Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

La Asamblea

5.536páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Estandarte La Asamblea.png
  • Nombre oficial: Gran Condado de la Asamblea; "Territorio de la Asamblea" o "Asamblea" para los halflings.
  • Gobierno; Democracia representativa. Concejales electos y asambleas en aldeas y ciudades.
  • Pueblos con fueros propios: Todos.
  • Principales exportaciones: Tabaco, cerveza, carnes y pescados en conserva, quesos.

Situada entre Stirland y Averland, La Asamblea es una provincia del Imperio y constituyen la mayor comunidad Halfling de todo el Viejo Mundo. La Asamblea es en su mayoría tierras de cultivo y produce grandes cantidades de comida que se exportan al resto del Imperio. Aunque forma parte del Imperio, la región es completamente autónoma, gobernada únicamente por los Halflings. El Anciano de la Asamblea dispone además de un voto imperial.

CreaciónEditar

Hallfligs.jpg

Halflings celebrando el decreto del Emperador Ludwing

Aunque la región ya estaba habitada por comunidades de Halflings desde los tiempos de Sigmar, no fue hasta el año 1010 cuando la Asamblea fue creada como provincia por edicto del Emperador Ludwig II, más conocido como el Gordo.

Ludwig, que era un renombrado sibarita, ordenaba torturas y ejecuciones a todos aquellos cocineros que ofendieran sus gustos culinarios. Finalmente, ordenó a su ayuda de cámara Halfling que elaborase una comida “digna de su grandeza”. El banquete fue tan exitoso que Ludwig no sólo nombró a su ayuda de cámara Gran Chef Imperial, sino que además lo ascendió al rango de Conde Elector, dándole voto imperial y creando un territorio para los Halflings.

Para la creación de la Asamblea, se ordenó la separación de las fértiles tierras de cultivo de los Halflings de Stirland y Averland. De este modo Ludwig quedó satisfecho, no sólo por disfrutar de una excelente comida, sino porque así se vengaba de los gobernantes de ambas provincias, cuyas hijas habían despreciado su cortejo. Actualmente, mucha gente de ambas provincias siente resentimiento por esto.

La RegiónEditar

Las tierras de la Asamblea son tal vez las más fértiles de todo el Imperio central; abarcan partes de Averland y Stirland que el Emperador Ludwig el Gordo separó de sus territorios por despecho para convertirlas en una provincia electoral gobernada por halflings.

La Asamblea es una región de apacibles colinas y ondulantes praderas que se elevan paulatinamente hasta conformar las colinas Hojasverdes al sudeste, donde los granjeros cultivan muchas variedades famosas de tabaco, como el "Nebulizador rojo", la "Mezcla de primera de Aver" y el "Fumigador" (que tiene fama de ser muy fuerte). La mayor parte es campo abierto con algunos bosquecillos dispersos de robles, hayas, olmos y sauces junto a los cauces fluviales. Los dos únicos bosques de interés son el Bosque Durmiente y el misterioso Bosque de Altern. Aunque la provincia está regada en su mitad meridional por los ríos Aver Negro, Aver Azul y Aver, llueve lo suficiente como para garantizar buenas cosechas de forma regular en toda la Asamblea.

TheMoot.jpg
El territorio de la Asamblea está dividido en tres grandes regiones (cuatro, según algunos halflings). Al suroeste del río Ayer se encuentra la Marca de Aver, que en el pasado era una próspera baronía de Averland. De acuerdo con las viejas historias, las tropas del Emperador obligaron a punta de lanza a los humanos de la Marca de Aver a abandonar la zona cuando Ludwig se la concedió a los halflings. A día de hoy, los visitantes pueden ver las ruinas de los cimientos de antiguos castillos (cuyas piedras se emplearon en nuevas construcciones) que, según afirman los halflings locales, pertenecían a asentamientos humanos. Aunque es cierto que algunas familias menores de Averland reivindican algunas partes de la Marca de Aver, muy pocos las toman en serio. A veces solicitan al Emperador que les devuelva sus derechos, pero hasta ahora sus peticiones han caído en saco roto.

Tres pueblos dominan la Marca de Ayer: Sauerapfel al oeste, Einsamholz en el centro (y, técnicamente, no pertenece a la región), y Dreiflussen al sureste. Su cultura es más próxima a Averland que las demás regiones, de modo que en ella abundan grandes rebaños de ovejas y cabras, mientras que la marca occidental es más famosa por sus manzanas. Al norte de los ríos se halla "Auld Styrlande", la parte de la Asamblea que una vez perteneció al Gran Condado de Stirland. Los grupos de granjas de esta zona se alternan con sotobosques y pequeños pantanos; es el fértil granero de la Asamblea. A ella se llega a través de dos carreteras, pero ninguna de ellas recorre toda la región al completo. La carretera de la Asamblea sale de Eicheseharren y se dirige al oeste, donde se une a la Vieja Carretera de los Enanos en Wordern (Stirland). La otra es una corta calzada que va desde Einsamholz hasta Pfungzig (en Averland). Ninguna de ellas pasa por una gran carretera, y de hecho la mayor parte del tráfico son granjeros, pastores y comerciantes que viajan a uno u otro mercado para vender sus mercancías. Dentro de la Asamblea, la gente viaja por roderas desgastadas o campo a través.

La región suroriental limitada por la curva del Aver Negro al norte y la frontera con Averland al sur se denomina formalmente "ducado de las colinas en barbecho", título que le confirió el señor averlandés del siglo XI después de comprobar que era imposible conseguir que creciera en ella nada que mereciese la pena. Disgustado, vendió la región a los halflings poco después de que Ludwig crease la Asamblea, y hasta murmuró "que se pudra" al firmar la cesión.

No obstante, los halflings reconocen un buen suelo cuando lo ven y saben cómo explotarlo. Empleando semillas de las plantas de tabaco que más les gustaban, pero que apenas si crecían en otras partes, sembraron cultivos enteros junto al río y en los valles, tantos que hoy en día la zona se conoce simplemente como "Hojasverdes" y proporciona cuantiosos ingresos a la Asamblea. El gobierno de esta provincia está tan ansioso por incrementar su presencia en el mercado que envía comerciantes a largos viajes por todo el Imperio para regalar muestras gratis, con la esperanza de que los clientes satisfechos vengan y paguen por más. Pregonan especialmente su sabor, afirmando que supera a lo que ellos llaman “la apestosa hierba de importación bretoniana".

La GenteEditar

Los habitantes de la Asamblea son los halflings; no son "gente" en el sentido humano, sino una raza de apenas la mitad de estatura que un hombre y que siempre parece haber estado donde fueran los humanos. Cuentan los enanos que una tribu de "humanos sin barbas que al principio creímos que eran niños" viajaba con las tribus humanas cuando éstas atravesaron las Montañas del Fin del Mundo. Por otro lado, algunos eruditos imperiales creen que los halflings son una raza humana con la cual Verena experimentó para dar con la forma de resistirse al Caos, mientras que otros poetas afirman que Ranald los creó como una especie de broma extravagante.

Digan lo que digan los demás, los halflings sostienen que son como siempre han sido, y que están bastante a gusto así, muchas gracias.

La gente de las demás provincias apenas visita la Asamblea, ya que casi no hay quien aguante a los halflings. Los pocos que lo hacen y vuelven hablan del tonillo hermético y taimado de la personalidad de los halflings. Abundan los robos, las burlas y el agrupacionismo. Los halflings que regresan a la Asamblea son bienvenidos, pero hasta cierto punto. Las fértiles tierras de la Asamblea han facilitado la vida a los halflings que la habitan, y no parecen dispuestos a permitir que les recuerden la existencia de un mundo exterior.

Al ser un pueblo rural (incluso en sus ciudades), los halflings son campechanos que disfrutan de la buena comida, las bebidas fuertes, el buen tabaco y las conversaciones que harían enrojecer a un guardia de la marina de Marienburgo. Son extremadamente expresivos; a los halflings les trae sin cuidado contar con todo lujo de detalles y a un completo desconocido las correrías nocturnas de su tía. "Por pasar el rato, ¿sabes?" Les encanta una buena charla y los granjeros que viven junto al camino acogen a los forasteros con tal de que traigan con ellos monedas, comida o un buen cotilleo. A ser posible las tres cosas.

La gente de miras estrechas suelen ver a los halflings que viven fuera de la Asamblea como ladrones o cocineros (o ladrones y cocineros), aunque esto es bastante injusto, pues genera estereotipos a partir de dos de los rasgos de los halflings. El primero de ellos es su indiscutible capacidad para elaborar una buena comida con casi cualquier ingrediente. El segundo es su perspectiva discrepante de la propiedad y el hurto. La mayoría de los haltlings han crecido en lo que viene a ser una familia numerosa de hermanos, tíos, tías, "primos por parte de matrimonio" y demás. La práctica de coger lo que necesitan, ya sea una empanada, unas cuantas coronas o incluso una joya, está profundamente enraizada en la personalidad de los halflings. Después de todo, si son todo familia ¿para qué van a pedir permiso? ¿Cómo no van a dejarles que lo "tomen prestado"? Estos dos rasgos hacen que la gente fuera de la Asamblea piense en los halflings como mera ayuda doméstica a la que hay que tener muy vigilada.

A los halflings de la Asamblea les encantan las celebraciones y las fiestas para escapar a la rutina de la vida en el campo. A lo largo de todo el año celebran varias festividades: mediados de verano e invierno, los equinoccios de primavera y otoño, y la gran celebración halfling, la semana del pastel. Sin embargo, casi ningún halfling espera a una celebración oficial; cualquier noche es buena para una fiesta. Además de comer y beber (y beber y comer), en las fiesta, halflings también se baila alrededor de un poste o una hoguera. Normalmente se separan por sexos, al menos al principio, y tanto varones como mujeres tratan de impresionarse entre sí. También son frecuentes las carreras. Cómo son demasiado bajitos para los caballos, normalmente se corre a pie por campos y arroyos o a través de bosques; el primero en volver gana una cinta del cabello de una mujer halfling nombrada Reina del Festival. Al último se le suele echar a una charca cercana.

Los halflings adoran a los dioses del Imperio, y en concreto se venera a Sigmar como uno de sus grandes protectores, aunque no existe prueba alguna de que Sigmar mencionase siquiera a los halflings (mucho menos que los salvara de algo). También tienen sus propios dioses, pero su culto es mucho más casual que la devoción de humanos, enanos y elfos hacia sus deidades. Esmeralda es la diosa del hogar a la que se honra en la semana del pastel, pero también hay otros: Phineas, patrón del tabaco con la petaca siempre llena; Josías el Granjero, que siempre sabe qué tiempo va a hacer y que puede extraer vida de la tierra más árida; y Jacinta, la diosa de la fertilidad y el nacimiento. Hay más, pero son más recónditos y se desconocen fuera de su país.

Soldados.jpg

Soldados Halfling

Los halflings de la Asamblea (y de otras partes) nunca han tenido fama de marciales, y el concepto de un halfling guerrero es la base de muchos chistes entre los humanos. No obstante, la verdad es muy distinta. En defensa de su patria (o de sus barrios dentro de una ciudad humana durante unos disturbios) los plácidos halflings pueden volverse agresivos y valientes. Como parte de la maquinaria bélica, la Anciana Hisme envió un gran contingente de halflings para que hicieran de exploradores y escaramuzadores en el ejército imperial. Varios de ellos fueron mencionados en los informes de sus comandantes por su valentía e ingenio, aunque a menudo iban acompañados de quejas por parte de los oficiales de intendencia.

Sin embargo, para los halflings de la Asamblea la guerra parece muy lejana, y su opinión es que, al igual que el propio Emperador, acabará sin que lleguen a enterarse siquiera. Tal vez sea debido a esta actitud aislacionista que los halflings han subvertido y alterado el idioma imperial de muchas formas. El Reikspiel que se habla en la Asamblea puede llegar a ser totalmente incomprensible debido al ritmo rápido, mala articulación de palabras y amalgama de otros acentos. Los halflings emplean mucha jerga y códigos cuyos significados cambian de año en año. Se dice que la germanía de ladrones que emplean los humanos es una versión de este argot bastardo.

Expresiones de La AsambleaEditar

  • "Mi primo por parte de matrimonio": un pariente cuya relación exacta con el hablante se desconoce.
  • “Pequeño mangante": un ladrón picaruelo. Deriva de "mangar", que significa "robar".
  • "Donde hay estiércol, hay halflings": siempre hay halflings donde haya dinero que ganar.
  • "En la vida he hecho tal cosa": negación de hurto ligeramente guasona.
  • "Un poco de la magia de Rhya”: una comida ligeramente indulgente, o bien un flirteo con el sexo opuesto.

Lugares de InterésEditar

FuentesEditar

  • Libro de Ejército "El Imperio" 4ª Edición.
  • Warhammer Fantasy JdR: Herederos de Sigmar (2ª Ed. Rol)
  • Libro "Uniformes y Heráldica: El Imperio".

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar