FANDOM


Sacerdote Guerrero por Pat Loboyko
"La fe es mi escudo, y Sigmar mi justo martillo."
Sacerdote Guerrero anónimo

Aunque todos los sacerdotes tienen la obligación de tomar las armas en defensa de su templo y fe, y la mayoría de ellos tienen cierta experiencia en combate, sólo unos pocos marchan a la batalla junto a los templarios y el ejército imperial. Estos Sacerdotes Guerreros tienen una triple responsabilidad: atender al fiel del ejército, ofrecer consejo espiritual y táctico a sus líderes, y castigar a los infieles en combate.

Cuándo la guerra llega al templo, los sacerdotes guerreros se hacen cargo de su defensa, organizando a los demás miembros del culto para rechazar a los atacantes. Los sacerdotes guerreros suelen ser miembros de órdenes sagradas, como los Sigmaritas de la Orden del Martillo de Plateado. La mayoría de los sacerdotes guerreros vienen de los cultos de Sigmar, Ulric, y Myrmidia, aunque los demás también poseen sus propios clérigos militares.

El martillo de SigmarEditar

Johann se dirigió a las tristes catacumbas. Esto no fue como luchar contra los Bretonianos. Esto era diferente, confuso. Y ahora estaban en un agujero en el suelo buscando luchar contra los muertos. Seguramente los muertos ya habían tenido suficiente peleas, aún así, estaba contento de que el sacerdote estuviera allí. No decía mucho, pero solo su presencia era suficiente para que Johann se sintiera mejor. Johann pensó en el sacerdote de su pueblo natal. No estaba seguro de que hiciera mucho en un lugar como este cuando se unió la batalla. Baldy, por otro lado, ciertamente sabe cómo comportarse en una pelea. Era un verdadero guerrero, además de ser un sacerdote.

De repente, una mano surgió de la pared terrosa, seguida por una calavera y el resto de un cuerpo esquelético embozado con una armadura antigua. Balanceó una cuchilla oxidada, y golpeó a Johann en el lado de su casco, cayendo al suelo, más aturdido que dañado. Se recuperó lo suficientemente rápido como para ver la abominación esquelética levantar su arma una vez más para el golpe mortal.

Entonces, de repente, las llamas se dispararon en el aire y estallaron sobre el guerrero muerto, enviando los huesos a su descanso final, como una pila carbonizada en el suelo del túnel. Johann miró hacia atrás y vio que el sacerdote se acercaba con el brazo en alto. El poder de Sigmar brillando en sus ojos.

- Gracias - dijo Johann agradecido - No sabía que pudieras hacer eso.

- Sigmar no es solo el Martillo. Él es la Palabra- dijo secamente el sacerdote.

Antes de que pudiera responder, otro esqueleto cobró vida y avanzó hacia Johann. Pero cuando se movió para golpear, el sacerdote saltó hacia delante y golpeó con su martillo el cráneo de la criatura, haciendo volar sus fragmentos. El resto de su cuerpo cayó inerte al suelo.

- Sigmar no es solo la Palabra - dijo el sacerdote, pasando junto a Johann y siguiendo el oscuro túnel.

Plegaria de batalla myrmidianaEditar

Nuestra madre de la batalla, la que guarda nuestras hojas afiladas, que mantiene nuestros escudos listos y nuestra armadura fuerte, concédenos la gracia de conocer a nuestros enemigos y el honor de enfrentarlos y la fuerza para vencerlos.

Rezamos esto en el nombre de Myrmidia.

FuentesEditar

  • Warhammer Fantasy JdR: Career Compendium (2ª Ed. Rol).