Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Ogros Toro

5.486páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Ogros Toro 6ª Edición ilustración color.jpg
"Eso somo nosotros. Garrotes, tripas y colmillos. Mejor no te cruces en nuestro camino, a no ser que quieras ser devorao. ¡Oh, sí! Y tus huesos nos servirán p'acer pan, ñam, ñam..."
Ogro Toro anónimo

El término toro se usa para designar a los Ogros machos adultos. Los Ogros Toro forman la base de la mayoría de ejércitos de los Reinos Ogros, una masa sucia de músculo y grasa que allana el terreno e incluso asentamientos enteros si se reúnen en número suficiente.

Los toros son grandes, brutales y extremadamente violentos (mucho más altos que un humano y con una estructura corporal inmensa y pesada). Los toros que alcanzan la madurez tienen siempre tripas como pucheros que varían desde las meramente rotundas a las prodigiosas. Sus panzas son pesadas y musculosas, pero a diferencia de sus equivalentes humanas, tienen poca grasa. La tripa de un Ogro tiene gruesos músculos que se estiran y contraen cuando hace la digestión de algún alimento especialmente sólido. En la sociedad Ogra, una gran tripa es símbolo del estatus y la fuerza de su propietario (después de todo, devora todo tipo de presas, incluidos otros Ogros, para tenerla así de oronda).

Carga Ogros vs Hombres de Armas 6ª Edición ilustración B&N.png

Aparte de ser grandes, cafres y violentos, los Ogros son extremadamente simples y directos. Saben muy bien lo que quieren en cada momento, y usarán toda su fuerza bruta para conseguirlo. Casi nunca practican el pensamiento contemplativo: cuando no entienden algo, lo destrozan y punto. Las cargas frontales son su modo favorito de aplastar cualquier oposición y tomar ávidamente lo que quieren; y lo que los Ogros quieren en general es poder, respeto, riqueza y (por encima de todo) carne fresca con la que atiborrarse. Teniendo en cuenta su mentalidad de matones, los Ogros siempre intentan hacerse con tanto botín como pueden, y la única forma de detener su espiral de violencia y conquista es demostrarles que se tiene una fuerza superior. Con todo y con eso, a veces el enemigo deberá llevar a cabo estas "demostraciones de fuerza superior" varias veces seguidas, pues los Ogros son bastante cabezotas y algo lentos para darse cuenta de las cosas.

Los Ogros se toman la vida de una forma práctica y egocéntrica: básicamente, mientras a ellos les vaya bien no se preocupan por nada más. Esto no significa que su naturaleza sea malvada ni tampoco benévola, pues de hecho son criaturas que están por encima (o quizás por debajo) de cualquier tipo de dilema moral. Lo único que les interesa es su propio bienestar, y su primera y única inclinación es comportarse del modo que más les beneficie. Por ejemplo, si cualquier ejército de otra raza ataca a una tribu de Ogros desde un reino vecino, las demás tribus de Ogros tanto podrían aliarse con sus congéneres para repeler la invasión, como unirse al atacante extranjero. Una tercera opción, que suelen contemplar sobre todo los Déspotas más veteranos, sería la de esperarse hasta que los dos bandos queden lo bastante debilitados como para machacarlos a ambos. Los Ogros son oportunistas natos, y siempre elegirán la alternativa que les ofrezca más beneficios a cambio de un nivel de riesgo aceptable. Por otra parte los Ogros no son hipócritas en absoluto, y no porque crean que dicho comportamiento es equivocado, sino porque carecen de la inteligencia y la agilidad mental necesarias para que ni siquiera se les ocurra actuar de ese modo.

Ogros 6ª Edición boceto.jpg

Los Ogros destacan de manera especial en el combate; y esto, junto con su glotonería natural y su desdén por los conceptos del bien y el mal, significa que un ejército de Ogros siempre estará listo para ir a la guerra contra cualquiera, donde sea. La historia está repleta de ejemplos de Ogros a los que se les ha pagado por combatir (y en ocasiones, para que no lo hicieran). Dado su salvajismo y su ocasional tendencia a devorar a los enemigos caídos, los Ogros son oponentes espeluznantes para cualquiera, pues a la mayoría de soldados de ejércitos les horroriza tener que batirse el cobre entre los restos semidevorados de sus antiguos camaradas.

Las armas de los Ogros dicen mucho sobre la naturaleza de sus propietarios: grandes, firmes y a menudo excepcionalmente contundentes. Aunque que los filos oxidados son ciertamente populares entre los Ogros, la mayoría prefieren equiparse con pesadas mazas y garrotes, que blanden de manera terriblemente efectiva con sus enormes manazas grandes como jamones. Aunque sea un arma de uso algo farragoso, el garrote tiene las ventajas de propinar golpes de una potencia bastante fiable, y ser muy duradero (apenas se astillará aunque se le dé mucho uso). Para la mayoría de Ogros el garrote es su arma principal, aquella en la que más confían. Todo Ogro tratará su garrote como si fuera una más de sus extremidades, y no se le pasará por la cabeza comérselo salvo en las circunstancias de hambre más extremas.

En el campo de batalla los Ogros forman en unidades compactas, cuyo apestoso sudor concentrado ya es de por sí intimidatorio para cualquier enemigo. Como ocurre en los demás aspectos de la vida tribal de esta raza, el Ogro de tamaño más imponente será el que lidere la unidad, y si demuestra ser lo bastante poderoso se le aplicará además el título de Aplastador. Los Aplastadores, Ogros colosales y siempre sedientos de de sangre que lideran a los toros en el campo de batalla son ricos, fuertes y mezquinos. Para dar señal de sus victorias pasadas, las unidades de Ogros llevan un vistoso estandarte para que el resto de la tribu pueda reconocerles sin posibilidad de error cuando lleven a cabo alguna nueva hazaña durante la batalla en curso. Las astas de dichos estandartes son ideales para colgar cráneos, trofeos y demás pruebas de la maestría en combate de la unidad.

Quizá la única señal del estatus en la sociedad Ogra que no esté ligada con la fuerza física es la cantidad de ruido que un Ogro es capaz de hacer. La calidad de la música Ogra la decide el puro volumen, no la melodía ni la destreza. Los Ogros más ruidosos de una tribu se denominan Bramadores y pueden dar órdenes a niveles ensordecedores en medio del estruendo de la batalla.

MiniaturasEditar

  • 6ª Edición.
  • Warmaster.

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Reinos Ogros (6ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Reinos Ogros (8ª Edición).

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar