FANDOM


Segador Ellyrion

Cabalgamos hasta que el el sol se pone y solo entonces nos detenernos. Entonces, lo primero que hacemos es ocuparnos de nuestras monturas, ya que es nuestro deber ocuparnos de ellas mientras descansamos.

Debemos atender diligentemente cada pezuña y cuidar de sus músculos. De todas nuestras armas, nuestros corceles son las mejores. Ellos nos hacen rápidos, incansables, los vástagos plateados de los cazadores de antaño. Sin ellos seríamos torpes y lentos, corno nuestros enemigos.

Cuando atacamos, primero lo hacemos con nuestros arcos y siempre en el punto más débil del enemigo. No atacamos como el resto de caballeros, atacarnos rápidamente y nos retiramos sin dar tiempo a que nuestro enemigo se reagrupe. En lo que respecta al alimento, lo tornamos allí donde podemos. Cuando cazamos, nunca matarnos más de lo necesario, pues necesitamos la bendición de Kurnous y el dios de la caza no concede sus favores a los derrochadores ni tampoco a los crueles... 

- Laelinn, guardián de Ellyrion instruyendo a aspirantes. 

FuenteEditar

  • Libro de Ejército de Séptima Edición: Altos Elfos.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar