FANDOM


Pirámide Negra Nagash el Hechicero por Jon Sullivan.png

La Pirámide Negra es la mayor obra creada por el hombre hasta la fecha. Planificada por Nagash para almacenar toda la magia que pudiera y convertirse en un foco de magia en Nehekhara y así poder fortalecer sus rituales.

Descripción Editar

La colosal estructura se puede ver a millas de distancia, alzándose sobre la necrópolis de Khemri, descollando sobre las insignificantes criptas y las pirámides de los anteriores Reyes Sacerdotes. Incluso la impresionante Pirámide de Settra queda en ridículo al lado de la Pirámide Negra de Nagash.

Khemri Pirámide negra.jpg

Extrañas y siniestras cortinas de color verde y púrpura parecen fusionarse en el aire y retorcerse formando extraños diseños por encima de la inmensa pirámide situada en el corazón de la ciudad. La Pirámide Negra es más oscura que la propia noche. Incluso bajo el ardiente e inmisericorde sol del desierto de Nehekhara, la Pirámide es fría al tacto, y ninguna luz se refleja en su superficie saturada de magia. Una prueba más de su naturaleza abominable.

El monumento irradia poder en ondas palpables que envuelve las tumbas circundantes y bajan por los serpenteantes callejones de la necrópolis. Franjas de pálidos relámpagos color índigo se arrastran ocasionalmente hacia arriba por la pulida superficie, formando espirales y crepitando por los cuatro lados de la pirámide, uniéndose en el pico puntiagudo y centelleando a través de los cielos que se agitan en lo alto. Esta es la razón de la existencia de la Pirámide Negra, saturado de los espíritus de decenas de miles de esclavos, la pirámide era un imán y un colector de magia oscura, almacenando sus energías durante siglos, hasta que llegara el momento en que Nagash hiciera uso de esta energía para sus siniestros planes.

ConstrucciónEditar

Watchful Dead.jpg

Miles de años antes del nacimiento de Sigmar, Nagash desarrolló la oscura hechicería conocida como nigromancia, tras combinar los conocimiento y rituales sobre la muerte que había obtenido en el Culto Mortuorio con la Magia Negra que había aprendido de hechicero Elfos Oscuros prisioneros. Con este nuevo poder destronó a su hermano y se proclamó Rey de Khemri, sin embargo esto no era suficiente para sus ambiciones Con el objetivo de incrementar su poder y mantener su dominio sobre la tierra, Nagash ordenó construir una enorme Pirámide Negra. El populacho de Khemri creía que aquello no era más que otra tumba funeraria, pero en realidad era una estructura que serviría para que Nagash canalizara los Vientos de la Magia y los doblegara a su voluntad.

Para su construcción hicieron falta años y años que absorbieron la riqueza de Khemri y sus ciudades vasallas. Según sus estudios, solamente el coste de los materiales de construcción arruinaría a las grandes ciudades de Nehekhara. No obstante, en opinión de Nagash, hasta el último trozo era absolutamente esencial. Basándose en todo lo que había aprendido de los druchii, más las observaciones de sus experimentos a lo largo de años de estudios, eso era lo mínimo que haría falta para atraer los vientos de oscura magia hasta Nehekhara y acumular su poder para que él pudiera utilizarlo. El monstruosamente prohibitivo coste de esta empresa no le preocupó, en lo que a Nagash concernía, se trataba de un problema relativamente trivial,.

Portada El ascenso de de Nagash Nagash, el Hechicero por Jon Sullivan.jpg

Nagash, con la Pirámide Negra al fondo

Por orden suya, la gran llanura situada en el corazón de la necrópolis de Khemri se había transformado. Su plan para la pirámide hacía uso de hasta la última hectárea de espacio disponible reservado para futuros reyes y exigía aún más. Muchísimas criptas más pequeñas se habían desmontado y se habían trasladado a otras partes de la necrópolis para hacerle sitio a zonas de tallado de piedra, andamiadas y pilas de residuos. Se había construido un ancho paseo que se extendía hacia el norte desde la gran llanura, lo que había requerido la demolición de todavía más criptas para poder traer enormes bloques de mármol de las barcazas amarradas a lo largo del río.

Mármoles del color del cielo nocturno fueron traídos desde lejanos parajes para la construcción de la pirámide. Sus pasillos fueron tallados con todo tipo de jeroglíficos que hacían que la magia fluyera más libremente por el mármol y para conducirla a la sala del ritual. El gran coste en esclavos, mármol, metales preciosos y en gemas (que se trituraban para hacer un polvo para potenciar los jeroglíficos y otros símbolos). Las ciudades que no querían entregar de buena gana sus tributos les era arrebatado por la fuerza, y muchas de ellas acabaron por verse brutalmente conquistadas. La construcción de esta estructura había supuesto una labor colosal, mucho mayor que las peores predicciones del Gran Nigromante. Solamente extraer el mármol y transportarlo había ocupado a miles de trabajadores y había requerido expertos canteros para seleccionar y darle forma correctamente a los enormes bloques color ébano.

Para la construcción, se usaron millares de esclavos que Nagash había exigido al resto de ciudades como un tributo para impedir que las atacara. Los accidentes y las desgracias se habían cobrado numerosas vidas, tanto en la cantera como en la obra. No obstante, el trabajo prosiguió. Cuando ocurría algún contratiempo, Nagash les ordenaba a sus jefes de obra que trabajaran hasta bien entrada la noche. Los propio ciudadanos de Khemri tampoco se libraban de trabajar en su construcción. Aunque los esclavos se encargaban de los trabajos más peligrosos, la elevada cifra de muertos obligó a que la guardia de la ciudad enviase un torrente constante de indeseables, ladrones y mendigos de la ciudad a los campamentos de esclavos para intentar compensar la oleada de víctimas. Cuando se quedaron sin delincuentes, enviaron a todo aquel que cogían en las calles después del anochecer.

Alcadizaar.jpg

Igualmente, las grandes ciudades continuaron entregándole durante años sus diezmos mensuales a Khemri, comprando así la paz con el Usurpador con un flujo constante de tesoros y sangre. Los trabajadores que morían, ya fuera por agotamiento o por los accidentes laborales, eran mezclados con la argamasa para poder así fortalecer el foco que sería la pirámide. El último de los arquitectos que participó en la construcción, murió degollado por Arkhan para que su sangre bendiciera la pirámide, después de comunicarle a Nagash que había terminado su construcción meses antes de lo previsto.

Tras ser completada, los Vientos de la Magia empezaron a soplar con más fuerza por todo Nehekhara, y la maestría de Nagash sobre la nigromancia se multiplicó por diez. Sin embargo, los tributos exigidos por Nagash fueron tan draconianos que drenaron los recursos de Nehekhara. Finalmente, los demás Reyes Sacerdotes de las demás ciudades de Nehekhara, hartos del gobierno tiránico de Nagash, se rebelaron contra su mandato y se unieron para derrocarlo, desencadenando una guerra que duraría varios años. Cuando los reyes sacerdotes de Nehekhara derrotaron a Nagash, la pirámide fue asaltada y saqueada por sus ejércitos, ejecutando a los servidores de Nagash y destruyendo gran parte de la obra del Gran Nigromante. Sin embargo la propia pirámide prevaleció, pues los Reyes Sacerdote sabían que tal pináculo de maldad no podría ser destruido, por ello sellaron la entrada principal y repudiaron aquel lugar de maldad, que todavía se alza en la actualidad.

EstructuraEditar

Pasillo templo Reyes Funerarios por Sven Bybee.jpg

La Pirámide Negra es la pirámide más grande que se ha visto nunca, alzándose altiva cientos de metros sobre el suelo, por encima de todos los demás monumentos que había en Khemri, como una enorme sombra en el horizonte. Tal era la arrogancia de Nagash, que se había hecho construir para sí mismo una pirámide que ridiculizara incluso a la Gran Pirámide de Settra. El Gran Nigromante había ordenado su construcción para atraer los vientos de la Magia Oscura, y por ello, había sido muy meticuloso en su diseño, construcción y organización.

La base de la pirámide de ébano se asienta en una amplia explana hecha de losas de mármol apretadas, y en ella se alza una entrada sin apenas adornos ni ninguna característica especial, situada en la base de la pirámide. No es más que de una abertura cuadrada en un lado de la gran estructura, sólo lo bastante grande como para que dos personas entraran una al lado de la otra. Después de que los vengativos Reyes Sacerdotes derrotaran a Nagash y a sus fuerzas, sacerdotes e ingenieros sellaron la entrada para asegurarse de que sus malvados poderes de la pirámide no pudieran volver a utilizarse nunca. Sin embargo, Nagash fue lo bastante astuto como para crear varias entradas secretas que llevaban al interior de la gran cripta y sus oscuros secretos.

Trampa Reyes Funerarios Warhammer Online.jpg

Al otro lado de las entradas, se extiende un estrecho laberinto de pasillos de piedras negras y apretadas. El suelo, las paredes y el techo de los pasadizos están cubiertos de intrincados tallados, con miles de jeroglíficos colocados con riguroso cuidado por canteros expertos. No hay estatuas de oro ni mosaicos de vivos colores que decorasen las paredes de la cripta, ni apliques para antorchas que dividieran la ininterrumpida sucesión de símbolos arcanos. La Pirámide Negra no era un lugar para albergar el cuerpo de un rey muerto; se había construido para aprovechar las energías del otro mundo.

Los pasillos y las paredes estaban llenos de trampas astutamente enmascaradas entre los jeroglíficos. Se habían tendido atroces conjuros de mal encauzamiento y muerte por sus pasillos e intersecciones, y se habían empleado todas las artimañas de los constructores de tumbas de Khemri para matar a los intrusos no deseados con trampas sutiles y mortíferas. Nagash es el único que conoce la disposición de todas estas trampas.

La vasta estructura contiene más de cien salas, algunas secretas otras no, repartidas en más de una docena de niveles de cámaras cuidadosamente dispuestas, tanto en el interior de la pirámide como excavadas profundamente bajo la tierra. De echo, más de la mitad de las cuales penetraban muy por debajo del nivel del suelo. Todas estas salas y habitaciones había sido dispuestos de la manera adecuada para aprovechar mejor las energías acumuladas en la estructura.

Lugares de interés Editar

Punta de la PirámideEditar

Suelo Reloj de Sol por Sven Bybee.jpg

Aclimata en el mismo centro de la pirámide, hay una pequeña sala de piedra emplazada exactamente bajo el pico de la imponente estructura, situado a más de ciento veinte metros por encima. La cámara tiene forma piramidal; el suelo y las paredes estaban construidos cada uno con una sola losa de mármol negro tallada con cientos de sigilos y jeroglíficos. El propio Nagash había grabado un inmenso y complejo símbolo en el suelo de piedra y lo había taraceado con oro, pues no podía confiar a nadie más una tarea tan delicada y precisa. Es en esta sala donde el propio Nagash llevaba a cabo rituales para desatar su nefasta magia sobre las ciudades de Nehekhara.

Cámara Ritual Editar

En el corazón de la inmensa pirámide se encuentra la cámara ritual. Se trata de una gran habitación octogonal, con las paredes curvadas hacia arriba para formar una cúpula con facetas por encima de un complejo círculo ritual, de casi veintiún metros de ancho, tallado directamente en el suelo de mármol y con incrustaciones de ónice y plata triturados. Tiene tallados miles de complicados jeroglíficos en las relucientes paredes, cada uno minuciosamente diseñado para concentrar las energías de muerte almacenadas en el interior de la pirámide y canalizarlas hacia el círculo ritual. Esta sala es el epicentro arcano del gran foco y donde Nagash podía potenciar sus rituales.

Criptas y Cámara del Rey Editar

TK Sarcófago franchina.jpg

Durante la época de regencia de Nagash, una vez que la Pirámide Negra estaba casi completada, el Gran Nigromante había ordenado que sus servidores se establecieran en pisos inferiores a la gran pirámide, donde se encontraban los sarcófagos de piedra donde descansaban y ocultarse del dañino sol cada vez que amanecía. Situada unos niveles superiores, justo debajo de la cámara ritual, en el centro de la pirámide, se encuentra la Cámara del Rey, donde reposaba el propio Nagash.

El acceso a la cámara está protegido por varias trampas mortales. Las puertas están hechas de basalto y se había esculpido en su superficie un bajorrelieve de Nagash sosteniendo el Báculo de las Eras y alzándose sobre una multitud de reyes y sacerdotes arrodillados. Al otro lado haya una cámara con cuatro lados, cuyas paredes de basalto se inclinan hacia dentro para formar una segunda pirámide. Las paredes, el suelo y el techo están grabados con miles de complicados jeroglíficos, con incrustaciones de piedras preciosas trituradas. Un sarcófago de mármol con intrincados tallados descansa sobre una tarima de piedra en el centro de la cámara.

Biblioteca Editar

Biblioteca Interior Reyes Funerarios por Sven Bybee.jpg

La Biblioteca era la cámara secreta donde el nigromante llevaba a cabo sus estudios e investigaciones sobre diversas materias que potenciaran sus conocimientos y poderes referentes a la Muerte, registrando todos los experimentos que llevaba a cabo.

En su mejor época, esta estancia estaba repleta de estantes abarrotados de rollos de pergamino y gruesos libros encuadernados en cuero además de anchas mesas atestadas de una plétora de objetos arcanos hechos de vidrio, metal y hueso. Minuciosos esqueletos, algunos humanos, otros de animales, se mantienen unidos con cable y estaban expuestos en varios rincones de la habitación.

Tomos y pergaminos Reyes Funerarios por Sven Bybee.jpg

El propio Nagash se encargó de aprovisionar este paraíso de conocimiento, albergando una de las mayores colecciones de volúmenes que trataban sobre una amplia variedad de materias, desde textos alquímicos, estudios astronómico y códices de ritos funerarios, pasando por extensos mamótretos que contienen todos los secretos desvelados sobre la muerte por el Culto Mortuorio y los tomos en los que conserva minuciosamente todos los conocimientos de la Magia Oscura que aprendió bajo la tutela de los Hechiceros Druchii prisioneros. Pero lo más importante es que en un nicho oculto se encontraban los Nueve Libros de Nagash, tomos malditos donde Nagaash en persona puso por escrito todo su saber nigromantico.

Después de que una alianza de los Reyes Sacerdotes derrotaran a Nagash, llevaron una extensa purga del lugar, lanzando a grandes hogueras buena parte de las obras que Nagash había escrito. Sin embargo, algunos de estos oscuros conocimientos se salvaron de las llamas purificadoras a causa de individuos ambiciosos que esperaban emular e incluso superar al Gran Nigromante...

FuentesEditar

  • Libro de ejército: Reyes Funerarios (6ª edición).
  • Libro de ejército: Reyes Funerarios (8ª edición).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar