FANDOM


Kolek

Heraldo de Tempestades, Portador de Oscuridad, Tormenta Encarnada, Dios de la Montaña

Cada ocho generaciones, cuando la malvada luna Morrslieb se coloca delante de su benigna prima Mannslieb, se produce una terrible tormenta por todas las grietas y abismos de las Montañas del Fin del Mundo. Se forman las siluetas de las crestas dentadas de la montaña como si fueran los colmillos rotos de algunas bestias titánicas como rayos y rugidos estruendosos. Antes de que un gran abismo divida las montañas como si fuera una herida de un hacha gigante, centenares y centenares de hombres del Norte se arrodillan en la nieve cantando ruidosamente mientras se sacrifican a sus cautivos y se lanzan sus cuerpos a las guaridas de las cuevas. Entonces, cuando la tormenta alcanza su terrible clímax, un terror de la prehistoria del mundo aparece y emite un rugido que hace temblar hasta las raíces de los picos de las montañas: Kholek Comesoles ha despertado y el mundo tiembla ante su ira.

Kholek es un Shaggoth muy viejo. Es uno de los primeros nacidos de la estirpe de Krakanrok el Negro, padre de los Ogros Dragón. Kholek estaba presente cuando se forjó el terrible pacto con los dioses oscuros, comprometiendo a su raza a una eternidad de servicio a cambio de la inmortalidad. Las leyendas cuentan que la parte del pacto de Kholek fue una ofensa para la naturaleza, ya que el sol se escondió tras un enorme grupo de nubes de tormenta y nunca más se volvió a brillar sobre Kholek desde ese fatídico día. Desde entonces, la llegada de Kholek se anuncia con rugientes truenos negros. Allí donde el Heraldo de las Tempestades camina, una furiosa tormenta oculta el sol.

Igual que todos los ogros dragón, Kholek se activa y anima por el poder de la tormenta, bañándose en sus relámpagos para alargar su vida, rugiendo victorioso mientras los rayos de pura energía impactan por todo su viejo y escamoso cuerpo. Lleva grandes placas de bronce a modo de armadura, el mejor modo de atraer el beso de la tormenta, incrustada por la pátina del tiempo y ennegrecida por el hollín. En sus enormes pezuñas, Kholek lleva un enorme martillo conocido como Aplastaestrellas, un arma forjada en el centro de un volcán y encantada para derrotar a los monstruos enemigos. Detrás de él, como su propia sombra, marchan las tribus de las montañas que lo adoran como a un dios primordial de destrucción.

Kholek Comesoles fue visto por última vez por ojos mortales durante la Gran Guerra contra el Caos, la gran invasión de Asavar Kul, dirigiéndose al Sur con sus ejércitos a cubierto bajo una ventisca feroz. Las historias de esa época describen una enorme y furiosa bestia de la tormenta tan alta que podía ver por encima de los baluartes de Praag, un dios del invierno que aplastaba ciudades enteras con fuerza bruta. Las leyendas cuentan como el monstruo acechaba el Barrio Viejo de la ciudad, derribando todos y cada uno de los templos que había en el interior de los muros de la ciudad antes de regresar a su reino glacial.

Si los rumores del norte son ciertos, Kholek está de viaje una vez más. Siempre que el cielo se oscurece con nubes y resuenan truenos en el horizonte, todos los que conocen la leyenda del Dios de la Montaña tiemblan de miedo, porque ¿Durante cuánto tiempo podrán aguantar los mortales a un ser que ha hecho la guerra en nombre de los Dioses del Caos desde el amanecer del Hombre?

ImágenesEditar

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Guerreros del Caos (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Guerreros del Caos (8ª Edición).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar