FANDOM


Oxyotl

Imagen de Oxyolt de la 5ª Edición

Superviviente de Pahuax, El que ha regresado, El que caza sin ser visto

Oxyotl pertenece a la rara especie de los Eslizones Camaleón y era un consumado cazador cuando el Caos llegó al mundo. Oxyotl y sus hermanos tendían emboscadas audaces contra las hordas del Caos, pero se vieron obligados a retirarse al interior de los muros sagrados de la Ciudad-Templo de Pahuax, donde una multitud de Demonios estuvo a punto de atraparles antes de alcanzar la protección de las barreras mágicas creadas por los Slann.

Sin embargo, esa barrera se derrumbó ante la embestida del Caos, los Demonios invadieron las plazas y la defensa de los Hombres Lagarto se replegó en el distrito de la Gran Pirámide Templo. En un último esfuerzo para derrotar a los Demonios, el Mago Sacerdote Pocaxalan decidió destrozar la horda de un solo golpe invocando una explosión de energía nova para desterrar al enemigo. Necesitaba tiempo para conjurar las fuerzas místicas y conseguir la fuerza necesaria para lanzar el hechizo, y llamó a sus últimos Saurios supervivientes y a Oxyotl y sus Eslizones Camaleón para que lo protegieran, ganando unos momentos preciosos para completar el ritual, realizando los rituales oportunos.

Por desgracia, los poderes veleidosos del Caos engañaron a Pocaxalan, que profundizó demasiado en los aullantes Vientos de la Magia, desatando colosales energías en espiral fuera de control que rasgaron agujeros en el tejido de la realidad. El resultado fue catastrófico. Enormes energías se arremolinaron sin control, abriendo agujeros en el tejido de la realidad. El Slann y todo lo que había en el interior de su santuario fueron absorbidos hacia el Reino del Caos. Pahuax envejeció milenios en cuestión de segundos, y grandes partes de la ciudad, junto con todos sus habitantes, se convirtieron en polvo.

Oxyoltl despertó para encontrarse en una pesadilla viviente. Estaba rodeado de Demonios de todo tipo, muchos de ellos alimentándose de las entrañas en expansión de su señor. Estaba solo en una tierra de sombras vivas, falsedades e imposibilidades. Por suerte, su capacidad innata para camuflarse seguía vigente, a pesar del entorno antinatural. Oxyotl era casi invisible, y pasó inadvertido a las criaturas de ese reino, a pesar de que le detectaron después de un tiempo. Sobrevivió igual que lo hacía en la jungla, gracias a su instinto y su astucia. Oxyotl disimulaba su olor embadurnándose con la sangre de sus perseguidores para confundir a los mastines demoníacos que seguían su rastro. Oxyotl emboscó a unos centinelas místicos atraídos por su sangre fría pero consiguió resistir todas las tentaciones.

El paso del tiempo transcurre de un modo extraño en el Reino del Caos. En esta retorcida irrealidad, cada año que pasaba equivalía a varios siglos en el mundo real. En una tortura eterna, Oxyotl se vio obligado a existir en el horror del Caos. Fue testigo del destino que esperaba a todas las razas del mundo si flaqueaban en su lucha contra el Caos y de cómo los Dioses Oscuros tomaban el planeta.

Por fin, tras soportar pruebas de todo tipo, Oxyotl encontró un camino de regreso a Lustria. Pasó por lugares yermos que no se pueden mencionar por temor a volverse loco. Descubrió y recorrió los silenciosos salones de la legendaria Ciudad Perdida de los Ancestrales, aunque no cuenta nada de ella. A su regreso a Lustria habían transcurrido más de 7.000 años y el mundo había cambiado. El reino de los Hombres Lagarto había caído y estaba debilitado, las razas menores se extienden como una plaga y los augurios dicen que los demonios volverán y continuarán la guerra eterna. De hecho, la vuelta de Oxyotl fue el inicio de este presagio, y a su paso se producían desoves de los poco usuales Eslizones Camaleón. Se desconoce la manera en que Oxyotl escapó de aquella terrible tierra, ya que no habla de ello y ningún Slann se atreve a leer su mente, por miedo a que esté contaminado por el Caos.

Desde entonces, Oxyotl ha reunido a los de su especie recientemente desovada y ha continuado con su cacería, reuniendo fuerzas contra la vuelta de las hordas demoníacas, librando una guerra de venganza contra los Poderes Ruinosos. Se desconoce cómo el Eslizón Camaleón detecta a los servidores de los Dioses Oscuros, pero cada vez que aparecen Demonios, Oxyotl los espera oculto, encontrando siempre el modo de desbaratar sus inmortales planes.

Cuando las legiones demoníacas irrumpieron en Xahutec en gran número, la guarnición de Hombres Lagarto no podría haber resistido el ataque de no ser por lo oportuna llegada de Oxyotl, que apareció liderando varios grupos de Eslizones justo cuando los defensores empezaban a flaquear. Desde lo alto de las ruinas más altas de la que antaño fuese una Ciudad-Templo legendaria, Oxyotl y sus tropas bien camufladas dispararon una lluvia de dardos envenenados que desbarataron cada avance enemigo.

Cuando el asedio de Hexoatl estaba en su punto más álgido, Oxyotl abandonó el combate y se dirigió a un pozo de desove corrupto desde hacía mucho, que ahora se conoce como el Pozo de la Desolación. Allí, oculto en las ruinas de ese sitio antaño sagrado, se encontró con Tzara'riador el Iridiscente, un Gran Demonio de Tzeentch que se había materializado en el mundo mortal. La intención de Tzara'riador era abrir una brecha que permitiría a una gran hueste de Demonios unirse al ataque contra Hexoatl. Sin embargo, el Gran Demonio solo encontró la muerte en forma de una lluvia de dardos de púas y no pudo completar su vil ritual.

Después de cada gran hazaña, Oxyotl desaparece en la jungla camino hacia donde más se le necesita.

CuriosidadesEditar

En el Libro de Ejército: Hombres Lagarto de la 5ª Edición, hay un personaje especial llamado Oxayotl, que también es un Eslizón Camaleón. Probablemente se traten del mismo personaje con el nombre ligeramente modificado, además de que ambos emplean la misma miniatura para representarlos.

MiniaturaEditar

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Hombres Lagarto (8ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Hombres Lagarto (7ª Edición).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar