Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Leos von Liebwitz

5.494páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Leos von Liebwitz por Paul Bonner.jpg
El Vizconde Leos von Liebwitz es el hermano pequeño de Emmanuelle von Liebwitz, la Condesa Electora de Wissenland, actualmente residente en Nuln. Este joven noble es considerado como uno de los maestros espadachines más letales del Imperio.

Leos estudió la espada bajo la tutela del reconocido Valancourt de Nuln, y fue reconocido por muchos como el mejor espadachín del Imperio, ya que, mientras que muchos duelistas famosos se distinguían por sus cicatrices, Leos, que había librado incontables duelos, tiene la cara tan suave y libre de marcas como la de una muchacha. A pesar de su fama, el propio Leos opina que hay por lo menos catorce mejores que él, incluyendo Valancourt, Konrad y Johann von Mecklenberg. No obstante, su destreza hizo que adquiriera el apodo de "la Espada Mortal”, con una larga lista de hombres cayeron ante su destreza (incluyendo plebeyos, nobles e incluso al menos un miembro de la Orden del Corazón Ardiente), y que fuera el responsable de enseñarle esgrima al joven príncipe Luitpold, hijo del Emperador Karl Franz.

Poco expresivo, sin sentido del humor y bastante carente de emociones. Leos no es una persona muy sociable, pero asiste a las funciones sociales como una cuestión de deber. Es bastante indiferente a la mayoría de la gente y no es fácil entablar una conversación, pero es lo suficientemente educado, y siempre se muestra interesado en realizar combates de práctica contra cualquier aventurero con estoque en mano, siempre que esté dispuesto a ser humillado.

Leos ha participado en varios duelos para defender el honor de su hermana mayor contra los calumniadores, ya que es un ferviente defensor de Emmanuelle. Ciertamente, corrían muchas historias sobre las numerosas aventuras amorosas de la Condesa, pero nunca se mencionaban donde el Vizconde Leos pudiese oírlas. Se decía que los exclusivos cementerios del Imperio estaban llenos de aficionados a la esgrima que pensaban que eran mejores que Leos von Liebwitz con la espada, y la Condesa tenía que ver con muchas de esas muertes. Numerosos planes de cena a menudo tienen que ser reorganizado de manera que Leos no termine sentándose al lado de una noble viuda como resultado de uno de sus muchos duelos, todos los cuales ha ganado.

De acuosos ojos azules y un corto cabello dorado, con la piel sin marcas y una estructura delgada, Leos es un joven hermoso muy popular entre todas las damas de la corte imperial, y muchas le habían hecho insinuaciones románticas muy ostentosas, aunque él nunca parecía corresponder al interés que le demostraban y las rechazaba, rompiéndole el corazón a más de una, principalmente a través de una casi grosera falta de interés en cualquier mujer salvo a su hermana, la condesa Emmanuelle.

Esto hizo correr muchas habladurías e injurias sobre él y sus preferencias. Una vez uno comentó que en lo único en lo que Leos tenía algún interés sexual era en su espada (esta opinión particular hizo que el hombre que la manifestara se ganara una muerte rápida con la espada de von Liebwitz). También se ha dicho de que se consuela con los antiguos amantes despechados de su hermana la condesa, lo que hacía aumentar el número de tumbas cuando Leos se enteraba de quién era el calumniador.

Su frialdad y su fanática devoción a su hermana parecen sugerir alguna perturbación emocional que podría manifestarse en violencia fuera de la formalidad de un duelo. La verdad es que, desconocido por la mayoría, Leos von Liebewitz está muy lejos de ser lo que parece

Historia Editar

Plantilla Spoiler Cazador de Brujas.png
Alto, estás caminando por la senda del Hereje. Si continúas, corres riesgo de... perderte.
Este artículo puede contener spoilers de La Bestia de Altdorf

Actualmente, Leos se encuentra enterrado en el panteón familiar después de morir bajo circunstancias misteriosas. Según la versión oficial, Leos había librado otro duelo más, por una cuestión de honor, siendo vencido por un guardia sin título nobiliario. Ciertamente, los seguidores de la carrera del Vizconde se sorprendieron por este hecho, pero pocos eran los que estaban lo bastante interesados para cuestionar la versión oficial.

Pero la verdad es más oscura y trágica pues, aunque la inscripción de su tumba es aludido como "amado hijo y hermano", lo que muy pocos saben es que Leos von Liebwitz, en realidad, era una mujer.

Cuando todavía era una niña, la actual Condesa Electora estaba tan desesperada por ser la belleza más grande del Imperio, que cuando nació Leos protestó porque fuera una niña, por lo que su madre, que mimaba demasiado a Emmanuelle, accedió a educarlo como a un niño. El padre de ambas, el viejo Elector de Nuln, sabía que lo que querían su esposa y su hija no era correcto, pero siempre había sido esclavo de las mujeres, y además había querido un hijo varón, por lo que acabó cediendo.

Su padre, consejero de la universidad, se encerraba a solas con sus libros de historia mientras la madre se ocupaba de los hijos. Mientras que Emmanuelle era educada como una mujer y era recompensada, Leos fue educada a base de golpes y castigada constantemente para que se comportara como un hombre, llegando a pensar en sí misma como un chico, suprimiendo el recuerdo de su breve existencia como niña. Aquella educación tuvo un efecto perjudicial en “el” joven Leos. Después de las constantes palizas, llegó a tolerar el castigo, luego a anhelarlo, y más tarde a disfrutarlo cuando era castigado. Debido a esto, en lo más hondo de su ser, se fue gestando una personalidad sanguinaria. 

Cuando Leos tenía ocho años y su hermana diecisiete, la madre de ambos murió en un accidente de carruaje. Por entonces, Leos ya se comportaba como un verdadero niño, pero el ser sediento de sangre de su interior seguía creciendo, un ser que no era sino la niña que había sido aprisionada, torturada y suprimida. Y estaba enfadada. A pesar de ser la responsable de su situación, por alguna razón, Leos acabó desarrollando una profunda devoción hacia su hermana, y la defendía de cualquier injuria. Emmanuelle se volvió bastante protectora con Leos, e hizo de madre mucho mejor que su madre real. 

Pero la bestia siguió creciendo, desarrollando un profundo odio hacia las mujeres. Cuando todavía era "un niño", Leos cometió sus primeros asesinatos de una larga carrera a lo largo de su vida. A los diez años mató a un criado de la familia con un hacha, y luego, dos años más tarde, a su tío Sergius y su amante Natasha. La muerte de los hombres le resultó indiferente, sin embargo disfrutó enormemente matando a la mujer. Para "él", todas las mujeres (exceptuando su hermana mayor) eran criaturas asquerosas y malvadas que no merecían otra cosa que ser asesinadas.

En la universidad de Nuln, Leos recibió clases de esgrima del gran Valancourt, convirtiéndose en uno de los mejores espadachines del Imperio, y al cabo de poco empezó a participar en duelos de honor donde mataba a sus adversarios para defender la reputación de su hermana. Sin embargo, a pesar de haber acabado con la vida de muchos hombres, esas muertes no conseguían calmar la sed de sangre del ser que habitaba en su interior, por lo que se acabó convirtiendo en un "asesino" en serie. Se fabricó unas garras con unos guanteletes y cuchillas y asesinó a varias mujeres a las que descuartizaba cruelmente, llegando a ser conocido como "La Bestia". Tal fue notoriedad que adquirieron sus crímenes que llegó a ser tema de estado, debido al descontento popular que generaba hacia las autoridades y gobernantes imperiales, y que eran aprovechados por muchos revolucionarios para alzar a la muchedumbre contra los gobernantes del Imperio.

Pero Leos acabó odiándose a sí mismo por sentir los deseos de la Bestia. En su interior, ambas personalidades luchaban por controlar el cuerpo en el que residían, aunque en sus etapas finales la Bestia empezaba a ganar la batalla. Esto provocó que fuera menos cauteloso y sus asesinatos más descuidados, lo que hizo que un grupo de investigadores pudieran seguirle la pista y detenerlo, antes de que pudiera causar más daño, muriendo a manos de Harald Kleindeinst que finalmente terminó con la torturada existencia de Leos von Liebewitz.

Sus crímenes como La Bestia fueron encubiertos y la culpa cayó sobre Yevgeny Yefimovich, un cultista de Tzeentch que trataba de organizar una revuelta popular con la que debilitar al Imperio, cometiendo él mismo otros crímenes para alimentar aún más el descontento popular.

Fuente Editar

  • White Dwarf 140 (edición inglesa)

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar