Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

La Compañía Maldita

5.543páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

La Compañía Maldita por Wayne England.jpg
Capitán:

Richter Kreugar el Condenado

Lema:

Bienvenido a la maldición…

Grito de Guerra:

El grito de batalla de Richter Kreugar hace mucho tiempo que fue olvidado por los habitantes del Viejo Mundo. El silencio de la cripta planea sobre la Compañía Maldita a su paso por la tierra. La Compañía marcha a la guerra acompañada tan solo por el ruido del roce del crujiente cuero y el raspar del metal oxidado.

Aspecto:

La Compañía Maldita está formada por los cadáveres de aquellos que han muerto a manos de sus integrantes, siendo afectados por la maldición. Por ello, la Compañía Maldita está formada por los esqueletos procedentes de multitud de razas y culturas, así que presentan una gran variedad de armas oxidadas y ropajes andrajosos y deshechos.

Patrones:

Cualquier ejército, a excepción de los Bretonianos, los Condes Vampiro y los Reyes Funerarios de Khemri, puede reclutar a la Compañía Maldita (Richter siente un odio eterno hacia aquellos que lo encadenaron a su destino, así que no luchará por los No Muertos).


La oscura leyenda de Richter Kreugar el Condenado y su Compañía Maldita ha sido contada durante innumerables años por todo el Imperio. La suya es una historia trágica de traición, codicia y venganza cuya verdad y cuyos detalles hace mucho que se han vuelto inciertos, tras generaciones y generaciones de explicar los hechos.

Historia Editar

La leyenda más común acerca de la trágica maldición de Richter Kreugar nos habla de un joven capitán mercenario, orgulloso, duro y con talento. Alquilaba sus servicios muy libremente, sin preocuparse por quién luchaba, siempre que el precio fuese bueno. Siglos atrás en la historia del Viejo Mundo, se dice que Richter se alió con un poderoso Nigromante y lo ayudó en una diabólica campaña contra el Imperio aterrorizando a los habitantes de la densa zona boscosa que rodea Wolfenburgo.

En los tomos encuadernados en cuero de los anales del Historiata Imperiatus se narra cómo el ejército imperial de Wolfenburgo estaba sufriendo terribles bajas en una guerra de desgaste que no podía aspirar a ganar. No obstante, siguieron luchando contra toda lógica, hasta que el Nigromante perdió la paciencia y pasó a la ofensiva adentrándose aún más en el bosque, con lo que no pudo disponer del tiempo necesario para reforzar sus fuerzas no muertas.

Al percatarse del error del Nigromante, el calculador Richter aceptó el soborno de un agente imperial al pensar que podía conseguir dinero fácil y tener la oportunidad de pasarse al bando ganador. Cuando la titánica batalla pendía de un hilo, Richter hizo su jugada y atravesó al Nigromante con la espada. No obstante, el impío hechicero logró pronunciar con su último aliento una maldición que significaría la condenación eterna del codicioso mercenario.

Ante sus aterrorizados ojos, a Richter se le empezó a ajar la piel y, en cuestión de segundos, cayó al suelo convertido en un montón de huesos y piezas de armadura. Las fuerzas del Imperio ganaron la batalla y la narración de la traición de Richter hubiera caído en el olvido de no ser porque su muerte fue acompañada por una trágica ironía del destino.

A la noche siguiente, Richter se levantó del suelo y contempló el mundo con las cuencas vacías de sus ojos. Todo lo que veía se le aparecía en tonos grises. Lleno de angustia y desesperación, Richter se fijó en sus propios miembros esqueléticos y empezó a comprender el verdadero horror que implicaba el hechizo del Nigromante.

Así fue como Richter empezó a vagar por el Viejo Mundo y más allá. Han pasado cientos de años desde su muerte y aún sigue buscando la paz y el olvido, aunque nunca ha sido capaz de conseguir el reposo eterno. Innumerables veces ha sido abatido, solo para despertar de nuevo a la noche siguiente en ese interminable tormento infernal. Cada vez que acaba con un enemigo, una parte terrible de la maldición surte su efecto; y es que los enemigos a los que derrota se levantan inmediatamente para servirle como esclavos de su voluntad. Deambula por el mundo viviendo como una trágica parodia de su propia carrera de mercenario, luchando allí donde encuentra una batalla. Su rabia y su desesperación se diluyen momentáneamente en el fragor del combate y prosigue con su desgraciada existencia con la desesperada esperanza de que, alguna vez, cuando destruyan su cuerpo esquelético, hallará finalmente el alivio de la muerte verdadera.

Objetos mágicosEditar

  • Aflicción - Aflicción es una espada de oscuro poder que tiene siglos de antigüedad y está saturada de magia impía.
  • Gema Oscura de los Condenados - La Gema Oscura de los Condenados brilla con un latido de color rojo sangre que se intensifica cuando un golpe va dirigido contra Richter y lo protege de cualquier daño.
  • Estandarte de los Malditos - El siniestro estandarte de la Campaña Maldita ha sido portado durante siglos por diversos guerreros esclavizados por Richter. Es una oscura parodia de su desgraciada bandera mercenaria original.

MiniaturasEditar

  • 6ª Edición.

ImágenesEditar

Relato relacionadoEditar

FuenteEditar

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar