Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Scyla Anfinngrim

5.543páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Scyla 8ª.png
Azote, la Garra de Khorne
"¡ASESINA PARA KHORNE! ¡ASESINA PARA KHORNE!¡ASESINA PARA KHORNE! ¡ASESINA PARA KHORNE!"
Scyla Anfingrimm.

En el pasado, Scyla Anfingrimin de Norsca disfrutó del favor de su Dios del Caos. Hace años, fue la pesadilla de las tierras costeras que van desde la helada Norsca hasta la exótica Ind. Scyla era un incursor sediento de sangre y un gran guerrero de la tribu Ironpelt, por lo que su nombre era sinónimo de victoria y saqueo, y aquel con el que se cruzaba veía el fuego de un líder nato en sus ojos. Al final de la segunda década de Scyla al servicio de los Dioses del Caos, se había convertido en una montaña de músculo con una ira incontrolable, e iba a la batalla como una bestia de guerra donde arremetía contra las filas enemigas con un estruendoso aullido.

Como era un hombre joven, Scyla se ganó rápidamente el respeto no solo de su tribu sino de las tribus de los fiordos vecinos. Scylla mató al vil Escuerzo alado al que cazó entre las brumas sobre el río Voltag, y fue también la espada de Scyla la que asestó un golpe letal a la bestia con tentáculos que habitaba en la Bahía de las Espadas. Cada primavera salía a navegar con sus hombres alejándose cada vez más, asaltando las costas del Imperio, Bretonia e incluso las de la distante Nehekhara. Su nombre era pronunciado con terror por los mercaderes Kislevitas de Erengrado. Muchas recuerdan los audaces ataques nocturnos que convirtieron los muelles de Lynsk en un infierno de destrucción. Cada otoño, sus naves regresaban cargadas de botines y sus cuadernas llenas de oro y cautivos para ofrecer en sacrificio a Khorne. Las mujeres de su tribu gritaban emocionadas y es que no faltaría mucho para que los dioses se fijasen en Scyla y empezaran a recompensarle por su destreza. Pero un poder como el suyo tiene un precio, y Scyla pagó el precio más alto por su ambición.

Estaban en lo cierto. Después de dirigir la masacre en Barranco Negro, donde tiñó el serpenteante abismo con la sangre roja de los Skavens, Scyla fue recompensado con una enorme fuerza bruta y unos enormes brazos, pero significó el principio del fin de Scyla. Agradeciendo a Khorne por esta bendición, Scyla emprendió una serie de incursiones contra la nave de guerra Plenipotentate Ibn Dhul, reduciendo a astillas el buque insignia de la flota. Esta vez su valentía se vio recompensada con una cola de serpiente que acababa en una gran mandíbula mientras su cabeza crecía y se alargada como la de un montruo. Scyla también masacró sin piedad a una delegación de Enanos del Caos enviada a comerciar con su tribu, obteniendo en esta ocasión una profusión de placas en forma de cuernos por todo su cuerpo. Sus extremidades perdieron su definida forma humana, conviniéndose en unos miembros largos y peludos como los de un gorila. Pronto ya no pudo empuñar su espada y empezó a andar sobre cuatro patas como una bestia. Después de que Scyla sometiera a los Gargantúas trogloditas que habitaban en Bajamontaña, Khorne recompensó a su Paladín con la mente de una bestia feroz. Esa misma noche, su mente no pudo soportarlo más y el cuerpo de Scyla convulsionó fuera de control, perdiendose en lo más profundo de una babeante abominación: se había convertido en un Engendro del Caos.

Desde aquel día, Scyla Anfingrirnm fue conocido como la Garra de Khorne. La hueste de guerreros de Scyla se apiadó de él y continúa luchando junto a sus viejos camaradas de armas, pero ahora le consideran como un mastín y no como un Paladín, si bien algunos le honraron en su nueva forma y le adoraron como a un dios viviente. Posteriormente, su lugarteniente de confianza, Erlock el Tuerto, fue elegido como Paladín de Khorne, y Erlock colocó alrededor de la cabeza deforme de Scyla el poderoso Collar de Bronce de Khorne. Cuando Erlock conducía a sus guerreros a la batalla, siempre llevaba a Scyla con él, tirando de la horrorosa bestia como si se tratará de un animal doméstico.

Aunque Scyla se había convertido en una bestia salvaje, seguía gozando del favor de Khorne y su único deseo es matar y mutilar en nombre del Dios de la Sangre, por lo que es probable que su destino sea una muerte violenta. Alguos creen que murió en la Batalla de las Puertas de Kislev, la titánica batalla con la que acabó la Gran Guerra contra el Caos. Eso dicen, pero continúan habiendo rumores de sus sangrientas hazañas.

MiniaturaEditar

  • Miniatura 8ª Edición
  • Miniatura 5ª Edición
  • Miniatura 4ª Edición

ImágenesEditar

  • imagen 7ª Edición
  • imagen 5ª Edición
  • imagen 4ª Edición

FuentesEditar

  • Libro de Ejército: Caos (4ª Edición).
  • Suplemento: Paladines del Caos (5ª Edición).
  • Libro de Ejército: Guerreros del Caos (7ª Edición).
  • Libro de Ejército: Guerreros del Caos (8ª Edición).

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar