Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Mengil el Desollador (Relato)

5.487páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Mengil.jpg

El capitán Alessandro buscaba a tientas su pistola mientras se retiraba con dificultad del campo de batalla por el barro. No podía mover su pierna izquierda, de cuyo muslo asomaban dos pequeñas y negras saetas de ballesta. Sus hombres estaban esparcidos a su alrededor, la mayoría de ellos muertos o moribundos. La batalla contra las malditas bestias rata se había desarrollado según lo previsto, ya que las cobardes criaturas habían salido huyendo ante los caballeros de la Rosa, la afamada caballería pesada de Luccini, y los ballesteros de Alessandro habían acabado con cientos de enemigos disparando disciplinadas andanadas.

Pero, a continuación, sus hombres habían empezado a morir. En medio de la confusión, Alessandro había ordenado a sus hombres que se enfrentasen a la nueva amenaza, pero no había nadie a la vista. Aun así, muchos de sus hombres seguían cayendo ante los certeros disparos. En un momento, los hombres de su regimiento se habían dispersado y el caos se había apoderado de ellos. El propio Alessandro cayó al suelo cuando dos saetas atravesaron la malla que cubría su muslo izquierdo. Fue entonces cuando los Elfos Oscuros hicieron su aparición corriendo hacia el campo de batalla desde las sombras de un bosquecillo de altos árboles para asestar el golpe de gracia a los mercenarios tileanos con sus enormes y serradas espadas. Mientras avanzaban, seguían rodeados por un halo de oscuridad, como si esta no quisiera abandonarlos. La carnicería ya había dado comienzo y aquellos seres empezaron a desgarrar la piel de los hombres del capitán mercenario. Sus ojos no daban crédito a lo que veían cuando una alta y elegante figura se acercó a él. Levantó la pistola con su trémula mano.

El Elfo Oscuro chasqueó la lengua y movió su cabeza de izquierda a derecha mientras emitía un apesadumbrado suspiro. La oscura figura levantó su brazo y una pequeña y negra saeta se clavó en el bíceps de Alessandro, que dejó caer la pistola. Era alto y pálido y su porte noble y gracioso contrastaba con la locura que albergaban sus ojos negros, unos ojos que prometían sufrimiento. Llevaba un pellejo ensangrentado sobre sus hombros a modo de capa y Alessandro reconoció en este el tatuaje de quien le había contratado. 

El Elfo Oscuro se acercó al capitán tileano mientras extraía un largo y serrado cuchillo de su vaina.  

-No te preocupes. Pronto coseré tu piel a la de tu benefactor -dijo Mengil mientras balanceaba el cuchillo amenazadoramente. 

Alessandro buscó en su cinturón, cogió una bolsa llena de monedas y se la ofreció a su verdugo. El Elfo Oscuro la tiró al suelo. 

-El dinero no lo es todo, amigo mio -dijo mientras su cruel sonrisa dejaba al descubierto sus afilados dientes-. Me gusta este trabajo.  

Los ojos de Mengil brillaron en la oscuridad cuando pasó su cuchillo por el cuello del tileano y empezó a desollarlo de forma experta. 

Fuente Editar

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar