Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Nekaph

5.544páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Nekaph.jpg
"Arrodillaos ante el poder del Imperecedero, Khemrikhara, Rey de Nehekhara, Señor de la Tierra, Monarca del Cielo, Gobernante de los Cuatro Horizontes, poderoso león del desierto infinito, gran halcón de los cielos, majestuoso emperador de las cambiantes arenas, eterno soberano de las legiones de Khemri..."
Pequeña fracción del discurso de Nekaph pidiendo la rendición incondicional a sus enemigos

Nekaph es el heraldo elegido por Settra, su campeón personal y su servidor de mayor confianza, leal hasta la muerte y más allá. Cuando Settra dejó el reino de los mortales, Nekaph fue el primero en cometer suicidio para poder seguirle, y su cuerpo fue enterrado junto al de su señor. Y cuando Settra el Imperecedero se despertó de nuevo tras llevar varios siglos muerto, la momificada forma de Nekaph ya estaba de pie ante él, preparado para hacer cumplir la voluntad del indomable rey y aniquilar a sus enemigos una vez más.

El Heraldo Nekaph no nació de noble cuna. De hecho se rumorea que ni siquiera nació de sangre nehekhariana, y que sus padres eran miembros de una de las tribus salvajes al norte del Valle Fértil. Por tanto, cuando Nekaph se hizo adulto y se alistó en las legiones de Khemri, fue considerado poco más que un bárbaro ignorante. No obstante, pese a sus presuntos orígenes, la fuerza y habilidad de Nekaph, además de su inquebrantable lealtad, eran insuperables, y el joven lograba distinciones en batalla una y otra vez. Antes de cumplir los dieciocho ya había sido ascendido a las filas de élite de la Guardia del Sepulcro, dos años más tarde se convertía en el comandante de la guardia real de Settra, y poco después era nombrado el cuadragésimo heraldo personal del rey, pues estaba claro que no había en toda Nehekhara un guerrero más incorruptible que él. Como señal de la confianza ciega que Settra tenía en su recién elegido campeón le regaló el arma mágica conocida como el Mayal de Calaveras, un símbolo inconfundible de poder que el propio rey de Khemri había llegado a blandir personalmente en una batalla.

En vida, Nekaph fue un hombre formidable, de poderoso físico y férreo sentido del deber. Incluso desarmado era un oponente letal, capaz de hundir el cráneo a sus oponentes de un solo puñetazo. Pese a eliminar a gran cantidad de los enemigos de Settra, fue al empezar a batirse en duelos en nombre de su rey cuando alcanzó su verdadero potencial para el combate, pues en esas circunstancias luchaba aún más duro sabiendo que había en juego algo más importante que su propia vida: el honor de su señor. Nekaph desviaba los golpes de sus oponentes con una habilidad consumada, antes de liquidarlos propinándoles un único ataque mortal. Pero Nekaph no era solo un guerrero poderoso sino además un hombre de gran inteligencia, cualidad ésta que resulta esencial para cualquier Heraldo del Sepulcro, aunque solo sea porque están obligados a recordar de memoria los muchos y elaborados títulos de su señor (de hecho, el poder y las hazañas de Settra eran tales que a Nekaph podía llevarle cerca de dos horas recitar su lista completa de títulos).

Actualmente Nekaph viaja de ciudad enemiga en ciudad enemiga, tal como lo hacía en vida, a la cabeza de una de las legiones eternas de Settra. Cuando llega ante las puertas de una de dichas ciudades, se detiene y reclama una audiencia con los gobernantes de la ciudad. Cuando los acobardados líderes le reciben, el emisario de Settra les ofrece una única posibilidad de rendirse. Aunque su mandíbula no se mueve, y ningún sonido discernible sale de su boca, los temblorosos oponentes de Nekaph oyen una profunda voz retumbando en sus cabezas. Pese a ser importantes soberanos de naciones enteras, tiemblan de miedo cuando Nekaph les exige lealtad absoluta, y al instante saben que su perdición ha llegado. Aquellos que se nieguen a arrodillarse ante el poder de Settra o sean tan insensatos como para preferir atacar a las legiones de Nekaph, sufrirán la imparable furia de Khemri. Liderando a sus tropas desde la vanguardia, Nekaph se lanzará sobre sus enemigos y los aplastará con un golpe de su Mayal de Calaveras. Los cuerpos se irán amontonando a medida que las legiones de No Muertos sigan su imparable avance, hasta que los defensores reconozcan la futilidad de su resistencia. Sin embargo, llegados a este punto, el Heraldo Nekaph no mostrará la menor piedad, considerando que el tiempo de las rendiciones ya ha pasado y que una vez iniciada la batalla sería inútil entrar en parlamentos. Cualquier actitud desafiante será contestada solo con la muerte, y así el cráneo de otro rey conquistado acabará colgando del mayal mágico de Nekaph.

El Fin de los TiemposEditar

Nagash Gran Nigromante retornado Fin de los Tiempos.jpg

El Fin de los Tiempos

El trasfondo que puedes leer en esta sección o artículo se basa en la serie de libros de campaña y novelas de El Fin de los Tiempos, que recientemente ha sustituido la línea argumental de La Tormenta del Caos

Archaon Señor del Fin de los Tiempos.jpg

Como era tradición, Settra escogió a Nekaph como su Heraldo del Sepulcro para la Batalla de las Puertas de Khemri, pero en el transcurso del combate murió a manos de Arkhan el Negro y su puesto fue tomado por Nebbetthar, Capitán de la Guardia Real de Carros, convirtiéndose en el 41º y último en ser honrado de esta forma.

FuenteEditar

  • Ejércitos Warhammer: Reyes Funerarios (8ª Edición).
  • The End Times I - Nagash.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar