, pero de la mayoría nunca más vuelve a saberse nada.

Ocasionalmente, los prospectores Enanos son atraídos hasta la fortaleza en ruinas por la presencia de Gromril. Las expediciones a menudo se atreven a penetrar en la oscuridad y el terror de sus túneles más profundos en busca del preciado metal. Desesperados por recuperar antiguas riquezas, artefactos irreemplazables, y depósitos de gromril perdidos, los Enanos han inventado ingeniosas máquinas submarinas y trajes especiales que les permiten sumergirse y explorar las zonas más profundas y ricas que están permanentemente inundadas e incluso el fondo del Agua Negra en busca de los tesoros que las inundaciones arrastraron. No hace falta decir que, a los ya considerables peligros que suponen esta tarea, hay que sumarle la violenta oposición de los Skavens y bajo la amenaza de las criaturas retorcidas que actualmente habitan en las profundidades de Cragmere.

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Enanos (4ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Enanos (8ª Edición).
  • Warhammer Fantasy JdR: Dwarfs - Stone and Steel (1ª Ed. Rol).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar