FANDOM


Cofre de la paga

Numerosos historiadores registran los orígenes de la costumbre de los generales mercenarios de llevar el cofre de la paga a la batalla. Este relato fue escrito por Kurt Breizenhof en Nuln.

Como todo el mundo sabe, es costumbre entre los ejércitos mercenarios situar el cofre de la paga en un carromato en medio de las tropas. El cofre, que invariablemente es muy resistente y esta cubierto por bandas de hierro y bronce, contiene todos los tesoros y oro con con los que el patrón o el general pretende pagar a los soldados después de lograr la victoria.

Además, cualquier botín en forma de oro o plata que los soldados capturen en el transcurso de la campaña es añadido al tesoro del cofre de la paga, para que sea repartido entre todo el ejército antes de que sea disuelto. Puesto que la cantidad de tesoros en el cofre es muy grande, sólo se utilizará una pequeña proporción de él para pagar los suministros del ejército mientras se libra la campaña, lo que deja la mayor parte en concepto de paga de los soldados.

El cofre de la paga se ha convertido en un símbolo de la gran confianza del ejército en su comandante y la causa por la que luchan, y también de la fe depositada por su comandante y la parte que representa en aquellos que están dispuestos a verter su sangre a su servicio.

Aunque puede que los arrogantes generales de otros ejércitos se burlen de esta costumbre, los estandartes de batalla de sus ejércitos son simples reliquias u objetos que inspiran lealtad sólo mediante el honor y el orgullo. Si un estandarte así se pierde, ¡simplemente tejen u ondean otro! Además, sus soldados todavía disponen de la paga y los suministros, ¡aunque permitieran que se perdiera el estandarte! Sin embargo, si el cofre de la paga es capturado no es simplemente un asunto de honor, puede significar la ruina completa del general mercenario a cargo del ejército! Y además, ¡ninguno de los soldados recibirá su paga o sus suministros! Por esta razón, la presencia del cofre de la paga en el campo de batalla, a la vista del enemigo, ¡es una señal tanto a amigos como a enemigos de que el ejército y su comandante lucharán con una determinación feroz!

Los orígenes de esta excelente costumbre se remonta a mucho tiempo atrás. Se dice que el primer general en llevar un cofre de la paga al campo de batalla fue Justintine de Varenna, en los días en que los Orcos y Goblins pululaban por aquellas tierras. Al oír que habían grandes tesoros en la ciudad de Varenna, y que las murallas de la ciudad se habían derrumbado por un terremoto, los codiciosos Orcos reunieron un ejército para atacar la ciudad. Justintine sabía que Varenna no podría ser defendida y decidió que el tesoro no debía caer en manos de los Orcos, así que condujo a toda la población, junto con un carromato que transportaba un cofre con el enorme tesoro de la ciudad, en busca de una nueva ciudad.

Por desgracia, la codicia de los Orcos y Goblins era tan grande que siguieron al ejército de Justintine por donde fueron que iba. Justintine hizo marchar a su ejército velozmente, cruzando muchos ríos y esquivando a los Orcos durante muchos meses. Mientras tanto, la horda de Orcos creció más y más, y no cejaba en la persecución. Pronto todas las bandas dispersas de Orcos y Goblins en cien leguas a la redonda se habían unido a los que seguían al cofre del tesoro, y proclamaron al Señor de la Guerra Ugwarg como su jefe.

Gracias a esto esas tierras tuvieron un respiro ante los ataques de los Orcos y Goblins, mientras todos ellos se reunían para perseguir a Justintine. Por último, Justintine y se ejército se encontraron cerca del mar. Estaban cansados de marchas forzadas, y decidieron dar la vuelta y luchar hasta la muerte, aunque estaban en inferioridad numérica. Mientras los Orcos se acercaban, Justintine envió el mensaje de que compartiría su gran tesoro con cualquiera que viniera en su ayuda, antes que permitir que los Orcos se apropiaran de él. Tan pronto como esta noticia se extendió por el Viejo Mundo, guerreros empobrecidos y aventureros empezaron a llegar al campamento de Justintine. Algunos llegaron por mar, otros marcharon día y noche por tierra.

Cuando la hora de Orcos se desplegó para el combate, Ugwarg quedó sorprendido del tamaño del ejército al que se enfrentaban, y su negro corazón desfalleció. Al ver los mástiles de unos cuantos barcos cerca de la orilla, sus lugartenientes le urgieron para lanzarse al ataque, deseosos de capturar el tesoro antes de que el enemigo escapara por el mar. ¡No sabían que su enemigo no tenía ninguna intención de retirarse!

Los Orcos y Goblins se lanzaron a la carga, empujados por la codicia y los instintos guerreros de su raza. Pronto quedaron empalados en las largas lanzas de las tropas desplegadas como una sólida muralla en la orilla del mar.

En medio de la línea de batalla estaba el cofre del tesoro. Sobre el cofre estaba Hurcio, un hombre gigantesco, armado únicamente con un garrote y vestido sólo con una piel de león. Aunque los Orcos y Goblins se arremolinaban a su alrededor, ninguno consiguió llegar hasta el cofre del tesoro y seguir vivo.

Se dice que la matanza de Orcos y Goblins fue tan grande ese día, que la tierra quedó libre de ellos durante diez años. Los muertos fueron tantos que cuando Justintine repartió el tesoro entre los supervivientes, cada soldado tenía tanto oro que pudo comprar tierras y construirse una mansión. De hecho, ¡muchos nobles del Viejo Mundo proclaman ser descendientes de los vencedores de la batalla!

Todos los héroes que lucharon ese día tomaron la costumbre de llevar sus cofres del tesoro al campo de batalla, ¡y siempre vencieron en sus combates contra los Orcos, incursores marinos o entre sí! De este modo quedó establecida la costumbre. En cuanto al sitio exacto que tubo lugar esa gran batalla, nadie lo sabe con certeza. Los habitantes de Luccini dicen que se libró cerca de su propia ciudad, mientras que los ciudadanos de Remas proclaman que se libró no muy al Sur de su ciudad. La batalla no tiene un nombre concreto, y se la conoce simplemente como la "Victoria de Justintine" en todos los relatos. Tampoco se conoce el paradero exacto de la ciudad que se dice fundó Justintine en la costa con los supervivientes de su gente. Por lo que respecta a las ruinas de Varenna, existen realmente. Se hallan no muy lejos de Trantio y son realmente antiguas.

FuenteEditar

  • Libro de Ejército: Mercenarios (5ª Edición).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.