FANDOM


Ice magic

El Saber del Hielo es salvaje y poderosa como el invierno. Empleado por las hechiceras de hielo de Kislev, por cuyas venas corre sangre fría Es un antiguo y venerado arte nacido de las ventiscas del norte y de los severos poderes elementales del invierno. La senda que sigue las Damas de Hielo kislevita se considera una vocación sagrada, una tarea para defender el norte de la incesante presión del Caos.

Empleada solo por mujeres, esta magia puede desencadenar letales tormentas de hielo con un simple gesto de la mano o congelar a sus enemigos transformándolos en gélidas estatuas. Las hijas son captadas a temprana edad y se les adoctrina en el arte del invierno. Una vez que una persona recorre la senda de la magia de Hielo, ésta cambia para siempre, y adopta aspectos del invierno a medida les inunda el poder del hielo y el frío.

Al igual que la magia de Jade, la magia de Hielo es una fuerza estrechamente ligada a las estaciones, que crece y decrece de solsticio a solsticio. Además, el Saber del Hielo está vinculada al norte: la fuerza de una Dama es mayor cuanto más cerca esté de las estepas heladas, y se debilita si se ve obligado a viajar a lugares más meridionales.

El Saber del HieloEditar

Las hechiceras de hielo kislevitas ya empleaban esta magia mucho antes de que Gospodares emigraran desde las Estepas Eternas a través de las Montañas del Fin del Mundo. A diferencia de sus vecinos Kurgan (que adoraban al Gran Ojo y canalizaban la peligrosa magia que se filtraba por él) las brujas gospodares aprendieron a aprovechar el frío poder que corría por la tierra. A pesar de esta magia no acarrea los mismos riesgos de mutación, era difícil de controlar y mataba a menudo a las brujas más incautas.

Dama de Hielo por Pat Loboyko

Las hechiceras procedentes de linajes nobles se les enseñan las viejas costumbres de sus antepasadas Reinas-Khan y aprenden hechizos para manipular los espíritus de hielo que habitan en la tierra y hechizos de gobierno y de guerra. Las que proceden del pueblo llano, en cambio, se preocupan menos de los recios espíritus del hielo y en su lugar emplean hechizos que manipulan la fría magia que satura los oblasts. Por último, las hechiceras de hielo que vigilan las líneas ley y los antiguos Oghams de Kislev aprenden conjuros para controlar los helados flujos de magia que inundan estos poderosos lugares.

Como era de esperarse para una magia cuyas raíces se encuentra en las guerras en la Estepa Eterna, la magia de hielo es peligrosa y mortal, no sólo para los enemigos de las hechiceras, sino también para si mismas. Muchas aprendices no sobreviven a su formación y, de hecho, el cuerpo de algunas de ellas se pueden encontrar actualmente en los rincones más aislados del Oblast, congeladas eternamente como brillantes estatuas de hielo a causa de la magia que no pudieron controlar.

Aunque sobrevivan a su formación, dominar el saber de hielo apenas se vuelve más fácil, en cualquier momento esta gélida magia puede escapar de su control, por lo que la vigilancia constante y una cuidadosa preparación son absolutamente necesarias. Además, esta magia deja su huella en su personalidad: las hechiceras de hielo tienen una personalidad fría, muchos dirían incluso sin corazón, como si fueran un gélido reflejo de la magia que controlan.

La magia de Hielo extrae su poder de los poderes elementales del frío, lo que significa que las Hechiceras kislevitas son más poderosos en invierno y en las regiones septentrionales del mundo. Una aprendiz sin experiencia no tendrá magia en el verano o en las partes más meridionales del mundo, ya que es difícil para una Hechicera controlar los poderes del invierno cuando el sol brilla y el aire es suave. Todas las poderosas Brujas de Hielo deben aprender a "mantener el invierno en su corazón", sin importar el tiempo que haga; estos hechiceras siempre tienen la piel fría al tacto, y llevan pesadas pieles sin importar el clima que haga. Su aliento despide vapor en el aire y sus rostros tienen un aspecto pálido y un ligero tono azulado, como si hubieran surgido de una noche helada.

Historia de la Magia del HieloEditar

Hechicera del Hielo por Radoslaw Gruszewicz

Las estepas al este de Kislev azotadas por el viento siempre han sido un entorno hostil, sobre todo en invierno, cuando los helados vendavales de las Tierras Desoladas del Norte soplan en las llanuras. Para los nómadas gospodares de la región, el invierno era un enemigo tan fiero como el Caos. El invierno traía hambre y frío: durante meses no crecía nada, los ríos se congelaban y la tierra quedaba cubierta por un manto de nieve. Era entonces cuando los lobos, los pieles verdes y los hombres bestia caían sobre los rebaños de las tribus, atacaban los asentamientos invernales y cogían toda la comida que podían. El invierno era un tiempo de penurias, una época en la que la gente rezaba a los dioses para que llegara el deshielo de la primavera y aparecieran las primeras plantas en la nieve.

Pero unas pocas mujeres sabias entre las tribus gospodares percataron del poder que atesoraba el invierno: el poder del hielo y del frío. Si conseguían controlar ese poder para sus propios fines, podrían rechazar a los lobos que atacaban sus rebaños y a los goblins que raptaban a los niños. Durante siglos, las hechiceras de los gospodares han estudiado el invierno y sus sendas, transmitiendo su conocimiento a sus hijas, aprendiendo lentamente el poder del invierno para por fin controlarlo. Con el paso del tiempo, su saber arcano y sus poderes se han llegado a conocer como magia de Hielo.

Al tiempo que su poder mágico se incrementaba, también lo hacía su poder político, hasta que fueron las Reinas Khan (poderosas practicantes de la magia cuyo dominio de las temibles fuerzas del invierno mantenían a raya a sus enemigos y a sus rivales acobardados) las que gobernaron las tribus dispersas de los gospodares. Cuando los gospodares se asentaron hace mil años para fundar el reino de Kislev, fueron las Reinas Khan y sus seguidores los que abrieron camino. Incluso hoy, cuando Kislev lo gobiernan zares y zarinas, las hechiceras siguen siendo muy respetadas y poseen influencia política sobre las familias gobernantes. Las mujeres todavía atesoran una enorme cantidad de poder y respeto dentro de las comunidades kislevitas.

La vida de una practicanteEditar

Las damas de la magia de Hielo no son eruditas ni académicas, y tampoco son sacerdotisas o líderes. En cambio, son guardianas y consejeras, no muy distintas a las mujeres sabias de muchas aldeas del Imperio, pero con poderes y respeto que superan en mucho a los de aquellos magos tradicionales. Las Damas de Hielo son una parte importante de las comunidades kislevitas, un vínculo no sólo con la historia sino también con la tierra, las estaciones y el frío, con lo más profundo de la existencia kislevita. Sin embargo, ese respeto no significa que no sean temidas. En ocasiones se las denomina "chamán", pero este título es honorífico: las hechiceras del hielo no forman parte de las creencias locales y su papel no es religioso. Los sacerdotes de Ursun, Dazh, Ulric, Taal, etc... y los cultos a los espíritus locales tratan a las practicantes de la magia de hielo de la misma manera que a otros, aunque en ocasiones pueden pedir consejo o ayuda a alguna de ellas en algún problema que puedan tener.

Hechicera del Hielo contra monstruo Kislev

Muchas Damas de Hielo viven en las ciudades y aldeas, asesorando a los gobernantes y actuando como emisarias o negociadoras. No son diplomáticas, pero son respetadas por su franqueza y su incuestionable lealtad al zar y a la tierra. Hay otras que viven en cabañas en los helados bosques de la tundra, perfeccionando sus arcanas artes y defendiendo el territorio contra las fuerzas del Caos. Todas las Damas de Hielo pasan al menos un mes de cada año en plena naturaleza, y más tiempo si se están entrenando como aprendices. Generalmente son solitarias: el frío afecta a su personalidad y les disgusta la compañía y la conversación, especialmente de otros de su misma clase. Las practicantes de la magia de hielo no se reúnen apenas, y cuando lo hacen es generalmente por razones de peso, con encuentros breves y tratando los temas sin rodeos.

Aunque las Hechiceras de Hielo kislevitas son respetadas por sus poderes y se les busca por su sabiduría, hacen muy pocos amigos. En las raras ocasiones en las que se casan suele ser por razones políticas, para formar un lazo entre dos familias, facciones, regiones o tribus. Incluso en esos casos, la Dama de Hielo permanecerá con su marido sólo el tiempo necesario para criar a los hijos, tras lo cual se marchará de nuevo al norte en busca de una mayor sabiduría. Los niños serán criados por mujeres de la familia y, en el caso de hijas, conducidas algún día al aprendizaje. Esas niñas nunca verán a su madre como alguien de la familia, sólo como su maestra del Hielo.

Debido al respeto que infunden dentro de su propia sociedad, no hay sistema de licencias para las Damas de la magia de Hielo. Si desearan viajar al Imperio podrían obtener papeles especiales para hacerlo, pero lo normal es que se mantengan alejadas si pueden. Dentro del Imperio, no se confía en las Damas de Hielo, en parte debido a su apariencia mágica y antinatural. Existen rumores entre los campesinos del Imperio de que las Damas de Hielo adquieren sus poderes cuando sus corazones son atravesados por un carámbano que les impide sentir emociones humanas, una historia a veces abreviada como "manos frías, corazón frío". Aunque apenas son perseguidas por las autoridades, la población desconfía de ellas y las teme.

Los Kislevitas y la MagiaEditar

Zarina Katarin por Eric Lofgren

La mayor parte de la gente las conoce por el nombre de "Brujas del Hielo", y a las Hechiceras kislevitas les rodea la superstición debido a su extraño aspecto y su proceder más extraño aún. Se cuentan muchas historias sobre ellas, aunque en general con poco fundamento, siendo más bien historias de miedo que se cuentan a los niños para asustarles. Todos los niños kislevitas, en mayor o menor grado, han temblado en sus camas aterrorizados por la Bruja del Hielo que vendría a llevarles si se portaban mal. Aunque ningún adulto admitirá creer en estas historias infantiles, no dejan de estar alerta ante las practicantes de la magia de hielo.

No todas las Damas de Hielo son solitarias por naturaleza. Algunas buscan el contacto con la sociedad, volviendo a los días en que las hechiceras eran una parte vital y dinámica de la cultura y sociedad de los gospodares. Algunas mujeres cultivan las artes de la política y de la diplomacia, por lo que prefieren zonas que incluyan áreas civilizadas. Estas adquieren influencia notable tanto en el ámbito local como en la corte del zar, arbitrando disputas e incluso decidiendo la política exterior. Hay veces que a una Bruja del Hielo con clara vocación política se le pedirá que viaje al sur o al Imperio actuando como emisaria, aunque pocas se presentarán voluntarias para abandonar Kislev (ninguna hechicera desearía ir al sur, donde su poder se ve disminuido, el cielo brilla y el aire es desagradablemente cálido).

A diferencia del Imperio, donde el empleo de la magia fue considerado como algo blasfemo durante siglos, las tradiciones mágicas de Kislev, por el contrario, llevan mucho tiempo siendo aceptadas por sus habitantes. Esta tolerancia es verdaderamente sorprendente a los ojos de muchas personas en el Viejo Mundo, que con razón temen a la Magia a causa de los peligros que representa. Sin embargo, la mayoría de kislevitas no comparten este punto de vista y abiertamente abrazan sus viejas costumbres. De hecho, su actual soberana es la zarina Katarina Bokha es una hechicera de hielo.

Este hecho se debe probablemente a la naturaleza pragmática de los kislevitas. Después de todo, estas hechiceras ayudan a repeler a los guerreros del norte, así que ¿por qué iban a prescindir de sus servicios? Además, la nación fue fundada por una hechicera de hielo, con el apoyo de otras hechiceras de hielo y actualmente el país está dirigido por una hechicera, por lo tanto no sorprende que sean tan ampliamente aceptadas.

Zarina Katarin imagen

Debido a la proximidad de los Desiertos del Caos, las hechiceras Kislevitas aprendieron a evitar hace mucho tiempo que los vientos del Caos, que soplan fuertemente desde el norte y casi siempre anuncian la aparición de mutaciones y corrupción. Por ello, las hechiceras han desarrollado métodos alternativos para realizar sus conjuros y esta diferencia sin duda ha contribuido a la formación de la buena reputación de la que gozan, ya que no las hacen estar asociadas con los poderes de la oscuridad.

Para garantizar aún más que no sucumban a las tentaciones del Caos, las hechiceras han tomado otra medida extrema. Ellas creen que los vientos de la magia corrompen a aquellos guerreros que son ambiciosos, belicosos o sedientos de poder, y las brujas afirman que estos rasgos son principalmente masculinos. Por ello en Kislev, la magia es sólo practicada por las mujeres y es visto como un arte femenino. Los hechiceros y conjuradores varones son vistos en Kislev con recelo y ridiculizados, por lo que ningún hombre sensato arriesgaría su alma por entrometerse en asuntos femeninos. Estos prejuicios no se extienden a los que emplean magia divina, tanto de Kislev como extranjeros, y los sacerdotes capaces de dotar a sus palabras con autoridad divina son reconocidos por la población, independientemente de su género.

El ConcilioEditar

Bruja de hielo por Pat Loboyko

Todas las Damas y Brujas de Hielo kislevitas tienen la obligación de asistir al concilio anual que tiene lugar en el colegio de Erengrado en Sonnstill. El concilio se celebra en el solsticio de verano, época en la que la magia de las hechiceras más débil, con el objetivo de promover una atmósfera de tregua entre los menos sociables.

El concilio es un lugar de encuentro donde las hechiceras discuten asuntos de importancia, comparten información, registran las muertes y transmiten las noticias sobre sus viajes y logros. El encuentro tiene otra finalidad menos discutida: permite que las Damas de Hielo se examinen entre ellos, buscando los síntomas de la "locura del hielo" entre sus filas. Una acusación de locura del hielo nunca se hace a la ligera y se infligen severos castigos a aquellos que acusan falsamente.

La división del territorio es posiblemente el tema que suscita las discusiones más importantes y acaloradas en el concilio. Las hechiceras, especialmente aquellas adiestradas mediante el aprendizaje, requieren de una vida lejos del tumulto. Muchos Damas de Hielo consideran las relaciones sociales como algo difícil y desagradable, algo necesario, pero que no debe realizarse con frecuencia o sin una buena causa. Para lograr esto se asignan territorios bien definidos a cada Dama. Los territorios suelen asignarse según criterios de tradición y antigüedad; sin embargo, muchas hechiceras traman estrategias para hacerse con la zona más deseable o más prestigiosa. Si una Hechicera muere o deja Kislev, sus territorios son distribuidos entre las magas restantes. La cima de la carrera de un aprendiz y la indicación formal de su aceptación como Dama de Hielo es la concesión de un territorio.

El concilio puede durar desde tres días a una semana, dependiendo de los temas que vayan a discutirse. Es raro que asistan personas que no sean practicantes del Saber del Hielo, y es más raro todavía, aunque no imposible, que se les permita hablar (traer información importante para conocimiento de las hechiceras, pedir consejo o ayuda, e incluso realizar críticas).

La Locura del HieloEditar

Hechicera de Hielo Descontrolada

Al igual que les ocurre a todos aquellos que utilizan grandes poderes en el Viejo Mundo, los practicantes de la magia de Hielo se enfrentan a un constante y grave peligro debido a su implicación con la magia de hielo (no del Caos, sino de la fuente última de su poder). Como ya se ha descrito, las Hechiceras deben aprender "cómo guardar el invierno en sus corazones" y resultan para siempre transformados en el proceso, invadidos por la frialdad. La frialdad no sólo afecta a sus cuerpos, también impregna sus mentes. En casos extremos, esta supresión elemental de su humanidad puede desbordar a la hechicera y hace que ésta se convierta en una "salvaje del hielo".

Las Hechiceras que han caído en las garras de la Locura del Hielo pierden el contacto con su humanidad, dando rienda suelta a una locura salvaje tan extrema como las fuerzas del invierno. No hay dos Hechiceras con locura del hielo que reaccionen de la misma manera: algunas huyen hasta el lejano norte y se convierten en ermitañas o vagabundas, un peligro para los viajeros; unas cuantas son víctimas de un salvajismo atroz y reducen pueblos enteros a unas ruinas heladas. Otras simplemente desaparecen. Hay historias de Hechiceras con la locura del hielo que se aventuran en los Desiertos del Norte, destruyendo todo lo que se pone delante de ellos, creando complejos palacios en el hielo de la tundra o llevando los glaciares hasta las calles de Praag. La locura del hielo destruye la mente de Hechicera; la única cura es la muerte.

Se dice que la locura del hielo es provocada por la nostalgia hacia las tierras salvajes heladas, y las Hechiceras que pasan demasiado tiempo en las ciudades o en climas cálidos son más propensos a ella. Todas las Hechiceras son conscientes de los peligros de la locura del hielo y cuando dos o más de ellos se encuentran se examinan a fondo para descubrir síntomas peligrosos. En el caso de que sospechen que el otro puede estar cerca de alcanzarla, notificarán estas sospechas a los demás Damas de Hielo.

Aprendizaje del Saber del HieloEditar

Por razones que pueden estar ligadas a los linajes, la magia de Hielo ha estado vinculada históricamente a las familias nobles de Kislev y muchos estudiantes de la magia de Hielo siguen proviniendo de ahí. Sin embargo, hay muchas excepciones. La mayoría son de kislevitas de clase baja que de alguna manera han llamado la atención de las Damas de Hielo; es frecuente que una practicante de la magia de hielo busque a una niña que muestra gran talento en la magia de Hielo y la acoja como aprendiz. Para los padres, es un honor perder una hija de esta manera. Negarse a entregar a una niña a una de las brujas del hielo se considera casi una traición, y es algo muy raro. Los Hechiceras no esperan pago alguno por sus enseñanzas.

Vladimir Stormbringer Warhammer Dark Omen Hechicero de Hielo

El estudio y la enseñanza de la magia de Hielo están más organizados de lo que lo estaban en la época de los nómadas gospodares; no obstante, se sigue enseñando de manera personalizada y todavía son muchas más las mujeres practicantes que los hombres. Puesto que la magia de Hielo fue originalmente aceptada por las Reinas Khan, su enseñanza tradicionalmente sigue la línea matriarcal de madre a hija, o de tía a sobrina: a medida que pasaba el tiempo se produjeron raras excepciones, niños que exhibían una innegable afinidad por el invierno (generalmente nacidos en el seno de una familia con un linaje largo y dominante de adhesión a la magia). Con frecuencia, estos Hechiceros varones no son aceptados completamente en los enclaves más tradicionales, ya que sus poderes suelen ser más débiles y la práctica del saber del Hielo es vista como el dominio de la mujer.

La enseñanza y el aprendizaje de la magia de Hielo tienen lugar en lo más crudo del invierno, en las estepas del norte y del sur. La Bruja y la aprendiz salen juntos, ataviadas con pesadas pieles y todo el equipo que necesitan para sobrevivir. Pasarán hasta cuatro meses a temperaturas bajo cero, aprendiendo los hechizos del Saber del Hielo y llenando sus corazones con el invierno. Es una dura prueba y algunas estudiantes no sobreviven a este proceso de aprendizaje.

Hay un "colegio" para la magia de Hielo en el puerto septentrional de Erengrado, conocido simplemente como Escuela de Magia. Sin embargo, no es más que un lugar de reunión, donde se congregan las hechiceras para discutir asuntos políticos o mágicos. Es un pequeño edificio con fachada de piedra, construido al estilo imperial kislevita, con una diminuta cúpula dorada en su parte superior. Los Damas de Hielo kislevitas suelen referirse a él como su "pequeña residencia de verano", aunque el interior es completamente espartano: suelos desnudos de piedra, sin chimeneas y pocas cosas para beber al margen de agua y vodka.

Aprendiz de bruja por Pat Loboyko Kislev

Las habilidades de la magia de Hielo también las conocen y las practican los chamanes de Norsca, tras haberse extendido hasta allí hace muchos siglos. Los chamanes viajan a veces entre ambos territorios utilizando el gran puerto de Erengrado, aunque hay poca comunicación entre las dos escuelas. Los kislevitas piensan que el uso de la magia de Hielo que hacen los nórdicos es degenerado, demasiado relacionado con las prácticas religiosas y que se lo enseñan a demasiados varones. Los nórdicos consideran peligrosas a las brujas del hielo kislevitas, dispuestas a sacrificar parte de su humanidad para obtener gran poder e involucradas con fuerzas que pueden consumirlas y destruirlas.

Es muy raro que un ciudadano del Imperio sea capaz de aprender la magia de Hielo. Pocos tienen las aptitudes para lograrlo y su petición de aprendizaje será rechazada por las Brujas de Hielo puesto que estos aspirantes extranjeros carecen del adecuado linaje. En general, los kislevitas consideran a los hechiceros del Imperio como unos sureños decadentes que no soportan el frío.

Lista de Hechizos Editar

  • Barrera Glacial: La hechicera extiende los brazos y hace que el mismo aire se congele creando un muro de hielo, formando un muro de hielo en la tierra que puede medir hasta los 10 metros de longitud y los 6 metros, dentro del alcance del hechizo y siempre y cuando no pasen por cualquier zona que emane calor (como el fuego).
  • Beso de la Doncella de Hielo: También conocido como el Beso del Frío Invierno, la bruja exhala a una gran corriente de intenso frío por la boca y lo dirige contra los enemigos. Aquellos alcanzados por la corriente se transforman en cuestión de segundos en frágiles y brillantes estatuas de hielo. 
  • Caminar la Estepa Interminable: La hechicera reduce su temperatura corporal, haciéndola inmune a la exposición a condiciones de congelación y los ataques basados en el frío.
  • Capa de Cristal: Invoca un nebuloso remolino protector de hielo y nieve que se arremolina y envuelve a la hechicera en una nube de luz resplandeciente. Todos aquellos cercanos a la bruja notarán como sus cualidades físicas se ven mermadas a cause del intenso frío.
  • Capa Helada: También conocido como Terreno Helado, este hechizo puede lanzarse sobre una superficie de terreno para cubrirla de una fina capa de resbaladizo hielo. Aquellos que se encuentren en el área, tendrán serias dificultades para caminar por ahí, si es que no paran de resbalar y caerse al suelo. Cualquier vegetación existente en la zona se marchitará como si hubiera sufrido una fuerte helada.
Enemigo congelado Kislev
  • Congelación: Cuando la víctima es tocada por el lanzador queda repentinamente cubierta por una fina capa de hielo. El hielo no es mágico, simplemente está muy frío, y puede ser partido o derretido normalmente.
  • Congelar Agua: Este hechizo puede utilizarse para congelar una masa de agua, como por ejemplo un río entero, un pantano, o un lago. El agua congelada podrá cruzarse sin problemas.
  • Convocar Tormenta de Hielo: Tras entonar ciertas palabras de poder, la hechicera convoca una tremenda tormenta de nieve que envuelve a los enemigos armados con armas de proyectiles y a las máquinas de guerra, dificultándoles el que puedan disparar.
  • Descarga de Frío: Una oleada de intenso frío surge de la Hechicera, impactando contra aquellos que se encuentre en su trayectoria. La víctimas del hechizo quedarán congeladas hasta los huesos, produciendo fracturas en sus extremidades y roturas en sus armas. 
  • Destino Quebradizo: La víctima de este hechizo quedará transformada de inmediato en una estatua de hielo durante varios minutos, volviendo a su forma original pasado ese tiempo. Si el hielo sufre daños repercutirá en la victima cuando vuelva a al normalidad, y si la estatua es hecha pedazos la víctima morirá.
  • Escudo de Frío: Al lanzar este hechizo, la hechicera y los aliados cercanos quedarán rodeados por un escudo de intenso frío que los protegerán de los proyectiles.
  • Espada de Hielo: Este hechizo provoca la aparición de una brillante Espada de hielo se forma en la mano de la bruja.
  • Forma de Diablo de la Escarcha: La hechicera invoca a los fríos espíritus de la antigüedad a que entren en ella y se transforman en un aullante Diablo de la Escarcha, una criatura con garras originaria de las leyendas de Kislev que se desplaza por el campo de batalla envuelta en un torbellino de frío acerbo.
  • Granizada: La hechicera canaliza la Magia del Hielo hacia los cielos, formando grandes fragmentos de hielo que caen al suelo con una velocidad terrorífica.
  • Granizo: Este hechizo hace que una ventisca de granizo de gran tamaño cubra un círculo de 12 metros de diámetro, a no más de 12 metros del lanzador.
  • Halcones de Miska: Invocando los pactos sellados con las primeras Reinas-Khan, la bruja convoca a los Halcones de Miska, espíritus helados del miedo, el odio y el temor. Tras lanzarlo, en el cielo, sobre él objetivo, aparece de repente una bandada de halcones de hielo que volarán en círculo por encima suya, oscureciendo el cielo y cristalizándose a partir del aire ante el horror de sus víctimas mientras siembran el temor en sus corazones con gritos ensordecedores.
  • Hoja Helada: Este hechizo hace que un arma de filo tocada por la hechicera adquiera una capa de terrible escarcha en su filo cortante, lo que sirve para causar más daño.
  • La Llamada de Shoika: La hechicera invoca a las Antigua Viuda, recordándole sus promesas a la Reina-Khan Shoika, la primera Zarina de Kislev, causando que surjan zarcillos de hielo de 5 metros.
  • Muerte Helada: La bruja invoca un frío letal de la tierra, y cualquiera que toque con su mano sufrirán severos daños a causa del congelamiento. Algunas partes del cuerpo del enemigo quedan sólidamente congeladas y se convierten en hielo, causando terribles heridas, e incluso puede llegar a matarlo directamente al convertirlo en sólido hielo.
  • Nieve: Este hechizo provoca una pequeña ventisca de nieve en un círculo de 12 metros de diámetro, situado a no más de 12 metros del lanzador. Aquellos que estén dentro de la zona verán reducida su visibilidad a 5 metros y sus características físicas mientras dure la ventisca. Aunque no suele ser habitual, este hechizo se lanza a veces bajo techo.
  • Permacongelamiento: Canaliza poderosos flujos de frío sobre la tierra. Una pesada helada se cierne sobre toda la superficie afectada, dificultando cualquier movimiento a todos aquellos que entren o se muevan por la zona. 
  • Puente de Hielo: Este hechizo permite al hechicero transportar tanto a los aliados como a los enemigos durante varios metros y en cualquier dirección. Los afectados se encuentra de repente sobre un cambiante puente de hielo y transportadas rápidamente a su nueva posición, moviéndose por encima de cualquier obstáculo. Ideal para para que los aliados lleguen antes a sus objetivos o los enemigos caigan en una trampa.
  • Piel Congelada: La Hechicera extrae el frío de lo más profundo de su corazón y deja que llene cada palmo de su cuerpo. Se vuelve frío al tacto e incluso más pálido que antes, y su piel se vuelve dura y resistente.
  • Torrente de Esquirlas: La lanzadora extiende las manos y de estas surgen una tormenta de carámbanos de hielo duros como el diamante que arroja sobre sus enemigos. También denominado como Cuchillas de Hielo y tormenta de Esquirlas. 
  • Ventisca: Un remolino de nieve y hielo se levanta de la superficie, congelando y cegando todo a su paso, paralizando a todos bajo el azote de implacables vientos gélidos.
  • Viento Helado: Con un único soplido, la hechicera provoca una gélida tempestad sobre aquellos que se encuentren frente a él hasta una distancia de 48 metros. La tempestad hace que todos los que se vean alcanzados queden completamente helados.
  • Viento Mordedor: La Bruja de Hielo canaliza los poderosos flujos de magia en un vendaval de frío. Este mordiente viento está cargado de pequeños fragmentos de hielo, cualquiera entre la bruja y su objetivo recibirá cortes por los fragmentos azotados por el viento.
  • Voz Escalofriante: Cuando se lanza este hechizo, la fría y dura voz del invierno es invocada para que hable a través de la magister, hablando con la escalofriante frialdad de las Reinas-Khan de la antigüedad, haciendo resaltar su autoridad sobre el resto de personas.

FuentesEditar

  • Warhammer Fantasy JdR: Realm of the Ice Queen (2ª Ed. Rol).
  • Suplemento Warhammer Fantasy: Kislev (6ª edición)
  • Suplemento: Magia de Batalla (5ª Edición).
  • Libro de Ejército Imperio (4ª edición)

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.