Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Sacerdotes Funerarios

5.534páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Sacerdote Funerario Imagen.jpg
"El Reverenciado, el Venerable, Señor de los Secretos, Sumo Sacerdote del Templo Milenario, Guardián de la Pirámide de la Eternidad, Intérprete de los Misterios, Profeta del Señor del Sepulcro, Maestro del Despertar, Portador del Cetro Serpiente, Khatep, el Eterno"."
Títulos de Khatep, Sumo Sacerdote de Khemri.

Los Sacerdotes Funerarios son los inmortales miembros del Culto Mortuorio de Nehekhara, y guardan todos los secretos de la No Muerte. Conocen los rituales necesarios para atraer a los espíritus del Reino de las Almas y atarlos una vez más en cuerpos físicos. Son los Sacerdotes Funerarios quienes despiertan de su sueño a los Reyes Funerarios y a sus cortes, y quienes reaniman a sus ejércitos para ir a la guerra. Además, los Sacerdotes Funerarios son los guardianes del conocimiento arcano de Nehekhara. Mediante encantamientos rituales, invocan el poder de los antiguos dioses para otorgar bendiciones a los guerreros de los Reyes Funerarios, imbuyendo sus antiguos huesos con energía mágica. De manera similar, los Sacerdotes Funerarios lanzan terribles maldiciones contra sus enemigos, convocando a vengativos espíritus del desierto para que se alimenten devorando sus almas.

Desde su fundación, el Culto Mortuorio recibió el encargo de: estudiar las artes de la momificación y la comunión con los dioses. A lo largo de muchos siglos, los sacerdotes fueron aprendiendo cómo preservar un cuerpo de la descomposición hasta convertir el proceso del embalsamamiento en un arte muy elaborado. Además, también diseñaron un vasto abanico de encantamientos y rituales mágicos con los que volver a introducir y atar las almas de los reyes muertos en sus cuerpos reales. Dado que los dependían del conocimiento y la lealtad del Culto Mortuorio para poder vivir más allá de su propia muerte, los Sacerdotes Funerarios ostentaban un gran poder en la antigua Nehekhara. De hecho, se convirtieron en los únicos súbditos que el rey no se atrevía a ejecutar bajo ningún concepto, debido a su dependencia de ellos para poder seguir con vida. Así pues, se convirtieron en un formidable “poder tras el trono” de la mayoría de reyes de Nehekhara, actuando como consejeros o visires, y disfrutando de un estatus que sólo era superado por los miembros de las Familias reales.

Cada necrópolis, con la pirámide de su rey funerario en el centro, tiene un templo dedicado al Culto Mortuorio de Nehekhara. Aquí reside el sumo sacerdote funerario con su cohorte de sacerdotes. Solo los sumos sacerdotes son iniciados en los secretos del Culto. Los sacerdotes tienen muchos quehaceres en la necrópolis además de llevar a cabo el Ritual del Despertar: por ejemplo, renovar los sellos rotos de las tumbas y cámaras profanadas, reconstruir las inscripciones erosionadas por el paso del tiempo, determinar el mejor momento para despertar al Rey Funerario y comunicarse con el espíritu de este mediante los oráculos. Los Sacerdotes Funerarios siguen adelante con estas tareas durante siglos, porque son incapaces de morir de muerte natural, eternamente malditos por su ansia de inmortalidad.

Warca0080603tn6.jpg
Los primeros sacerdotes, cuyos conocimientos eran muy rudimentarios, murieron tras alargar su vida de manera antinatural. Su sabiduría fue pasando de generación en generación. De esta manera, llegó un tiempo en que los sacerdotes no morían, cuando utilizaron sus conocimientos para atrapar sus propias almas en el interior de sus cuerpos, y al hacer esto extendieron sus vidas por mucho más tiempo que las de los hombres mortales. Sin embargo, aunque sus espíritus nunca traspasaron al Reino de las Almas, sus cuerpos se han ido ajando más y más con el paso de los siglos, hasta el punto de que actualmente su espíritu es lo único que los mantiene animados y operativos. Sin darse cuenta, los Sacerdotes Funerarios se maldijeron a sí mismos, no a la vida eterna, sino a la eterna No Muerte. Sus cuerpos físicos ya no son más que cadáveres encorvados y frágiles, de piel reseca pegada a sus debilitados huesos, arrugada y marchitos como si fuera un pergamino viejo. Cada Sacerdote Funerario lleva un elaborado tocado sobre su cabeza, y sostiene entre sus esqueléticas manos cuchillos rituales y bastones llenos de runas inscritas (estos bastones no son sólo un símbolo de su estatus, sino también un apoyo para ayudarle a caminar)

Los Sacerdotes Funerarios creen que los Vientos de la Magia son el aliento de sus dioses, un poder que conecta el mundo mortal con los reinos del más allá. Los encantamientos de los Sacerdotes Funerarios de Nehekhara han sido perfeccionados a lo largo de varios milenios, aunque su utilidad básica y su funcionamiento no han cambiado en todo este tiempo. Las palabras que hay que entonar en cada uno de ellos están registradas en polvorientos rollos de papiro, escritos en los misteriosos jeroglíficos de la antigua lengua de Nehekhara. Estas letanías deben pronunciarse con total precisión en largos y monótonos rituales, pues el más ligero error incitar la ira de los dioses. Se sabe de deidades cuyo enfado las ha llevado a quebrar los huesos de algún Sacerdote Funerario poco cuidadoso o a envolver su cuerpo en llamas, o incluso a aniquilar por completo su alma. Dichos castigos son el riesgo que se corre al intentar canalizar el poder de los dioses.

MiniaturasEditar

  • Miniaturas de Sexta edición

ImágenesEditar

FuentesEditar

  • Ejercitos Warhammer: Reyes Funerarios (6ª Edición).
  • Ejercitos Warhammer: Reyes Funerarios (8ª Edición).

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar