FANDOM


Ciudad Mousillon Bretonia por Tony Parker

Mousillon tiene una funesta reputación. Comúnmente se la conoce como la Ciudad de los Condenados, y para aquellos que viven entre sus desmoronadas murallas, el título debe parecer apropiado. Aquí, la una vez próspera y floreciente ciudad ha caído en los estragos de la naturaleza, o quizá en aquellas fuerzas inhumanas que se deleitan en la decadencia y la pestilencia.

La CiudadEditar

Construida sobre el emplazamiento de una hermosa ciudad Elfa y ahora caída en la ruina y el desorden, la ciudad de Mousillon es un sumidero de pobreza, crimen y depravación marcado por la batalla.

Mousillon ciudad población por Tony Parker
Originariamente, la ciudad no era muy diferente de otras en Bretonia. Según los modelos bretonianos fue una ciudad grande y próspera hace dos siglos, con el Palacio Ducal en su centro y sólidas murallas defensivas que habían resistido desde el reinado de Landuin a su alrededor. Gran parte de su prosperidad aún puede verse en el esplendor del palacio y las casas de algunas de las víctimas de la plaga más ricas de Mousillon, pero ahora hay grandes extensiones de la ciudad en ruinas y abandonadas, y los grupos de chabolas que albergan a los habitantes sumidos en la pobreza están demasiado aterrorizados por la mala reputación de la ciudad para pasar sus noches en sus límites. Hay muy pocas partes conservadas; las murallas son la principal excepción. Las obras de mantenimiento y reparación no son vistosas, pero sí eficaces; la intención de los habitantes de la ciudad es que los moradores de los pantanos sigan allí.

La ciudad de Mousillon se halla junto a la desembocadura del río Grismerie, rodeada de pantanos. Una serie de terremotos hace varios siglos redujeron a ruinas hasta las casas de los ricos. Peor aún, fue descubierto poco tiempo después que toda la zona se estaba hundiendo lentamente en el pantano, pero de algún modo todavía sobrevive. Ahora un miasma de desesperación flota sobre la ciudad, una nube de hedor de podredumbre que la convierte en uno de los más insalubres lugares para vivir en todo el mundo.

Hechicera Oculta by JakeMurray

Dada su localización junto a la orilla del rio Grismerie, cada primavera la ciudad se inunda al desbordarse el río. Las aguas destruyen las chabolas de los pobres y cubren las calles con una capa de agua maloliente y fangosa. Las epidemias son muy comunes, y los cadáveres de las víctimas se apilan en largas filas en medio de la calle. Con tantos muertos, no es de extrañar que la ciudad atraiga a nigromantes y a otros practicantes de la Magia Oscura. Los vigilantes de cementerios son frecuentemente acusados de vender los cadáveres al mejor postor.

La atmósfera de fatalidad presente en toda la ciudad es tan penetrante, que hasta la elegancia de las damas y los señores más ricos de Mousillon es andrajosa, sucia y de mal gusto. Incluso aquellos que viven aquí se preocupan poco por el sino que ha sobrevenido a su ciudad: han crecido habituados a su miseria y se han adaptado a ella. Andan errantes por las calles enlodadas como si fueran zombis, sin alma e inadvertidos. Se dice que los cementerios y los tanatorios están infestados de clanes de Necrófagos y que a los temerarios que se aventuran por las calles después del anochecer no se les vuelve a ver nunca más.

Blood2 libros por Tiernen Trevallion
La economía de la ciudad constituye un misterio. Hay tabernas, burdeles, antros de droga, pozos de combate y sitios en los que se proporcionan vicios aún más siniestros. Existen tiendas que venden libros prohibidos, utensilios de sectas prohibidas, venenos y herramientas de asesinato de todas las variedades. No parece haber tiendas de alimentación básicas, ni sastres, ni ninguna de las necesidades normales de una ciudad. La mayoría de los lugareños parecen tener algún tipo de negocio fuera de las murallas, y todos los días llegan carros y barcas cargados de las necesidades básicas. La mayoría de los observadores creen que los mousilloneses intercambian entre ellos los productos básicos mediante trueques, e incluso se dice que en los mercados se llega a regatear por un poco de fruta podrida y carne enmohecida que probablemente proceda de los desbordados pozos de plaga de la ciudad.

La mayor parte de la actividad se centra en los muelles, donde vienen y van barcos sin bandera, a menudo al amparo de la noche, y la palabra equivocada puede degollarte en un instante. Pocos viajan de buena gana a esta ciudad, y los que lo hacen prefieren partir tan pronto como pueden. Aquí, en este lugar único en el Viejo Mundo, el horror de la mutación recorre abiertamente las calles; los cantos inhumanos a Dioses prohibidos y a poderes oscuros se elevan liberados al asqueroso aire.

LocalizacionesEditar

Mousillonmap

La ciudad se divide en diferentes áreas, a menudo aisladas en gran parte unas de otras gracias a las extensiones de ruinas entre la ciudad encantada. Algunas zonas son tan traicioneras como el bosque más plagado de monstruos, y todas comparten los males comunes de la violencia criminal y la enfermedad.

Las Colinas OsarioEditar

La población entera de la ciudad murió entre 1319 (2297 CI) y 1322 (2300) cuando fue asediada por las fuerzas del rey. La Viruela Roja atacó y aniquiló a casi toda la población del ducado, golpeando a la ciudad duramente. Y cuando hubo Viruela, los muertos se amontonaron en las calles. En lugar de dejar simplemente que se pudrieran y fomentar el infecto legado de Landuin, el rey ordenó que tanto los muertos de la ciudad como las víctimas de la Viruela de su propio ejército fueran enterrados en fosas comunes fuera de las murallas de la ciudad. El resultado fue las Colinas Osario, pequeñas elevaciones de tierra donde se apilaron en el suelo esas fosas comunes. Incluso después de doscientos años permanecen aún como mudo testamento a la magnitud de los sufrimientos infligidos por la Viruela Roja.

Los muertos por la peste aún se entierran bajo la sombra de las Colinas Osario, abriendo con regularidad nuevos pozos de peste. Debido a esto, el suelo es increíblemente repugnante y solo respirar el aire puede ser letal. Algunos de los muertos se levantan como Zombis, mientras que Necrófagos comedores de carne cazan cuerpos frescos para comer. Aunque solo está un poco más allá de los muros de la ciudad, una visita a las Colinas Osario requiere una expedición armada y un montón de suerte.

Aparte de los entierros en masa hay razones para aventurarse en las Colinas. La primera de ellas es el hecho de que muchos muertos por la peste fueron enterrados con prisa indecorosa, y la Viruela Roja de 1319 se llevó tanto a nobles como a pobres. Eso significa que muchos cuerpos fueron enterrados con joyas y dinero aún sobre ellos, haciendo de las Colinas Osario una extraña fuente de tesoro en Mousillon. Incluso se sabe de nobles de otras partes de Bretonia que han ofrecido recompensas por devolver reliquias familiares que fueron enterradas en las Colinas Osario cuando un pariente murió de la Viruela Roja. Nadie sabe si algún ladrón de tumbas ha cobrado alguna vez realmente tales recompensas, pero si lo han hecho, sin duda recibieron más riquezas de la que nunca podrían encontrar de otra manera en Mousillon.

La Puerta SurEditar

Ciudad Mousillon Bretonia 2

Con la Puerta Norte en ruinas y frecuentada por Zombis de las Colinas Osario, todo el que entra en la ciudad de cualquier parte de Mousillon lo hace por la Puerta Sur. La puerta es de diseño original Elfo y conserva su grandeza a pesar de la veintena de chabolas que se agrupan a su alrededor. Una comunidad de campesinos sumidos en la pobreza ha crecido alrededor de la puerta, viviendo de la mendicidad, el robo o comerciando ocasionalmente con la gente que entra o sale de la ciudad de Mousillon.

La Puerta Sur es un lugar deprimente habitado por campesinos que ni siquiera tienen derechos de pantaneo a sus nombres, y es el lugar predeterminado de cualquiera que, por superstición o miedo absoluto, no desea pasar sus noches dentro de la propia ciudad. Los viajeros que entren por la Puerta Sur pueden esperar ser detenidos en cualquier momento por mendigos plagados de cicatrices suplicando comida o por aspirantes a asesinos exigiendo dinero.

El GrismerieEditar

En su serpenteo por la ciudad el río Grismerie se vuelve ancho y lento. Sus aguas están irremediablemente infectadas, invadidas de basura, suciedad y cadáveres, y rebosantes de toda clase de viruelas y plagas. El agua del río es bastante dudosa río arriba, pero en la ciudad es verdaderamente letal. Aunque no hay en vigor leyes oficiales en la ciudad, normalmente la justicia popular usa el ahogamiento en el Grismerie como castigo. Cuando el Grismerie llega al mar forma un amplio puerto donde los barcos pueden atracar en cualquier ribera.

Barrio SantuarioEditar

Mousillon Barrio Santuario por Tony Parker

La mayoría de los edificios habitables de la ciudad están en el suroeste de la misma, centrados en el Santuario del Grial construido por Maldred en la ribera sur del río Grismerie. Las casas aquí son malas y destartaladas, a menudo enormes propiedades divididas y caídas en el abandono, pero las calles están razonablemente libres de amenazas no humanas y lo más importante, el pozo de la plaza del Santuario del Grial es la fuente más segura de agua en la ciudad (y posiblemente de todo Mousillon). Incluso se sabe que los forasteros beben agua sin hervir del pozo y no perecen. Casi todos los que viven en el Barrio Santuario hacen un viaje diario al pozo para recoger agua y llevarla a donde quiera que vivan. Una milicia autoproclamada guarda el pozo, con el apoyo del sacerdocio del propio Santuario.

El Santuario del Grial es espléndido y fastuoso, quizás demasiado ornamentado para ser una ofrenda verdaderamente humilde a la Dama del Lago. Encrestado con gárgolas y esculpido con representaciones de los Compañeros de Gilles y sus Doce Grandes Batallas, el Santuario es una maravilla comparada con el resto de la ciudad. Sólo la negra pátina que aún permanece del humo del asedio y los moribundos mendigos afectados por la peste sobre sus escalones sugieren que pertenece a este lugar. Dentro, el Santuario ha sido despojado de todas sus estatuas, muebles y adornos, pero aún es una visión impresionante con pálidos rayos de sol pasando entre sus pilares y un inmenso altar para la Dama.

El Santuario está a cargo de un grupo de hombres y mujeres que se hacen llamar “el sacerdocio”. Sin embargo no son Damiselas del Grial y no administran limosna para los pobres ni cantan alabanzas a la Dama. La principal sacerdotisa, Aurore, dirige lo que se describe mejor como un sindicato del crimen organizado con base en el Santuario. Aurore y sus “sacerdotes” venden bendiciones, indulgencias religiosas y baratijas supersticiosas a los habitantes de la ciudad. Pocos aquí participarían en una actividad de riesgo o tomarían una decisión importante sin viajar primero al Santuario y gastar lo poco que tienen en una plegaria o baratija religiosa de los sacerdotes del Santuario del Grial. Incluso algunos vienen de otras partes del ducado, haciendo una especie de peregrinaje a la ciudad por una pequeña oración. No es que todos en Mousillon sean tan estúpidos como para creer que los sacerdotes de Aurore realmente hacen el trabajo de la Dama (aunque muchos lo son), sino más bien que con tan pocas cosas sagradas en el ducado, toman lo que pueden conseguir. El rango de precios de Aurore va desde una concha de caracol negra del tamaño de un pulgar por una pequeña oración, a un cerdo cebado por el derecho a beber del Cáliz del Santuario (un cáliz bonito pero totalmente mundano). Incluso se sabe de nobles que hacen el viaje al Santuario para recibir una dudosa bendición de la propia Aurore. La popularidad de sus servicios ha hecho de Aurore la mujer de negocios de más éxito de Mousillon y una de las criminales más lucrativas de toda Bretonia.

El Santuario bulle de actividad, con una cola de matones, mendigos y demás, esperando para comprar un pequeño pedazo de santidad, todo rodeado de una manada de gente sacando agua del pozo. La milicia que protege el pozo está abastecida con armas y otros refuerzos por Aurore, ya que la proximidad del pozo al Santuario ayuda a atraer más clientes. Aurore aún no se ha atrevido a cobrar por usar el pozo, ya que incluso una “Damisela del Grial” como ella no podría esperar sobrevivir a la violencia que con seguridad se desataría al negar a la gente su única fuente de agua limpia.

Barrio PuenteEditar

Mousillon Puente no muertos por John Blanche

El río Grismerie define a la ciudad y el Cruce de Landuin es el mayor puente sobre el río (y el único puente de piedra que sobrevive en la ciudad). El Barrio Puente responde a las necesidades de las bandas de los muelles y las tripulaciones de los barcos que entran a puerto, convirtiéndolo en un sumidero de vicio. Burdeles, garitos de bebidas y antros de juegos son los lugares más respetables sobre el Cruce y alrededores. El Barrio Puente, unas pocas manzanas de libertinaje concentrado, es donde se gasta el poco dinero que entra en la ciudad.

El barrio fue una vez un distrito relativamente próspero. Sus casas de lujo se han convertido en burdeles y antros de bebidas, y sus calles son poco mejores, con rateros mezclándose con mendigos y matones. El propio Cruce de Landuin ahora gime con estructuras mal construidas, ya que el puente en sí es el principal lugar para atraer a los marineros desde los muelles. El Cielo Caído, una combinación de espectáculo musical y taberna, es el establecimiento más grande y rentable del Barrio Puente y consiste en un edificio feo y destartalado ubicado precariamente sobre el puente.

Los MuellesEditar

Mousillon Puerto por Tony Parker

Los Muelles son el corazón latente de la enferma Mousillon, el único factor que mantiene habitada la ciudad y vivo al propio ducado. Los Muelles ven llegar a diario barcos sin bandera que a menudo han realizado la precaria travesía por aguas patrulladas por la flota bretoniana. Exóticas sustancias de Arabia, antigüedades robadas del Nuevo Mundo, productos de la piratería y comercio de esclavos, y toda clase de otros cargamentos ilegales se descargan en los muelles para transportarse fuera del ducado. Los barcos recogen suministros, la tripulación saborea los deleites del Barrio Puente y luego los barcos se van tan anónimamente como llegaron.

Este proceso está supervisado por las bandas de los muelles. Hay varias bandas y las zonas de los muelles que controlan y los servicios que monopolizan están en constante flujo. Las bandas exigen un impuesto en oro o género para permitir a los barcos atracar, y aunque el impuesto es alto y aplicado con violencia, todavía sale mucho menos de lo que un capitán honrado tendría que pagar legalmente en cualquier otra ciudad del Viejo Mundo incluso si su carga fuera legal. Las mismas bandas sacan la carga de Mousillon, ya sea a través del Cordón Sanitario hacia Bordeleaux o a compradores en otra parte del propio Mousillon (a menudo los nobles más sombríos del ducado). Los miembros de las bandas de los muelles suelen tener una vida corta, pero tienen la posibilidad, por pequeña que sea, de trabajarse un ascenso hacia posiciones de importancia y relativa riqueza. Muchos de los miembros de las bandas son tripulantes de barcos que gastaron un penique de más en el Barrio Puente y perdieron su regreso a casa, mientras que otros son campesinos que se han aventurado a la ciudad y se vieron lo suficientemente violentos y sin escrúpulos como para encontrar trabajo en los muelles.

Pocas cosas ocurren en los muelles sin la aprobación de las bandas. Prenden de todo, desde los cargamentos entrantes a los mendrugos repartidos entre los mendigos. Los Muelles son las únicas partes de la ciudad que tienen algún tipo de imposición regular de la ley, ya que las bandas tratan las infracciones rápida y decisivamente. También participan en peleas esporádicas entre sí, pero ninguna banda ha conseguido mantener la supremacía. Las principales bandas incluyen los Sang'Argent (liderados por un viejo pirata tileano y con sede en el barco Damoiselle Vert), la Garde Cimetiere (hermandad violenta y morbosa que vive en las tumbas saqueadas del borde del antiguo cementerio de la ciudad) y los Ecorcheurs (especialistas en mover esclavos y cautivos, con sede en las ruinas del faro de la ciudad).

Los Muelles están en relativo buen estado pues las diferentes bandas tienen buenas razones para evitar que se deterioren. Los barcos vienen y van constantemente, y por lo general siempre hay algunos anclados en el muelle en todo momento. Edificios improvisados albergan cuarteles de las bandas, almacenes y salas de subastas, mientras que otros puntos de referencia de los muelles incluyen el elegante aunque podrido Damoiselle Vert anclado en el muelle norte, las ruinas del faro en el extremo del muelle sur y el templo de Manann. El templo se mantiene en tan buen estado como estaba durante el apogeo de la ciudad, debido a que los marineros que entran en los muelles tienen verdadero terror de Manann. Como dios del mar, Manann tiene sus vidas literalmente en sus manos y el templo se dedica exclusivamente a su violento y tormentoso lado hundidor de barcos. Todas las bandas echan una mano en el mantenimiento del templo y es raro el marinero que deja los muelles sin antes dejar un recuerdo o un puñado de peniques en el templo. A diferencia del Santuario del Grial, el templo de Manann es un lugar realmente sagrado y nadie falta el respeto al edificio o al nombre de Manann en los muelles. El castigo estándar por buscar la ira de Manann es el ahogamiento inmediato.

La Lanza de LuzEditar

Lanza de Luz Mousillon por Tony Parker

El faro de Mousillon, la Lanza de Luz, se alza solitario en la punta del muelle sur. En el apogeo de Mousillon la Lanza fue esencial para guiar a los incontables barcos hacia los muelles y alejarlos de las traicioneras costas del norte y del sur. En épocas pasadas era iluminado con una enorme lámpara de aceite, pero durante el reinado de Maldred, se reformó la Lanza y fue iluminado con la magia de Malfleur. La Lanza ardió de forma continua durante el asedio de la ciudad y se decía que cuando se apagara finalmente la luz, el rey sabría con seguridad que Malfleur estaba muerta y que la ciudad había caído.

La Lanza ahora, tras haber caído en el abandono durante siglos desde entonces, es una semiderruida trampa mortal, y parece un brazo esquelético que toca ligeramente el cielo. La Lanza es visible desde la mayor parte de la ciudad, como una silueta fantasmal contra el cielo gris. La mayoría la cree deshabitada, pero recientemente se ha convertido en el cuartel general de una de las mayores bandas de los muelles, los Ecorcheurs.

Los Ecorcheurs son especialmente violentos incluso entre los curtidos criminales de los muelles. Su especialidad es tratar con carga viva. Esta es particularmente difícil de tratar ya que puede huir, así como ser robada o dañada, y como resultado los Ecorcheurs se han vuelto notoriamente despiadados en sus tratos. La Lanza de Luz es tanto una prisión como un cuartel general, y las plantas más altas (las que no se han derrumbado por completo) son usadas para mantener esclavos y fugitivos hasta que puedan ser trasladados de nuevo. Estando tan por encima del suelo estas plantas no están afectadas por el pobre drenaje de la ciudad por lo que están relativamente libres de enfermedades, que son el mayor riesgo para su mercancía. El resto de la Lanza está formidablemente defendido por trampas, fortificaciones improvisadas y varios Ecorcheurs bien armados.

Desconocido por los Ecorcheurs y probablemente por el resto de los habitantes de la ciudad, La Lanza de Luz no fue en absoluto un faro originalmente. Antes de la gran expansión de la ciudad tras la muerte de Landuin, los muelles solo ocupaban el lado norte de la desembocadura del río, dejando libre el lado sur. Una poderosa hechicera construyó su torre frente a la ciudad en el sur del río, para así poder estar a la vez cerca de la tierra de la Dama del Lago y de la ciudad. Esta hechicera, Manon, no se casó nunca y se consideraba casada con la tierra de su nacimiento, Mousillon. Sintió llegar una gran oscuridad al ducado más bello de Bretonia y decidió permanecer allí y combatir la maldición que venía lo mejor que pudiese. Manon, aunque solitaria y poco conocida incluso en la corte de Landuin, fue una hechicera extraordinariamente poderosa, dedicada a salvar Mousillon.

Por desgracia, Manon no tuvo éxito. La misma noche que Landuin murió en su cama, alguien entró en la torre de Manon y la apuñaló mientras dormía. Cómo pudo alguien hacer tal cosa cuando los poderes de adivinación de Manon eran tan formidables, nadie lo puede decir. Manon fue enterrada solemnemente en algún lugar sobre la costa y su tumba está marcada por una sencilla losa de mármol desgastada por el viento salado del mar. Su torre se convirtió en un faro cuando se construyeron los muelles sur, y poco a poco todo el mundo en Mousillon olvidó que Manon había existido. Manon, tal vez la única en el Viejo Mundo, comprendió la naturaleza de la maldición que caía sobre Mousillon, pero su vida finalizó antes de que pudiera transmitir ese conocimiento.

A veces, los cautivos retenidos en la Lanza ven una dama delgada y triste, de pálido rostro, vagando en las plantas superiores del faro, siempre llorando, tratando desesperadamente de decir algo pero no pudiendo hablar. Pero seguramente son visiones delirantes de los desesperados y esclavos enfermos, y a los Ecorcheurs les tiene sin cuidado.

El Palacio DucalEditar

Mousillon Palacio Ducal por Tony Parker

En medio de toda esta corrupción se levanta el tapiado y ruinoso palacio del Duque Maldred, un corrupto pretendiente al trono de Bretonia, cuyo reinado del mal hace dos siglos se recuerda con terror.

El Palacio Ducal es el edificio más grande y antiguo de Mousillon. Construido alrededor de una única torre, de evidente arquitectura Elfa, incluso las partes más nuevas del palacio probablemente daten de antes de Landuin. Durante el reinado de Maldred, el Palacio se hizo extraordinariamente fastuoso, con inestimables tapices colgando de todas las paredes, los mejores muebles dorados adornando cada habitación y entretenimiento y fiestas sin fin. Era un raro placer ser invitado a la corte de Mousillon, uno que bien valía viajar por el resto del ducado en aquel entonces. Pero desde el terrible Asunto del Falso Grial, eso cambió.

Cuando las pretensiones al trono de Maldred fueron desestimadas por el Hada Hechicera de Bretonia, él y su mujer, la hechicera Malfleur, se retiraron a Mousillon. Defendieron la ciudad del asedio de los caballeros de Bretonia durante tres años. Durante el asedio se produjo un extremadamente virulento brote de viruela roja que asoló la ciudad. Maldred juró que podía engañar a la muerte, e invitó a todas las familias nobles de la ciudad a una gran fiesta, que se prolongaría hasta que acabase la plaga. Confiscó toda la comida y el vino de la ciudad y selló todas las puertas de su palacio contra las hordas de campesinos hambrientos e infectados de la peste del exterior y Maldred, Malfleur y decenas de cortesanos y sirvientes permanecieron dentro, ignorando la enfermedad y la batalla que se libraba alrededor.

Los trovadores tocaban cuadrillas y música para bailar, y los nobles se divertían mientras los pobres de la ciudad morían y pasaban hambre en el exterior. Durante la Geheimnisnacht, el duque organizó el tradicional baile de disfraces. Los nobles de su corte se entregaron a una orgía de autoindulgencia. Vestidos con trajes de seda y satén rojo, y utilizando espectaculares máscaras, bailaron y bebieron vino espumoso. Algunos cuentan (aunque nadie puede asegurarlo) que se cometieron los más atroces crímenes de libertinaje esos últimos días, ordenados por Maldred para ahogar las súplicas de los moribundos.

Se dice que entre la concurrencia pudo verse un visitante vestido de rojo y con una gran guadaña. Maldred pensó que era una broma de muy mal gusto, y ordenó que le echaran a patadas del palacio. Cuando los guardias se apresuraron a coger a la fantasmal figura cayeron fulminados al suelo, con los signos evidentes de la viruela roja en sus manos y rostros. Una a una, fueron apagándose las antorchas del palacio, mientras el extraño vestido de rojo avanzaba por el salón de banquetes. Al día siguiente finalizó el asedio, y cuando el ejército del rey abrió finalmente las puertas y envió hombres al palacio para arrestar a Maldred, encontraron las doradas habitaciones llenas de cadáveres. Todos en el palacio murieron en medio de la jarana, algunos muertos a causa de la viruela roja y otros por causas desconocidas. El rey ordenó sellar el palacio, y los muertos permanecieron donde estaban; hasta donde se sabe, aún están allí. El Palacio está sellado a día de hoy y nadie se aventura cerca de él. Muchos dicen que es el foco de la maldición de Mousillon, aunque realmente el ducado estaba condenado mucho antes de Maldred. En cualquier caso, el Palacio es un lugar de maldad y muerte.

La torre Elfa, elegante y sombría, se eleva dominando el horizonte de la mitad norte de la ciudad. Dos alas, las Alas del Lord y la Dama, flanquean la torre y están a su vez rodeadas por un alto muro vertical. Algunos otros edificios más pequeños permanecen a la sombra del Palacio dentro del muro, como los establos para los caballos del Duque y cuartos para sus criados. Todo el lugar está decorado con elaboradas volutas esculpidas que imitan los diseños Elfos. Son mucho más fascinantes y de buen gusto que la llamativa decoración del Santuario del Grial, y el Palacio Ducal es con facilidad el edificio más hermoso del ducado. Todavía es bastante defendible, y si Maldred no lo hubiera ocupado con sus obscenos festines, podría haber resistido durante muchos meses incluso después de que la propia ciudad hubiera caído. Las diversas habitaciones del Palacio incluyen la Tribuna Mayor donde el Duque mantenía audiencias, la Capilla de la Dama, los Cuartos Ducales en la cúspide de la torre y el Salón de la Gracia de Landuin, donde Maldred celebraba sus famosos banquetes.

Presuntamente todos están vestidos con las mismas galas que tenían cuando Maldred era duque pero ahora sufren la humedad y el deterioro. Los cuerpos también están probablemente allí, dejados donde murieron ya sea por la plaga o por una mano desconocida. Nadie lo sabe con seguridad ya que nadie se ha aventurado en el Palacio durante doscientos años para confirmarlo. Algunos locos o simples mentirosos afirman haber escalado los muros y visto el interior, pero realmente, todos en la ciudad están afectados por un indescriptible terror hacia el Palacio Ducal. Incluso los visitantes del exterior de Mousillon pasan bajo un manto de frío temor cuando se acercan al Palacio.

La estructura parece envuelta en la oscuridad y la decadencia incluso en la distancia. A pesar de esto, se ha propagado la historia de que cada año, en la Geheimnisnacht, comienza de nuevo el festín en el Palacio y pueden oírse los fantasmales acordes de los bardos, y que si alguien intenta entrar en él encontrará los cadáveres animados del Duque y sus invitados, reviviendo una y otra vez esa terrible noche. Los cadáveres danzan en la gran sala mientras zombis trovadores tocan macabras melodías, y los cuerpos vestidos con sedas de Maldred y Malfleur permanecen unidos en un eterno abrazo de condenación.

Si alguien se aventurara alguna vez dentro del Palacio y viviera, seguramente encontrará riquezas incomparables, probablemente las suficientes para comprar toda Mousillon y suficientes sin duda para hacerse vergonzosamente rico por el resto de sus días. Pero incluso los que se han aventurado en lo peor de la Ciudad Perdida han flaqueado a las puertas de los muros del Palacio, deteniéndose por el temor que infunde el lugar. Todos los que han llegado tan lejos han regresado rápidamente o, algunos dicen que misteriosamente han sido atrapados en la corte de Maldred, obligados a bailar con los muertos para siempre.

La Ciudad PerdidaEditar

Mousillon Condes Vampiro imagen

Gran parte de la ciudad fue destruida y abandonada durante el asedio, y sin nadie que la reconstruyera, estas zonas han quedado abandonadas y en ruinas. Es decir, abandonada por la gente, pues hay cosas oscuras en la ciudad que han hecho de la Ciudad Perdida su hogar. También hay muchas recompensas para los habilidosos y afortunados que deseen aventurarse en los lugares donde los muertos caminan por las calles llenas de escombros.

Gran parte de la ciudad al norte del río Grismerie está en ruinas, las zonas alrededor del Palacio Ducal están en particular gravemente afectadas (aunque el Palacio milagrosamente se salvó de todo daño). La parte del sureste de la ciudad también está perdida, ya que hay bolsas de escombros salpicando la ciudad por todas partes. Está escrito que el asedio de la ciudad fue la primera vez que el Rey de Bretonia autorizó el uso de máquinas de guerra como catapultas y fundíbulos por los campesinos en su ejército, decidiendo que esto no infringía el voto de caballero hacia la Dama del Lago. Las máquinas de guerra se cobraron un peaje terrible entre la gente y los edificios de la ciudad, y en la Ciudad Perdida se pueden encontrar montones de roca y pedazos de mampostería que fueron usadas como munición, yaciendo aún en las calles o entre las ruinas de los edificios derrumbados.

La Ciudad Perdida incluye lo que antes eran las zonas más ricas de la ciudad. Esto significa que hay muchos escondites de oro y baratijas valiosas que podrían haber sobrevivido a los elementos. Los ladrones especializados merodean por la Ciudad Perdida, y algunos incluso encuentran objetos de valor que, si pueden encontrar alguien a quién vendérselo, pueden reportarle lo suficiente para comprar su salida de Mousillon y comenzar una nueva vida. Sin embargo, hay muy pocos de esos individuos, ya que la Ciudad Perdida está encantada.

Los No Muertos caminan por las calles de la Ciudad Perdida. Los podridos esqueletos de las víctimas de la peste y los hinchados cadáveres de los fallecidos más recientes a menudo caminan o se arrastran por la Ciudad Perdida, evidencias reales de la mancha de maldad dejada sobre la ciudad por la impiedad de Maldred. Los nidos de Zombis suponen un peligro inmediato a cualquiera que pase cerca de ellos, y lo que es peor, cosas semihumanas degeneradas se desentierran desde el suelo para arrebatar a los incautos y comerlos vivos. Estos Necrófagos son el verdadero azote de la Ciudad Perdida. Son depredadores y astutos, y siempre están hambrientos. En las raras ocasiones en las que los Necrófagos se aventuran hacia las zonas pobladas de la ciudad, las turbas de campesinos temerosos les hacen frente con teas ardiendo. Estos acontecimientos dan lugar a historias de criaturas que vienen en la noche para robar niños o succionar sus almas. Estas historias son, por supuesto, verdad, y el miedo resultante de la Ciudad Perdida es suficiente para asegurar que nunca se haya hecho ningún esfuerzo coordinado para explorar y recuperar la Ciudad Perdida.

La BaroníaEditar

Pocos cuentos de la ciudad son tan extravagantes como la descripción de un reino oculto bajo la ciudad, una corte de Necrófagos tiranizados por un monstruo. Inevitablemente, este cuento en particular es verdad. Pocos en la ciudad de Mousillon sospechan del tamaño y extensión de La Baronía, pero todos sufren sus depredaciones de alguna manera. Parásita que vive de la miseria y la debilidad de la gente de arriba, la Baronía es probablemente el lugar más civilizado de la ciudad, aunque al mismo tiempo es el más brutal.

Afregar, un Duque de Mousillon largamente olvidado, tuvo ambiciones más allá de sus capacidades y recursos. Quería una ciudad moderna como las que había visto en el Imperio o como las poderosas fortalezas construidas por los Enanos de las que había oído hablar. Contrató a los mejores arquitectos de Nuln y los dedicó a mejorar Mousillon para que representara la cumbre tanto de la tradición como la modernidad de Bretonia. Lo primero que necesitaba era un moderno sistema de alcantarillado para hacer frente al extremadamente pobre drenaje de Mousillon. Afregar puso de inmediato a sus arquitectos a iniciar los trabajos de excavación de un impresionante sistema de alcantarillado bajo las calles de la ciudad, con altos techos abovedados y columnas talladas, de modo que la ciudad de Afregar fuera tan dramática tanto por debajo como por encima de las calles. Por desgracia, con menos de una cuarta parte de las alcantarillas finalizadas, el dinero de Afregar se agotó, y poco después murió en un accidente de caza cuando su caballo tropezó con una topera. Las alcantarillas quedaron incompletas y más tarde se olvidaron, como Afregar.

Eso fue hace más de trescientos años. Las alcantarillas aún siguen debajo, y con siniestra inevitabilidad, han sido colonizadas por lo peor de los habitantes de la ciudad. Una colonia de Necrófagos terminó por infestar las alcantarillas de Mousillon, y estas criaturas comedoras de carne a veces dejan de pelearse lo suficiente como para atacar a la población de la superficie. Los Necrófagos son peligrosos, pero están mal organizados, contentos de sobrevivir bajo la ciudad y nada más. Eso fue hasta que apareció entre ellos uno capaz de gobernar.

Necrofagos 5ª

No se sabe casi nada sobre el Caballero Caníbal, el Rey de los Necrófagos. Son relativamente pocos en la ciudad los que han oído hablar de él. Algunos cuentos relatan de cómo era un hombre de la ciudad que deseaba vengarse de sus compañeros humanos por alguna razón, que descendió bajo las calles para domar a los Necrófagos. Es igualmente posible que solo sea un Necrófago particularmente fuerte y cruel que despejara su camino hacia lo alto de la cadena alimenticia y se quedara allí.

Lo que quiera que sea el Caballero Caníbal, las historias más comunes cuentan cómo ha convertido la ingobernable colonia Necrófaga en un reflejo del propio reino de Bretonia. El Caballero Caníbal es el rey, y tiene Duques a su mando (Necrófagos especialmente fuertes y violentos) gobernando a los Necrófagos más humildes (los plebeyos) más abajo. La relativa inteligencia del Caballero Caníbal implica que puede negociarse con él y una banda de los muelles (la Garde Cimetiere) afirma que son aliados del Caballero Caníbal y que este envía legiones de Necrófagos tras los que les desafían. Sea cierto o no, la pregunta está abierta y quizás el Caballero Caníbal algún día envíe su ejército de comedores de carne tras la Garde Cimetiere por tener la audacia de afirmar tal cosa. Sin embargo, si es cierto, esto sugiere que los criminales más malvados y duros de estómago de la ciudad podrían encontrar un posible aliado en el Caballero Caníbal y su reino bajo las calles.

La propia Baronía consta de secciones de alcantarillado improbablemente grandes, parecidas más a cámaras abovedadas de una catedral subterránea que a conductos de residuos de la ciudad y toscos túneles de conexión excavados por los Necrófagos. La Baronía es un reino en miniatura con sus propias aldeas de chabolas y secciones amuebladas y decoradas como degradados palacios para los Necrófagos de más alto rango. El "palacio" del Caballero Caníbal es un cruce extraordinario de secciones de alcantarillado donde el propio Caballero se sienta sobre un trono de huesos bastante roídos y gobierna una corte de bufones, gladiadores y pequeños hechiceros. Gran parte de la Baronía reside en total oscuridad y es dudoso que alguien de la ciudad de arriba haya penetrado más de unos pasos en la Baronía y regresado con vida.

Madriguera SkavenEditar

Ir a: Madriguera de Mousillon.

FuentesEditar

  • Libro de Ejército: Condes Vampiro (5ª Edición).
  • Warhammer Fantasy JdR: Caballeros del Grial (2ª Ed. Rol)
  • Warhammer Fantasy JdR: La Baronía de los Condenados (2ª Ed. Rol)

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar