Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Karaz-Ankor

5.536páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Mina por Piotr Chrzanowski Enanos.jpg
Al este del Imperio se alzan los antiguos picos nevados de las Montañas del Fin del Mundo. Cada uno de los picos que componen esta cadena montañosa es mas alto que el anterior, por lo que se trata del limite natural del mundo civilizado. Volcanes extinguidos de los que aún sale humo marcan el lugar donde se encuentra la mayor falla del mundo. Cuando acabó la Gran Glaciación, hace muchos miles de años, dejó tras de si afilados y retorcidos picos de roca y enormes abismos.

Durante la Era de los Dioses Ancestros, los primeros prospectores Enanos comenzaron su migración hacia el norte desde sus tierras ancestrales en el sur de las montañas del Fin del Mundo, siguiendo los yacimientos y vetas de piedras preciosas y metales. Durante el viaje, los enanos se extendieron por el sistema montañoso establecieron numerosos asentamientos. Descubrieron la abundancia de las montañas, excavaron minas en la roca y fundaron fortalezas entre los picos más sublimes y los valles más inaccesibles. Los Enanos excavaron hasta llegar muy profundo en busca de las ricas vetas de mineral que hay en esta zona.

Los Enanos no fueron los únicos en hacer de las montañas su hogar. Cuando sus asentamientos fueron creciendo y expandiéndose, se encontraban con razas como la de los Orcos y la de los Goblins, Gigantes, Trolls y Dragones. Tanta en la superficie como debajo de ella, los Enanos se vieron obligados a combatir para defender sus hogares y tesoros. Esto es lo que definió cómo sería la raza enana: resoluta, desafiante, emprendedora y valiente. Así comenzó la constante lucha por sobrevivir en la que los Enanos están inmersos aún hoy en día.

Karaz Ankor: El Imperio EnanoEditar

Ciudadela Enanos.png

Las fortalezas Enanas de las Montañas del Viejo Mundo son los restos del antaño gran Imperio Enano conocido por los Enanos como Karaz-Ankor. Esto significa tanto “Reino Eterno” como “Reino Montañoso”, ya que la palabra Enana para designar las montañas y lo extremadamente duradero es la misma. La gran ciudad de Karaz-a-Karak, llamada Pico Eterno en el lenguaje de los hombres, se encuentra en el centro de este gran imperio. Si bien, aunque teóricamente Karaz-a-Karak es considerada la capital del imperio Enano, y su gobernante; el Gran Rey Enano, es el señor de todos los enanos, en la práctica, las fortalezas mantienen una independencia entre si mayor de lo que parece, ya que los reyes enanos de los otros Karak son muy orgullosos y no les gustan que les den órdenes, por lo que en realidad el Imperio Enano es la unión de varios reinos enanos.

Los primeros Enanos emigraron hacia el Norte desde sus tierras ancestrales en la parte Sur de las Montañas del Fin del Mundo. Esto pasó hace tanto tiempo que es imposible decir exactamente cuándo empezaron los Enanos su migración o cuánto tardaron en llegar a las tierras que ahora habitan. Su avance probablemente fue lento, ya que seguían los yacimientos de minerales hacia el Norte, explotando los filones abiertos y dirigiéndose hacia el Norte en busca de oro, hierro, piedras preciosas y rocas útiles. Mientras avanzaban dejaban clanes dispersos por todas las Montañas del Fin del Mundo. En los tiempos más antiguos, los Enanos vivian en toscas cuevas y construían herramientas de piedra con pedernal. Entonces, como ahora, eran un pueblo robusto; prosperaron y se multiplicaron en las frías e inhóspitas tierras montañosas.

Mientras los Enanos se dispersaban por las Montañas del Viejo Mundo, fundaron gran número de fortalezas. Una fortaleza es realmente un pequeño reino asentado alrededor de una mina fortificada. La mayoría de las fortalezas se encontraban sobre un filón especialmente productivo o de una masa de piedras preciosas. Finalmente los Enanos alcanzaron el extremo Norte de las Montañas del Viejo Mundo, una región desolada cubierta por los descoloridos huesos de numerosas criaturas. A esta tierra fría y yerma la llamaron Zorn Ukzul, “La Tierra del Gran Cráneo”.

Desde la Tierra del Gran Cráneo muchos Enanos regresaron hacia el Sur, desanimados por el frío y la escasez de riquezas minerales. Otros se dirigieron hacia el Oeste, hacia las tierras de Norsca, donde se asentaron entre las frías montañas de aquellas tierras. Algunos viajaron hacia el Este atravesando la Tierra del Gran Cráneo, ahora conocidas como las Tierras Oscuras, y se internaron en las Montañas de los Lamentos. Durante cierto tiempo, estas estirpes de Enanos tan dispersas mantuvieron el contacto entre ellas. Con la llegada del Caos hace más de 5.000 años antes del nacimiento de Sigmar, se perdió todo contacto con estos colonos, y los Enanos de las Montañas del Fin del Mundo estuvieron aislados de sus parientes durante miles de años.

Karak Ocho Picos Minas concept.jpg

En las décadas posteriores que siguieron a la derrota del Caos, los Enanos completaron un complejo sistema de carreteras bajo tierra llamado el Camino Subterráneo (khazalid: Ungdrin Anleor) que conectaba las fortalezas de las Montañas del Fin del Mundo. Tallados en la roca sólida, muchos túneles menores del Camino Subterráneo se separaron de las principales vías de las minas independientes, fortalezas y pequeños fuertes. Este sistema estableció las bases para el gran Imperio Enano de Karaz Ankor. El poder y la riqueza de este imperio floreció durante la Edad Dorada. Su poder llegó a ser tal que los Enanos derrotaron a los poderosos ejércitos de los Altos Elfos en la Guerra de la Venganza a pesar de sufrir muchas bajas. Sin embargo la victoria fue de muy corta duración, pues las montañas traicionaron a los Enanos.

Las guerras, los desastres y las migraciones de los siguientes 1.500 años llevaron a Karaz-Ankor al borde del desastre. El Gran Rey de Karaz-a-Karak ya no era el gobernante supremo del Imperio Enano como lo había sido durante la Edad Dorada. El relativo aislamiento que había de una fortaleza enana a otra fortaleció a los distintos reyes enanos dentro de sus respectivos reinos. La reestructuración del poder no disminuyó el nivel de su cooperación, a pesar de todo. De hecho, el cambio fortaleció aún más a la raza enana en medio de la adversidad.

El ascenso del Imperio de Sigmar hace 2.500 años permitió a los Enanos el respiro que necesitaban para restablecer Karaz Ankor. Comenzaron la larga y ardua tarea de la reconstrucción del camino subterráneo y la recuperación de algunas de sus fortalezas perdidas. La tarea es desalentadora pues los Enanos son menos numerosos de lo que eran en el pasado.

Más allá de las Montañas del Fin del Mundo

Cuerno Ensangrentado Full3 Enanos por Michael Phillippi.jpg

Los Enanos siempre han tenido asentamientos en otras montañas, pero ninguno tan grande o próspero como los de las Montañas del Fin del Mundo. Las principales fortalezas Enanas son reductos de civilización en medio de la naturaleza salvaje, pero también existen enclaves menores, minas y puestos avanzados por toda la cordillera y por el mundo, que no suelen ser más que pequeños fuertes erigidos por expediciones mineras. En ellos, los clanes desposeídos aspiran a encontrar un filón sustancioso y levantar un baluarte digno de Karaz-Ankor. Un pequeño porcentaje de estas colonias prospera y se establece, aunque los Enanos siguen llamando incluso a las más antiguas “nuevas fortalezas”.

Durante las Guerras Goblin, muchos clanes enanos perdieron sus hogares. La mayoría se trasladaron a las fortalezas supervivientes de Karaz-Ankor, donde permanecen hasta nuestros días, a la espera de la oportunidad para expulsar a los pieles verdes y recuperar sus tierras ancestrales. Pero unos cuantos clanes decidieron marcharse de las Montañas del Fin del Mundo, extendiéndose a través de las regiones ricas en minerales de las Cuevas, las Montañas Negras, las Montañas Grises, y a la región oriental de las Irrana y septentrional de las Montañas Apuccini.

Muchos clanes Refugiados, y los Enanos de Karaz-Ankor en general, veían esta decisión como propia de cobardes e irresolutos, dos conceptos que los enanos detestaban. Los clanes Coloniales, como se les llegó a conocer, respondieron que estaban siendo prácticos, y que continuando con la tradición enana de expandirse por las montañas del mundo que había comenzado con los dioses ancestros. Acusaron a los Clanes Refugiados de "masticar sus propias barbas" (a la vista de su juicio nublado por la aflicción) y de no respetar la tradición de expansión. El intercambio de insultos provocó la ira del Gran Rey y causó un distanciamiento que tomó más de 1.000 años para reparar.

Montañas NegrasEditar

War concept Puente Enano Montaña.jpg

Situadas en las cimas de las Montañas Negras, pueden encontrarse multitud de minas Enanas pequeñas pero valientes y varios enanas y puestos comerciales. Estas regiones fueron ocupadas lentamente y solo cobraron una cierta importancia tras la caída del viejo imperio enano. Están aislados y sólo se accede a ellos a través de pasos de montaña traicioneros y estrechos desfiladeros al borde de precipicios. Estos asentamientos no están comunicados por la Carretera Subterránea, sino que debe accederse a ellos por traicioneros pasos de montaña y caminos que bordean los acantilados. Aquí pueden encontrarse ricos depósitos de metales preciosos y hierro, pero hay pocos yacimientos de metales raros y gemas. Ninguno de estos asentamientos ha conseguido ser lo suficientemente rico o poderoso como para rivalizar con las grandes fortalezas de las Montañas del Fin del Mundo. Sin embargo, están más cerca y son más accesibles a los mercados del Imperio y Tilea y por ello actúan como centros comerciales para las prospecciones enanas fundadas más al Este.

El gobierno de estas fortalezas reside en Karak-Hirn, la Ciudadela del Cuerno.

Montañas GrisesEditar

Aunque pueden encontrarse comunidades dispersas de Enanos viviendo bajo las Montañas Grises, estas nunca han sido muy numerosas o ricas. Las Montañas Grises no han sido bendecidas con los depósitos minerales que atraen especialmente a los Enanos y los pocos minerales que se encuentran son difíciles de extraer. Como resultado, los Enanos grises, que es como se denominan a los habitantes de esta región,suuelen ser considerados aún más pobres y simples en sus gustos. Los jóvenes enanos grises acostumbran a dejar sus tierras y viajar hacia el Este en busca de riquezas, convirtiéndose muchos de ellos en feroces prospectores y aventureros.

La fortaleza más grande es la de Karak-Norn, gobernada por el Rey Brokk Picodehierro, que se encuentra en las montañas que dominan el bosque de Loren.

Las CuevasEditar

Estos profundos valles glaciales y vertiginosas cumbres forman la conjunción entre las Montañas Negras y las Montañas Grises. Aquí hay ricos yacimientos de metales y, por tanto, también están algunas de las minas más grandes y profundas fuera de las Montañas del Fin del Mundo. Muchos clanes vinieron aquí después de la caída de sus fortalezas en el Este, entre ellos un montón de Enanos de las Montañas del Fin del Mundo. Los valles les ofrecen un aislamiento del mundo exterior que les permite trabajar, recordar el pasado y planear la reconquista. Los valles y precipicios son tan difíciles de recorrer que pocas criaturas malignas molestan a los Enanos en estas tierras altas.

La fortaleza más importante de esta área es Karak-Izor, que los hombres denominan Montaña del Cobre. En sus minas se ha hallado gran cantidad de cobre, junto con estaño, hierro y demasiados Skavens. Las alimañas son una amenaza constante en esta cordillera.

NorscaEditar

Dw fixture pvp banner Estandartes Enanos.jpg

Aunque los Enanos colonizaron Norsca en la Era de los Ancestros, la comunicación se perdió totalmente durante las grandes tormentas del Caos. Aislados durante tantísimo tiempo, los Enanos de Norsca han desarrollado su propio lenguaje y cultura, diferenciándose de sus parientes que viven más al Sur. Algunos clanes se aislaron por completo, mientras que otros forjaron lazos con las tribus Humanas bárbaras de la región. En muchos aspectos se parecen a los humanos de Norsca en sus expresiones, artes y temperamento... o quizá sean los humanos nórdicos los que se hayan visto influenciados por los Enanos. Sea como sea, los Enanos Nórdicos han estado tanto tiempo separados que no forman parte del Imperio Enano.

Pueden encontrarse grandes y poderosas fortalezas de los Enanos nórdicos situadas en las montañas de Norsca, que han logrado imponerse a los Gigantes, los Dragones de Hielo y los monstruos del Caos, como por ejemplo Kraka-Drak, la Ciudadela del Dragón, y su mayor rival, Khazid Ravik. Allí los Enanos extraen hierro y metales preciosos y hacen prospecciones a lo largo de la costa en busca de ámbar.

Durante la Gran Guerra contra el Caos, Thorgrim Custodio de Agravios forjó alianzas con los clanes que llegaron del norte para combatir al enemigo común. Desde su coronación, Thorgrim ha intercambiado anillos de fraternidad con muchos reyes de Norsca, incluido el Gran Rey de Kraka-Drak, Thorgard Cromsson.

Tierras OscurasEditar

De los Enanos que se asentaron en Zorn Uzkul tiempo atrás, no se habla. Su sola mención convierte rápidamente en un silencio cabizbajo incluso las alegres charlas inducidas por la cerveza. Sin embargo, los Enanos se muestran mucho más entusiastas respecto a las colonias del este, en las Montañas de los Lamentos. Aunque se perdieron mucho antes del advenimiento del Caos, recientes expediciones han regresado hablando de grandes tesoros, rubíes del tamaño de un yelmo y una legendaria montaña de oro puro.

Las Fortalezas PerdidasEditar

Los Enanos sufrieron pérdidas catastróficas durante las Guerras Goblin, tanto por parte de los pieles verdes en la superficie como de los Skavens bajo tierra. Muchas fortalezas permanecen en manos de estas criaturas infectas, aunque los Clanes Refugiados juraron reconquistarlos y expulsar a los profanadores.

Otras fortalezas cayeron ante otros enemigos, por encontrarse apartadas del centro de los conflictos con los pieles verdes y los hombres rata:

Minas y Asentamientos MenoresEditar

Las minas enanas difieren de las fortalezas de tres maneras. Eran considerablemente más pequeñas, habitadas sólo por clanes mineros y de procesamiento de minerales y gemas. Lo más significativo de sus defensas consistían en pequeñas torres de vigilancia y pequeños muros de piedra, que rápidamente fueron reforzados tras la embestida inicial de los Orcos y Goblins. Este tipo de asentamiento dejó de emplearse después de la caída de las mayores minas de los Enanos: Ekrund, Monte Gunbad y el Monte Lanza de Plata. Todavía se pueden encontrar comunidades mineras a lo largo de las montañas que rodean el Imperio, pero en una escala mucho más pequeña. Actualmente, las únicas operaciones mineras extensas son las que se realizan debajo de las fortalezas enanas.

Tambien hay asentamientos menores de los enanos en las zonas más bajas de las montañas que no se dedican a la actividad minera sino que actúan como pequeños centros industriales y mercantiles, que viven del comercio y del intercambio de productos con los humanos de las tierras circundantes.

Listado de Fortalezas y asentamientosEditar

Símbolos Fortalezas Enanos por Mark Gibbons.jpg

Lo que viene a continuación es un listado de todos los enclaves Enanos conocidos hasta la fecha, desde las fortalezas más importantes hasta asentamientos menores, incluyendo tanto aquellos que aún están bajo el control de los Enanos como aquellos que han caído o les han sido arrebatados por sus enemigos.

Montañas Fin del MundoEditar

Montañas NegrasEditar

Montañas GrisesEditar

Las CuevasEditar

Montañas de NorscaEditar

Montañas de los LamentosEditar

OtrasEditar

MapasEditar

Enanos ExpatriadosEditar

Los Enanos herreros y mercaderes pueden encontrarse en sus barrios de las ciudades del Imperio, Bretonia, Kislev y cualquier otro lugar del Viejo Mundo. Con el declive de Karaz-Ankor y la caída de algunas fortalezas, minas y asentamientos, varios clanes descendieron a las llanuras boscosas de las montañas.

Tres son las causas que conducen a los Enanos a asentarse en tierras extranjeras. Una es la atracción por el oro que lleva a los artesanos enanos a las tierras de los hombres, donde trabajan por un alto precio. Otra es el código de honor de los Enanos, que los obliga a exiliarse si han fallado a su estirpe o a su Señor o si no han logrado vengar algún agravio del pasado. Estos expatriados se trasladan a tierras extranjeras y, si su ofensa es irredimible, pueden convertirse en renegados. Para sus parientes de Karaz-Ankor, estos enanos desarraigados (Ruebatulei, o "Ruebs" para abreviar) le han dado la espalda a sus clanes y a la tradición. Finalmente, están los refugiados de muchas fortalezas perdidas y fortalezas de las montañas. A dichos Enanos se les puede encontrar por todo el Viejo Mundo y la carga de su pasado siempre pesará sobre ellos.

Con el ascenso de Sigmar y el final de las Guerras Goblin las cosas cambiaron mucho. Las habilidades de los expatriados enanos eran vitales para armar y equipar al vasto ejército que Sigmar estaba formando para enfrentarse a los pieles verdes. Jugaron un papel decisivo en la construcción de muros de piedra y fortificaciones para proteger las crecientes ciudades y pueblos imperiales. Después de la Batalla del Paso del Fuego Negro, muchos Enanos acudieron al Imperio de Sigmar. Algunos se unieron a sus ejércitos, donde sirvieron con distinción y honor.

Aunque se ganaron un poco a regañadientes el respeto de los Enanos de Karaz-Ankor, estos todavía siguen llamando a los Enanos expatriados como "Enanos de los hombres" (Umgdawí) o "Habitantes de los llanos" (Gazam). Por otro lado, las relaciones entre los expatriados y los Enanos de las Montañas Negras, las Grises y las Cuevas es relativamente cordial.

Independientemente de donde vivan, los Enanos expatriados todavía consideran Karaz-Ankor su hogar ancestral, y contribuyen, ya sea con dinero o como de mano de obra, a la tarea de recuperar la antigua gloria del Imperio Enano. Sin embargo, muchos de los expatriados que regresan, encuentran frustrante la rígida sociedad de Karaz Ankor.

El ImperioEditar

El Imperio tiene la mayor población de Enanos expatriados que no viven en los reinos montañosos. La mayoría se han asentado en las ciudades y pueblos más grandes, donde por lo general se concentran en barrios particulares. En las ciudades más grandes, como Altdorf y Middenheim, pueden ser el hogar de hasta diez clanes, mientras que una ciudad promedio tiene dos o tres clanes. Los Enanos que viven en las ciudades y pueblos más pequeños son, por lo general, miembros de clanes dispersados en las áreas circundantes. Un consejo de ancianos representa los intereses de la comunidad Enana local.

  • Altdorf: De acuerdo con el censo del año 2510 (que sólo tenían en cuenta las cabezas de familia que pagan impuestos), Altdorf es el hogar de unos 1.100 Enanos. La mayoría vive en los barrios de Metallschlacke y Niederwind, en la zona este de la ciudad, en el corazón de la industria metalúrgica y cantera. El ayuntamiento del Gremio de Ingenieros Enano, el más grande del Imperio, se encuentra cerca de la Escuela Imperial de Ingenieros. Muchas de las armas experimentales utilizadas por el ejército Imperial son obra de los ingenieros enanos.
  • Middenheim: De los mas de mil enanos residentes en Middenheim, la mayoría son descendientes del clan que cavó un túnel hasta el Fauschlag (conocido como la Torre de Grungni o Grazbyakb Grungni) y construyó la fortaleza original sobre la cual Middenheim fue fundada. La mayoría vive cerca del Templo de Grungni y las oficinas del Gremio de Ingenieros Enano en el distrito Wynd en la zona suroriental de la ciudad. También es en estos dos puntos donde los enanos tienen entradas secretas bien protegidas a la red de túneles que hay debajo de la ciudad.
  • Nuln: De los 850 Enanos que viven en Nuln, la mayoría reside en el distrito Schwarzrauch, en la orilla sur del río Aver, cerca de su confluencia con el Reik. Cerca de allí se encuentra la célebre Escuela de Artillería Imperial y la fundición de armas Richtofen. Ambas fueron fundadas por el Gremio de Ingenieros Enano para el Emperador de Nuln en el año 1991 CI. Con el consentimiento del Gran Rey y el Maestro del Gremio de Karaz-a-Karak, los ingenieros enanos de Nuln instruyeron a sus vecinos en el arte de la fabricación de cañones y la creación de pólvora. La Escuela de Artillería Imperial mantiene estrechas relaciones con el Gremio de Ingenieros Enano.
  • Asentamientos Menores: Fuera de estas tres ciudades, la mayoría de los Enanos expatriados del Imperio viven en las provincias del sur y el oeste, donde el culto de Sigmar es más fuerte. Hay una gran actividad comercial entre estas regiones con las fortalezas de las Montañas Negras y las Grises. Exceptuando la comunidad residente en Middenheim, hay relativamente pocos enanos en las provincias del norte y del este. Estas provincias están muy lejos de las tierras natales de los enanos en las montañas del sur y del oeste, y el poder del culto de Ulric en el norte y el este hace que los enanos sean menos bienvenidos, debido a sus vínculos históricos con Sigmar. No hay ningún enano que viva en Sylvania, lo cual no es sorprendente, dada su reputación de región infestada de no-muertos.

Marienburgo y las Tierras DesoladasEditar

Siendo aproximadamente unos 4.500 habitantes, la población enana de Marienburgo supera a la de cualquier otra ciudad del Viejo Mundo (aunque a diferencia del censo Imperial, Marienburgo cuenta a todos los contribuyentes). La mayoría de los residentes del distrito Dwergsbezit, o el Barrio Enano, son miembros del Gremio de Ingenieros Enano, que mantiene la presa Vloedmuur y las bombas gigantes que descargan el agua en los pantanos circundantes. Los grandes cañones que protegen la entrada al puerto también son de manufactura enana.

En gran parte, la posición de los Enanos en Marienburgo se debe a un Arkat Fooger. Este enano es el miembro más anciano y el que lleva más tiempo en el poderoso Consejo de Administración de la ciudad, y también es el portavoz de la comunidad Enana de Marienburgo, así como de los pocos enanos que minan las colinas al oeste de los Pantanos Amargos. Él es el líder de facto de los Enanos de la ciudad, un papel tradicionalmente desempeñado por el Gremio de Ingenieros Enano y el Consejo de Ancianos. Tiene acuerdos comerciales exclusivos con las fortalezas enanas de las Montañas Grises y de las Montañas del Fin del Mundo, vendiendo productos enanos en Marienburgo e intercambian artículos de lujo con las fortalezas.

Aunque desconocido para la mayoría de los Marienburgueses, hay cierto resquemor en la comunidad enana de la ciudad. Los privilegios especiales que los líderes de la ciudad han otorgado a los Altos Elfos de Ulthuan están causando resentimiento, pues nunca se había ofrecido semejantes concesiones a los enanos, a pesar de que la mayoría de sus antepasados se asentaron en Marienburgo poco después de que el Emperador Segismundo II el Conquistador se anexionara las Tierras Desoladas en el año 501 C.I.

BretoniaEditar

Hay muy pocos Enanos viviendo en Bretonia. Sus vínculos históricos con Sigmar y su lealtad inquebrantable a sus sucesores no han promovido las mejores relaciones con los Bretonianos, especialmente en tiempos de guerra. Por su parte, los Enanos desconfían de la prepotente y arrogante nobleza bretoniana y su tradicional amistad con los Elfos Silvanos de Athel Loren.

La única comunidad enana de cierto tamaño en Bretonia es el pequeño enclave de herreros y albañiles en el barrio Vue du Rocher de Parravon, pero algunos mineros y herreros enanos se han trasladado de las Montañas Grises, mal dotados de recursos minerales, a las ciudades y pueblos de la estribaciones.

KislevEditar

Originalmente, los kislevitas trataban a los Enanos con la misma sospecha xenófoba que se reservan para el resto de los forasteros. Sin embargo, esta actitud cambió durante la Gran Guerra contra el Caos, cuando los Enanos de Karaz-Ankor ayudaron a defender la ciudad de Kislev de las fuerzas del Caos, mientras varios enanos expatriados formaron parte del ejército imperial comandado por Magnus el Piadoso para ayudar en la guerra. Los Enanos Nórdicos lucharon junto a sus compatriotas humanos en los ejércitos aliados en la Batalla del Bosque de Grovod.

Tras la guerra, los Enanos expatriados del Imperio ayudaron en la reconstrucción de las ciudades de Kislev y Erengrado. La mayoría de ellos se quedaron a vivir allí, fundando enclaves enanos. En la actualidad, unos 400 enanos viven en Kislev, y aproximadamente la mitad de ese número en Erengrado.

TileaEditar

Unos cuantos enanos se han asentado en las estribaciones del noreste de Tilea, donde las montañas de Irrana y Apuccini se funden con las Cuevas. La mayoría viven en las ciudades de Toscania y Campogrotta, donde se han establecido como comerciantes, herreros, albañiles y joyeros. Otros viven en los pequeños pueblos que rodean estas ciudades. Es raro, aunque no infrecuente, que los enanos se unan a los Condottieri Tileanos, o a compañías de mercenarios, como soldados de infantería y artilleros.

Fuentes.Editar

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar